Feliz año nuevo!
hey this is pretty cool
Adoro la sencillez °W°
Deberias conseguirte un servidor, comprar un dominio y tenernos un Tagboard eterno
Oh genial
Also, adoro esa cosa que se parece al Powder Game, y gracias a ti ahora tengo ganas de jugarlo. Espero que estes contento >:v
Coño fab deja de meterle html a esto
Ah y el servidor creo que lo tengo hasta el 7 de enero, y me da flojera trabajar mas en esto si pierdo el servidor en unos dias, asi que voy a esperar antes de ponerlo bonito
pero me gusta el html :'(
Yo no, lo odio con todo mi ser
Puedo al menos poner mi snoop dog?
No es lo mismo sin los colores :''c
En todo caso voto por dejarlo como esta. Es perfecto con html y todo. Incluso ponernos nombres seria demasiado.
tal vez...
Nuevo fondo para hacerte feliz, ctrl f5 para recargar el css
+1, Upvoted, Like, y a favoritos
Prueba 1
Anonimo: prueba 2
[ Croft ]: prueba 3
[ anonimo ]: prueba 4
[ Croft ]: ahhh soy un genio
[ Croft ]: Si ya se que se puede engañar, no lo hagas fab
[ anonimo ]: Pero eso es literalmente todo lo que hago en el otro chat #nofunallowed
[ anonimo ]: Aparte de eso, esta cosita se corta cuando escribes lineas largas.
[ anonimo ]: Ah no. era que el texto quedaba detras de la barra para bajar.
[ Croft ]: aaagh html estupido, ya lo arreglo
[ Croft ]: Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur. Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia deserunt mollit anim id est laborum.
[ Croft ]: listo, creo
[ Croft ]: Lol el link ese
[ anonimo ]: Ah, yo me referia a la cosa para escribir, lel.
[ Croft ]: Oh... ehm, ok
[ Croft ]: Listo, solucion sencilla y fea
[ anonimo ]: Coal. pero insisto en que los nombres sobran.
[ Croft ]: Ohh ya veras fab, si logro hacer lo que pienso, no necesitaremos un server y los nombres seran obligatorios!
[ anonimo ]: Tendremos una de esos meme-protocolos decentralizados que estan de moda hoy en dia?
[ Croft ]: Oh ya veras, ya veras... a menos de que no logre hacerlo en ese caso no veras nada.
[ Bake ]: KEK
[ Bake ]: Qué es esto? lol.
[ Bake ]: Feliz año nuevo lol.
[ Bake ]: Creo que en 2 días posteo.
[ Croft ]: El tag ha vuelto!
[ Croft ]: Mi internet se puso tan lenta que no me dejaba actualizar esta seccion desde el panel de administrador, tuve que hacerlo por el celular
[ 3d-deu ]: mi avatar no fue hecho para verse en una cosa esferica :c le cortaron los ojos
[ 3d-dude ]: Esta bonito en todo caso
[ Croft ]: Sigue con el cambio de nombre, pronto no podras
[ Croft ]: Por cierto de que circulo hablas?
Fabulous Cereal
]: El que muestra el avatar en la esquina superior derecha. Necesitas un avatar para verlo obviamente.

Fabulous Cereal

]: Oops.
Fabulous Cereal
: No se \_(:^)_/
[ Croft ]: ah ya, bueno disfruta esos cambios de nombre cuando mi internet se arregle sera tu fin!
[ anonimo ]: Si si si, claro claro, eso lo que todas dicen';DROP TABLE mensajes;
[ anonimo ]: uh, quiero decir';DROP TABLE texto;
[ anonimo ]: fuggg'';DROP TABLE tabla;
[ anonimo ]: Imaginemos que esto nunca paso";DROP TABLE tag;
[ Croft ]: lel fab no es una base de datos es un .txt
[ Croft ]: tag.txt para ser exacto

: lel para ti, era mi plan que me dijeras eso luego de fallar.
[ Croft ]: Genial todo funciona como esperaba menos lo mas tonto...
[ Croft ]: Ah pero que idiota soy...
[ Croft ]: Unos detalles y estara listo
[ Croft ]: ok ya se que pasa ahora a ver como lo arreglo
[ Croft ]: Listo, arreglado
[ Croft ]: Removi la publicidad :D
[ anonimo ]: @columbine.html
[ anonimo ]: @columbine.html
[ anonimo ]: Copyright (c) 2009 by Dave Cullen
All rights reserved. Except as permitted under the U.S. Copyright Act of 1976,
no part of this publication may be reproduced, distributed, or transmitted in
any form or by any means, or stored in a database or retrieval system,
without the prior written permission of the publisher.
Hachette Book Group
237 Park Avenue
New York, NY 10017
Visit our Web site at www.HachetteBookGroup.com.
Twelve is an imprint of Grand Central Publishing.
The Twelve name and logo are trademarks of Hachette Book Group, Inc.
First eBook Edition: April 2009
The characteristics of psychopathy are from the Hare Psychopathy Checklist--
Revised (PCL-R; 1991, 2003). Copyright (c) 1991 by R. D. Hare and Multi-
Health Systems, 3770 Victoria Park Avenue, Toronto, Ontario M2H 3M6. All
rights reserved.
ISBN: 978-0-446-55221-9
Copyright Page
Author's Note on Sources
1. Mr. D
2. "Rebels"
3. Springtime
4. Rock'n' Bowl
5. Two Columbines
6. His Future
7. Church on Fire
8. Maximum Human Density
9. Dads
10. Judgment
11. Female Down
12. The Perimeter
13. "1 Bleeding to Death"
14. Hostage Standoff
15. First Assumption
16. The Boy in the Window
17. The Sheriff
18. Last Bus
19. Vacuuming
20. Vacant
21. First Memories
22. Rush to Closure
23. Gifted Boy
24. Hour of Need
25. Threesome
26. Help Is on the Way
27. Black
28. Media Crime
29. The Missions
30. Telling Us Why
31. The Seeker
32. Jesus Jesus Jesus
33. Good-bye
34. Picture-Perfect Marsupials
35. Arrest
36. Conspiracy
37. Betrayed
38. Martyr
39. The Book of God
40. Psychopath
41. The Parents Group
42. Diversion
43. Who Owns the Tragedy
44. Bombs Are Hard
45. Aftershocks
46. Guns
47. Lawsuits
48. An Emotion of God
49. Ready to Be Done
50. The Basement Tapes
51. Two Hurdles
52. Quiet
53. At the Broken Places
Timeline: Before
About Twelve
For Rachel, Danny, Dave, Cassie, Steven, Corey,
Kelly, Matthew, Daniel, Isaiah, John, Lauren, and Kyle.
And for Patrick, for giving me hope.
Author's Note on Sources
A great deal of this story was captured on tape or recorded
contemporaneously in notebooks and journals--by the killers before the
murders, and by investigators, journalists, and researchers afterward. Much
more was reconstructed or fleshed out from the memory of survivors.
Anything in quotation marks was either captured on tape, recorded by me or
other journalists or police investigators at the time, published in official
documents, or, in the case of casual conversations, recalled by one or more of
the speakers with a high degree of certainty. When the speaker was less sure
about the wording, I used italics. I have abbreviated some exchanges without
insertion of ellipses, and have corrected some grammatical errors. No
dialogue was made up.
The same convention was applied to quotations from the killers, who wrote
and taped themselves extensively. Their writings are reproduced here as
written, with most of their idiosyncrasies intact.
Passages of this book suggesting their thoughts come primarily from their
journals and videos. A multitude of corroborating sources were employed,
including school assignments; conversations with friends, family members,
and teachers; journals kept by key figures; and a slew of police records
compiled before the murders, particularly summaries of their counseling
sessions. I often used the killers' thoughts verbatim from their journals,
without quotation marks. Other feelings are summarized or paraphrased, but
all originated with them. The killers left a few significant gaps in their
thinking. I have attempted to fill them with the help of experts in criminal
psychology who have spent years on the case. All conjectures about the
killers' thinking are labeled as such.
Actual names have been used, with one exception: the pseudonym Harriet
was invented to identify a girl Dylan wrote about obsessively. For simplicity,
minor characters are not named in the text. They are all identified in the
expanded version of the endnotes online.
All times for the massacre are based on the Jefferson County sheriff's
report. Some of the victims' family members, however, believe the attack
began a few minutes later. The times used here provide a close
approximation, and are accurate relative to one another.
I covered this story extensively as a journalist, beginning around noon on
the day of the attack. The episodes recounted here are a blend of my
contemporaneous reporting with nine years of research. This included
hundreds of interviews with most of the principals, examination of more than
25,000 pages of police evidence, countless hours of video and audiotape, and
the extensive work of other journalists I consider reliable.
To avoid injecting myself into the story, I generally refer to the press in the
third person. But in the great media blunders during the initial coverage of
this story, where nearly everyone got the central factors wrong, I was among
the guilty parties. I hope this book contributes to setting the story right.
I am a wicked man... But do you know, gentlemen, what was the main
point about my wickedness? The whole thing, precisely was, the greatest
nastiness precisely lay in my being shamefully conscious every moment, even
in moments of the greatest bile, that I was not only not a wicked man but was
not even an embittered man, that I was simply frightening sparrows in vain,
and pleasing myself with it.
--Fyodor Dostoyevsky, Notes from Underground
The world breaks everyone and afterward many are strong at the broken
--Ernest Hemingway, A Farewell to Arms
1. Mr. D
He told them he loved them. Each and every one of them. He spoke without
notes but chose his words carefully. Frank DeAngelis waited out the pom-pom
routines, the academic awards, and the student-made videos. After an hour of
revelry, the short, middle-aged man strode across the gleaming basketball
court to address his student body. He took his time. He smiled as he passed
the marching band, the cheerleaders, and the Rebels logo painted beneath
flowing banners proclaiming recent sports victories. He faced two thousand
hyped-up high school students in the wooden bleachers and they gave him
their full attention. Then he told them how much they meant to him. How his
heart would break to lose just one of them.
It was a peculiar sentiment for an administrator to express to an assembly
of teenagers. But Frank DeAngelis had been a coach longer than a principal,
and he earnestly believed in motivation by candor. He had coached football
and baseball for sixteen years, but he looked like a wrestler: compact body
with the bearing of a Marine, but without the bluster. He tried to play down
his coaching past, but he exuded it.
You could hear the fear in his voice. He didn't try to hide it, and he didn't
try to fight back the tears that welled up in his eyes. And he got away with it.
Those kids could sniff out a phony with one whiff and convey displeasure
with snickers and fumbling and an audible current of unrest. But they adored
Mr. D. He could say almost anything to his students, precisely because he did.
He didn't hold back, he didn't sugarcoat it, and he didn't dumb it down. On
Friday morning, April 16, 1999, Principal Frank DeAngelis was an utterly
transparent man.
Every student in the gymnasium understood Mr. D's message. There were
fewer than thirty-six hours until the junior-senior prom, meaning lots of
drinking and lots of driving. Lecturing the kids would just provoke eye
rolling, so instead he copped to three tragedies in his own life. His buddy
from college had been killed in a motorcycle accident. "I can remember being
in the waiting room, looking at his blood," he said. "So don't tell me it can't
happen." He described holding his teenage daughter in his arms after her
friend died in a flaming wreck. The hardest had been gathering the
Columbine baseball team to tell them one of their buddies had lost control of
his car. He choked up again. "I do not want to attend another memorial
"Look to your left," he told them. "Look to your right." He instructed them
to study the smiling faces and then close their eyes and imagine one of them
gone. He told them to repeat after him: "I am a valued member of Columbine
High School. And I'm not in this alone." That's when he told them he loved
them, as he always did.
"Open your eyes," he said. "I want to see each and every one of your bright,
smiling faces again Monday morning."
He paused. "When you're thinking about doing something that could get
you in trouble, remember, I care about you," he said. "I love you, but
remember, I want us all together. We are one large family, we are--"
He left the phrase dangling. That was the students' signal. They leapt to
their feet and yelled: "COL-um-BINE!"
Ivory Moore, a dynamo of a teacher and a crowd rouser, ran out and
yelled, "We are..."
It was louder now, and their fists were pumping in the air.
"We are..."
"We are..."
Louder, faster, harder, faster--he whipped them into a frenzy. Then he let
them go.
They spilled into the hallways to wrap up one last day of classes. Just a few
hours until the big weekend.
All two thousand students would return safely on Monday morning, after the
prom. But the following afternoon, Tuesday, April 20, 1999, twenty-four of
Mr. D's kids and faculty members would be loaded into ambulances and
rushed to hospitals. Thirteen bodies would remain in the building and two
more on the grounds. It would be the worst school shooting in American
history-- a characterization that would have appalled the boys just then
finalizing their plans.
2. "Rebels"
Eric Harris wanted a prom date. Eric was a senior, about to leave Columbine
High School forever. He was not about to be left out of the prime social event
of his life. He really wanted a date.
Dates were not generally a problem. Eric was a brain, but an uncommon
subcategory: cool brain. He smoked, he drank, he dated. He got invited to
parties. He got high. He worked his look hard: military chic hair-- short and
spiked with plenty of product--plus black T-shirts and baggy cargo pants. He
blasted hard-core German industrial rock from his Honda. He enjoyed firing
off bottle rockets and road-tripping to Wyoming to replenish the stash. He
broke the rules, tagged himself with the nickname Reb, but did his homework
and earned himself a slew of A's. He shot cool videos and got them airplay on
the closed-circuit system at school. And he got chicks. Lots and lots of chicks.
On the ultimate high school scorecard, Eric outscored much of the football
team. He was a little charmer. He walked right up to hotties at the mall. He
won them over with quick wit, dazzling dimples, and a disarming smile. His
Blackjack Pizza job offered a nice angle: stop in later and he would slip them
a free slice. Often they did. Blackjack was a crummy econo-chain, one step
down from Domino's. It had a tiny storefront in a strip mall just down the
road from Eric's house. It was mostly a take-out and delivery business, but
there were a handful of cabaret tables and a row of stools lined up along the
counter for the sad cases with nowhere better to go. Eric and Dylan were
called insiders, meaning anything but delivery--mostly making the pizzas,
working the counter, cleaning up the mess. It was hard, sweaty work in the
hot kitchen, and boring as hell.
Eric looked striking head-on: prominent cheekbones, hollowed out
underneath--all his features proportionate, clean-cut, and all-American. The
profile presented a bit of a problem however; his long, pointy nose
exaggerated a sloping forehead and a weak chin. The spiky hair worked
against him aesthetically, elongating his angular profile--but it was edgy, and
it played well with his swagger. The smile was his trump card, and he knew
exactly how to play it: bashful and earnest, yet flirtatious. The chicks ate it
up. He had made it to the homecoming dance as a freshman, and had scored
with a twenty-three-year-old at seventeen. He was damn proud of that one.
But prom had become a problem. For some reason-- bad luck or bad
timing--he couldn't make it happen. He had gone nuts scrounging for a date.
He'd asked one girl, but she already had a boyfriend. That was embarrassing.
He'd tried another, shot down again. He wasn't ashamed to call his friends in.
His buddies asked, the girls he hung with asked, he asked--nothing, nothing,
His best friend, Dylan, had a date. How crazy was that? Dylan Klebold was
meek, self-conscious, and authentically shy. He could barely speak in front of
a stranger, especially a girl. He'd follow quietly after Eric on the mall
conquests, attempting to appear invisible. Eric slathered chicks with
compliments; Dylan passed them Chips Ahoy cookies in class to let them
know he liked them. Dylan's friends said he had never been on a date; he may
never have even asked a girl out--including the one he was taking to prom.
Dylan Klebold was a brain, too, but not quite so cool. Certainly not in his
own estimation. He tried so hard to emulate Eric--on some of their videos, he
puffed up and acted like a tough guy, then glanced over at Eric for approval.
Dylan was taller and even smarter than Eric, but considerably less handsome.
Dylan hated the oversized features on his slightly lopsided face. His nose
especially--he saw it as a giant blob. Dylan saw the worst version of himself.
A shave would have helped. His beard was beginning to come in, but
sporadically, in fuzzy little splotches along his chin. He seemed to take pride
in his starter patches, oblivious to the actual effect.
Dylan cut a more convincing figure as a rebel, though. Long, ratty curls
dangled toward his shoulders. He towered over his peers. With a ways to go
in puberty, he was up to six foot three already, 143 stretched pounds. He
could have worn the stature proudly, casting aspersions down at his
adversaries, but it scared the crap out of him, all exposed up there. So he
slouched off an inch or two. Most of his friends were over six foot--Eric was
the exception, at five-nine. His eyes lined up with Dylan's Adam's apple.
Eric wasn't thrilled with his looks either, but he rarely let it show. He had
undergone surgery in junior high to correct a congenital birth defect: pectus
excavatum, an abnormally sunken sternum. Early on, it had undermined his
confidence, but he'd overcome it by acting tough.
Yet it was Dylan who'd scored the prom date. His tux was rented, the
corsage purchased, and five other couples organized to share a limo. He was
going with a sweet, brainy Christian girl who had helped acquire three of the
four guns. She adored Dylan enough to believe Eric's story about using them
to hunt. Robyn Anderson was a pretty, diminutive blonde who hid behind her
long straight hair, which often covered a good portion of her face. She was
active in her church's youth group. Right now she was in D.C. for a weeklong
trip with them, due back barely in time for the prom. Robyn had gotten
straight A's at Columbine and was a month away from graduating as
valedictorian. She saw Dylan every day in calculus, strolled through the
hallways and hung out with him any time she could. Dylan liked her and
loved the adulation, but wasn't really into her as a girlfriend.
Dylan was heavy into school stuff. Eric, too. They attended the football
games, the dances, and the variety shows and worked together on video
production for the Rebel News Network. School plays were big for Dylan. He
would never want to face an audience, but backstage at the soundboard, that
was great. Earlier in the year, he'd rescued Rachel Scott, the senior class
sweetheart, when her tape jammed during the talent show. In a few days,
Eric would kill her.
Eric and Dylan were short on athletic ability but were big-time fans. They
had both been Little Leaguers and soccer kids. Eric still played soccer, but for
Dylan it was mostly spectator stuff now. Eric was a Rockies fan and found
spring training exciting. Dylan rooted for the BoSox and wore their ball cap
everywhere. He watched a whole lot of baseball, studied the box scores, and
compiled his own stats. He was in first place in the fantasy league organized
by a friend of his. Nobody could outanalyze Dylan Klebold, as he prepped for
the March draft weeks in advance. His friends grew bored after the first major
rounds, but Dylan was intent on securing a strong bench. In the final week,
he notified the league commissioner that he was adding a rookie pitcher to
his roster. And he would continue working a trade through the weekend,
right up to Monday, his last night. "His life was baseball," one of his friends
Eric fancied himself a nonconformist, but he craved approval and fumed
over the slightest disrespect. His hand was always shooting up in class, and
he always had the right answer. Eric wrote a poem for creative writing class
that week about ending hate and loving the world. He enjoyed quoting
Nietzsche and Shakespeare, but missed the irony of his own nickname, Reb:
so rebellious he'd named himself after the school mascot.
Dylan went by VoDKa, sometimes capitalizing his initials in the name of his
favorite liquor. He was a heavy drinker and damn proud of it; supposedly
he'd earned the name after downing an entire bottle. Eric preferred Jack
Daniel's but scrupulously hid it from his parents. To adult eyes, Eric was the
obedient one. Misbehavior had consequences, usually involving his father,
usually curtailing his freedom. Eric was a little control freak. He gauged his
moves and determined just how much he could get away with. He could suck
up like crazy to make things go his way.
The Blackjack Pizza store owner during most of their tenure was
acquainted with Eric's wild side. After he closed the shop, Robert Kirgis
would climb up to the roof sometimes, taking Eric and Dylan with him, and
chugging brewskis while the boys shot bottle rockets over the strip mall.
Kirgis was twenty-nine but enjoyed hanging with this pair. They were bright
kids; they talked just like adults sometimes. Eric knew when to play, when to
get serious. If a cop had ever showed up on that rooftop, everyone would
have turned to Eric to do the talking. When customers stacked up at the
counter and drivers rushed in for pickups, somebody needed to take control
and Eric was your man. He was like a robot under pressure. Nothing could
faze him, not when he cared about the outcome. Plus, he needed that job; he
had an expensive hobby and he wasn't about to jeopardize it for short-term
gratification. Kirgis put Eric in charge when he left.
Nobody put Dylan in charge of anything. He was unreliable. He had been
on and off the payroll in the past year. He'd applied for a better job at a
computer store and presented a professional resume. The owner had been
impressed, and Dylan had gotten the job. He'd never bothered to show.
But nothing separated the boys' personalities like a run-in with authority.
Dylan would be hyperventilating, Eric calmly calculating. Eric's cool head
steered them clear of most trouble, but they had their share of schoolyard
fights. They liked to pick on younger kids. Dylan had been caught scratching
obscenities into a freshman's locker. When Dean Peter Horvath called him
down, Dylan went ballistic. He cussed the dean out, bounced off the walls,
acted like a nutcase. Eric could have talked his way out with apologies,
evasions, or claims of innocence--whatever that subject was susceptible to. He
read people quickly and tailored his responses. Eric was unflappable; Dylan
erupted. He had no clue what Dean Horvath would respond to, nor did he
care. He was pure emotion. When he learned his father was driving in to
discuss the locker, Dylan dug himself in deeper. Logic was irrelevant.
The boys were both gifted analytically, math whizzes and technology
hounds. Gadgets, computers, video games--any new technology and they
were mesmerized. They created Web sites, adapted games with their own
characters and adventures, and shot loads of videos--brief little short subjects
they wrote, directed, and starred in. Surprisingly, gangly shyboy Dylan made
for the more engaging actor. Eric was so calm and even-tempered, he couldn't
even fake intensity. In person, he came off charming, confident, and
engaging; impersonating an emotional young man, he was dull and
unconvincing, incapable of emoting. Dylan was a live wire. In life, he was
timid and shy, but not always quiet: trip his anger and he erupted. On film,
he unleashed the anger and he was that crazy man, disintegrating in front of
the camera. His eyes bugged out and his cheeks pulled away from them, all
the flesh bunched up at the extremities, deep crevices around the looming
Outwardly, Eric and Dylan looked like normal young boys about to
graduate. They were testing authority, testing their sexual prowess--a little
frustrated with the dumbasses they had to deal with, a little full of
themselves. Nothing unusual for high school.
Rebel Hill slopes gradually, rising just forty feet above Columbine, which sits
at its base. That's enough to dominate the immediate surroundings, but
halfway up the hillside, the Rockies are suddenly spectacular. Each step
forward lowers the mesa toward eye level, and the mountains leap up behind,
a jagged brown wall rearing straight off the Great Plains. They stand two to
three thousand feet above it--endless and apparently impenetrable, fading all
the way over the northern horizon and just as far to the south. Locals call
them the foothills. This Front Range towering over Columbine is taller than
the highest peaks in all of Appalachia. Roads and regular habitation stop
suddenly at the base of the foothills; even vegetation struggles to survive.
Just three miles away, and it feels like the end of the world.
Nothing much grows on Rebel Hill's mesa. It's covered in cracked reddish
clay, broken by the occasional scraggly weed failing to make much of a
foothold. Up ahead, in the middle distance, humanity finally returns in the
form of subdivisions. On fat winding lanes and cul-de-sacs, comfortably
spaced two-story houses pop up among the pines. Strip malls and soccer
fields and churches, churches, churches.
Columbine High School sits on a softly rolling meadow at the edge of a
sprawling park, in the shadow of the Rocky Mountains. It's a large, modern
facility--250,000 square feet of solid no-frills construction. With a beige
concrete exterior and few windows, the school looks like a factory from most
angles. It's practical, like the people of south Jefferson County. Jeffco, as it's
known locally, scrimped on architectural affectations but invested generously
in chem labs, computers, video production facilities, and a first-rate teaching
Friday morning, after the assembly, the corridors bustled with giddy
teenage exuberance. Students poured out of the gym giggling, flirting,
chasing, and jostling. Yet just outside the north entranceway, where the tips
of the Rockies peeked around the edges of Rebel Hill, the clamor of two
thousand boisterous teenagers faded to nothing. The two-story structure and
the sports complex wrapped around it on two sides were the only indication
of America's twentieth-largest metropolis. Downtown Denver lay just ten
miles to the northeast, but a dense thicket of trees obscured the skyline. On
warmer days, the sliding doors of the woodshop would gape open. Boys set
their cutting tools into the spinning blocks of wood, and the sudden buzz of
the lathe machines competed with the exhaust system. But a cold front had
swept onto the high plains Wednesday, and the air was hovering around
freezing as Mr. D told the students that he loved them.
Cold didn't deter the smokers. Any day of the year, you could find them
wandering near, but rarely in, the official smoking pit, a ten-by-eight grass
rectangle cordoned off by telephone-pole logs just past the parking lot, just
beyond school grounds. It was peaceful there. No teachers, no rules, no
commotion, no stress.
Eric and Dylan were fixtures in the smokers' gulley. They both smoked the
same brand, Camel filtered. Eric picked it; Dylan followed.
Lately, friends had noticed more cutting and missed assignments. Dylan
kept getting in trouble for sleeping in class. Eric was frustrated and pissed,
but also curiously unemotional. One day that year, a friend videotaped him
hanging out at the lunch table with his buddies. They bantered about cams
and valves, and a good price for a used Mazda. Eric appeared entranced with
his cell phone, aimlessly spinning it in circles. He didn't seem to be listening,
but he was taking it all in.
A guy walked into the crowded cafeteria. "Fuck you!" one of Eric's buddies
spat, well out of hearing range. "I hate that putrid cock!" Another friend
agreed. Eric turned slowly and gazed over his shoulder with his trademark
detachment. He studied the guy and turned back with less interest than he
had shown toward the phone. "I hate almost everyone," he replied blankly.
"Ah, yes. I wanna rip his head off and eat it."
Eric's voice was flat. No malice, no anger, barely interested. His eyebrows
rose at the Ah, yes--a mild congratulation for the clever line about to come.
He went vacant again delivering it.
No one found that reaction unusual. They were used to Eric.
They moved on to reminiscing about a freshman they'd picked on. Eric
impersonated a special ed kid struggling to talk. A busty girl walked by. Eric
waved her over and they hit on her.
3. Springtime
Spring had burst upon the Front Range. Trees were leafing, anthills rising,
lawns growing vibrant in their brief transition from dormant winter brown to
parched summer brown. Millions of mini-propeller maple seedpods twirled
down toward the ground. Spring fever infected the classrooms. Teachers
zipped through remaining chapters; kids started to stress about finals and
daydream about the summer. Seniors looked ahead to fall. Columbine had
one of the best academic reputations in the state; 80 percent of graduates
headed on to degree programs. College dominated the conversation now: big
fat acceptance packets and paper-thin rejection envelopes; last-minute
campus visits to narrow down the finalists. It was time to commit to a
university, write the deposit check, and start selecting first-semester classes.
High school was essentially over.
Up in the Rockies, it was still winter. The slopes were open but the snow
was receding. Kids begged their parents for a day off from school for one last
boarding run. An Evangelical Christian junior talked her parents into letting
her go the day before Mr. D's assembly. Cassie Bernall drove up to
Breckenridge with her brother, Chris. Neither one had met Eric or Dylan yet.
Lunchtime was still a big daily event. The Columbine cafeteria was a
wideopen bubble of a space protruding from the spacious corridor between
the student entrance at the south corner and the giant stone staircase that
could fit more than a dozen students across. Kids referred to the area as "the
commons." It was wrapped with an open latticework facade of white steel
girders and awnings and a decorative crisscross of steel cables. Inside, a hive
of activity ignited at lunchtime. At the start of "A" lunch, more than six
hundred students rushed in. Some came and went quickly, using it as a
central meeting hub or grabbing a pack of Tater Tots for the road. It was
packed solid for five minutes, then emptied out quickly. Three to four
hundred kids eventually settled in for the duration, in plastic chairs around
movable tables seating six to eight.
Two hours after the assembly, Mr. D was on lunch duty--his favorite part of
the day. Most administrators delegated the task, but Principal DeAngelis
could not get enough. "My friends laugh at me," he said. "Lunch duty! Ugh!
But I love it down there. That's when you get to see the kids. That's when you
get to talk to them."
Mr. D made his way around the commons, chatting up kids at each table,
pausing as eager students ran up to catch his ear. He was down here for the
start of "A" lunch nearly every day. His visits were lighthearted and
conversational. He listened to his students' stories and helped solve problems,
but he avoided discipline at lunch. The one situation where he just couldn't
stop himself, though, was when he saw abandoned trays and food scraps. The
Columbine Mr. D had inherited was short on frills, but he insisted it stay
He was so irritated by entitlement and sloppiness that he'd had four
surveillance cameras installed in the commons. A custodian loaded a fresh
tape every morning around 11:05, and the rotating cameras continually
swept the commons, recording fifteen-second bursts of action automatically
cut from camera to camera. Day after day, they recorded the most banal
footage imaginable. No one could have imagined what those cameras would
capture just four months after installation.
A terrifying affliction had infested America's small towns and suburbs: the
school shooter. We knew it because we had seen it on TV. We had read about
it in the newspapers. It had materialized inexplicably two years before. In
February 1997, a sixteen-year-old in remote Bethel, Alaska, brought a
shotgun to high school and opened fire. He killed the principal and a student
and injured two others. In October, another boy shot up his school, this time
in Pearl, Mississippi. Two dead students, seven wounded. Two more sprees
erupted in December, in remote locales: West Paducah, Kentucky, and
Stamps, Arkansas. Seven were dead by the end of the year, sixteen wounded.
The following year was worse: ten dead, thirty-five wounded, in five
separate incidents. The violence intensified in the springtime, as the school
year came to a close. Shooting season, they began to call it. The perpetrator
was always a white boy, always a teenager, in a placid town few had ever
heard of. Most of the shooters acted alone. Each attack erupted unexpectedly
and ended quickly, so TV never caught the turmoil. The nation watched the
aftermaths: endless scenes of schools surrounded by ambulances, overrun by
cops, hemorrhaging terrified children.
By graduation day, 1998, it felt like a full-blown epidemic. With each
escalation, small towns and suburbia grew a little more tense. City schools
had been armed camps for ages, but the suburbs were supposed to be safe.
The public was riveted; the panic was real. But was it warranted? It could
happen anyplace became the refrain. "But it doesn't happen anyplace," Justice
Policy Institute director Vincent Schiraldi argued in the Washington Post. "And
it rarely happens at all." A New York Times editorial made the same point.
CDC data pegged a child's chances of dying at school at one in a million. And
holding. The "trend" was actually steady to downward, depending on how far
back you looked.
But it was new to middle-class white parents. Each fresh horror left
millions shaking their heads, wondering when the next outcast would strike.
And then... nothing. During the entire 1998-99 school year, not a single
shooter emerged. The threat faded, and a distant struggle took hold of the
news. The slow disintegration of Yugoslavia erupted again. In March 1999, as
Eric and Dylan finalized their plans, NATO drew the line on Serbian
aggression in a place called Kosovo. The United States began its largest air
campaign since Vietnam. Swarms of F-15 squadrons pounded Belgrade.
Central Europe was in chaos; America was at war. The suburban menace of
the school shooter had receded.
4. Rock'n' Bowl
Eric and Dylan had "A" lunch, but they were rarely around for Mr. D's visits
anymore. Columbine was an open campus, so older kids with licenses and
cars mostly took off for Subway, Wendy's, or countless drive-thrus scattered
about the subdivisions. Most of the Columbine parents were affluent enough
to endow their kids with cars. Eric had a black Honda Prelude. Dylan drove a
vintage BMW his dad had refurbished. The two cars sat side by side in their
assigned spaces in the senior lot every day. At lunch the boys loaded into one
with a handful of friends to grab a bite and a smoke.
Mr. D had one major objective on Friday; Eric Harris had at least two. Mr.
D wanted to impress on his kids the importance of wise choices. He wanted
everyone back alive on Monday. Eric wanted ammo and a date for prom
Eric and Dylan planned to be dead shortly after the weekend, but Friday
night they had a little work to do: one last shift at Blackjack. The job had
funded most of Eric's bomb production, weapons acquisition, and napalm
experiments. Blackjack paid a little better than minimum: $6.50 an hour for
Dylan, $7.65 to Eric, who had seniority. Eric believed he could do better.
"Once I graduate, I think I'm gonna quit, too," Eric told a friend who'd quit
the week before. "But not now. When I graduate I'm going to get a job that's
better for my future." He was lying. He had no intention of graduating.
Eric had no plans, which seemed odd for a kid with so much potential. He
was a gifted student taking a pass on college. No career plans, no discernible
goals. It was driving his parents crazy.
Dylan had a bright future. He was heading to college, of course. He was
going to be a computer engineer. Several schools had accepted him, and he
and his dad had just driven down to Tucson on a four-day trip. He'd picked
out a dorm room. He liked the desert. The decision was final; his mom was
going to mail his deposit to the University of Arizona on Monday.
Eric had appeased his dad for the last few weeks by responding to a Marine
recruiter. He had no interest, but it made a nice cover. Eric's dad, Wayne, had
been a decorated air force test pilot; he'd retired as a major after twenty-three
For the moment, Blackjack was a pretty good gig--decent money and lots of
social opportunities. Chris and Nate and Zack and a mess of their other
buddies had worked there. And Eric was alert for hotties. He had been
working this one chick for months now. Susan worked as a part-time
receptionist at the Great Clips in the same strip mall, so she was always
having to pick up the pizza orders for the stylists. Eric saw her at school, too,
usually when he was smoking. He addressed her by name there--she wasn't
sure how he'd gotten ahold of it--and came by the store now and then to chat
her up. She seemed to like him. Eric could not abide embarrassment, so he
had been checking with her friends to gauge his prospects. Yeah, she liked
him. Business was slow Friday night because of a late spring snowstorm, so
they had time to chat when she picked up her order. He asked her for her
number. She gave it.
Susan was looking good and Eric's new boss had an announcement, too.
Kirgis had sold the store six weeks ago, and things were changing. The new
owner fired some of the staff. Eric and Dylan were keepers, but the roof was
closed: no more brewskis and bottle rockets. Eric, however, had made a great
impression. Kirgis had trusted Eric enough to leave him in charge frequently,
but on Friday, the new owner promoted him. Four days before his massacre,
Eric made shift manager. He seemed pleased.
Both boys asked for advances that night. Eric wanted $200, Dylan $120,
against hours they had already worked. The new owner paid them in cash.
After work, they headed to Belleview Lanes. Friday night was Rock'n' Bowl,
a big weekly social event. Sixteen kids usually showed up--some from the
Blackjack circle, some from outside. They jammed into four adjacent lanes
and tracked all the scores on the overhead monitors. Eric and Dylan played
every Friday night. They weren't great bowlers--Dylan averaged 115, Eric
108--but they sure had fun doing it. They took bowling as a gym class, too.
Dylan hated mornings, but Monday through Wednesday he drove to
Belleview in the dark. Class started at 6:00 A.M., and they were rarely late,
almost never absent. And they still couldn't wait for Friday night: same
venue, but no adult supervision. They could get a little crazier. Eric was into
all this German shit lately: Nietzsche, Freud, Hitler, German industrial bands
like KMFDM and Rammstein, German-language T-shirts. Sometimes he'd
punctuate his high fives with "Sieg Heil" or "Heil Hitler." Reports conflict
about whether or not Dylan followed his lead. Dylan's friend Robyn
Anderson, the girl who had asked him to the prom, usually picked them up at
Blackjack and drove them to the alley. But this week, she was still in
Washington with her church group.
They went home early that night--Eric had a phone engagement. He called
Susan after nine, as promised, but got her mother. The mom thought Eric
seemed very nice, until she told him Susan was sleeping at a friend's house.
Eric got mad. How odd, the mom thought, that Eric would get so angry so
quickly, just because Susan was out. Rejection was Eric's weak spot,
especially by females. He wouldn't quite pull a Klebold, but the veil came
down, and his anger spilled out. It was just infuriating. He had a long list of
betrayals, an actual "Shit List" on his computer of despicable young girls.
Susan did not make the list. Her mom offered Eric her pager number, and he
pounded out a message.
Susan called back, and Eric was suddenly nice again. They talked about
school, computers, and kids who had knifed Eric in the back. Eric went on
and on about one kid who had betrayed him. They chatted for half an hour,
and Eric finally asked her about Saturday night. Was she busy? No. Great. He
would call her early in the afternoon. Finally! Prom night. He had a date!
5. Two Columbines
On Friday nights, Coach Sanders could usually be found in the Columbine
Lounge: an ass-kicking strip-mall honky-tonk with the feel of an Allman
Brothers club gig in Macon in the 1970s. All ages piled in--mostly rednecks,
but blacks and Latinos mixed easily, punkers and skate rats, too. Everybody
got along. Biker dudes with gleaming scalps and ponytails chatted up elderly
women in floral cardigans. Most nights included an open-mike period, where
you could watch an aging drunk strum "Stairway to Heaven," segue into the
Gilligan's Island theme, and forget the words. The bartenders covered the pool
tables with plywood sheets when the band started, converting it all into
banquet space. A stack of amplifiers and a mixing board marked off the
virtual stage, spotlit by aluminum-clamp lights affixed to the ceiling tile
frames. A narrow strip of carpet served as the dance floor. Mostly, it was
filled with fortyish women in Dorothy Hamill wedge cuts. They tried to drag
their men out there but seldom got many takers. Dave Sanders was the
exception. He loved to glide across the carpet. He was partial to the Electric
Slide. He was something to see. The grace that propelled him down the
basketball court thirty years ago had stuck with him. He played point guard.
He was good.
Coach Sanders outclassed most of the clientele, but he didn't think in class
terms. He cared about friendliness, honest effort, and sincerity. The Lounge
had those in abundance. And Dave liked to kick back and have fun. He had a
hearty laugh, and got a lot of use of it at the Lounge.
When Coach Sanders arrived in 1974, he personified the community. He'd
grown up in Veedersburg, Indiana, a quiet rural community much like the
Jefferson County he found right out of college. Twenty-five years later, it was
not such a snug fit. The Lounge sat just a few blocks south of the high school,
and in the early days it was brimming with faculty after school or practice.
They mixed with former students and parents and siblings of the current
ones. Half the town rolled through the Lounge in a given week. The newer
teachers didn't approve of that behavior, and they didn't fit in at the Lounge
anyway. Neither did the wave of upscale suburbanites who began flooding
into Jeffco in the late 1970s, overwhelming Columbine's student body. New
Columbine went for fern bars and Bennigan's, or private parties in their split-
level "ranch homes" and cathedral-ceilinged McMansions. Cassie Bernall's
family was New Columbine, as were the Harrises and the Klebolds. Mr. D
arrived as Old, but evolved with the majority to New. Old Columbine
remained, outnumbered but unfazed by the new arrivals. Many older families
lived in actual ranch houses built half a century earlier on the small horse
ranches occupying most of the area when the high school was constructed.
Columbine High School was built in 1973 on a dirt road off a larger dirt
road way out in horse country. It was named after the flower that blankets
sections of the Rockies. Scraggy meadows surrounded the new building,
fragrant with pine trees and horse manure. Hardly anybody lived there, but
Jeffco was bracing for an influx. Court-ordered busing had spurred an
avalanche of white flight out of Denver, and subdivisions were popping up all
along the foothills.
Jeffco officials had debated where the arrivals would cluster. They erected
three temporary structures in the wilderness to accommodate the stampede.
The high schools were identical hollow shells, ready for conversion to
industrial use if the population failed to materialize. Columbine resembled a
factory by design. Inside, mobile accordion-wall separators were rolled out to
create classrooms. Sound carried from room to room, but students could
overcome such minor hardships.
Developers kept throwing up new subdivisions, each one pricier than the
one before. Jeffco kept all three temporary schools. In 1995, just before Eric
and Dylan arrived, Columbine High School underwent a major overhaul.
Permanent interior walls were installed, and the old cafeteria on the east side
was converted to classrooms. A huge west wing was added, doubling the size
of the structure. It bore the signature new architectural feature: the curving
green glass of the commons, with the new library above.
By April 1999, the plain was nearly filled, all the way to the foothills. But
the fiercely independent residents refused to incorporate. A new town would
only impose new rules and new taxes. The 100,000 new arrivals filled one
continuous suburb with no town center: no main street, no town hall, town
library, or town name. No one was sure what to call it. Littleton is a quiet
suburb south of Denver where the massacre did not actually occur. Although
the name would grow synonymous with the tragedy, Columbine lies several
miles west, across the South Platte River, in a different county with separate
schools and law enforcement. The postal system slapped "Littleton" onto a
vast tract of seven hundred square miles, stretching way up into the foothills.
The people on the plain gravitated toward the name of the nearest high
school--the hub of suburban social life. For thirty thousand people clustered
around the new high school, Columbine became the name of their home.
Dave Sanders taught typing, keyboarding, business, and economics. He didn't
find all the material particularly interesting, but it enabled him to coach.
Dave coached seven different sports at Columbine. He started out with boys
but found the girls needed him more. "He had this way of making everyone
feel secure," a friend said. He made the kids feel good about themselves.
Dave didn't yell or berate the girls, but he was stern and insistent at
practice. Again. Again. He watched quietly on the sidelines, and when he
spoke, they could count on analysis or inspiration. He had taken over as head
coach of girls' basketball that semester--a team with twelve straight losing
seasons. Before the first game, he bought them T-shirts with ONE IN A DOZEN printed
on the back. They made it to the state championship tournament that spring.
When someone crossed Dave Sanders, he responded with "the look": a cold,
insistent stare. He used it one time on a couple of chatty girls in business
class. They shut up momentarily, but went back to talking when he looked
away. So he pulled up a chair right in front of them and conducted the rest of
class from that spot, staring back and forth at each girl until the bell rang.
Dave spent almost every night in the gym or the field house, headed back
for more on the weekends, and ran summer training camps at the University
of Wyoming. Dave was a practical guy. He admired efficiency, tried to do
double duty by bringing his daughter to work after school. The basketball
girls knew Angela by the time she was a toddler. She hung out in the gym
watching Daddy drill the girls: dribbling, tip contests, face-offs... Angela
brought her toys with her in a tyke-sized suitcase. By the end of practice, they
would be strewn all over the bleachers and the side of the court. The girls let
out a big sigh when Dave called out for Angela to start packing up. He
worked them hard, and that was the signal that they were nearly done.
Angela treasured those late afternoons. "I grew up at Columbine," she said.
Dave was widening out into a big bear of a man, and when he hugged
Angela, she felt safe.
Her mom was less impressed. Kathy Sanders divorced Dave when Angela
was three. Dave found a home a few blocks away, so they could stay close.
Later, Angie moved in with him. It was such a happy divorce that Kathy
became friends with his second wife, Linda Lou.
"Kathy's such a sweetheart, and she and Dave got along so well," Linda
said. "I asked her one day, 'Why did you two ever get a divorce?' And she
said, 'He was never home. I was kind of like married to myself.'"
Linda thrived with the arrangement. Angie was seventeen when she
married Dave, and her two girls were nearly raised as well. Linda had been a
single working mom for many years and was used to alone time. She grew
steadily more dependent on Dave, though. She had been strong when she
needed to, but she liked it better with a man to lean on. Independence had
been great, but that life was over now.
Linda Lou often met Dave at the Lounge after practice, and they spent the
evening together there. She loved the place almost as much as Dave did.
They'd met at the Lounge in 1991. They'd held their wedding reception there
two years later. It felt like home. Dave felt like home to Linda.
Dave was exactly what Linda had been waiting for: caring, protective, and
playfully romantic. He'd proposed on a trip to Vegas. As they'd strolled over a
bridge into the Excalibur casino, he'd asked to see her "divorce ring"--which
she still wore on her wedding finger. She presented her hand, and he threw
the ring into the moat. He asked her to marry him. She gleefully accepted.
Linda and her two daughters moved in, and she and Dave finished raising
the girls and Angela. Dave legally adopted Linda's younger daughter, Coni.
He considered all three girls his daughters, and they all called him Dad.
Dave's lanky runner's build filled out. His beard grew speckled, then
streaked gray. His smile held constant. His blue eyes twinkled. He began to
resemble a young Santa Claus. Otherwise, Dave remained remarkably
consistent: coaching, laughing, and enjoying his grandkids, but not seeing
them enough. He drove an aging Ford Escort, dressed in drab polyester slacks
and plain button-down shirts. His hair dwindled, but he parted it neatly on
the left. He wore great big oversized glasses with frames from another age.
Each night ended with him in his easy chair, chuckling to Johnny Carson,
with a tumbler of Diet Coke and Jack Daniel's in hand. When Johnny retired,
the Sanderses had a satellite dish and Dave could always find a game to settle
down with. Linda waited for him upstairs.
Out of the blue, just a few weeks before the prom, he decided to update his
image. He was forty-seven--time for a change. He surprised Linda in a pair of
wire-rimmed glasses, the first big fashion statement of his life. He'd picked
them out himself. "Woo-woo!" she howled. She had never seen a Dave like
this before!
He was so proud of those glasses. "I finally made it to 1999," he said.
The big debut came Easter Sunday. He showed up in the glasses at a
boisterous family gathering with the grandkids. Nobody noticed.
Alone with Linda that evening, he confessed how badly it hurt.
Dave was planning more changes: No basketball camp this summer. Less
coaching, more time with his own girls and his grandkids. There was still
time to set it right.
He was trying a new bedtime drink, too: Diet Coke and rum.
The Sunday before the prom, the family threw a birthday party for Angela's
four-year-old, Austin. Dave liked making peanut butter and jelly sandwiches
for the grandkids. He sliced off the edges, because they liked it fluffy all the
way through. Dave would hide a gummi worm in the jelly, which surprised
them every time.
Austin called to talk to Grandpa on prom weekend but missed him. Dave
called back and left a message on the machine. Angela erased it. She would
try again during the week.
Prom was scheduled for April 17, but for most kids, it was the culmination of
a long, painful dance stretching back to midwinter. Night after night, Patrick
Ireland had lain on his bed, phone in one hand, a ball in the other, tossing it
up and snatching it out of the air, wishing his best friend, Laura, would take
the hint. He kept prodding her about her prospects. Any ideas? Anybody ask
yet? She tossed the questions back: Who you going to ask? When? What are you
waiting for?
Indecision was unfamiliar ground for Patrick. He competed in basketball
and baseball for Columbine and earned first place medals in waterskiing
while earning a 4.0 average. He kept his eye on the ball. When his team was
down five points in the final minutes of a basketball game, and he'd just miss
an easy layup or dribbled off his foot and felt like a loser, the answer was
simple: Brush it off! If you wanted to win, you focused on the next play. With
Laura, he couldn't focus on anything.
Patrick was modest but self-assured with regard to most things. This
mattered too much. He couldn't risk fourth grade again. Laura had been his
first love, his first girlfriend, in third grade. It was a torrid romance, but it
ended badly and she wouldn't speak to him the next year. It took them until
high school to become friends again. For a while, it was friendship, but then
his pulse started racing. Had he been right about her the first time? Surely
she felt it, too. Unless he was imagining it. No, she was flirting, totally.
Flirting enough?
Laura grew impatient. It wasn't just prom night at stake, it was weeks of
planning, dress shopping, accessorizing, endless conversations to risk being
excluded. The sad looks, the pity--a full season of awkwardness.
She got another offer. She stalled for time, then, finally, accepted. The guy
was way into her.
So Patrick asked Cora, just as friends. His whole group was going as
friends. No pressure, just a good time.
Prom night arrived. Most groups turned it into a twelve-hour affair: photos,
fine dining, the dance, the afterprom. Patrick's gang started at Gabriel's, an
old Victorian home in the country that had been converted into an elegant
steak and seafood house. They pulled up in a limo and ate like kings. Then it
was a long ride into Denver for the big event. The prom committee chose the
Denver Design Center, a local landmark known as "that building with the
weird yellow thing." The "thing" was a monumental steel sculpture called The
Articulated Wall, which looked like an eighty-five-foot DNA strand and
towered over the shops and restaurants converted from old warehouses.
The trade-off with a famous city location was space. You could barely move
on the dance floor. Patrick Ireland's second-most-memorable moment was
dancing to "Ice Ice Baby." He had lip-synced to it in a third-grade talent show,
so whenever they'd heard it for the next decade, he'd grabbed his buddies and
performed the same goofy dance. That was nothing compared to holding
Laura. He got one dance. A slow song. Heaven.
Cassie Bernall was not asked to prom. She was pretty but, in her estimation, a
loser. The church boys from the youth group barely noticed her. At school
she got attention, but strictly sexual. Friends were hard to come by. So she
and her friend Amanda dressed up anyway, did their hair, and got all
glamorous for a work banquet Amanda's mom had going at the Marriott.
Then they cruised to afterprom, where dates were optional, and partied till
6. His Future
Dylan's prom group arranged for a limo, too. Robyn Anderson drove out to
pick him up on Saturday afternoon. They shot pictures with his parents
before meeting up with the five other couples to head into the city. Robyn
wore midnight-blue satin with cap sleeves and matching opera-length gloves.
She'd curled her hair in long blond ringlets, swept forward to bounce across
her low-cut square neckline--a suburban variation on the classic Pre-
Raphaelite style.
Dylan was giddy and beaming getting ready, all cleaned up for once,
working to make everything look just right. He tugged his shirt cuffs down,
straightened his tuxedo jacket. He'd gone with a traditional black tuxedo,
bow tie slightly askew. A small splash of color lightened up his lapel: a pink-
tipped rosebud with a tiny ribbon the color of Robyn's dress. His hair was
slicked back into a short ponytail that kept giving him grief. He had shaved.
His dad followed him around with a camcorder, capturing every move. Dylan
looked at him through the lens: Dad, we're going to laugh about this in
twenty years.
They rode downtown in a big honking stretch with tinted windows and a
mirrored ceiling. Whoa! Dylan held Robyn's hand and complimented her on
her dress. The first stop was dinner at Bella Ristorante, a trendy spot in Lower
Downtown. It was a fun time: jokes and horseplay with table knives and
matches, pretending to light themselves on fire. Dylan devoured an oversized
salad, a big seafood entree, and dessert. He gushed about the upcoming
reunion for kids from the gifted program in elementary school. It would be
fun hooking up again with the childhood smarties. Dylan had volunteered to
use his Blackjack connection to get some pizzas.
They finished dinner early. Dylan stepped out for a cigarette. He asked his
buddy Nate Dykeman to join him. It was cold out, but nice anyway--a little
quiet time, away from all the commotion. Great food, great company, first
time in a limo for both of them. "Everything is going perfect, as planned,"
Nate said later.
Nate was even taller than Dylan, six-four, and considerably more attractive.
He had classic features and dark, heavy eyebrows that accentuated his
piercing eyes. They talked more about reunions. Everyone was scattering for
college. They talked about Dylan heading down to Arizona and Nate across
the country to Florida. Nate wanted to work for Microsoft. What would they
accomplish before reunion time rolled around? They tossed around the
possibilities. "No hints whatsoever that anything could possibly be wrong,"
Nate recalled later. "We were just having a great time. It's our senior prom.
We're enjoying it like we should."
The short ride to the Design Center was a blast: hard rock jamming from
the speakers, an adrenaline rush while they riffed on one another. They made
fun of pedestrians, flipped them off at random. Nobody could see in; they
could see out. What a riot.
Dylan was in a great mood. We've got to stay in touch, he insisted. This
group was too fun to let go.
Eric pressed his luck. He was crazy for a prom-night date, but he waited till
early evening to call Susan. He was confident. Girls liked him. He asked her
to come over for a movie. She swung by around seven. His parents had just
left, out to dinner to celebrate their anniversary. Eric wanted to show Susan
Event Horizon, a low-budget gorefest about a spaceship transported back from
hell. It was his all-time favorite. They watched it straight through, then sat
around his basement bedroom talking.
Eric's parents came home and went down to meet her. It was lots of aimless
chitchat, like Eric's dad telling her he got his hair cut at Great Clips. They
seemed friendly, Susan thought. They all got along well. After Eric's parents
left, he played her some of his favorite tunes. It was mostly banging and
screaming to her ear, but then he would mix in some New Age stuff like
Enya. He put his arm around her once but didn't go for a kiss. He did lots of
thoughtful things, like offering to warm up her car when she had to get
home. She stayed until eleven--half an hour after she should have. Eric kissed
her on the cheek and said good night.
Prom was the standard affair. They crowned a queen, they crowned a king,
Mr. D breathed a sigh of relief that they had come through it alive. Dylan and
Robyn had fun, but joy wasn't really the objective. Prom was more about
acting out some weird facsimile of adulthood: dress up like a tacky wedding
party, hold hands and behave like a couple even if you've never dated, and
observe the etiquette of Gilded Age debutantes thrust into modern celebrity:
limos, red carpets, and a constant stream of paparazzi, played by parents,
teachers, and hired photo hacks.
For enjoyment, someone invented afterprom. Peel off the cummerbund,
step out of the two-inch pumps, forget the stupid posing, and indulge in
actual fun. Like gambling. The Columbine gym was outfitted with row after
row of blackjack, poker, and craps tables. Parents in Vegas costumes served
as dealers. They had ball-toss contests, a jump castle, and a bungee cord
plunge. It stayed active till dawn. Afterprom had its own theme: New York,
New York. Some parents had built a life-sized maze you had to follow to get
into the school, and the entranceway was festooned with cardboard mock-ups
of the Empire State Building and the Statue of Liberty. Some of the boys
barely saw their dates at afterprom. Some didn't have one. Eric joined Dylan
and his limo group. They spent hours in the casino losing fake money. Patrick
Ireland hung out nearby. They never met. Dylan kept talking about college,
about his future. He kept saying he could hardly wait.
7. Church on Fire
This is a church on fire. This is the heart of Evangelical country. This is
Trinity Christian Center, an ecstatic congregation crying out for Jesus in a
converted Kmart half a mile from Columbine. As the casino shut down in the
school gym, the faithful rose across the Front Range. They spilled out into the
aisles of Trinity Christian, heaving and rumbling like an old-time tent revival.
The frenzied throng thrust two hundred arms toward the heavens, belting out
the spirit their souls just couldn't contain. The choir drove them higher. It
ripped through the chorus of Hillsong's burning anthem and the crowd
This is a church on fire...
We have a burning desire...
No one had the fever like a sunburned high school girl, radiating from the choir
like the orchids splashed across her sundress. She threw her head back, squeezed
her eyes shut, and kept singing, her lips charging straight through the instrumental
Since pioneer days and the Second Great Awakening, Colorado had been a
hotbed on the itinerant ministry circuit. By the 1990s, Colorado Springs was
christened the Evangelical Vatican. The city of Denver seemed immune to the
fervor, but its western suburbs were roiling. Nowhere did the spirit move
more strongly than at Trinity Christian Center. They had a savior to reach out
to and The Enemy to repel.
Satan was at work in Jefferson County, any Bible-church pastor would tell
you so. Long before Eric and Dylan struck, tens of thousands of Columbine
Evangelicals prepared for the dark prince. The Enemy, they called him. He
was always on the prowl.
Columbine sits three miles east of the foothills. Closer to the peaks,
property values rise steadily, in tandem with decorum. In comparison to
Trinity Christian, upscale congregations like Foothills Bible Church mount
Broadway productions. Foothills Pastor Bill Oudemolen took stage like the
quintessential televangelist: blow-dried, swept-back helmet hair, crisp tie, and
tailored Armani suit in muted earth tones. But the stereotype dissolved when
he opened his mouth. He was sincere, sharp-witted, and intellectual. He
rebuked ministry-for-money preachers and their get-saved-quick schemes.
West Bowles Community Church lay between other megachurches
geographically, socioeconomically, and intellectually. Like Oudemolen, Pastor
George Kirsten was a biblical literalist. He was contemptuous of peers
obsessed with a loving Savior. His Christ had a vengeful side. Love was an
easy sell--that missed half the story. "That's offensive to me," Kirsten said. He
preached a strict, black-and-white moral code. "People want to paint the
world in a lot of gray," he said. "I don't see that in the Scripture."
Religion did not mean an hour a week on Sundays to this crowd. There was
Bible study, youth group, fellowship, and retreats. The "thought for the day"
started the morning; Scripture came before bed. West Bowles kids roamed the
halls of Columbine sporting WWJD? bracelets--What Would Jesus Do?--and
exchanging Christian rock CDs. Occasionally, they witnessed to the
unbelievers or argued Scripture with the mainline Protestants. The Columbine
Bible Study group met at the school once a week; its major challenges were
resisting temptation, adhering to a higher standard, and acting as worthy
servants of Christ. Its members kept a vigilant eye out for The Enemy.
Pastors Kirsten and Oudemolen spoke of Satan frequently. Reverend
Oudemolen called him by name; Kirsten preferred The Enemy. Either way,
Satan was more than a symbol of evil--he was an actual, physical entity,
hungry for compliant souls.
He snatched the most unlikely targets. Who would have expected Cassie
Bernall to fall? She was the angelic blond junior who'd dressed up for a
function at the Marriott on Saturday instead of prom. She was scheduled to
speak at her church's youth group meeting on Tuesday. Cassie's house sat
right beside Columbine property, but it was only her second year at the
school. She'd transferred in from Christian Fellowship School. She had begged
her parents to make the move. The Lord had spoken to Cassie. He wanted her
to witness to the unbelievers at Columbine.
Monday morning was uneventful. Lots of bleary eyes from Saturday's all-
nighter, lots of chatter about who did what. All Mr. D's kids had made it
back. A handful peeked through his doorway with big grins. "Just wanted you
to see our bright, shining faces," they said.
Supervisory Special Agent Dwayne Fuselier was a little on edge Monday.
He headed the FBI's domestic terrorism unit in Denver, and April 19 was a
dangerous day in the region. The worst disaster in FBI history had erupted six
years earlier and retaliation followed exactly two years after. On April 19,
1993, the Bureau ended a fifty-one-day standoff with the Branch Davidian
cult near Waco, Texas, by storming the compound. A massive fire had
erupted and most of the eighty inhabitants burned to death--adults and
children. Agent Fuselier was one of the nation's foremost hostage negotiators.
He spent six weeks trying to talk the Davidians out. Fuselier had opposed the
attack on the compound, but lost. Just before storming in, the FBI gave
Fuselier one final chance. He was the last person known to speak to Davidian
leader David Koresh. He watched the compound burn.
Speculation raged about the FBI's role in the blaze. The controversy nearly
ended Attorney General Janet Reno's career. Waco radicalized the anti-
government militia movement, made April 19 into a symbol of perverse
authority. Timothy McVeigh sought vengeance by bombing the Murrah
Federal Building in Oklahoma City on April 19, 1995. His explosion killed
168 people, the largest terrorist attack in American history to that point.
8. Maximum Human Density
It's a safe bet that Eric and Dylan watched the carnage of Waco and
Oklahoma City on television, with the rest of the country. Those atrocities
were particularly prominent in this region. McVeigh was tried in federal court
in downtown Denver and sentenced to death while the boys attended
Columbine in the suburbs. The scenes of devastation were played over and
over. In his journal, Eric would brag about topping McVeigh. Oklahoma City
was a one-note performance: McVeigh set his timer and walked away; he
didn't even see his spectacle unfold. Eric dreamed much bigger than that.
Judgment Day, they called it. Columbine would erupt with an explosion,
too. Eric designed at least seven big bombs, working off The Anarchist
Cookbook he found on the Web. He chose the barbecue design: standard
propane tanks, the fat, round white ones, eighteen inches tall, a foot in
diameter, packing some twenty pounds of highly explosive gas. Bomb #1
employed aerosol cans for detonators, each wired up to an old-fashioned
alarm clock with round metal bells on top. Step one was planting them in a
park near Eric's house, three miles from the school. That bomb could kill
hundreds of people but was intended for only stones and trees. The attack
was to begin with a decoy: rock the neighborhood and divert police. Every
free minute raised the potential body count. The boys were going to double
or triple McVeigh's record. They estimated the damage variously as
"hundreds," "several hundred," and "at least four hundred"--oddly conservative
for the arsenal they were preparing.
Eric may have had another reason for the decoy plan. He was uncannily
perceptive about people, and Dylan had been wavering. If Dylan was reticent,
the decoy would help ease him in. It was a harmless explosive, no one would
be hurt by it, but once they drove off, Dylan would be committed.
The main event was scripted in three acts, just like a movie. It would kick
off with a massive explosion in the commons. More than six hundred students
swarmed in at the start of "A" lunch, and two minutes after the bell rang,
most of them would be dead. Act I featured two bombs, using propane tanks
like the decoy. Each was strung with nails and BBs for shrapnel, lashed to a
full gasoline can and a smaller propane tank, and wired to similar bell clocks.
Each bomb fit snugly into a duffel bag, which Eric and Dylan would lug in at
the height of passing-period chaos. Again, Dylan was eased into killing.
Clicking over the alarm hinge was bloodless and impersonal. It didn't feel like
killing--no blood, no screams. Most of Dylan's murders would be over before
he faced them.
The fireball would wipe out most of the lunch crowd and set the school
ablaze. Eric drew detailed diagrams. He spaced the bombs out but located
them centrally, for maximum killing radius. They would sit beside two thick
columns supporting the second floor. Computer modeling and field tests
would later demonstrate a high probability that the bombs would have
collapsed some of the second floor. Eric apparently hoped to watch the
library and its inhabitants crash down upon the flaming lunchers.
As the time bombs ticked down, the killers would exit briskly and flare out
across the parking lot at a ninety-degree angle. Each boy was to head for his
own car, strategically parked about a hundred yards apart. The cars provided
mobile base camps, where they would gear up to unleash Act II. Pre-
positioning ensured optimal fire lanes. They had drilled the gear-ups
repeatedly and could execute them rapidly. The bombs would detonate at
11:17, and the densely packed wing would crumble. As the flames leapt up,
Eric and Dylan would train their semiautomatics on the exits and await
Act II: firing time. This was going to be fun. Dylan would sport an Intratec
TEC-DC9 (a 9mm semiautomatic handgun) and a shotgun. Eric had a Hi-Point
9mm carbine rifle and a shotgun. They'd sawed the barrels off the shotguns
for concealment. Between them, they'd carry eighty portable explosives--pipe
bombs and carbon dioxide bombs that Eric called "crickets"--plus a supply of
Molotov cocktails and an assortment of freakish knives, in case it came down
to hand-to-hand combat. They'd suit up in infantry-style web harnesses,
allowing them to strap much of the ammo and explosives to their bodies.
Each had a backpack and a duffel bag to hump more hardware into the attack
zone. They would tape flint matchstriker strips to their forearms for rapid-fire
pipe-bomb attacks. Their long black dusters would go on last--for
concealment and for looking badass. (Later, the dusters were widely referred
to as trench coats.)
They planned to advance on the building as soon as the bombs blew.
They'd be set back far enough to see each other around the corner--and just
barely avoid the blast. They had devised their own hand signals to
communicate. Every detail was planned; battle positions were imperative.
The 250,000-square-foot school had twenty-five exits, so some survivors
would escape. The boys could remain in visual contact and still cover two
sides of the building, including two of the three main exits. Their firing lines
intersected on the most important point: the student entrance, adjacent to the
commons and just a dozen yards from the big bombs.
Positioning yourself at a right angle to the objective is standard U.S.
infantry practice, taught to every American foot soldier at the Infantry School
in Fort Benning, Georgia. Interlocking fire lanes, the military calls it. The
target is constantly under fire from two sides, yet the assault team's weapons
are never pointed at confederates. Even if a shooter turns sharply to peg an
escaping enemy, his squad mates are safe. From their initial positions, Eric
and Dylan could sweep their gun barrels across a ninety-degree firing radius
without endangering each other. Even if one shooter advanced more quickly,
he would never violate his partner's fire lane. It is both the safest and the
most effective assault pattern of modern small-arms warfare.
This was the phase Eric and Dylan were savoring. It was also when they
expected to die. They had little hope of witnessing Act III. Forty-five minutes
after the initial blast, when the cops declared it was over, paramedics started
loading amputees into ambulances, and reporters broadcast the horror to a
riveted nation, Eric's Honda and Dylan's BMW would rip right through the
camera crews and the first responders. Each car was to be loaded with two
more propane devices and twenty gallons of gasoline in an assortment of
orange plastic jugs. Their positions had been chosen to maximize both the
firepower in Act II and the carnage in Act III. The cars would be close to the
building, near the main exits--ideal locations for police command, emergency
medical staging, and news vans. They would be just far enough from the
building and each other to wipe out most of the junior and senior parking
lots. Maximum body count: nearly 2,000 students, plus 150 faculty and staff,
plus who knows how many police, paramedics, and journalists.
Eric and Dylan had been considering a killing spree for at least a year and a
half. They had settled on the approximate time and location a year out: April,
in the commons. They finalized details as Judgment Day approached:
Monday, April 19. The date appeared firm. The boys referred to it twice
matter-of-factly in the recordings they made in the last ten days. They did not
explain the choice, though Eric discussed topping Oklahoma City, so they
may have been planning to echo that anniversary, as Tim McVeigh had done
with Waco.
The moment of attack was critical. Students liked to eat early, so "A" lunch
was the most popular. The maximum human density anywhere, anytime in
the high school occurred in the commons at 11:17. Eric knew the exact
minute because he had inventoried his targets. He'd counted just 60 to 80
kids scattered about the commons from 10:30 to 10:50. Between 10:56 and
10:58, "lunch ladies bring out shit," he wrote. Then lunch door 2 opened, and
a "steady trickle of people" appeared. He recorded the exact moment each
door opened, and body counts in minute-by-minute increments. At 11:10, the
bell rang, fourth period ended, students piled into the hallways. Moments
later, they rushed the lunch lines, fifty more every minute: 300, 350, 400,
450, 500-plus by 11:15. Eric and Dylan's various handwritten timelines show
the bombs scheduled to explode between 11:16 and 11:18. The final times
are followed by little quips: "Have fun!" and "HA HA HA."
Eric and Dylan expected their attack to puzzle the public, so they left an
extraordinary cache of material to explain themselves. They kept schedules,
budgets, maps, drawings, and all sorts of logistical artifacts, along with
commentary in notebooks, journals, and Web sites. A series of videos were
specifically designed to explain their attack. They would come to be known
as the Basement Tapes, because the bulk were shot in Eric's basement. Even
more illuminating was Eric's twenty-page journal devoted to his thinking.
Both chronicles are revealing, but also maddeningly contradictory. They were
so disturbing that the sheriff's department would choose to hide them from
the public, concealing even the existence of the Basement Tapes for months.
Eric and Dylan's true intentions would remain a mystery for years.
The date was the first element of Eric's plan to fail---apparently because of
ammo. On Monday, he had nearly seven hundred rounds for the four guns.
He wanted more. He had just turned eighteen, so he could buy his own, but
that fact somehow escaped him. He was used to relying on others, and he
thought Mark Manes could help. Manes was a drug dealer who ran some guns
and ammo on the side. He had come through with the TEC-9 in January, but
he was dragging ass on the ammo. Thursday night, Eric began hounding him
to come up with the stuff. Four days later, Eric remained empty-handed.
They could have gone ahead without the extra ammo, but their fire-power
would have been impaired. Shotguns are not built for rapid-fire assault. The
TEC-9 took twenty-and thirty-round magazines. Dylan could release one with
the flick of a button and pop in a new mag with a single sweep of the hand.
Real gun aficionados hate the thing. It's too big and bulky for a professional
and way too unreliable--a poor man's Uzi. Dealers complain of slapdash
design, frequent misfeeds, and a lousy sighting mechanism that is often
misaligned and can't be adjusted. "Cheap construction and marginal
reliability," says a major Russian gun dealer's Web site. But it was available.
Eric and Dylan had a mostly uneventful Monday. They got up before sunrise
to make bowling class by 6:00 A.M. They cut fourth hour for an extended lunch
at Blackjack, and attended their other classes as usual. That evening, Manes
suddenly came through with the ammo. He'd gotten it at Kmart: two boxes,
with fifty rounds apiece. Together, they cost twenty-five bucks.
Eric drove to Manes's house to pick up the ammo. He seemed eager to get
it. Manes asked if Eric was going shooting that night.
Maybe tomorrow, Eric said.
9. Dads
Dave Sanders had never talked about regret before. Not to Frank DeAngelis.
They talked every day, they had been close for twenty years, but they had
never gone there.
It came up unexpectedly, on Monday afternoon. Frank strolled out to the
baseball diamond to watch his boys take on archrival Chatfield. He had
coached the team before he went into administration, alongside his old friend
Dave Sanders. And there at the top of the bleachers was Dave watching right
now. He had a couple hours to kill until his girls arrived for basketball
practice. The season was over, but they were working fundamentals for next
year. Dave could have spent the time grading papers, but it was hard to fight
the lure of the field.
Mr. D said hi to the kids excited to see him there, then sat down next to
Dave. They talked for two hours. They talked about everything. Their entire
lives. Coaching, of course. The first time they met, when Frank arrived at
Columbine in 1979. He was one of the shortest teachers on the faculty and
the principal recruited him to coach basketball. "They needed a freshman
coach, and I was on a one-year contract," Frank said. "The principal said,
'Frank, if you do me this one favor, I owe you one.' And what am I gonna say?
'I'll do whatever you want, sir.' So I coached basketball."
The conversation was lighthearted for a long time, Dave cutting up as
usual. Then he turned serious. "Do you miss coaching?" he asked.
"Not really." Frank's answer sort of surprised Dave. Coaching was his life,
Frank explained, but he had never really left it. He'd just expanded his
"You think so?" Dave wondered.
Oh, yeah, Frank said. You can't really teach a kid anything: you can only
show him the way and motivate him to learn it himself. Same thing applies to
shortstops turning the double play and students grasping the separation of
powers in the U.S. government. It's all the same job. Now he had to coach
teachers, too, to inspire their own kids to learn.
"What about you?" Frank asked. "Any regrets?"
"Yeah. Too much coaching."
They shared a good laugh.
Seriously, though, Dave said. His family had come second to coaching.
God. His family came second.
Frank suppressed another laugh. His own son, Brian, was nineteen. Frank
was confident he had been a good dad, but never enough of one. It had
rankled his wife since day one, and recently she had laid into him about it:
"When are you going to stop raising everybody else's kids and start raising
your own?"
That stung. It was a little hard to share, but this seemed like the moment,
and Dave seemed like the guy. Dave understood. It was bittersweet for both
of them. They had reached middle age blissfully. They wouldn't change a
moment for their own sake--but had they shortchanged their kids? Frank's
son was grown now, and Dave's daughters were, too. Too late. But they were
still young women, and Dave had five grandkids and was hoping for more.
Dave had not told the other coaches he was cutting back yet. He had not
announced his decision to take off the first summer in memory. He confided
it all to Frank now.
What an amazing guy, Frank thought. He thought about hugging Dave. He
did not.
The game was still going, but Dave got up. "My girls are waiting for me," he
said. "I have open gym."
Frank watched him walk slowly away.
Coach Sanders had something else on his mind. He had held his first team
meeting last Friday, and his new team captain, Liz Carlston, had failed to
show. He expected to see her tonight. It was going to be a tense conversation,
and it wasn't going to be just her.
Sanders sat all the girls down on the court. They talked a lot about
dedication. How was it going to look to the freshmen if the team leaders
mouthed the words, then failed to show up? He expected a one hundred
percent commitment. Every practice, every meeting, or you're out.
He told them to scrimmage. He let them keep at it the entire evening. He
sat on a folding chair watching, analyzing, preparing.
At the end of the night, Liz tried to summon the courage to talk to him. She
had just blanked on the meeting; she hadn't meant anything by it. She felt
guilt and fear and anger. He wouldn't actually cut her, would he? Why hadn't
he given her a chance to explain?
She stopped at the baseline to change her shoes. Coach Sanders was right
there. She should talk to him.
She walked out quietly. She didn't even say good-bye.
Linda Lou was asleep when Dave got home that night. He kissed her softly.
She woke up and smiled.
Dave was holding a wad of cash--a thick stash, seventy singles. He flung
them toward her and they fluttered down onto the comforter. She got excited.
She loved his little surprises, but she wasn't sure what this was about. He
went with it for a minute, got her hopes up, and then said she was silly: it
was for her mom. Linda's mom was turning seventy on April 20. She liked to
gamble. She would like that.
Dave was all laughs that might with Linda. She was shocked when she
learned later how tense his evening had been.
"That's how the man could change," she said. "Walk through our door and
he was done with basketball. Now he was thinking of my mom."
He went down to fix himself a Diet Coke and rum. He found a game. Linda
fell back asleep with a smile.
Morning was less pleasant. The alarm buzzed at 6:30. Linda and Dave were
both in a rush. Linda had to pick up balloons for her mom's birthday party,
and Dave had to drop Linda's poodle off for a haircut.
Dave had no time for breakfast. He snagged an energy bar and a banana for
the car. It was trash day-- his job, but he was going to be late. He asked Linda
if she would do it.
She was too stressed. "I really don't have time today."
"I'm really going to be late," he muttered.
They rushed out to separate cars and realized they had forgotten to kiss
good-bye. They always kissed good-bye.
Dave blew her a kiss from the driveway.
10. Judgment
On Tuesday morning, the boys rose early, as usual. It was dark but warm
already, set to soar into the eighties, with blue skies, perfect for their fires. It
was going to be a beautiful day.
Dylan was out of the house by 5:30. His parents were still in bed. He called
out "Bye," and shut the door behind himself.
They skipped bowling class and went straight to work. Dylan scrawled the
schedule into Eric's day planner under the heading "make TODAY count." Eric
illustrated it with a blazing gun barrel.
First stop was the grocery store, where they met up to acquire the last of
the propane tanks: two for the cafeteria, two for each car, and two for the
decoy. The big bombs were the heart of the attack. Eric had designed them
months before but had left acquisition to the final morning. The boys had
stashed most of the arsenal in Eric's bedroom closet, and he had faced a
couple of close calls with his parents already. Hiding a cluster of twenty-
pound tanks in there was out of the question.
They returned to Eric's house at 7:00 and then split up: Eric filled the
propane tanks, Dylan got the gasoline. They allotted half an hour to assemble
the big bombs and set up the cars, and an hour for one last round of gear-up,
practice, and "chill." They got something to eat. Dylan apparently had potato
Several friends noticed peculiarities. Robyn Anderson was surprised to see
Dylan a no-show for calculus. He had sounded fine on the phone the previous
night. Then a friend told her Eric had been missing from third hour. The boys
cut an occasional class together, but never an entire morning. Robyn hoped
Dylan wasn't sick; she made a mental note to call once she got home.
Their friend Brooks Brown had a stronger reaction. Eric had missed a test
in psychology class. What kind of stunt was that?
Chill time was over. It had gone on too long, perilously over schedule. Shortly
before 11:00 A.M., Eric and Dylan set off with the arsenal. Dylan wore cargo
pants, a black T-shirt printed with WRATH, and his Red Sox cap turned backward,
as usual. His cargo pockets were deep enough to conceal most of the sawed-
off shotgun before he pulled on the duster. Eric's T-shirt said natural
selection. They both wore black combat boots and shared a single pair of
black gloves--the right on Eric, the left on Dylan. They left two pipe bombs
behind at Eric's house, six at Dylan's. Eric laid a microcassette on the kitchen
counter with some final thoughts. They also left the Basement Tapes, with a
final good-bye recorded that morning.
They drove separate cars to a park near Eric's house, dumped the decoy
bomb in a field, and set the timers for 11:14. Combat operations were under
They hopped back in their cars and headed for the school. They had to
hustle now. The last few minutes were critical. They couldn't plant the big
bombs until "A" lunch began. Fourth period ended at 11:10. Once the bell
rang, they had seven minutes to carry the bombs in, navigate the turbulent
lunch crowd, stash the bombs by the designated pillars, get back to their cars,
gear up, take cover, and prepare to attack.
Eric pulled into the parking lot at 11:10, several minutes behind schedule.
A couple of girls spotted his car as they headed out for lunch. They honked
and waved. They liked him. Eric waved back and smiled. Dylan followed him
in. No waves.
Dylan drove to his normal spot in the senior lot and parked his BMW
directly in front of the cafeteria. When the attack began, this would afford
him a clear sweep of the southwest side of the building: the long, wide arc of
green-tinted windows that wrapped the commons on the first floor and the
library above.
Eric continued on to the small junior lot, about a hundred yards to Dylan's
right. Eric had the choice spot, directly facing the student entrance, where
the bulk of the survivors would presumably flee. He could also cover the full
southeast side of the building and interlock his fire with Dylan's to his left.
Brooks Brown walked out for a cigarette and spotted Eric parking in the
wrong lot. Brooks charged up to confront him about the test; by the time he
got there, Eric had stepped out and was pulling out a big hulking duffel bag.
"What's the matter with you?" Brooks yelled. "We had a test in psychology!"
Eric was calm but insistent. "It doesn't matter anymore," he said. "Brooks, I
like you now. Get out of here. Go home."
Brooks thought that was strange. But he shook his head and walked on,
away from the school.
Eric's friend Nate Dykeman also caught sight of him arriving, and also
found the circumstances strange.
Eric headed in with his duffel. By 11:12, they were scheduled to be back at
their cars, arming up. A surveillance tape time-stamped 11:14 indicates they
had still not entered the commons. They had less than three minutes--the
timers were set for 11:17. There was only a modest chance that they could
make it to safety in time. And they could hardly have hoped to be locked and
loaded when the bombs blew.
They could have reset the timers and sacrificed a few casualties. That
would have required coordination, as they had parked across the lot from
each other and it would be risky to expose the bombs inside the cafeteria.
They could have abandoned the plan, but the decoy bombs might already be
Shortly after 11:14, they entered the commons. They moved
inconspicuously enough to go unnoticed. Not one of the five hundred
witnesses noticed them or the big, bulky bags. One of the bags would be
found inches from two tables strewn with food.
They made it out, and armed quickly. It was just like the drill, except this
time each was alone--close enough for hand signals, too far to hear. They
strapped on their arsenals, covered them with the dusters. Time was tight and
they broke with their drill, leaving the shotguns in the duffel bags. Each boy
had a semiautomatic against his body, a shotgun in his bag, and a backpack
full of pipe bombs and crickets. This is probably the moment they set the
timers on their car bombs. It would just be a matter of seconds now.
Hundreds of kids dead. As far as they knew, they had instigated mass murder
already. The timers were winding down. Nothing to do but wait.
Surveillance cameras should have caught the killers placing the bombs.
They would have, if either the bombers or the custodian had been on time.
Every morning, the custodian followed the same routine: a few minutes
before "A" lunch, he pulled out the prelunch tape and set it aside for later
viewing. He popped an old, used tape into the machine, rewound it, and hit
Record. Rewinding took up to five minutes, meaning a brief pause in taping.
Kids could leave all the garbage they wanted during that window, but hardly
anyone was around to do so.
The custodian was running late on Tuesday. He hit the stop button at
11:14, and no bombs were visible; neither was Eric or Dylan. While waiting
out the rewind, the custodian got a phone call. He talked, and the tape sat a
little longer. He got the new tape in and hit Record at 11:22, leaving an
eight-minute gap. The first frame shows the bombs visible and students near
the windows beginning to react. Something peculiar outside has caught their
Columbine ran on a bell schedule, and most of its inhabitants followed a
strict routine. Several of them had broken it Tuesday morning. Patrick
Ireland, the junior afraid to ask Laura to the prom, liked variety. Some days
he spent "A" lunch in the library, others in the cafeteria. He had stayed up
late talking to Laura on the phone again, and still had to finish his stats
homework. So he headed to the library with four of his buddies as Eric and
Dylan positioned the duffel bags. Patrick sat down at a table just above one of
the bombs.
Cassie Bernall, the Evangelical junior who had transferred to Columbine to
enlighten nonbelievers, pulled up a chair near the window. It was unusual to
find her in the library at this hour. She was also behind on her homework,
trying to complete an English assignment on Macbeth. But she was happy she
had finished the presentation she would be making to her youth group that
Mr. D was oddly absent from the cafeteria. His secretary had booked an
interview, delaying his rounds. He sat in his office at the opposite end of the
main corridor, waiting for a young teacher to arrive. Mr. D. was about to
offer him a permanent position.
Deputy Neil Gardner, the community resource officer, worked for the
sheriff's department but was assigned full-time to Columbine. He normally ate
with the kids, and "A" lunch was his optimal chance for bonding, a key
element of his job. He wore the same security uniform with the bright yellow
shirt every day, so he was easy to spot. Tuesday, Gardner took a break from
his normal routine. He didn't care for the teriyaki on the menu, so he went
for takeout from Subway with his campus boss-- an unarmed civilian security
guard. It was a beautiful day, lots of kids were outside, so they decided to
check out the smokers. They ate their sandwiches in Gardner's squad car, in
the faculty lot beside the smokers' pit on the opposite side of the school.
Robyn Anderson sat in her car nearby. She had driven out of the senior lot
just about the time Eric and Dylan were hauling the bombs in, but had missed
them. She'd swung around the building to pick up two friends. She got antsy--
lunchtime was slipping away. Five minutes passed, maybe ten. Finally, the
girls appeared. Robyn snarled at them, and they drove off. On the opposite
end of the school, shots had already been fired.
A freshman named Danny Rohrbough went to the commons to meet up
with two buddies. After a few minutes, they decided to head out for a smoke.
If the bombs had worked, that choice might have saved him. He might have
gotten out just in time. They headed out a side exit at the worst moment,
directly alongside the senior parking lot.
The bombers spent a minute or two by their cars. They knew the
diversionary bomb should have already blown three miles to the south. In
fact, it had fizzled. A surveyor working in the area had moved it, and then
the pipe bombs and one of the spray cans had detonated, producing a loud
bang and a grass fire. But the propane tanks--the main explosive force--lay
undisturbed in the burning field. The decoy was Eric's only big bomb to ignite
at all, but one of his dumber ideas. Officials learned of it just as the shooting
started, four minutes before the first call from the school. The chief effect was
to alert authorities that something was amiss in the area. Nothing of
consequence was diverted.
Eric and Dylan had to proceed on faith.
As far as Eric and Dylan knew, cops were already speeding south. They
would see the commons disintegrate, though. Each car was positioned for a
perfect view. The cafeteria would explode in front of them; they would watch
their classmates be torn apart and incinerated, and their high school burning
to the ground.
11. Female Down
At 11:18, the school stood intact. Some kids had already made it through the
lunch lines and were strolling outside, settling onto the lawn for a little
picnic. No sign of disturbance. The timing devices were not precise. No
digital readouts with seconds counting down in red numerals; they were old-
fashioned clocks with a third little alarm hand positioned two-fifths of the
way between the 3 and the 4. But they should have blown by now.
Hundreds of targets streamed out the student entrance. They hopped into
their cars and zipped away. Time for Plan B. There was no Plan B. Eric had
staggering confidence in himself. He left no indication that he planned for
contingencies. Dylan left no indication that he planned much of anything.
They could just proceed to Act II: mow the departers down in a cross fire
and advance on the exits as scripted. They still could have topped McVeigh.
But they didn't. The bomb failure appears to have rattled one of the boys.
No one observed what happened next. Either boy might have panicked, but
Eric was unflappable, the reverse of his partner. The physical evidence also
points to Dylan. Eric apparently acted swiftly to retrieve his emotional young
We don't know whether they employed their hand signals, or how they
came together. We know that Eric was in the prime location yet abandoned it
to come to Dylan's. And Eric moved quickly. Within two minutes, Eric had
figured out that the bombs had failed, grabbed his packs, crossed the lot to
Dylan's car, rushed with him to the building, and climbed the external stairs
to the west exit. That's the first place they were observed, at 11:19.
Their new position set them on the highest point on campus, where they
could survey both lots and all the exits on that side of the building. But it
took them away from their primary target: the student entrance, still
disgorging students. They could no longer triangulate or advance aggressively
without separating.
At 11:19 they opened the duffel bags at the top of the stairs, pulled out the
shotguns, and strapped them to their bodies. They locked and loaded the
semiautomatics. One of them yelled, "Go! Go!" Somebody, almost certainly
Eric, opened fire.
Eric wheeled around and shot at anyone he could see. Dylan cheered him
on. He rarely fired. They hit pedestrians among the trees, picnickers to the
south, kids coming up the stairs to the east. They tossed pipe bombs down the
stairs, into the grass, and onto the roof. And they shared a whole lot of hoots
and howls and hearty laughs. What a freaking wild time.
Rachel Scott and her friend Richard Castaldo were the first down. They had
been eating their lunch in the grass. Eric shot Richard in the arms and torso.
He hit Rachel in the chest and head. Rachel died instantly. Richard played
dead. Eric fell for it.
Danny and his smoking buddies Lance Kirklin and Sean Graves were
headed up the dirt path toward the stairs. They saw the gunmen firing, but
assumed it was a paintball game or a senior prank. It looked like fun. They
rushed straight toward the shooters, to get closer to the action. Danny got out
ahead, making it halfway up the stairs. Eric pivoted and fired his carbine
rifle. A shot tore through Danny's left knee: in the front and out the back. He
stumbled and began to fall. Eric fired again and again. As Danny collapsed,
he took a second bullet to the chest, and a third to the abdomen. The upper
round went straight through him as well, causing severe trauma to his heart.
It stopped pumping immediately. The third shot lacerated his liver and
stomach, causing major organ damage and lodging inside.
Lance tried to catch Danny, but realized he had been hit, too, multiple
times, in the chest, leg, knee, and foot.
Danny's face hit the concrete sidewalk. Death was almost instantaneous.
Lance went down on the grass. He blacked out, but continued to breathe.
Sean burst out laughing. He was sure it was paintball. They were part of
the game now.
Sean felt a shot zip by his neck. It left a cool breeze in its wake. He felt a
couple of pricks, like an IV needle being pulled out. He did not realize he had
been shot. He looked around. Both his friends were down. Pain signals
reached Sean's brain. It felt like someone had kicked him in the back. He ran
back for the door they had come out. He nearly made it. But the pain
overcame him, his legs gave out, and he collapsed. He couldn't feel his legs
anymore. He could not understand what had happened. He seemed to have
been shot by a tranquilizer gun.
Eric turned again and spotted five kids under a clump of pines in the grass.
He fired, and the kids took off running. One fell. He played dead, too.
Another took a hit but kept on running. The last three got away clean.
The shooters kept moving. Lance regained consciousness. He felt someone
hovering above him. He reached up toward the guy, tugged on his pant leg,
and cried for help.
"Sure, I'll help," the gunman said.
The wait seemed like forever to Lance. He described the next event as a
sonic blast that twisted his face apart. He watched chunks of it fly away.
Breaths came rapidly: air in, blood out. He faded out again.
Dylan made his way down the hill, toward Sean. Several people in the
cafeteria saw him coming. Someone ran out, grabbed Sean, and started
dragging him in. An adult stopped him. She said it was dangerous to move a
seriously injured person. Sean ended up propped in the entrance, with the
door pressed against him. Someone tried to step over him on the way out,
planted a foot into Sean's back, and said, "Oh, sorry, dude."
A janitor came by and reassured Sean. He held Sean's hand, said he would
stay with him, but he had to help kids escape first. He advised Sean to play
dead. Sean did.
Dylan fell for it again, or pretended to. He stepped right over Sean's
crumpled body and walked inside.
A stampede was under way in there. The lunch crowd had panicked. Most
took cover under tables; some ran for the stairs. Coach Sanders heard the
commotion in the faculty lounge and ran toward the danger.
"I don't think he even thought about it," his daughter Angela said later. "His
instinct was to save his kids."
Dave burst into the commons and tried to take charge. Two custodians
followed him to assist. Sanders directed students to get down. He rethought
that pretty quickly and yelled, "Run!"
Sanders looked around. There were exits in three directions, but most of
them looked bad. There was one plausible option: across the commons and
up the wide concrete stairway to the second floor. No telling what was up
there, but anything was better than this. Sanders led the way. He ran across
the open room unprotected, waving his arms to get the kids' attention and
yelling for them to follow. The tables offered little true protection, but they
felt a lot safer. It was scary out in the open. The kids trusted Coach Sanders,
A wave of students swelled behind Sanders. Most of the 488 people in the
commons followed him toward the stairs. He bolted to the top and spun
around to direct traffic. To the left! To the left! He sent them all down the
corridor toward the east exit, away from the senior parking lot.
"The whole time he was just saving people," a student said. "He took me
and just pushed me into a room."
Some students stopped to warn others; some just ran. Someone ran into the
choir room and yelled, "There's a gun!"
Half the kids took cover; the other half fled. A few doors down, in Science
Room 3, students were immersed in a chemistry test. They heard something
like rocks being thrown against the windows, but the teacher assumed it was
a prank. Stay seated and concentrate on your test, he said.
Dave Sanders stayed behind until every
[ anonimo ]: Fifty Shades of Grey E.L. James
Fifty Shades of Grey E.L. James
Cuando la estudiante de literatura Anastasia Steele es obligada a entrevistar al exitoso
y joven empresario Christian Grey para la revista de su escuela, ella lo encuentra
atractivo, enigmático e intimidante. Convencida de que su entrevista salió mal, intenta
sacar a Grey fuera de su mente, hasta que él aparece en la tienda a las afuera de la
ciudad en dónde ella trabaja a tiempo parcial.
La mundana e inocente Ana, se sorprende al notar que ella quiere a este hombre, y
cuando él le advierte que se mantenga alejada, sólo aumenta su desesperación por estar
cerca de él. Incapaz de resistirse a la belleza, ingenio y espíritu independiente de Ana,
Grey admite que la desea, pero en sus propios términos.
Impresionada pero emocionada por los singulares gustos eróticos de Grey, Ana duda.
Por todas las trampas del éxito —su negocio multinacional, su gran riqueza, su amada
familia adoptiva—, Grey es un hombre atormentado por demonios y consumado por
la necesidad de controlar. Cuando la pareja se embarca en una relación apasionada,
física y atrevida, Ana aprende más acerca de sus propios deseos oscuros, así como
también del Christian Grey escondido del escrutinio público.
¿Puede su relación trascender la pasión física? ¿Ana se encontrará así misma
sometiéndose al auto indulgente Maestro? Y si lo hace, ¿seguirá amando lo que
Erótica, divertida y conmovedora, la trilogía The Fifty Shades es una historia que te
obsesionará, te poseerá y se quedará contigo por siempre.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Capítulo 1
Capítulo 2
Capítulo 3
Capítulo 4
Capítulo 5
Capítulo 6
Capítulo 7
Capítulo 8
Capítulo 9
Capítulo 10
Capítulo 11
Capítulo 12
Capítulo 13
Capítulo 14
Capítulo 15
Capítulo 16
Capítulo 17
Capítulo 18
Capítulo 19
Capítulo 20
Capítulo 21
Capítulo 22
Capítulo 23
Capítulo 24
Capítulo 25
Capítulo 26
Sobre Autor
Fifty Shades of Grey E.L. James
Capítulo 1
runzo el ceño con frustración hacia mí misma frente al espejo. Maldito sea mi
cabello, sencillamente no se comporta y maldita sea Katherine Kavanagh por
estar enferma y someterme a esta terrible experiencia. Debería estar estudiando
para mis exámenes finales, que son la próxima semana, sin embargo, aquí estoy,
intentando cepillar mi cabello para que luzca controlado. No debo dormir con el cabello
mojado. No debo dormir con el cabello mojado. Recitando este mantra varias veces, intento,
una vez más, tenerlo bajo control con el cepillo. Pongo los ojos en blanco con
exasperación, y miro a la pálida chica con cabello castaño y ojos azules demasiado
grandes para su rostro devolviéndome la mirada, y me rindo. Mi única opción es
dominar mi caprichoso cabello con una cola de caballo y esperar que luzca semi-
Kate es mi compañera de habitación y ha elegido el día de hoy, de todos los días
posibles, para sucumbir a la gripe. Por lo tanto, no puede asistir a la entrevista que
había quedado de hacer, con algún magnate mega-industrial del que jamás he oído
hablar, para el periódico escolar. Así que me he ofrecido voluntaria. Tengo exámenes
finales con los que quemarme las pestañas, un ensayo que terminar, y se supone que
vaya a trabajar esta tarde, pero no, hoy tengo que conducir doscientos sesenta y cinco
kilómetros hacia el centro de Seattle para reunirme con el enigmático Gerente General
de Grey Enterprises Holdings Inc. Como un excepcional empresario, y muy
importante benefactor de nuestra universidad, su tiempo es extraordinariamente
precioso —mucho más precioso que el mío— pero le ha concedido una entrevista a
Kate. Una verdadera oportunidad, me dice ella. Malditas sean sus actividades
Kate está acurrucada en el sofá, en la sala.
—Ana, lo lamento. Me tomó nueve meses conseguir esta entrevista. Tomará otros seis
meses volver a programarla, y ambas nos habremos graduado para entonces. Como
editora, no puedo dejar pasar esta oportunidad. Por favor —me ruega Kate con su
áspera y adolorida voz. ¿Cómo lo hace? Incluso enferma, se ve pícara y hermosa, con
el cabello rubio fresa en su lugar y los ojos verdes brillantes, aunque ahora estén rojos y
llorosos. Ignoro mi punzada de simpatía inoportuna.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Por supuesto que iré, Kate. Deberías regresar a la cama. ¿Quieres algo de Nyquil o
—Nyquil, por favor. Aquí están las preguntas y mi mini grabadora. Sólo presiona
“Grabar” aquí. Haz notas, lo transcribiré todo.
—No sé nada de él —murmuro, intentando y fallando en suprimir mi creciente pánico.
—Las preguntas te ayudarán. Ve. Es un largo camino. No quiero que llegues tarde.
—De acuerdo, me voy. Regresa a la cama. Te hice algo de sopa para que calientes más
tarde. —La miro fijamente, con cariño. Sólo por ti, Kate, haría esto.
—Lo haré. Buena suerte. Y gracias, Ana… como de costumbre, eres mi salvavidas.
Recogiendo mi cartera, le sonrío irónicamente, luego salgo directo al auto. No puedo
creer que haya dejado a Kate convencerme de esto. Pero entonces Kate puede
convencer a cualquiera de cualquier cosa. Será una periodista excepcional. Es
elocuente, fuerte, persuasiva, argumentativa, hermosa… y es mi amiga más, más
Los caminos están despejados cuando salgo de Vancouver, WA1, hacia Portland y la I-
52. Es temprano, y no tengo que estar en Seattle hasta las dos de la tarde.
Afortunadamente, Kate me ha prestado su Mercedes CLK deportivo. No estoy segura
de que Wanda, mi Viejo VW Beetle, conseguiría hacer el trayecto a tiempo. Oh,
conducir el Merc3 es divertido, y los kilómetros se desvanecen cuando piso el
acelerador al máximo.
Mi destino son las oficinas centrales de la empresa internacional del Sr. Grey. Es un
enorme edificio de veinte pisos, con cristales curvados y acero, una fantasía
arquitectónica utilitaria, con las palabras “Grey House” escritas discretamente en acero
sobre las puertas delanteras de vidrio. Faltan quince minutos para las dos cuando llego,
enormemente aliviada de no llegar tarde mientras camino hacia el enorme —y
francamente intimidante— vestíbulo de cristal, acero y arenisca blanca.
Detrás del sólido escritorio de arenisca, una muy atractiva y bien arreglada rubia me
sonríe amablemente. Está usando la chaqueta grisácea y camisa blanca más nítidas que
alguna vez he visto. Se ve inmaculada.
1 WA: Washington
2 I-5: Interestatal 5.
3 Merc: Abreviación de Mercedes.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Estoy aquí para ver al Sr. Grey. Soy Anastasia Steele representando a Katherine
—Discúlpeme por un momento, Srta. Steele. —Ella enarca una ceja ligeramente
mientras espero tímidamente en frente suyo. Estoy empezando a desear haber pedido
prestado uno de los blazer formales de Kate en lugar de usar mi chaqueta azul marino.
He hecho un esfuerzo y me he puesto mi única falda, mis cómodas botas marrones
hasta la rodilla y un suéter azul. Para mí, esto es inteligente. Pongo una de las hebras
de mi cabello tras mi oreja mientras pretendo que ella no me intimida.
—Se espera a la Srta. Kavanagh. Firme aquí por favor, Srta. Steel. Use el último
ascensor a la derecha, presione el piso número veinte. —Me sonríe amablemente,
divertida sin duda, mientras firmo.
Me entrega un pase de seguridad que tiene la palabra “VISITANTE” estampada muy
firmemente en el frente. No puedo evitar esbozar una sonrisilla. Sin duda es obvio que
sólo estoy de visita. No encajo aquí, en absoluto. Nada cambia, suspiro para mis
adentros. Agradeciéndole, camino hacia la zona de ascensores más allá de los dos
hombres de seguridad que están mucho más inteligentemente vestidos que yo con sus
trajes negros bien confeccionados.
El ascensor me sacude con una velocidad al límite hacia el piso número veinte. Las
puertas se abren y estoy en otro gran vestíbulo, de nuevo, de cristal, acero y arenisca
blanca. Me veo frente a otro escritorio de arenisca y otra joven rubia vestida
impecablemente de blanco y negro, se levanta para saludarme.
—Señorita Steele, ¿podría esperar aquí, por favor? —Señala a una zona de espera con
sillas de cuero blanco.
Detrás de las sillas de cuero hay una espaciosa sala de reuniones con paredes de vidrio
y una mesa de madera oscura igualmente espaciosa, rodeada con al menos veinte sillas
a juego. Más allá de ellas, hay una ventana que va desde el piso hasta el techo con una
vista del cielo de Seattle que deja ver toda la ciudad hacia el Sound4. Es una vista
sorprendente y estoy momentáneamente paralizada por ella. Wow.
Me siento, rebusco las preguntas en mi cartera y las reviso, maldiciendo para mis
adentros a Kate por no darme una corta biografía. No sé nada de este hombre al que
estoy a punto de entrevistar. Él podría tener noventa o treinta años. La incertidumbre
es mortificante y mis nervios vuelven a la superficie, poniéndome inquieta. Nunca he
estado cómoda con las entrevistas cara a cara, prefiero el anonimato de una discusión
grupal en la que me puedo sentar inadvertidamente en la parte trasera de la habitación.
4 Sound: Estrecho de Puget (o Puget Sound) es un profundo entrante del océano Pacífico localizado en
la costa noroccidental de los Estados Unidos.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Para ser honesta, prefiero mi propia compañía, leyendo una clásica novela británica,
acurrucada en una silla en la biblioteca del campus. No sentada y retorciéndome
nerviosamente en un colosal edificio de cristal y piedra.
Pongo los ojos en blanco para mí misma. Cálmate, Steele. Juzgando por el edificio, que
es demasiado frío y moderno, presumo que Grey está en sus cuarenta: delgado,
bronceado y rubio para encajar con el resto del personal.
Otra elegante rubia impecablemente vestida sale de una gran puerta a la derecha. ¿Qué
es lo que sucede con todas las rubias inmaculadas? Esto parece Stepford5. Respirando
hondo, me pongo de pie.
—¿Señorita Steele? —pregunta la última rubia.
—Sí —grazno, y me aclaro la garganta—. Sí. —Eso sonó más seguro.
—El Sr. Grey la verá en un momento. ¿Puedo tomar su chaqueta?
—Oh, por favor. —Lucho para quitarme la chaqueta.
—¿Le han ofrecido algún refresco?
—Um… no. —Oh, Dios, ¿la Rubia Número Uno está en problemas?
La Rubia Número Dos frunce el ceño y le da una mirada a la joven mujer detrás del
—¿Le gustaría té, café, agua? —pregunta, volviendo su atención nuevamente a mí.
—Un vaso de agua. Gracias —murmuro.
—Olivia, por favor tráele a la Srta. Steele un vaso de agua. —Su voz es severa. Olivia
se levanta inmediatamente y se escabulle tras una puerta al otro lado del vestíbulo.
—Mis disculpas, Srta. Steele, Olivia es nuestra nueva interna. Por favor, siéntese. El
Sr. Grey la verá en cinco minutos.
Olivia regresa con un vaso de agua helada.
—Aquí tiene, Srta. Steele.
5 Stepford: The Stepford Wives (en España e Hispanoamérica, Las mujeres perfectas), es una novela de
1972, escrita por el autor de “El bebe de Rosemary”, Ira Levin.
Fifty Shades of Grey E.L. James
La Rubia Número Dos camina hacia el gran escritorio, sus tacones haciendo eco en el
piso de arenisca. Se sienta y ambas continúan con su trabajo.
Tal vez el Sr. Grey insiste en que todas sus empleadas sean rubias. Me estoy
preguntando ociosamente si eso es legal, cuando la puerta de la oficina se abre y un
hombre afroamericano alto, atractivo, elegantemente vestido y con cortas rastas sale.
Definitivamente me he puesto la ropa equivocada.
Él se da la vuelta y dice a través de la puerta: —Golf, esta semana, Grey.
No escucho la respuesta. Él se da la vuelta, me ve, y sonríe, sus oscuros ojos
arrugándose en las esquinas. Olivia ha saltado de su silla y llamado el ascensor. Parece
lucirse al saltar de su asiento. ¡Está más nerviosa que yo!
—Buenas tardes, señoritas —dice él mientras sale por la puerta deslizante.
—El Sr. Grey la verá ahora, Srta. Steele. Puede pasar —dice la Rubia Número Dos.
Me pongo de pie temblorosamente, intentando suprimir mis nervios. Recogiendo mi
cartera, abandono mi vaso de agua y me abro paso hacia la puerta parcialmente
—No necesita tocar, sólo entre. —Ella sonríe amablemente.
Empujo la puerta para abrirla y entro a trompicones, tropezándome con mis propios
pies y cayendo de cabeza dentro de la oficina.
¡Mierda, yo y mis dos pies izquierdos! Estoy sobre manos y rodillas en el umbral de la
oficina del Sr. Grey y amables manos están rodeándome, ayudándome a ponerme de
pie. Estoy tan avergonzada, maldita sea mi torpeza. Tengo que armarme de valor para
levantar la mirada. Dios mío, él es tan joven.
—Señorita Kavanagh. —Extiende una mano con largos dedos hacia mí una vez estoy
de pie—. Soy Christian Grey. ¿Se encuentra bien? ¿Le gustaría sentarse?
Tan joven… y atractivo, muy atractivo. Es alto, está vestido con un fino traje gris,
camisa blanca, corbata negra, rebelde cabello cobrizo e intensos y brillantes ojos grises
que me observan sagazmente. Me toma un momento encontrar mi voz.
—Um… de hecho… —murmuro. Si este tipo está en sus treinta entonces estoy
completamente sorprendida. Aturdida, pongo mi mano en la suya y nos damos un
apretón. Cuando nuestros dedos se tocan, siento un raro y excitante hormigueo
recorriéndome. Aparto mi mano apresuradamente, avergonzada. Debe ser la estática.
Parpadeo rápidamente, mis pestañas igualando el ritmo de mi corazón—. La Srta.
Kavanagh está indispuesta, así que me envió a mí. Espero que no le moleste, Sr. Grey.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—¿Y usted es? —Su voz es cálida, posiblemente divertida, pero es difícil saberlo por lo
impasible de su expresión. Parece ligeramente interesado, pero más que eso, cortés.
—Anastasia Steele. Estoy estudiando Literatura Inglesa con Kate, um… Katherine…
um… la Srta. Kavanagh, en la Washington State.
—Ya veo —dice simplemente. Creo que veo el fantasma de una sonrisa en su
expresión, pero no estoy segura.
—¿Le gustaría tomar asiento? —Me señala el sofá de cuero blanco con forma de “L”.
Su oficina es demasiado grande para sólo un hombre. Frente a las ventanas que van
desde el piso hasta el techo, hay un enorme escritorio moderno de madera oscura en el
que seis personas podrían comer cómodamente. Hace juego con la mesa de café junto
al sofá. Todo lo demás es blanco: el techo, los pisos y las paredes, excepto aquella
junto a la puerta en la que cuelga un mosaico de pequeñas pinturas, treinta y seis de
ellas arregladas formando un cuadrado. Son exquisitas, una serie de objetos mundanos
y olvidados pintados con detalles tan preciosos que lucen como fotografías. Puestas
juntas, son impresionantes.
—Un artista local. Trouton —dice Grey cuando atrapa mi mirada.
—Son adorables. Elevan lo ordinario hasta lo extraordinario —murmuro, distraída por
él y por las pinturas. Inclina su cabeza hacia un lado y me observa atentamente.
—No podría estar más de acuerdo, Srta. Steele —responde, su voz es suave y por
alguna razón inexplicable, me encuentro a mí misma sonrojándome.
Fuera de las pinturas, el resto de la oficina es fría, limpia y clínica. Me pregunto si eso
refleja la personalidad del Adonis que se hunde con gracia en una de las sillas de cuero
blanco frente a mí. Sacudo la cabeza, alterada por la dirección que toman mis
pensamientos, y recupero las preguntas de Kate de mi cartera. Después, pongo la mini
grabadora y soy tan torpe, que la dejo caer dos veces en la mesa de café enfrente de mí.
El Sr. Grey no dice nada, esperando pacientemente —espero— mientras yo me
avergüenzo y me pongo más nerviosa. Cuando me armo de valor para mirarlo, él me
está observando, una mano relajada contra su regazo y la otra ahuecando su barbilla,
deslizando su largo dedo índice a través de sus labios. Creo que está intentando
suprimir una sonrisa.
—Lo lamento —tartamudeo—. No estoy acostumbrada a esto.
—Tómese todo el tiempo que necesite, Srta. Steele —dice él.
—¿Le molesta si grabo sus respuestas?
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Después de que se ha tomado tantas molestias poniendo la grabadora, ¿me pregunta
Me sonrojo. ¿Se está burlando? Eso espero. Parpadeo hacia él, insegura de qué decir, y
creo que le doy lástima porque cede. —No, no me molesta.
—¿Kate, quiero decir, la Srta. Kavanagh, le explicó para qué era la entrevista?
—Sí. Para que aparezca en la publicación de la graduación del periódico escolar dado
que seré quien confiera los diplomas en la ceremonia de graduación de este año.
¡Oh! Estas son noticias nuevas para mí y estoy temporalmente preocupada por el
pensamiento de que alguien no mucho mayor que yo —de acuerdo, quizá seis años o
algo así, y bien, mega exitoso, pero aun así— va a entregarme mi diploma. Frunzo el
ceño, trayendo mi caprichosa atención de vuelta a la tarea que tengo en mano.
—Bien. —Trago nerviosamente—. Tengo algunas preguntas, Sr. Grey. —Acomodo un
mechón rebelde de mi cabello tras mi oreja.
—Pensé que las tendría —dice, inexpresivo. Se está riendo de mí. Mis mejillas se
calientan al darme cuenta de eso, me enderezo y cuadro los hombros en un intento de
verme más alta e intimidante. Presionando el botón de grabación en la grabadora,
intento lucir profesional.
—Es usted muy joven para haber acumulado un imperio así. ¿A qué le debe su éxito?
—Lo miro. Su sonrisa es triste, pero luce vagamente decepcionado.
—Los negocios son siempre sobre las personas, Srta. Steele, y soy muy bueno
juzgándolas. Sé qué las enoja, qué las hace prosperar y qué no, qué las inspira y cómo
incentivarlas. Doy empleo a un equipo excepcional y los recompenso bien. —Hace
una pausa y fija una mirada gris en mí—. Mi creencia es conseguir el éxito en
cualquier plan que uno tenga, para convertirse uno mismo en el maestro de dicho plan,
conocerlo por dentro y por fuera, conocer cada detalle. Trabajo duro, muy duro para
hacer eso. Tomo decisiones basadas en la lógica y los hechos. Tengo un instinto
natural que puede descubrir y nutrir una buena y sólida idea y a buenas personas. La
línea final siempre está reducida a las buenas personas.
—Quizá sólo tiene suerte. —Esto no está en la lista de Kate, pero él es tan arrogante.
Sus ojos destellan momentáneamente, sorprendidos.
—No me adhiero a la suerte o a la oportunidad, Srta. Steele. Entre más duro trabajo
más suerte parezco tener. Realmente se trata de tener a las personas correctas en su
equipo y dirigir sus energías adecuadamente. Creo que fue Harvey Firestone quien dijo
Fifty Shades of Grey E.L. James
“El crecimiento y el desarrollo de las personas es la tarea más importante del
—Suena como un controlador. —Las palabras están fuera de mi boca antes de que
pueda detenerlas.
—Oh, practico el control en todas las cosas, Srta. Steele —dice sin un rastro de humor
en su sonrisa. Lo miro, y él sostiene mi mirada firmemente, imperturbable. Mi pulso se
acelera, y mi cara se sonroja de nuevo.
¿Por qué tiene un efecto tan desconcertante en mí? ¿Su abrumadora y atractiva
apariencia quizás? ¿La forma en que me mira? ¿La forma en que frota suavemente su
dedo índice sobre su labio inferior? Me gustaría que dejara de hacer eso.
—Además, se adquiere un inmenso poder asegurándote a ti mismo en tus fantasías
secretas que naciste para controlar las cosas —continúa, su voz suave.
—¿Siente que tiene un inmenso poder? —Controlador.
—Empleo a alrededor de cuarenta mil personas, Srta. Steele. Eso me da un cierto
sentido de responsabilidad… poder, si así prefiere. Si decidiera que ya no estaba
interesado en el negocio de las telecomunicaciones y vendo todo, veinte mil personas
lucharían para realizar los pagos de su hipoteca después de aproximadamente un mes.
Me quedo boquiabierta. Estoy pasmada por su falta de humildad.
—¿Y no tiene un comité ante el que responder? —pregunto, disgustada.
—Soy el dueño de mi compañía. No tengo que responder ante un comité. —Levanta
una ceja hacia mí. Me sonrojo. Por supuesto, sabría esto si hubiera hecho algo de
investigación. Pero Dios, es tan arrogante. Cambio de enfoque.
—¿Y tiene intereses fuera de su trabajo?
—Tengo intereses variados, Srta. Steele. —El fantasma de una sonrisa llega a sus
labios—. Muy variados. —Y por alguna razón, estoy confundida y acalorada por su
firme mirada. Sus ojos están encendidos con algún pensamiento impío.
—Pero si trabaja tan duramente, ¿qué hace para relajarse?
—¿Relajarme? —Sonríe, revelando unos perfectos dientes blancos. Dejo de respirar.
Realmente es guapo. Nadie debería ser así de atractivo.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Bueno, para “relajarme” como usted dice, navego, vuelo, disfruto de varias
actividades físicas. —Se mueve en su silla—. Soy un hombre muy rico, Srta. Steele, y
tengo caros e interesantes pasatiempos.
Echo un rápido vistazo a las preguntas de Kate, queriendo salir de este tema.
—Usted invierte en el sector manufacturero. ¿Por qué en ese específicamente? —
pregunto. ¿Por qué me hace sentir tan incómoda?
—Me gusta construir cosas. Me gusta saber cómo funcionan, qué hace que se muevan,
cómo construirlas y desmontarlas. Y adoro los barcos. ¿Qué puedo decir?
—Eso suena como su corazón hablando en lugar de la lógica y los hechos.
Su boca hace una mueca y me mira, evaluándome.
—Posiblemente. Aunque hay gente que diría que no tengo corazón.
—¿Por qué dirían eso?
—Porque me conocen bien. —Sus labios se curvan en una sonrisa torcida.
—¿Dirían sus amigos que es fácil conocerlo? —Y me arrepiento de la pregunta tan
pronto como la digo. No está en la lista de Kate.
—Soy una persona muy privada, Srta. Steele. Hago mucho para proteger mi
privacidad. No suelo dar entrevistas —termina.
—¿Por qué estuvo de acuerdo en hacer ésta?
—Porque soy benefactor de la Universidad, y a pesar de los intentos, no pude
conseguir que la Srta. Kavanagh me dejara en paz. Acosó y acosó a mi gente de
RRPP, y admiro esa clase de tenacidad.
Sé lo tenaz que Kate puede ser. Ese es el por qué estoy sentada aquí retorciéndome
incómodamente bajo su penetrante mirada cuando debería estar estudiando para los
—También invierte en tecnologías de cultivo. ¿Por qué está interesado en esta área?
—No podemos comer dinero, Srta. Steele, y hay demasiada gente en este planeta que
no tienen suficiente para comer.
—Eso suena muy filantrópico. ¿Es algo por lo que se siente apasionado? ¿Alimentar a
los pobres del mundo?
Fifty Shades of Grey E.L. James
Se encoge de hombros, muy evasivo.
—Es un negocio astuto —murmura, aunque creo que no está siendo sincero. No tiene
sentido… ¿alimentar a los pobres del mundo? No puedo ver los beneficios financieros
de esto, sólo la integridad del ideal. Echo un vistazo a la siguiente pregunta, confusa
por su actitud.
—¿Tiene una filosofía? Si la tiene, ¿cuál es?
—No tengo una filosofía como tal. Quizás un principio rector, el de Carnegie: “El
hombre que adquiere la habilidad para asumir plena posesión de su mente puede
tomar posesión de todo lo demás a lo que tiene derecho.” Soy muy singular, tenaz. Me
gusta el control: de mí mismo y de aquellos a mí alrededor.
—¿Así que quiere poseer cosas? —Eres un controlador.
—Quiero merecer poseerlas, pero sí, en pocas palabras, lo hago.
—Suena como el consumidor final.
—Lo soy. —Sonríe, pero la sonrisa no llega a sus ojos. De nuevo esto no concuerda
con alguien que quiere alimentar al mundo, por lo que no puedo evitar pensar que
estamos hablando de otra cosa, pero estoy absolutamente desconcertada en cuanto a lo
qué es. Trago saliva. La temperatura en la habitación está elevándose, o tal vez soy
sólo yo. Sólo quiero que esta entrevista termine. Seguramente Kate tiene suficiente
material ahora, ¿no? Echo un vistazo a la siguiente pregunta.
—Usted fue adoptado. ¿Hasta qué punto cree que eso afectó su forma de ser? —Oh,
esto es personal. Lo miro, esperando que no esté ofendido. Frunce el ceño.
—No tengo modo de saberlo.
Mi interés se ha despertado.
—¿Qué edad tenía cuando fue adoptado?
—Ese es un material de registro público, Srta. Steele. —Su tono es severo. Me sonrojo,
de nuevo. Mierda. Sí, por supuesto: si hubiera sabido que iba a hacer esta entrevista,
habría hecho alguna investigación. Avanzo rápidamente.
—Ha tenido que sacrificar una vida en familia por su trabajo.
—Esa no es una pregunta. —Es seco.
—Lo siento. —Me retuerzo, y él me hace sentir como si fuera una niña perdida. Lo
intento de nuevo—. ¿Ha tenido que sacrificar una vida en familia por su trabajo?
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Tengo una familia. Tengo un hermano, una hermana y dos padres cariñosos. No
estoy interesado en extender mi familia más allá de eso.
—¿Es usted gay, señor Grey?
Inhala fuertemente, y me avergüenzo, mortificada. Mierda. ¿Por qué no empleé alguna
clase de filtro antes de leer esto directamente? ¿Cómo puedo decirle que sólo estoy
leyendo las preguntas? ¡Maldita sea Kate y su curiosidad!
—No Anastasia, no lo soy. —Eleva las cejas, un brillo frío en sus ojos. No parece
—Pido disculpas. Está umm… escrito aquí. —Es la primera vez que ha dicho mi
nombre. Mi pulso se acelera, y mis mejillas están ardiendo otra vez. Nerviosa, pongo
mi cabello suelto detrás de la oreja.
Ladea la cabeza hacia un lado.
—¿Estas no son sus propias preguntas?
La sangre se drena de mi cabeza. Oh no.
—Esto… no. Kate, la Srta. Kavanagh, compiló las preguntas.
—¿Son compañeras en el periódico estudiantil? —Oh mierda. No tengo nada que ver
con el periódico estudiantil. Es su actividad extracurricular, no la mía. Mi cara está en
—No. Es mi compañera de habitación.
Se frota el mentón en silenciosa deliberación, sus ojos grises evaluándome.
—¿Te ofreciste voluntaria para hacer esta entrevista? —pregunta, su voz mortalmente
Espera, ¿quién se supone que está entrevistando a quién? Sus ojos me queman, y estoy
obligada a contestar la verdad.
—Estaba obligada. Ella no está bien. —Mi voz es débil y apenada.
—Eso explica muchas cosas.
Llaman a la puerta, y la Rubia Número Dos entra.
—Señor Grey, perdóneme por interrumpir, pero su siguiente reunión es en dos
Fifty Shades of Grey E.L. James
—No hemos terminado aquí, Andrea. Por favor cancela mi siguiente reunión.
Andrea duda, mirándolo. Parece perdida. Él vuelve la cabeza lentamente para hacerle
frente y levanta las cejas. Ella se ruboriza de un color rosa brillante. Oh bien. No soy sólo
—Muy bien, Sr. Grey —murmura, luego sale. Él frunce el ceño, y vuelve su atención
de nuevo hacia mí.
—¿Dónde estábamos, Srta. Steele?
Oh, estamos de vuelta al “Srta. Steele” ahora.
—Por favor no permita que lo interrumpa.
—Quiero saber acerca de usted. Creo que es lo justo. —Sus ojos grises están
encendidos con curiosidad. Doble mierda. ¿Adónde va con esto? Sitúa los codos en los
brazos de la silla y junta los dedos frente a su boca. Su boca… distrae mucho. Trago
—No hay mucho que saber —digo, sonrojándome otra vez.
—¿Cuáles son sus planes después de graduarse?
Me encojo de hombros, confundida por su interés. Venir a Seattle con Kate, encontrar un
lugar, encontrar trabajo. Realmente no he pensado más allá de mis exámenes finales.
—No he hecho planes, Sr. Grey. Sólo necesito superar mis exámenes finales. —Para los
cuales debería estar estudiando ahora en lugar de estar sentada en tu grandiosa, ostentosa y estéril
oficina, sintiéndome incómoda bajo tu penetrante mirada.
—Llevamos a cabo un programa de pasantías excelente aquí —dice tranquilamente.
Levanto las cejas con sorpresa. ¿Está ofreciéndome un trabajo?
—Oh. Lo tendré en cuenta —murmuro, completamente confundida—. Aunque no
estoy segura de encajar aquí. —Oh no. Estoy reflexionando en voz alta otra vez.
—¿Por qué dice eso? —Ladea su cabeza a un lado, intrigado, un indicio de sonrisa
jugando en sus labios.
—Es obvio, ¿no? —Soy descoordinada, desaliñada, y no soy rubia.
—No para mí —murmura. Su mirada es intensa, todo el humor se ha ido, y extraños
músculos en lo profundo de mi vientre se aprietan de pronto. Aparto los ojos de su
escrutinio y miro ciegamente hacia abajo a mis dedos anudados. ¿Qué está pasando?
Tengo que irme, ahora. Me inclino hacia delante para recuperar la grabadora.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—¿Quiere que le enseñe los alrededores? —pregunta.
—Estoy segura de que está demasiado ocupado, Sr. Grey, y tengo que hacer un largo
viaje en coche.
—¿Está conduciendo de vuelta a la WSU6 en Vancouver? —Suena sorprendido,
preocupado incluso. Mira hacia fuera por la ventana. Ha comenzado a llover—.
Bueno, es mejor que conduzca con cuidado. —Su tono es duro, autoritario. ¿Por qué
debería preocuparse?—. ¿Ha conseguido todo lo que necesita? —añade.
—Sí señor —respondo, guardando la grabadora en mi cartera. Sus ojos se estrechan
—Gracias por la entrevista, Sr. Grey.
—El placer ha sido todo mío —dice, educado como siempre.
Cuando me levanto, él se levanta y me tiende la mano.
—Hasta que nos encontremos de nuevo, Srta. Steele. —Y suena como un desafío, o
una amenaza, no estoy segura de qué. Frunzo el ceño. ¿Cuándo vamos a encontrarnos
otra vez? Sacudo su mano una vez más, asombrada de que esa extraña energía entre
nosotros siga ahí. Deben ser mis nervios.
—Sr. Grey. —Asiento hacia él. Moviéndose con una ágil elegancia atlética hacia la
puerta, la abre de par en par.
—Sólo asegurándome de que llegue a la puerta, Srta. Steele. —Me brinda una pequeña
sonrisa. Obviamente se está refiriendo a mi anterior poco elegante entrada a su oficina.
Me sonrojo.
—Eso es muy considerado, Sr. Grey —digo bruscamente, y su sonrisa se ensancha. Me
alegro de que me encuentres entretenida, frunzo el ceño interiormente, caminando hacia el
vestíbulo. Estoy sorprendida cuando me sigue fuera. Andrea y Olivia alzan la vista,
igualmente sorprendidas.
—¿Tiene un abrigo —pregunta Grey.
—Sí. —Olivia se levanta de un salto y recupera mi chaqueta, la cual le es arrebatada
por Grey antes de que pueda entregármela. La sostiene y, sintiéndome ridículamente
tímida, me encojo dentro de ella. Grey sitúa sus manos por un momento en mis
hombros. Jadeo ante el contacto. Si nota mi reacción, no dice nada. Su largo dedo
índice presiona el botón convocando el ascensor, y permanecemos de pie esperando…
6WSU: Washington State University (Universidad de Washington).
Fifty Shades of Grey E.L. James
torpemente por mi parte, fríamente dueño de sí mismo por la suya. Las puertas se
abren, y me apresuro a entrar desesperada por escapar. Realmente necesito salir de aquí.
Cuando me vuelvo para mirarlo, está inclinado contra la puerta junto al ascensor con
una mano en la pared. Realmente es muy, muy atractivo. Es una distracción. Sus
ardientes ojos grises me miran.
—Anastasia —dice como despedida.
—Christian —respondo. Y gracias a Dios, las puertas se cierran.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Capítulo 2
i corazón está latiendo con fuerza. El ascensor llega al primer piso y me
apresuro a salir tan pronto como las puertas se abren, tropezando una vez,
pero afortunadamente sin caerme en el inmaculado suelo de piedra
arenisca. Corro por las anchas puertas de vidrio y estoy libre en el fresco, limpio y
húmedo aire de Seattle. Levantando mi rostro, doy la bienvenida a la refrescante
lluvia. Cierro mis ojos, tomo una profunda y purificante respiración y trato de
recuperar lo que queda de mi equilibrio.
Ningún hombre me ha afectado de la manera en que Christian Grey lo ha hecho y no
puedo entender por qué. ¿Es su aspecto? ¿Su educación? ¿Riqueza? ¿Poder? No
entiendo mi reacción irracional. Exhalo un gran suspiro de alivio. ¿Qué, en nombre de
los cielos, fue todo eso? Apoyada en uno de los pilares de acero del edificio, intento
valientemente calmarme y ordenar mis pensamientos. Sacudo mi cabeza. Santa
mierda, ¿qué fue eso? Mi corazón se estabiliza a su ritmo regular y puedo respirar
normalmente de nuevo. Me dirijo al automóvil.
Mientras dejo los límites de la ciudad atrás, me empiezo a sentir estúpida y
avergonzada al reproducir la entrevista en mi mente. Sin duda estoy reaccionando
exageradamente a algo que es imaginario. Bien, así que es muy atractivo, seguro,
dominante, a gusto consigo mismo… pero por otro lado, es arrogante y debido a sus
modales impecables, es autocrático y frío. Bueno, en la superficie. Un escalofrío
involuntario corre por mi columna. Puede ser arrogante, pero entonces tiene derecho a
serlo: ha logrado tanto siendo tan joven. No soporta a los tontos, pero ¿por qué habría
de hacerlo? De nuevo, me irrita que Kate no me diera una breve biografía.
Mientras me desplazo por la I-57 mi mente continúa vagando. Estoy realmente perpleja
en cuanto a lo que hace que alguien esté tan motivado para tener éxito. Algunas de sus
respuestas fueron tan crípticas, como si tuviera una agenda escondida. Y las preguntas
de Kate ¡ugh! ¡La adopción y preguntarle si era gay! Me estremezco. No puedo creer
7 I-5: Carretera Interestatal 5
Fifty Shades of Grey E.L. James
que dije eso. ¡Tierra, trágame ahora! Cada vez que piense en esa pregunta en el futuro,
temblaré de vergüenza. ¡Maldita Katherine Kavanagh!
Compruebo el velocímetro. Estoy manejando con más cautela de lo que lo haría en
cualquier otra ocasión. Y sé que es el recuerdo de dos penetrantes ojos grises
mirándome, y una voz severa diciéndome que conduzca con cuidado. Sacudiendo la
cabeza, me doy cuenta de que Grey es más como un hombre del doble de su edad.
Olvídalo Ana, me regaño. Decido que, en términos generales, ha sido una experiencia
muy interesante, pero no debería pensar en ello. Olvidalo. Nunca tengo que volver a
verlo. Inmediatamente estoy animada por la idea. Enciendo el reproductor de MP3 y
subo el volumen, me reclino y escucho el golpeteo de la música indie rock mientras
presiono el acelerador. Al entrar en la I-5, me doy cuenta de que puedo conducir tan
rápido como yo quiera.
Vivimos en una pequeña comunidad de dúplexs en Vancouver, Washington, cerca del
campus de la WSU. Tengo suerte: los padres de Kate compraron el lugar para ella y
pago una miseria de alquiler.Ha sido mi hogar por cuatro años ahora. A medida que
me detengo afuera, sé que Kate querrá una historia muy detallada y es obstinada.
Bueno, al menos tiene la mini grabadora. Por suerte no tendré que explicar mucho más
de lo que se dijo durante la entrevista.
—¡Ana! Estás de vuelta. —Kate se encuentra en nuestra sala de estar, rodeada de
libros. Claramente ha estudiado para los exámenes finales, a pesar de que todavía está
en su pijama de franela color rosa decorado con lindos conejitos, el que reserva para
después de romper con sus novios, para variadas enfermedades y para estados
depresivos en general. Avanza hacia mí y me abraza con fuerza—. Estaba empezando
a preocuparme. Esperaba que regresaras más temprano.
—Ah, pensé que demoré poco tiempo, teniendo en cuenta que la entrevista se
prolongó. —Muevo la mini grabadora hacia a ella.
—Ana, muchas gracias por hacer esto. Estoy en deuda, lo sé. ¿Cómo fue? ¿Cómo era
él? —Oh, no... aquí vamos, el Interrogatorio Katherine Kavanagh.
Me esfuerzo por responder a su pregunta. ¿Qué puedo decir?
—Me alegro de que haya terminado y que no tengo que volver a verlo. Fue bastante
intimidante, sabes. —Me encojo de hombros—. Es muy centrado, incluso intenso y
joven. Muy joven.
Kate me mira inocentemente. Le frunzo el ceño.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—No parezcas tan inocente. ¿Por qué no me diste una biografía? Me hizo sentir como
una idiota por limitarme a la investigación básica. —Kate pone una mano sobre su
—Caray, Ana, lo siento... no pensé.
—En su mayoría fue cortés y formal, un poco estirado, como si fuera mayor antes de
tiempo. No habla como un hombre de veintitantos años. ¿Cuántos años tiene de todos
—Veintisiete. Por Dios, Ana, lo siento. Debería haberte informado, pero tenía tanto
pánico. Entrégame la mini grabadora y empezaré a transcribir la entrevista.
—Te ves mejor. ¿Has tomado tu sopa? —pregunto, dispuesta a cambiar de tema.
—Sí y estaba deliciosa, como siempre. Me siento mucho mejor. —Me sonríe con
gratitud. Miro mi reloj.
—Tengo que correr. Todavía puedo hacer mi turno en Clayton’s.
—Ana, estarás agotada.
—Estaré bien. Te veré más tarde.
He trabajado en Clayton’s desde que empecé en la WSU. Es la mayor tienda
independiente de herramientas en el área de Portland, durante los cuatro años que he
trabajado aquí, he llegado a conocer un poco sobre la mayoría de los productos que
vendemos... aunque, irónicamente, soy una mierda en HTM8. Dejo todo eso a mi
papá. Soy más del tipo de chica de hacerse-ovillo-con-un-libro-en-una-cómoda-silla-
junto-al-fuego. Me alegro de que puedo hacer mi turno, ya que me da algo en que
concentrarme que no sea Christian Grey. Estamos ocupados: es el inicio de la
temporada de verano, y la gente está redecorando sus hogares. La Sra. Clayton está
encantada de verme.
—¡Ana! Pensé que no ibas a venir hoy.
—Mi cita no duró tanto como pensaba. Puedo hacer un par de horas.
—Estoy realmente contenta de verte.
8 HTM: Hazlo tú mismo.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Me envía a la bodega para comenzar a reordenar estantes y pronto estoy absorta en la
Cuando llego a casa más tarde, Katherine está usando los auriculares y trabajando en
su portátil. Su nariz aún es rosada, pero tiene sus dientes en una historia, por lo que
está concentrada y escribiendo frenéticamente. Estoy completamente agotada,
exhausta por el largo viaje, la agotadora entrevista y por salir apresurada hacia
Clayton’s. Me desplomo en el sofá, pensando en el ensayo que tengo que terminar y
todo el estudio que no he hecho hoy porque estaba retrasada con... él.
—Tienes algunas cosas buenas aquí, Ana. Bien hecho. No puedo creer que no
aceptaras su oferta de mostrarte los alrededores. Obviamente quería pasar más tiempo
contigo. —Me da una fugaz mirada burlona.
Me sonrojo y mi ritmo cardíaco aumenta inexplicablemente. Esa no era la razón,
¿verdad? Él sólo quería mostrarme los alrededores para que yo pudiera ver que era el
señor de todo lo que veía. Me doy cuenta que me estoy mordiendo el labio[,] y espero
que Kate no se dé cuenta. Pero ella parece absorta en su transcripción.
—He oído lo que quieres decir con eso de formal. ¿Tomaste notas? —pregunta.
—Um... no, no lo hice.
—Eso está bien. Todavía puedo hacer un buen artículo con esto. Es una pena que no
tengamos algunas fotografías originales. Atractivo hijo de puta, ¿no?
Me ruborizo.
—Supongo que sí. —Trato de sonar desinteresada y creo que lo logro.
—Oh, vamos Ana, ni siquiera tú puedes ser inmune a su apariencia. —Arquea una
ceja perfecta en mi dirección.
¡Mierda! La distraigo con halagos, siempre es una buena táctica.
—Probablemente habrías conseguido mucho más de él.
—Dudo eso, Ana. Vamos, prácticamente te ofreció un trabajo. Teniendo en cuenta
que te he endosado esto a último minuto, lo hiciste muy bien. —Levanta la vista hacia
mí especulativamente. Hago una retirada precipitada a la cocina.
—¿Y qué pensaste realmente de él? —Maldita sea, es curiosa. ¿Por qué no puede
simplemente dejar pasar esto? Piensa en algo, rápido.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Él está muy motivado, es controlador, arrogante… realmente aterrador, pero muy
carismático. Puedo entender la fascinación —agrego sinceramente, mientras la miro
desde la puerta, esperando que esto la calle de una vez por todas.
—¿Tú, fascinada por un hombre? Esta es la primera vez —resopla.
Empiezo a reunir los ingredientes para un sándwich para que no pueda ver mi rostro.
—¿Por qué querías saber si era gay? Dicho sea de paso, esa fue la pregunta más
vergonzosa. Estaba mortificaday él también estaba enojado de que se la hiciera. —
Fruncí el ceño ante el recuerdo.
—Siempre que está en las páginas de sociedad nunca tiene una cita.
—Fue vergonzoso. Todo el asunto fue vergonzoso. Me alegro de que nunca tendré que
posar los ojos en él.
—Oh, Ana, no puede haber sido tan malo. Creo que suena un poco como si le
¿Yo le gusto? Ahora Kate está siendo ridícula.
—¿Quieres un sándwich?
—Por favor.
No hablamos más de Christian Grey esa noche, para mi alivio. Una vez que hemos
cenado, soy capaz de sentarme a la mesa del comedor con Kate y, mientras ella trabaja
en su artículo, yo trabajo en mi ensayo sobre Tess de los D'Urbervilles. Maldita sea,
pero esa mujer estaba en el lugar, momento y siglo equivocado. Para el momento en el
que termino[ es medianoche y hace mucho que Kate se ha ido a la cama. Me dirijo a
mi habitación, agotada pero contenta de que he logrado tanto para un lunes.
Me hundo en mi cama de hierro blanco, envolviéndome en la manta de mi madre,
cierro mis ojos y estoy instantáneamente dormida. Esa noche sueño con lugares
oscuros, inóspitos pisos blancos, fríos y ojos grises.
El resto de la semana, me sumergo en mis estudios y mi trabajo en Clayton’s. Kate
también está ocupada, recopilando la última edición de su revista de estudiantes antes
de tener que relegarla al nuevo editor mientras que también tiene que prepararse para
sus finales. Para el miércoles ella está mucho mejory ya no tengo que soportar la visión
de su pijama de franela con demasiados conejos. Llamo a mi madre en Georgia para
Fifty Shades of Grey E.L. James
ver cómo está, pero también para que pueda desearme suerte en mis exámenes finales.
Procede a hablarme de su última aventura en la fabricación de velas: mi madre es
aficionada a nuevos proyectos empresariales. Fundamentalmente está aburrida y
quiere algo en que ocupar su tiempo, pero tiene la capacidad de concentración de un
pez dorado. Será algo nuevo la próxima semana. Me preocupa. Espero que no haya
hipotecado la casa para financiar este último plan. Y espero que Bob —su marido
relativamente nuevo y mucho mayor— mantenga un ojo en ella ahora que ya no estoy
allí. Parece más centrado que el esposo número tres.
—¿Cómo están las cosas contigo, Ana?
Por un momento, dudo y tengo toda la atención de mamá.
—Estoy bien.
—¡Ana! ¿Has conocido a alguien? —Wow... ¿cómo hace eso? La emoción en su voz es
—No, mamá, no es nada. Serás la primera en saber si lo hago.
—Ana, realmente necesita salir más, cariño. Me preocupas.
—Mamá, estoy bien. ¿Qué tal Bob? —Como siempre, la distracción es la mejor
Más tarde esa noche llamo a Ray, mi padrastro, el esposo número dos de mamá, el
hombre al que considero mi padre y cuyo apellido llevo. Es una breve conversación.
De hecho, más que una conversación, es más como una serie de gruñidos de un solo
lado en respuesta a mi gentil persuasión. Ray no es hablador. Pero todavía está vivo,
todavía está viendo fútbol en la televisión, yendo al bowling y a pescar con moscas o
haciendo muebles cuando no hace otras cosas. Ray es un hábil carpintero y la razón
por la que conozco la diferencia entre un halcón y un serrucho. Todo parece ir bien
con él.
Viernes por la noche, Kate y yo estamos debatiendo qué hacer con nuestra noche:
queremos algo de tiempo fuera de nuestros estudios, de nuestro trabajo y del periódico
de alumnos… cuando suena el timbre. De pie delante de nuestra puerta está mi buen
amigo José con una botella de champán.
—¡José! ¡Me alegro de verte! —Le doy un abrazo rápido—. Adelante.
José es la primera persona que conocí cuando llegué a WSU, luciendo igual de perdido
y solo que yo. Reconocimos un espíritu afín en cada uno de nosotros ese díay hemos
Fifty Shades of Grey E.L. James
sido amigos desde entonces. No sólo compartimos un sentido del humor, también
descubrimos que tanto Ray y José Padre estaban en la misma unidad del ejército
juntos. Como resultado, nuestros padres se han convertido en grandes amigos también.
José está estudiando ingeniería y es el primero de su familia que logra ir a la
universidad. Es muy brillante, pero su verdadera pasión es la fotografía[. Tiene un gran
ojo para una buena imagen.
—Tengo noticias. —Él sonríe, sus ojos oscuros pestañean.
—No me digas: has logrado no ser expulsado por una semana más —me burlo y él me
frunce el ceño bromeando.
—La Galería de Portland Place va a exponer mis fotos el mes que viene.
—Eso es increíble. ¡Felicitaciones! —Muy contenta por él, lo abrazo de nuevo. Kate
también le sonríe.
—¡Así se hace José! Debería poner esto en el periódico. Nada como cambios
editoriales de último momento en un viernes en la noche. —Sonríe ella.
—Vamos a celebrar. Quiero que vengas a la apertura. —José me mira atentamente.
Me sonrojo—. Ambas, por supuesto —añade, mirando nerviosamente a Kate.
José y yo somos buenos amigos, pero sé que en el fondo, le gustaría ser más. Es lindo y
divertido, pero no es para mí. Es más como el hermano que nunca tuve. Katherine a
menudo se burla de mí, de que me falta el gen de necesitar un novio, pero la verdad es
que, simplemente no he conocido a nadie que... bueno, por quien me sienta atraída, a
pesar de que parte de mí anhela esas rodillas temblorosas , el corazón en mi boca,
mariposas en mi vientre, noches sin dormir.
A veces me pregunto si hay algo mal en mí. Quizás he pasado demasiado tiempo en
compañía de mis héroes literarios románticos y por lo tanto, mis ideales y expectativas
son demasiado altos. Pero en la realidad, nadie nunca me ha hecho sentir así.
Hasta hace muy poco, la desagradable y todavía pequeña voz de mi inconsciente me
susurra. ¡NO! Destierro el pensamiento de inmediato. No voy a ir allí, no después de
esa dolorosa entrevista. ¿Es gay Sr. Grey? Me estremezco ante el recuerdo. Sé que he
soñado con él casi todas las noches desde entonces, pero eso es sólo para purgar la
terrible experiencia de mi sistema, ¿verdad?
Veo a José abrir la botella de champán. Es alto, en sus pantalones vaqueros y camiseta
es todo hombros y músculos, piel bronceada, cabello oscuro y ardientes ojos oscuros.
Sí, José es bastante caliente, pero creo que por fin capta el mensaje: sólo somos
amigos. El corcho hace un fuerte chasquido, José mira hacia arriba y sonríe.
Fifty Shades of Grey E.L. James
El sábado en la tienda es una pesadilla. Estamos asediados por personas que quieren
arreglar sus casas ellos mismos. El Sr. y la Sra. Clayton, John y Patrick, los otros dos
trabajadores de medio tiempo y yo estamos corriendo. Pero hay un momento de calma
alrededor de la hora del almuerzo y la Sra. Clayton me pide que verifique algunas de
las órdenes, mientras estoy sentada detrás del mostrador de la caja discretamente
comiendo mi bagel. Estoy enfrascada en la tarea, verificando los números del catálogo
con los artículos que necesitamos y los elementos que hemos pedido, mis ojos
moviéndose rápidamente del libro de órdenes a la pantalla de la computadora y de
regreso, mientras corroboro que las entradas coincidan. Entonces, por alguna razón,
levanto la vista... y me encuentro atrapada en la atrevida mirada gris de Christian
Grey, quien está de pie en el mostrador, mirándome fijamente.
Insuficiencia cardíaca.
—Señorita Steele. Qué sorpresa tan agradable. —Su mirada es firme e intensa.
Mierda. ¿Qué diablos está haciendo él aquí, con su cabello prolijamente despeinado,
ropa de exterior, con su sweater tejido color crema, jeans y botas de caminar? Creo que
mi boca se ha abierto y no puedo localizar mi cerebro o mi voz.
—Sr. Grey —susurro, porque eso es todo lo que puedo lograr. Hay un dejo de sonrisa
en sus labios y sus ojos brillan con humor, como si estuviera disfrutando de alguna
broma privada.
—Estaba por el área —dijo a modo de explicación—. Necesito reabastecer el stock de
algunas cosas. Es un placer verla de nuevo, Srta. Steele .—Su voz es suave y profunda
como el chocolate derretido con caramelo… o algo.
Sacudo mi cabeza para reunir mis ideas. Mi corazón está latiendo frenéticamente y por
alguna razón, me estoy sonrojando furiosamente bajo su persistente escrutinio. Estoy
anonadada por la visión de él parado frente a mi. Mis recuerdos no le hacían justicia.
No es simplemente atractivo, es el epítome de la belleza masculina, te quita la
respiración y está aquí. Aquí en la ferretería Clayton. Imagínate. Finalmente, mis
funciones cognitivas son restauradas y reconectadas con el resto de mi cuerpo.
—Ana. Mi nombre es Ana —logro modular—. ¿En qué puedo ayudarlo, Sr. Grey?
Él sonríe y de nuevo es como si fuera el dueño de algún gran secreto. Es tan
desconcertante. Tomando una profunda respiración, pongo mi cara profesional de he-
trabajado-en-esta-tienda-por-años. Puedo hacer esto.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Hay algunas cosas que necesito. Para empezar, me gustaría algunos organizadores
de cables —murmura, sus ojos grises tranquilos pero divertidos.
¿Organizadores de cables?
—Tenemos de varios largos. ¿Desea que le muestre? —digo, mi voz suave y profunda.
Tómalo con calma, Steele. Un ligero fruncimiento de cejas marca la bella frente de Grey.
—Por favor. Guíeme, Srita. Steele —dice. Trato de parecer despreocupada mientras
salgo del mostrador, pero en realidad, estoy concentrándome duramente en no caerme
con mis propios pies, mis piernas repentinamente tienen la consistencia de la gelatina.
Estoy tan feliz de haber decidido usar mis mejores jeans esta mañana.
—Están con los insumos eléctricos, pasillo ocho. —Mi voz es un poco demasiado
fuerte. Miro hacia él y me arrepiento casi de inmediato. Demonios, es atractivo. Me
—Después de usted —murmura, haciendo un gesto con sus manos de largos dedos,
bellamente arregladas.
Con mi corazón casi ahogándome, porque está en mi garganta tratando de escapar por
mi boca, me dirijo a uno de los pasillos de la sección eléctrica. ¿Por qué está en Portland?
¿Por qué está aquí, en Clayton? Y desde una pequeña y casi no usada parte de mi cerebro
—probablemente localizada en la base de mi bulbo raquídeo, en donde habita mi
subconciente— llega el pensamiento: está aquí para verte. ¡No puede ser! Lo rechazo
inmediatamente. ¿Por qué este hombre de ciudad, hermoso y poderoso querría verme?
La idea es absurda y la pateo fuera de mi cabeza.
—¿Está en Portland por negocios? —pregunto y mi voz es muy aguda, como si hubiera
aplastado mi dedo con una puerta o algo. ¡Demonios! ¡Trata de parecer tranquila, Ana!
—Estaba visitando la división de granjas de la WSU. Tiene base en Vancouver.
Actualmente, estoy fundando algunas investigaciones sobre la rotación de ganado y la
ciencia del suelo —dice con naturalidad. ¿Ves? No está aquí para encontrarte en absoluto,
mi se burla de mí, fuerte, orgulloso y enfadado. Me sonrojo ante mis caprichosos y
tontos pensamientos.
—¿Todo es parte de tu plan alimenta-al-mundo? —pregunto
—Algo así —reconoce y sus labios se curvan en una media sonrisa.
Mira a la selección de organizadores de cables que tenemos en Clayton. ¿Qué
demonios va a hacer con esos? No puedo imaginarlo como un tipo de persona “hagalo
usted mismo” en absoluto. Sus dedos viajan por varios de los paquetes mostrados y por
Fifty Shades of Grey E.L. James
alguna razón inexplicable, tengo que mirar para otro lado. Se inclina y elige un
—Estos funcionarán —dice con su tan secreta sonrisa y me sonrojo.
—¿Algo más?
—Me gustaría un poco de cinta para enmascarar.
¿Cinta de enmascarar?
—¿Está redecorando? —Las palabras salen antes de que pueda detenerlas.
¿Seguramente contrata trabajadores o tiene un equipo para ayudarlo a decorar?
—No, no redecorando —dice rápidamente, luego sonríe burlonamente y tengo el
incómodo sentimiento de que se está riendo de mí.
¿Soy tan graciosa? ¿Me veo graciosa?
—Por aquí —murmuro avergonzada—. La cinta de enmascarar está en el pasillo de
—¿Trabajas aquí desde hace mucho? —Su voz es baja y me está mirando, sus ojos
grises concentrados fuertemente. Me sonrojo aún más brillantemente. ¿Por qué
demonios tiene ese efecto sobre mí? Siento como si tuviera catorce años, inoportuna
como siempre y fuera de lugar. ¡Ojos al frente, Steele!
—Cuatro años —mascullo mientras alcanzamos nuestro objetivo. Para distraerme, me
inclino hacia abajo y escojo los dos anchos de cinta de enmascarar que tenemos en
—Tomaré esa —dice Grey, apuntando suavemente a la más ancha, la cual le paso.
Nuestros dedos se rozan muy brevemente y la corriente está ahí de nuevo, corriendo a
través de mí como si hubiera tocado un cable expuesto. Me atraganto
involuntariamente cuando lo siento, todo el camino hacia abajo a algún lugar oscuro e
inexplorado, profundo en mi barriga. Desesperadamente, busco alrededor por mi
—¿Algo más? —Mi voz es áspera y agitada.
—Algo de cuerda, creo. —Su voz refleja la mía, áspera.
—Por aquí. —Inclino mi cabeza hacia abajo para esconder mi recurrente sonrojo y me
dirijo al pasillo.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—¿De qué tipo buscaba? Tenemos cuerda sintética y natural de filamento…
trenzada… cuerda de cable… —Me detengo ante su expresión, sus ojos
oscureciéndose. Dios santo.
—Llevaré cuatro metros y medio de la soga natural de filamento, por favor.
Rápidamente, con dedos temblorosos, mido los cuatro metros y medio en la regla fija,
consciente de su mirada gris y cálida sobre mí. No me atrevo a mirarlo. Jesús, ¿sería
posible estar aún más conciente de mí misma? Tomando mi cuchillo Stanley del
bolsillo trasero de mis jeans, la corto y la enrollo prolijamente antes de atarla en un
nudo corredizo. Por algún milagro, me las arreglo para no cortarme un dedo con mi
—¿Fuiste una niña exploradora? —pregunta, labios esculturales y sensuales curvados
en sorpresa. ¡No mires su boca!
—Las actividades de grupo organizados no son realmente lo mío, Sr. Grey.
Levanta una ceja.
—¿Qué es lo tuyo, Anastasia? —pregunta, su voz suave y su sonrisa secreta de vuelta.
Lo miro, incapaz de expresarme. Estoy sobre placas tectónicas en movimiento. Trata
de parecer tranquila, Ana, mi torturado subconsciente me ruega de rodillas.
—Libros —susurro, pero por dentro, mi subconsciente está gritando: ¡Tú! ¡Tú eres lo que
me interesa! Lo callo de inmediato, mortificada porque mi psiquis esta teniendo ideas
por encima de su nivel.
—¿Qué clase de libros? —Inclina su cabeza hacia un lado. ¿Por qué está tan interesado?
—Oh, ya sabes… lo usual. Los clásicos. Literatura británica, mayormente.
Frota su barbilla con su largo dedo índice y pulgar mientras contempla mi respuesta. O
tal vez está muy aburrido y está intentando ocultarlo.
—¿Algo más que necesites? —Necesito poder superar este tema, esos dedos en en ese
rostro son tan seductores.
—No lo sé. ¿Qué más me recomendarías?
¿Qué te recomendaría? Ni siquiera sé que estás haciendo.
—¿Para un hazlo-tú-mismo?
Asiente, sus ojos grises vivos con un secreto humor. Me sonrojo y mis ojos vuelan
involuntariamente por sus cómodos jeans.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Overoles —replico y sé que ya no controlo lo que está saliendo de mi boca.
Él levanta una ceja, sorprendido de nuevo.
—No querrás arruinar tu ropa. —Hago un gesto vago en dirección a sus jeans.
—Siempre podría quitármelos —replica.
—Um. —Siento el color en mis mejillas subiendo de nuevo. Debo estar del color del
manifiesto comunista. Deja de hablar. Deja de hablar AHORA.
—Llevaré algunos overoles. El cielo no permita que arruine algo de ropa —dice
Trato de alejar la inconveniente imagen de él sin jeans.
—¿Necesita algo más? —pregunto tan rápido como le entrego los overoles azules.
Él ignora mi pregunta.
—¿Cómo va el artículo? —Finalmente me ha hecho una pregunta normal, lejos de
todas las indirectas y la confusa conversación de doble sentido… Una pregunta que
puedo responder. Tomo mis pensamientos firmemente con mis manos como si fuera
algo de vida o muerte y elijo la honestidad.
—No voy a escribirlo. Katherine lo hará. La Srta. Kavanagh. Mi compañera de cuarto,
ella es la escritora. Está muy feliz por eso. Es la editora de la revista y estaba devastada
por no poder hacer la entrevista en persona. —Siento que finalmente puedo respirar, al
menos un tema normal de conversación—. Su única preocupación es no tener
fotografías originales de usted.
Grey levanta una ceja.
—¿Qué clase de fotografías quiere?
De acuerdo. No había imaginado esto en su respuesta. Sacudo mi cabeza, porque
simplemente no lo sé.
—Bueno, estoy por aquí. Tal vez mañana… —Se calla.
—¿Estaría dispuesto a ir a una sesión de fotos? —Mi voz es aguda de nuevo. Kate
estará en el séptimo cielo si logro conseguir esto. Y tal vez lo veas de nuevo mañana, ese
oscuro lugar en la base de mi cerebro me susurra seductoramente. Alejo el
pensamiento: de todos los tontos, ridículos…
—Kate estará encantada, si conseguimos un fotógrafo. —Estoy tan contenta. Le sonrío
ampliamente. Sus labios se se abren, como si estuviera tomando una repentina
bocanada de aire y parpadea. Por una fracción de segundo, parece de alguna forma
Fifty Shades of Grey E.L. James
perdido y la tierra se mueve un poco de su eje, las placas tectónicas moviéndose a una
nueva posición.
Oh, dios. La mirada perdida de Christian Grey.
—Hazme saber sobre mañana. —Alcanzando su bolsillo trasero, saca su billetera—.
Mi tarjeta. Tiene mi número de celular en ella. Necesitas llamar antes de las diez de la
—De acuerdo. —Lo miro de nuevo. Kate estará encantada.
Paul se ha materializado al otro final del pasillo. Es el hermano más joven del Sr.
Clayton. Oí que había llegado a casa desde Princeton, pero no esperaba verlo hoy.
—Er, discúlpeme por un momento, Sr. Grey. —Grey frunce el ceño mientras me giro.
Paul siempre ha sido un amigoy en este extraño momento que estoy teniendo con el
rico, poderoso, asombroso y extremadamente atractivo y controlador Grey, es genial
hablar con alguien normal. Paul me abraza fuerte tomándome por sorpresa.
—Ana, hola, ¡es tan bueno verte! —dice.
—Hola, Paul. ¿Cómo estás? ¿Estás en casa por el cumpleaños de tu hermano?
—Síp. Te ves bien, Ana, muy bien. —Me mira mientras me examina a la distancia de
un brazo. Luego me suelta, pero mantiene un brazo posesivo sobre mi hombro.
Cambio mi peso de un pie al otro, avergonzada. Es bueno ver a Paul, pero siempre ha
sido confianzudo.
Cuando miro hacia Christian Grey, está mirándonos como un halcón, sus ojos grises
oscuros y especulativos, su boca en una dura línea. Ha cambiado del extraño y atento
cliente a alguien más, alguien frío y distante.
—Paul, estoy con un cliente. Alguien que deberías conocer —digo, tratando de
disuadir el antagonismo que veo en los ojos de Grey. Arrastro a Paul para presentarlo
y se miden mutuamente. La atmósfera es súbitamente ártica—. Er, Paul, este es
Christian Grey. Sr. Grey, este es Paul Clayton. Su hermano es el dueño del lugar. —Y
por alguna extraña razón, siento que debo explicarme un poco más.
—Conozco a Paul desde que trabajo aquí, aunque no nos vemos tan seguido. Ha
vuelto de Princeton donde estudia administración de empresas. —Estoy
balbuceando… ¡Detente ahora!
—Sr. Clayton. —Christian mantiene su mano extendida, su mirada ilegible.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Sr. Grey. —Paul devuelve el saludo—. Espera… ¿no es el Christian Grey? ¿De
empresas Holdings Grey?
Paul va de insípido a asombrado en menos de un nanosegundo. Grey le ofrece una
sonrisa educada que no llega a sus ojos.
—Guau… ¿hay algo que pueda ofrecerle?
—Anastasia lo tiene bajo control, Sr. Clayton. Ella ha sido muy atenta. —Su expresión
es impasible pero sus palabras… es como si estuviera diciendo algo completamente
distinto. Es desconcertante.
—Genial —responde Paul—. Te veo luego, Ana.
—Seguro, Paul. —Lo miro desaparecer en el almacén—. ¿Algo más, Sr. Grey?
—Sólo estas cosas. —Su tono es cortante y frío. Diablos… ¿Lo habré ofendido?
Tomando una profunda respiración, me giro y voy hacia la caja. ¿Cuál es su problema?
Junto la soga, overoles, cinta de enmascarar y organizadores de cables en el mostrador.
—Serían cuarenta y tres dólares, por favor. —Miro a Grey y deseo no haberlo hecho.
Está mirandome de cerca, sus ojos grises humeantes e intensos. Es inquietante—. ¿Le
gustaría una bolsa? —pregunto mientras recibo su tarjeta de crédito.
—Por favor, Anastasia. —Su lengua acaricia mi nombre y mi corazón una vez más
está frenético. Casi no puedo respirar. De prisa, pongo sus cosas en una bolsa de
plástico—. ¿Me llamarás si quieres que haga la sesión de fotos? —Es todo sobre
negocios otra vez. Asiento, muda de nuevo y devuelvo su tarjeta de crédito.
—Bien. Hasta mañana, quizás. —Se gira para irse, luego hace una pausa—. Oh… y
Anastasia, me alegra que la Srta. Kavanagh no haya podido hacer la entrevista. —
Sonríe, luego sale con renovado interés fuera de la tienda, colocando la bolsa plástica
sobre su hombro, dejándome como una temblorosa masa de iracundas hormonas
femeninas. Paso varios minutos mirando la puerta cerrada por la que salió antes de
volver al planeta tierra.
De acuerdo. Me gusta. Ahí, lo he admitido a mí misma. No puedo esconderme más de
mis sentimientos. Nunca antes me he sentido así. Lo encuentro atractivo, muy
atractivo. Pero es una causa perdida, lo sé y suspiro con un amargo resentimiento. Fue
solo una coincidencia, su llegada aquí. Pero aún así, puedo admirarlo desde lejos, ¿no?
Ningún mal puede venir de eso. Y si encuentro un fotógrafo, puedo admirarlo
seriamente mañana. Muerdo mi labio en anticipación y me encuentro a mi misma
entusiasmada como una colegiala. Necesito llamar a Kate y organizar una sesión de
Fifty Shades of Grey E.L. James
Capítulo 3
ate está feliz.
—Pero ¿qué estaba haciendo en Clayton? —Su curiosidad exuda a través del
teléfono. Estoy en el fondo de la sala de archivo, tratando de mantener mi voz
—Estaba en la zona.
—Creo que es una enorme coincidencia, Ana. ¿No crees que estaba allí para verte? —
especula. Mi corazón se tambalea ante la perspectiva, pero es una alegría efímera. La
aburrida y decepcionante realidad es que él estaba allí por negocios.
—Estaba visitando la división de agricultura de la WSU. Está financiando una
investigación —murmuro.
—Oh, sí. Le está dando al departamento 2.5 millones de dólares.
—¿Cómo sabes?
—Ana, soy periodista y he escrito un artículo sobre él. Es mi trabajo saber esto.
—Bueno, Carla Bernstein, no te vuelvas loca. Entonces, ¿quieres estas fotos?
—Por supuesto que sí. La pregunta es, ¿quién va a hacerlo y dónde?
—Podríamos preguntarle a él en dónde. Dice que se va a quedar en la zona.
—¿Puedes comunicarte con él?
—Tengo su número de teléfono celular.
Kate jadea.
—El soltero más rico, difícil de alcanzar y enigmático en el estado de Washintong,
simplemente te dio su número de teléfono celular.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Eh... sí.
—¡Ana! Le gustas. Sin lugar a dudas. —Su tono es enfático.
—Kate, está tratando de ser amable. —Pero a medida que digo las palabras, me doy
cuenta de que no es cierto… Christian Grey no es amable. Educado, tal vez. Y una
pequeña voz me susurra: tal vez Kate tiene razón. Mi cuero cabelludo se eriza ante la
idea de que quizás, sólo quizás, tal vez le guste. Después de todo, dijo que se alegraba
de que Kate no hiciera la entrevista. Me abrazo con silenciosa alegría, balanceándome
de lado a lado, considerando por un breve momento con la posibilidad de que tal vez
yo podría gustarle. Kate me trae de nuevo a la actualidad.
—No sé a quién vamos a llevar para hacer la toma. Levi, nuestro fotógrafo habitual,
no puede. Está en su casa en Idaho Falls por el fin de semana. Se va a molestar por
perder la oportunidad de fotografiar a uno de los empresarios líderes de América
—Hmm... ¿Qué hay de José?
—¡Buena idea! Pregúntale, él haría cualquier cosa por ti. Luego llamas a Grey y
averigua dónde nos quiere. —Kate es irritantemente arrogante respecto a José.
—Creo que deberías llamarlo.
—¿A quién, a José? —se burla Kate.
—No, a Grey.
—Ana, tú eres la que tiene la relación.
—¿Relación? —chillo, alzando mi voz unas cuantas octavas—. Apenas lo conozco.
—Por lo menos lo conociste —dice con amargura—. Y parece que quiere conocerte
mejor. Ana, sólo llámalo —dice y cuelga. Es tan mandona a veces. Le frunzo el ceño a
mi celular y le saco la lengua.
Apenas estoy dejándole un mensaje a José cuando Paul entra en el almacén buscando
papel de lija.
—Estamos un poco ocupados allí, Ana —dice sin acritud.
—Sí, bueno, lo siento —murmuro, volviendo a salir.
—Así que, ¿cómo es que conoces a Christian Grey? —La voz indiferente de Paul es
poco convincentemente.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Tuve que hacerle una entrevista para nuestro periódico estudiantil. Kate no estaba
bien. —Me encojo de hombros, tratando de sonar casual pero no lo hago mejor que él.
—Christian Grey en Clayton. Imagínate —resopla Paul, asombrado. Sacude la cabeza
como para despejarse—. De todos modos, ¿quieres ir por un trago o algo esta noche?
Cada vez que está en casa me invita a salir y siempre le digo que no. Es un ritual.
Nunca he considerado una buena idea tener una cita con el hermano del jefe, además,
Paul es lindo en ese estilo de Chico-Americano-hijo de vecino, pero no es un héroe
literario, ni con un mínimo esfuerzo de imaginación. ¿Lo es Grey?, me pregunta mi
subconsciente, con su ceja simbólicamente levantada. Le doy una palmada para que se
—¿No tienes una cena familiar o algo debido a tu hermano?
—Eso es mañana.
—Quizás en otra ocasión, Paul. Tengo que estudiar esta noche. Tengo mis exámenes
finales la próxima semana.
—Ana, uno de estos días, dirás que sí —dice sonriendo, mientras escapo hacia la sala
de ventas.
—Yo hago fotos de lugares Ana, no de personas —se queja José.
—José, ¿por favor? —le ruego. Tomando mi celular, paseo por la sala de nuestro
apartamento, deteniéndome frente a la ventana a mirar la pálida luz del atardecer.
—Dame ese teléfono. —Kate me quita el teléfono, sacudiendo su sedoso cabello rubio
rojizo por encima del hombro—. Escucha, José Rodríguez, si quieres que nuestro
periódico cubra la entrada de tu show, tomarás esta foto para nosotros mañana
¿Capiche? —Kate puede ser increíblemente difícil.
—Bien. Ana volverá a llamar con la dirección y la hora. Nos vemos mañana. —Cierra
la tapa de mi teléfono—. Arreglado. Todo lo que necesitamos hacer ahora es decidir
dónde y cuándo. Llámalo. —Sostiene el teléfono frente a mí. Mi estómago gira—.
Llama a Grey, ¡ahora!
Le frunzo el ceño y busco en mi bolsillo su tarjeta. Tomo una respiración profunda,
estabilizante y con los dedos temblorosos, marco el número.
Él responde al segundo timbre. Su tono es contenido, tranquilo y frío.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Eh... ¿Sr. Grey? Es Anastasia Steele. —No reconozco mi propia voz, estoy tan
nerviosa. Hay una breve pausa. Estoy temblando.
—Señorita Steele. Qué bueno saber de usted. —Su voz ha cambiado. Se sorprende,
creo y suena tan cálido... incluso seductor. Mi respiración se entrecorta y suspiro. Soy
consciente de que de repente Katherine Kavanagh me está mirando con la boca abierta
y me lanzo hacia la cocina para evitar su escrutinio no deseado.
—Eh… nos gustaría seguir adelante con la sesión de fotos para el artículo. —Respira,
Ana, respira. Mis pulmones se arrastran en una respiración apresurada—. Mañana, si
eso está bien. ¿Dónde sería conveniente para usted, señor?
Casi puedo escuchar su sonrisa de esfinge a través del teléfono.
—Me quedo en el Heathman de Portland. Digamos, ¿a las nueve y media de la
—Bueno, nos vemos allí. —Estoy toda efusiva y entrecortada… como un niño, no
como una mujer adulta que puede votar y beber legalmente en el Estado de
—Estaré esperándolo, señorita Steele. —Me imagino el brillo perverso en sus ojos
grises. ¿Cómo hace para que cuatro pequeñas palabras contengan tantas tentadoras
promesas? Cuelgo. Kate está en la cocina y me observa con una mirada de
consternación total y absoluta en su rostro.
—Anastasia Rose Steele. ¡Te gusta! Nunca te he visto o escuchado tan, tan... afectada
por nadie. En realidad estás ruborizada.
—Oh, Kate, tú sabes que me sonrojo todo el tiempo. Es un riesgo laboral conmigo. No
seas ridícula —le suelto. Parpadea, mirándome con sorpresa —muy rara vez saco mis
juguetes del coche— y me arrepiento brevemente—. Sólo lo encuentro... intimidante,
eso es todo.
—Heathman, figúrate —murmura Kate—. Voy a llamar al manager para negociar un
espacio para la toma.
—Haré la cena. Luego tengo que estudiar. —No puedo ocultar mi irritación con ella
mientras abro uno de los armarios para hacer la cena.
Estoy intranquila esa noche, dando vueltas y vueltas. Soñando con ojos grises llenos de
humo, overoles, piernas largas, dedos largos y oscuros, oscuros sitios inexplorados. Me
levanto dos veces en la noche, mi corazón latiendo con fuerza. Oh, voy a lucir hermosa
mañana durmiendo tan poco, me regaño. Golpeo mi almohada y trato de dormir.
Fifty Shades of Grey E.L. James
El Heathman está situado en el corazón del centro de Portland. Su impresionante
edificio de piedra marrón se terminó justo a tiempo para la ruptura de finales de 1920.
José, Travis y yo estamos viajando en mi escarabajo y Kate está en su CLK, ya que no
caben todos en mi coche. Travis es el amigo de José y su ayudante, está aquí para
ayudar con la iluminación. Kate ha logrado conseguir que nos permitan usar una
habitación en el Heathman sin costo alguno por la mañana a cambio de un crédito en
el artículo. Cuando ella explica en la recepción que estamos aquí para fotografiar al
Gerente General Christian Grey, instantáneamente nos suben a una suite. Una de
tamaño regular, sin embargo, ya que al parecer el Sr. Grey está ocupando la más
grande del edificio.
Un ejecutivo de marketing nos muestra la suite… es terriblemente joven y está muy
nervioso por alguna razón. Sospecho que es la belleza de Kate y su forma autoritaria lo
que lo desarma, porque él es como plastilina en sus manos. Las habitaciones son
elegantes, discretas y decoradas con opulencia.
Son las nueve. Tenemos una media hora para arreglarlo todo. Kate está en pleno
—José, creo que vamos a hacer la toma contra la pared, ¿estás de acuerdo? —No
espera por su respuesta—. Travis, limpia las sillas. Ana, ¿podrías pedirle al ama de
llaves que traiga algunos refrescadores de ambiente? Y Avísale a Grey dónde estamos.
Sí, señora. Ella es muy dominante. Pongo los ojos en blanco, pero hago lo que me dice.
Media hora más tarde, Christian Grey entra en nuestra suite.
¡Santa Mierda! Lleva una camisa blanca, con el cuello abierto y pantalones de franela
gris que cuelgan de sus caderas. Su pelo rebelde aún está húmedo por la ducha. Mi
boca se seca mirándolo... es tan malditamente caliente. Grey es seguido dentro de la
suite por un hombre de treinta y tantos años, con corte de militar, vestido con un traje
oscuro y corbata, que se queda en silencio en un rincón. Sus ojos color avellana nos
observan impasibles.
—Señorita Steele, nos encontramos de nuevo. —Grey extiende su mano y la estrecho,
parpadeando rápidamente. Oh mi... él es en realidad, bastante... wow. Mientras sujeto
su mano, percibo esa deliciosa corriente que atraviesa e ilumina mi cuerpo, me hace
sonrojar y estoy segura de que mi respiración errática debe ser audible.
—Señor Grey, le presento a Katherine Kavanagh —murmuro, agitando una mano
hacia Kate, que se adelanta, mirándolo a los ojos.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—La tenaz señorita Kavanagh. ¿Cómo está? —Le da una pequeña sonrisa, luciendo
genuinamente divertido—. ¿Confío en que se sienta mejor? Anastasia dijo que estaba
enferma la semana pasada.
—Estoy bien, gracias, Sr. Grey. —Le da la mano con firmeza y sin pestañear. Me
recuerdo a mí misma que Kate ha estado en las mejores escuelas privadas de
Washington. Su familia tiene dinero y ha crecido con confianza y segura de su lugar en
el mundo. No asume ningún tipo de basura. Estoy asustada de ella—. Gracias por
tomarse el tiempo para hacer esto. —Le da una sonrisa amable y profesional.
—Es un placer —responde, volviendo su mirada hacia mí, haciéndome sonrojar otra
vez. Diablos.
—Este es José Rodríguez, nuestro fotógrafo —le digo, sonriéndole a José quien me
devuelve una sonrisa afectuosa. Sus ojos son fríos cuando mira a Grey.
—Señor Grey. —Asiente con la cabeza.
—Señor Rodríguez. —La expresión de Grey cambia mucho mientras evalúa a José—.
¿Dónde me prefiere? —pregunta Grey. Su tono suena vagamente amenazante. Pero
Katherine no está dispuesta a dejar que José haga un espectáculo.
—Señor Grey, ¿podría sentarse aquí por favor? Tenga cuidado con los cables de la
iluminación. Y luego tomaremos también algunas de pie. —Lo dirige a una silla
colocada contra la pared.
Travis enciende las luces, encegueciendo momentáneamente a Grey y murmura una
disculpa. A continuación, Travis y yo damos un paso atrás y vemos cómo José dispara
su cámara. Toma varias fotografías, pidiéndole a Grey que se mueva de esta manera,
luego de esta otra, que mueva su brazo, que lo baje de nuevo. Pasando al trípode, José
toma varias más, mientras que Grey se sienta y posa, paciente y naturalmente, durante
unos veinte minutos. Mi deseo se ha hecho realidad: Puedo estar de pie y admirar a
Grey de cerca. Dos veces nuestros ojos se encuentran y tengo que alejarme de su
mirada turbia.
—Suficientes sentado —dice Katherine de nuevo—. ¿De pie, Sr. Grey? —pregunta.
Él se pone de pie y Travis se escabulle para quitar la silla. El disparador en la Nikon de
José comienza a hacer clic de nuevo.
—Creo que tenemos suficientes —anuncia José, cinco minutos más tarde.
—Grandioso —dice Kate—. Gracias de nuevo, Sr. Grey. —Le da la mano, al igual
que José.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Estoy ansioso por leer el artículo, señorita Kavanagh —murmura Grey y se vuelve
hacia mí, de pie junto a la puerta—. ¿Podría caminar conmigo, señorita Steele? —
—Claro —digo, totalmente desconcertada. Miro ansiosamente a Kate, quien se encoge
de hombros. Me doy cuenta de que José tiene el ceño fruncido detrás de ella.
—Buen día para todos —dice Grey mientras abre la puerta, parándose a un lado para
que yo pueda ir primero.
Infierno Santo... ¿qué es esto? ¿Qué quiere? Me detengo en el pasillo del hotel,
moviéndome nerviosamente mientras Grey sale de la habitación, seguido por el Sr.
corte de militar en su traje impecable.
—Yo te llamo, Taylor —murmura a corte de militar. Taylor camina por el pasillo y
Grey vuelve sus ardientes ojos grises hacia mí. Mierda… ¿hice algo malo?—. Me
preguntaba si te gustaría acompañarme a tomar café esta mañana.
Mi corazón salta de golpe hasta mi boca. ¿Una cita? Christian Grey me está pidiendo una
cita. Pregunta si deseo tomar un café. Tal vez piensa que no te has despertado todavía, mi
subconsciente gime en un modo burlón otra vez. Me aclaro la garganta tratando de
controlar mis nervios.
—Debo llevar a todos a casa —murmuro en tono de disculpa, retorciendo mis manos y
dedos frente a mí.
—¡Taylor! —llama, haciéndome saltar. Taylor, que se había retirado por el pasillo, se
da la vuelta y se dirige de nuevo hacia nosotros—. ¿Regresan a la universidad? —
pregunta Grey, su voz suave e inquietante. Asiento con la cabeza, demasiado aturdida
como para hablar—. Taylor puede llevarlos. Es mi chofer. Tenemos un amplio 4x4
aquí, así que podrá también con el equipo.
—¿Señor Grey? —pregunta Taylor cuando llega hasta nosotros, dejando algo de
—Por favor, ¿puedes llevar al fotógrafo, su ayudante y a la señorita Kavanagh de
vuelta a casa?
—Por supuesto, señor —responde Taylor.
—Ahí lo tienes. Ahora, ¿puedes acompañarme a tomar un café? —Grey sonríe como si
fuera un hecho.
Frunzo el ceño ante él.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Um, Sr. Grey, eh… esto realmente... mire, Taylor no tiene que llevarlos a casa. —Le
doy una breve mirada a Taylor, quien se mantiene estoicamente impasible—. Puedo
cambiar de vehículo con Kate, si me da un momento.
Grey muestra una deslumbrante, descontrolada, natural y gloriosa sonrisa mostrando
los dientes. Oh mi... y abre la puerta de la suite para que pueda volver a entrar. Me
deslizo alrededor de él para entrar en la habitación, encontrando a Katherine
sumergida en una discusión con José.
—Ana, creo que definitivamente le gustas —dice sin preámbulos. José me mira con
desaprobación—. Pero no confío en él —añade. Levanto mi mano hacia arriba con la
esperanza de que deje de hablar. Por algún milagro, lo hace.
—Kate, si tomas el Beetle, ¿puedo quedarme con tu auto?
—¿Por qué?
—Christian Grey me ha pedido que vaya a tomar un café con él.
Su boca se abre. ¡Kate sin palabras! Saboreo el momento. Me toma por el brazo y me
arrastra hacia el dormitorio fuera de la sala de estar de la suite.
—Ana, hay algo en él. —Su tono de voz está lleno de advertencia—. Es hermoso,
estoy de acuerdo, pero creo que es peligroso. Especialmente para alguien como tú.
—¿Qué quieres decir con alguien como yo? —demando ofendida.
—Alguien inocente como tú, Ana. Sabes a qué me refiero —dice un poco irritada. Me
—Kate, es sólo café. Empiezo mis exámenes esta semana y tengo que estudiar, así que
no estaré mucho tiempo.
Frunce los labios, como si considerara mi argumento. Finalmente toma las llaves de su
auto de su bolsillo y las coloca en mi mano. Le entrego las mías.
—Te veré más tarde. No te quedes mucho o voy a enviar un equipo de búsqueda y
—Gracias. —La abrazo.
Salgo de la habitación para encontrar a Christian Grey esperando, apoyado contra la
pared, viéndose como un modelo masculino en una pose para alguna brillante revista
de alta calidad.
—Está bien, vayamos por el café —murmuro, poniéndome color remolacha.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Él sonríe.
—Después de usted, señorita Steele. —Se endereza, extendiendo su mano para que
pase primero. Hago mi camino por el pasillo, con mis rodillas inestables, mi estómago
lleno de mariposas y mi corazón latiendo en mi boca con un dramático ritmo desigual.
Voy a tomar un café con Christian Grey... y odio el café.
Caminamos juntos por el pasillo del hotel hasta los ascensores. ¿Qué debo decirle? Mi
mente está paralizada repentinamente con aprensión. ¿De qué vamos a hablar? ¿Qué
diablos tengo en común con él? Su voz suave y cálida me saca de mi ensueño.
—¿Cuánto tiempo hace que conoce a Katherine Kavanagh?
Ah, una pregunta fácil para empezar.
—Desde nuestro primer año. Es una buena amiga.
—Hmm —responde, sin compromiso. ¿Qué está pensando?
En los ascensores, presiona el botón de llamada y suena el timbre casi de inmediato.
Las puertas deslizables se abren revelando a una joven pareja en un abrazo
apasionado. Sorprendidos y avergonzados, se separan de un salto, mirando con aire de
culpabilidad hacia todos lados excepto a nosotros. Grey y yo subimos al ascensor.
Luchando por mantener un rostro serio, miro hacia el suelo, sintiendo mis mejillas
volverse rosadas. Cuando fisgoneo a través de mis pestañas hacia grey, observo un
atisbo de sonrisa en sus labios, pero es muy difícil de decir. La joven pareja no dice
nada y viajamos hacia el primer piso en un silencio embarazoso. Ni siquiera tenemos
un pretencioso hilo musical que nos distraiga.
Las puertas se abren y, para mi sorpresa, Grey toma mi mano, apretándola con sus
largos y fríos dedos. Siento la corriente a través de mí y el latido de mi corazón se
acelera. A medida que me ayuda a salir del ascensor, escuchamos la erupción de
carcajadas reprimidas de la pareja detrás de nosotros. Grey sonríe.
—¿Qué es lo que tienen los ascensores? —murmura.
Cruzamos el amplio y animado vestíbulo del hotel hacia la entrada, pero Grey evita la
puerta giratoria y me pregunto si se debe a que tendría que soltar mi mano.
Afuera, es un templado domingo de mayo. El sol brilla y el tráfico es ligero. Grey gira
a la izquierda y camina hacia la esquina, donde nos detenemos a esperar a que cambie
la luz del semáforo para peatones. Todavía está sosteniendo mi mano. Estoy en la calle y
Christian Grey está tomando mi mano. Nadie ha tomado mi mano. Me siento mareada y
con un hormigueo en todo el cuerpo. Intento sofocar la mueca ridícula que amenaza
Fifty Shades of Grey E.L. James
con dividir mi rostro en dos. Trata de ser genial, Ana, mi subconsciente me implora.
Entonces, el hombrecito verde se enciende y comenzamos a caminar otra vez.
Caminamos cuatro cuadras antes de llegar al Café de Portland House, en donde Grey me
suelta para mantener la puerta abierta para que pueda entrar.
—¿Por qué no eliges una mesa mientras voy a buscar las bebidas? ¿Qué le gustaría? —
pregunta, amable como siempre.
—Voy a tomar... um, un té English Breakfast9, con la bolsa afuera.
Levanta las cejas.
—¿No café?
—No estoy interesada en el café.
—Está bien, bolsa de té. ¿Azúcar?
Por un momento, estoy sorprendida, pensando que es una palabra de cariño, pero
afortunadamente, mi subconsciente se activa con los labios fruncidos. No, estúpida.
¿Tomas azúcar?
—No, gracias. —Miro hacia abajo a mis dedos cruzados.
—¿Algo para comer?
—No, gracias. —Niego con la cabeza y se dirige al mostrador.
Lo miro disimuladamente desde debajo de mis pestañas mientras se encuentra en la
línea de espera para ser atendido. Podría mirarlo todo el día... es alto, de hombros
anchos, delgados y la forma en que los pantalones cuelgan de su cadera... ¡Oh Dios!
Pasa una o dos veces sus dedos largos y elegantes por su cabello seco, pero todavía
desordenado. Hmm... Me gustaría hacer eso. El pensamiento viene espontáneamente a mi
mente y mi rostro quema. Me muerdo el labio y miro abajo hacia mis manos otra vez,
sin gustarme el curso de mis pensamientos rebeldes.
—¿Un penique por tus pensamientos? —Grey está de vuelta, sorprendiéndome.
Me pongo color carmesí. Sólo estaba pensando acerca de cómo pasaría mis dedos por tu
cabello y me preguntaba si se sentiría suave al tacto. Niego con la cabeza. Está cargando una
9 English Breakfast: En español, desayuno inglés, es un tipo de té negro, usualmente descrito como
robusto y rico, y suele ir bien con leche y azúcar, en un estilo tradicionalmente asociado con un
sustancial desayuno inglés.
Fifty Shades of Grey E.L. James
bandeja, la cual coloca en la pequeña y redonda mesa de abedul. Me da una taza y un
plato, un vaso de agua pequeño y una bandeja que lleva una solitaria bolsita de té
etiquetada como Twinings English Breakfast… mi favorito. Él tiene un café que lleva una
maravillosa imagen de hoja impresa en la leche. ¿Cómo lo hacen? Me pregunto sin decir
nada. También se compró un muffin de arándanos. Pone la bandeja a un lado, se
sienta frente a mí y cruza sus largas piernas. Se le ve tan cómodo, tan a gusto con su
cuerpo, lo envidio. Aquí estoy yo, toda torpe y descoordinada, apenas capaz de ir de A
a B sin caer de bruces.
—¿Tus pensamientos? —pregunta.
—Éste es mi té favorito. —Mi voz es baja, entrecortada. Simplemente no puedo creer
que esté sentada frente a Christian Grey en una cafetería de Portland. Frunce el ceño.
Sabe que estoy ocultando algo. Hago estallar la bolsita de té en la tetera y casi de
inmediato la tomo de nuevo con mi cucharilla. Mientras pongo de nuevo la bolsita de
té usada en la bandeja, él ladea la cabeza, mirándome con curiosidad.
—Me gusta el té negro y poco cargado —murmuro en tono de explicación.
—Ya veo. ¿Es tu novio?
Whoa... ¿Qué?
—El fotógrafo. José Rodríguez.
Me río, nerviosa pero curiosa. ¿Qué le daría esa impresión?
—No. José es un buen amigo mío, eso es todo. ¿Por qué pensaste que era mi novio?
—La forma en que le sonreíste y él a ti. —Sus ojos grises sostienen mi mirada. Es tan
desconcertante. Quiero mirar hacia otro lado, pero estoy atrapada… hechizada.
—Es más como familia —susurro.
Grey asiente con la cabeza ligeramente, al parecer satisfecho con mi respuesta y mira
hacia su muffin de arándanos. Sus largos dedos retiran con habilidad el papel mientras
lo miro fascinada.
—¿Quieres un poco? —me pregunta y esa sonrisa secreta y divertida está de regreso.
—No, gracias. —Frunzo el ceño y miro hacia mis manos de nuevo.
—Y el chico que conocí ayer en la tienda. ¿Es tu novio?
Fifty Shades of Grey E.L. James
—No. Pablo es sólo un amigo. Te lo dije ayer. —Oh, esto se está poniendo tonto—.
¿Por qué me lo preguntas?
—Pareces nerviosa alrededor de los hombres.
Mierda, eso es personal. Sólo estoy nerviosa a tu alrededor, Grey.
—Te encuentro intimidante. —Me sonrojo hasta llegar a escarlata, pero mentalmente
me doy palmaditas en la espalda por mi franqueza y vuelvo la mirada a mis manos
otra vez. Puedo escucharlo inhalar fuertemente.
—Deberías encontrarme intimidante. —Asiente con la cabeza—. Eres muy honesta.
Por favor, no bajes la mirada. Me gusta ver tu rostro. —Oh. Pongo la mirada en él y
me da una sonrisa alentadora, pero irónica—. Me da una especie de idea de lo que
podrías estar pensando. —Respira—. Eres un misterio, señorita Steele.
¿Misteriosa? ¿Yo?
—No hay nada misterioso en mí.
—Creo que eres muy reservada —murmura.
¿Lo soy? Wow... ¿Cómo voy a manejar eso? Esto es desconcertante. ¿Yo, reservada? De
ninguna manera.
—Excepto cuando te ruborizas, por supuesto, lo que sucede a menudo. Sólo desearía
saber el por qué de tu rubor. —Lanza un pequeño trozo de muffin a su boca y
comienza a masticarlo lentamente, sin despegar sus ojos de mí. Y por supuesto, como
si fuera el momento justo, me ruborizo. ¡Mierda!
—¿Siempre haces ese tipo de observaciones personales?
—No me había dado cuenta que lo hacía. ¿Te he ofendido? —Sonaba sorprendido.
—No —contesto sinceramente.
—Pero eres muy prepotente —contraataco tranquilamente.
Levanta sus cejas y, si no me equivoco, su cara se enrojece ligeramente también.
—Estoy acostumbrado a hacer las cosas a mi manera, Anastasia —murmura—. En
todas las cosas.
—No lo dudo. ¿Por qué no me pediste que te llamara por tu nombre? —Estoy
sorprendida por mi atrevimiento. ¿Por qué esta conversación se ha puesto tan seria?
Fifty Shades of Grey E.L. James
No va de la manera que en que pensé que iba a ir. No puedo creer que esté sintiendo
tanta antipatía hacia él. Es como si estuviera intentando ahuyentarlo.
—Las únicas personas que usan mi nombre son mi familia y unos pocos amigos
íntimos. Es así como quiero que sea.
Oh. Él todavía no me ha dicho, llámame Christian. Es un fanático del control, no hay
ninguna otra explicación y una parte de mí está pensando que quizás habría sido mejor
que Kate lo hubiera entrevistado. Dos fanáticos del control juntos. Un añadido es que
ella es casi rubia —bueno, rubia oxigenada—, como todas las mujeres en su oficina. Y
es hermosa, me recuerda mi subconsciente. No me gusta la idea de Christian y Kate
juntos. Tomo un sorbo de mi té y Grey come otro pequeño trozo de su muffin.
—¿Eres hija única? —pregunta.
Oh… cambio de tema.
—Háblame sobre tus padres.
¿Por qué quiere saber esto? Esto es tan aburrido.
—Mi madre vive en Georgia con su nuevo marido, Bob. Mi padrastro vive en
—¿Y tu padre?
—Mi padre murió cuando yo era un bebé.
—Lo siento —murmura y una fugaz mirada triste cruza su rostro.
—No lo recuerdo.
—¿Y tu madre volvió a casarse?
—Se podría decir eso.
Frunce el entrecejo.
—No me das mucha información, ¿verdad? —dice secamente, frotando su barbilla
como si pensara profundamente.
—Tú tampoco.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Tú me has interrogado ya una vez y yo trato de hacer algunas preguntas. —Me
¡Mierda! Él está recordando la pregunta "homosexual". Una vez más, me mortifico.
Durante los próximos años, lo sé, necesitaré terapia intensiva para no sentirme
avergonzaba cada vez que recuerde ese momento. Empiezo a balbucear sobre mi
madre… cualquier cosa para bloquear ese recuerdo.
—Mi madre es maravillosa. Es una romántica incurable. Actualmente va por su cuarto
Levanta sus cejas sorprendido.
—La echo de menos —continúo—. Ella tiene ahora a Bob. Y sólo espero que él pueda
estar pendiente de ella y recoger sus pedacitos cuando sus planes no vayan como
estaba previsto. —Sonrío con cariño. No he visto a mi madre desde hace mucho
Christian está mirándome fijamente, tomando sorbos de su café de vez en cuando.
Realmente no debería mirar su boca. Esos labios… son inquietantes.
—¿Te llevas bien con tu padrastro?
—Por supuesto. Crecí con él. Es el único padre que conozco.
—¿Y cómo es él?
—¿Ray? Es… reservado.
—¿Eso es todo? —pregunta Grey, sorprendido.
Me encojo de hombros. ¿Qué espera este hombre? ¿La historia de mi vida?
—Reservado como su hijastra —sugiere Grey.
Me abstengo de poner mis ojos en blanco hacia él.
—Le gusta el fútbol, el fútbol europeo sobre todo, los bolos, pescar y hacer muebles. Es
carpintero. Ex carpintero —suspiro.
—¿Viviste con él?
—Sí. Mi madre encontró a su tercer marido cuando yo tenía quince años. Y me quedé
con Ray.
Frunce el entrecejo como si no entendiera.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—¿No quisiste ir a vivir con tu madre? —pregunta.
Me ruborizo. Esto realmente no es de su incumbencia.
—Su tercer marido vivía en Texas. Mi casa estaba en Montesano. Y… ya sabes, mi
mamá estaba recién casada. —Me detengo.
Mamá nunca habla sobre su tercer marido. ¿Hacia dónde quiere ir Grey con esto? Esto
no es de su incumbencia. Los dos podemos jugar a este juego.
—Háblame sobre tus padres —pregunto.
Él se encoge de hombros.
—Mi padre es abogado, mi madre es pediatra. Ellos viven en Seattle.
¡Ah…! él pertenece a una familia acomodada. Y me pregunto por la próspera pareja
que adopta a tres niños, uno de ellos se convierte en un atractivo hombre que asume el
control empresarial y lo conquista sin la ayuda de nadie. ¿Qué lo llevó a ser así? Sus
padres deben de estar orgullosos.
—¿Qué hacen tus hermanos?
—Elliot trabaja en construcción y mi hermana pequeña está en París, estudiando
cocina bajo la supervisión de algún famoso chef francés.
Sus ojos se nublan con irritación. No quiere hablar de su familia o de sí mismo.
—He oído que París es encantador —murmuro. ¿Por qué no quiere hablar sobre su
familia? ¿Porque es adoptado?
—Es bonito. ¿Has estado ahí? —pregunta, su irritación desaparece.
—Nunca he salido de Estados Unidos. —Así que ahora regresamos a las trivialidades.
¿Qué está escondiendo?
—¿Te gustaría ir?
—¿A París? —rechino. Esto me desconcierta, ¿quién no querría ir a París?—. Claro —
admito—. Pero es Inglaterra lo que realmente me gustaría visitar.
Inclina su cabeza a un lado, recorriendo con su dedo índice su labio inferior… ¡Oh,
—¿Por qué?
Parpadeo rápidamente. Concéntrate, Steele.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Está la casa de Shakespeare, Austen, las hermanas Brontë, Thomas Hardy. Me
gustaría ver los lugares que inspiraron a esas personas para escribir eso maravillosos
Toda esta charla sobre los clásicos literarios me recuerda que debería estar estudiando.
Echo una ojeada a mi reloj.
—Será mejor que me vaya. Tengo que estudiar.
—¿Para tus exámenes?
—Sí. Comienzan el martes.
—¿Dónde está el automóvil de la señorita Kavanagh?
—En el estacionamiento del hotel.
—Te acompaño.
—Gracias por el té, señor Grey.
Sonríe divertido y percibo una enorme sonrisa secreta.
—Eres bienvenida, Anastasia. Es un placer. Ven —ordena y me tiende su mano.
La tomo, aturdida y lo sigo fuera de la cafetería.
Paseamos de vuelta al hotel y me gustaría decir que el silencio es afable. Él parece
tranquilo al menos, seguro de sí mismo. En cuanto a mí, estoy intentando evaluar
desesperadamente cómo ha ido nuestro café de la mañana. Me siento como si me
hubiera entrevistado para un empleo, pero no estoy segura de que sea eso.
—¿Siempre llevas pantalón? —pregunta inesperadamente.
Asiente con la cabeza. Estamos de regreso en la intersección, frente al hotel. Mi mente
está dando vueltas. Qué pregunta tan extraña… Y soy consciente de que nuestro tiempo
juntos es limitado. Eso es todo. Es así y lo he echado a perder por completo, lo sé.
Quizás él tiene a alguien.
—¿Tienes novia? —digo bruscamente. ¡Santo cielo! ¿Acabo de decir eso en voz alta?
Sus labios se curvan en una peculiar medio sonrisa y mira hacia abajo, hacia mí.
—No, Anastasia. No tengo novia —dice suavemente.
Fifty Shades of Grey E.L. James
¡Oh…! ¿Qué significa? ¿No es homosexual? Oh, quizás es… ¡mierda! Debe de haberme
mentido en su entrevista. Y por un momento, creo que va a continuar con alguna
explicación, alguna pista sobre esta criptica declaración, pero no lo hace. Tengo que
irme. Tengo que intentar reordenar mis pensamientos. Tengo que alejarme de él.
Camino hacia adelante y tropiezo, saliendo precipitadamente hacia el camino.
—¡Mierda, Ana! —grita Grey. Me toma de la mano y lo hace con tanta fuerza que
caigo contra él, justo cuando un ciclista pasa a toda velocidad yendo en la dirección
incorrecta por la calle de sentido único y casi me atropella.
Todo pasa tan rápido, en un minuto estoy cayendo, al próximo estoy en sus brazos y él
me está sosteniendo fuertemente contra su pecho. Inhalo su aroma limpio y vital. Él
huele a ropa de lino recién lavada y a algún caro gel de baño. ¡Oh Dios, es embriagador!
Inhalo profundamente.
—¿Estás bien? —susurra. Tiene un brazo a mí alrededor, estrechándome contra él,
mientras los dedos de su otra mano trazan suavemente mi rostro, sondeando
suavemente, examinándome. Su pulgar roza mi labio inferior y escucho cómo contiene
la respiración. Está mirándome fijamente a los ojos y sostengo su mirada ansiosa,
ardiente durante un momento o quizás sea por siempre… pero finalmente, su hermosa
boca atrae mi atención. ¡Oh Dios! Y por primera vez en veintiún años, quiero ser
besada. Quiero sentir su boca contra la mía.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Capítulo 4
ésame, maldita sea! Le suplico, pero no me puedo mover. Estoy paralizada
por una extraña y desconocida necesidad, completamente cautivada por él.
Miro fijamente la exquisitamente esculpida boca de Christian Grey,
hipnotizada y él me devuelve la mirada, sus ojos escurecidos y entornados. Respira
con más fuerza de lo habitual y yo he dejado de respirar por completo. Estoy en tus
brazos. Bésame, por favor. Cierra los ojos, respira profundamente y me ofrece una breve
señal de negación con la cabeza, como si respondiera a mi silenciosa petición. Cuando
abre los ojos de nuevo, lo hace con algún nuevo propósito, una firme resolución.
—Anastasia, debes mantenerte lejos de mí. No soy el hombre adecuado para ti —
susurra. ¿Qué? ¿A qué viene esto? Ciertamente debería ser yo quien decida eso. Le frunzo
el ceño y niego con la cabeza.
—Respira, Anastasia, respira. Voy a ponerte de pie y a dejarte ir —dice en voz baja y
me aleja con gentileza.
La adrenalina se ha disparado a través de mi cuerpo, ya sea por el fallido
atropellamiento del ciclista o por la embriagadora proximidad de Christian, dejándome
ansiosa y débil. ¡No! Grita mi mente cuando él se aleja, dejándome desamparada.
Tiene sus manos sobre mis hombros, sosteniéndome con sus brazos extendidos,
observando mis reacciones cuidadosamente. Y en lo único en lo que puedo pensar es
en que quería ser besada, que lo hice malditamente obvio y él no lo hizo. No me quiere.
Realmente no me quiere. He estropeado magníficamente el café de la mañana.
—Lo tengo —respiro, encontrando mi voz—. Gracias —murmuro, inundada de
humillación. ¿Cómo pude haber malinterpretado tanto la situación entre nosotros?
Tengo que alejarme de él.
—¿Por qué? —Frunce el ceño. Aún mantiene sus manos sobre mis hombros.
—Por salvarme —susurro.
—Ese idiota manejaba en sentido contrario. Me alegro de que estaba aquí. Me
estremezco al pensar lo que te podría haber pasado. ¿Quieres venir y sentarte en el
Fifty Shades of Grey E.L. James
Hotel por un momento? —Me libera, las manos a ambos lados de su cuerpo y estoy de
pie frente a él sintiéndome como una tonta.
Con una sacudida, aclaro mi cabeza. Simplemente quiero irme. Todas mis vagas y no
articuladas esperanzas han sido frustradas. No me quiere. ¿En qué estaba pensando? Me
regaño. ¿Qué querría Christian Grey contigo? Mi subconsciente se burla de mí. Envuelvo
mis brazos a mí alrededor, me giro para hacerle frente a la calle y tomo nota con alivio
de que el hombre verde ha aparecido. Rápidamente atravieso la calle, consciente de
que Grey está detrás de mí. Fuera del Hotel, me volteo brevemente para hacerle frente
pero no puedo mirarlo a los ojos.
—Gracias por el té y por hacer la sesión de fotos —murmuro.
—Anastasia… Yo… —Se detiene, y la angustia en su voz reclama mi atención, por lo
que contra mi voluntad me encuentro mirándole detenidamente. Sus ojos grises lucen
sombríos cuando se pasa una mano por el cabello. Se ve contrariado, frustrado, sus
expresiones son crudas. Todo su cuidadoso control se ha evaporado.
—¿Qué, Christian? —espeto con irritación después que él dice… nada. Sólo quiero
irme. Tengo que llevarme lejos mi frágil y herido orgullo y de alguna manera cuidar de
él hasta que sane.
—Buena suerte con tus exámenes —murmura.
¿Eh? ¿Esta es la razón de por qué se ve tan desolado? ¿Esta es la gran despedida?
¿Simplemente desearme suerte en mis exámenes?
—Gracias. —No puedo ocultar el sarcasmo en mi voz—. Adiós, Señor Grey. —Me
vuelvo sobre mis talones, vagamente sorprendida porque no tropiezo y sin darle un
segundo vistazo, desaparezco por la vereda hacia el estacionamiento subterráneo.
Una vez bajo el oscuro, frío concreto del estacionamiento con sus sombrías luces
fluorescentes, me apoyo contra la pared y pongo la cabeza en mis manos. ¿En qué
estaba pensando? Espontáneas e indeseadas lágrimas llenan mis ojos. ¿Por qué estoy
llorando? Me hundo en el suelo, enojada conmigo misma por esta reacción sin sentido.
Doblando mis rodillas, me doblo sobre mí misma. Quiero hacerme tan pequeña como
sea posible. Quizás así este absurdo dolor sea menor mientras más pequeña me vuelva.
Colocando la cabeza sobre mis rodillas, dejo que las irracionales lágrimas caigan sin
restricciones. Lloro por la pérdida de algo que nunca tuve. Qué ridículo. Estar en duelo
por algo que nunca fue… mis frustrados sueños, esperanzas y mis deterioradas
Nunca había recibido un rechazo. De acuerdo… sí era una de las últimas en ser
escogida para el baloncesto o el voleibol, pero entendía eso: correr y hacer algo más al
Fifty Shades of Grey E.L. James
mismo tiempo, como hacer rebotar o lanzar una pelota, no es lo mío. Soy realmente
pasiva en cualquier tipo de deporte.
Aunque románticamente, nunca me he puesto a mí misma en esa posición, jamás.
Una vida de inseguridad: soy demasiado pálida, demasiado flacucha, demasiado
desaliñada, descoordinada y una larga lista de defectos que continúa. He sido siempre
la primera en rechazar a cualquiera que pudiera ser considerado como un admirador.
Había un chico en mi clase de química que me gustaba, pero nunca nadie ha
despertado mi interés, nadie excepto Christian maldito Grey. Quizá debería ser más
amable con gente a la que le gusto, como Paul Clayton y José Rodríguez, aunque estoy
segura que ninguno de ellos ha sido encontrado sollozando a solas en lugares oscuros.
Quizás todo lo que necesito es un buen llanto.
¡Detente! ¡Detente ahora! Mi subconsciente está gritándome metafóricamente, de brazos
cruzados, apoyándose en una pierna y golpeando con su pie en señal de frustración.
Sube al auto, ve a casa y continúa con tus estudios. Olvídate de él… ¡Ahora! Y detén toda esta
mierda de regodearte en la autocompasión.
Inhalo profundamente, me estabilizo y me levanto. Espabílate Steel. Mientras me dirijo
al automóvil de Kate seco las lágrimas de mi rostro. No pensaré en él de nuevo. Puedo
lidiar con este incidente como si fuera sólo una experiencia más y concentrarme en mis
Kate está sentada en la mesa del comedor con su computadora portátil cuando llego.
Su sonrisa de bienvenida se desvanece en cuanto me ve.
—Ana ¿qué va mal?
Ay no… no el Interrogatorio Katherine Kavanagh. Niego con la cabeza, imitando su
estilo de “ríndete ahora”, pero bien podría estar lidiando con un ciego sordomudo.
—Has estado llorando. —Ella tenía un don excepcional para señalar los malditos
hechos obvios algunas veces—. ¿Qué te hizo ese cabrón? —gruñe y su rostro… Jesús,
da miedo.
—Nada Kate. —En realidad ese el problema. El pensamiento trae una sonrisa irónica
a mi rostro.
—Entonces, ¿por qué has estado llorando? Tú nunca lloras —dice, su voz
suavizándose. Se pone de pie, sus ojos verdes rebosantes de preocupación. Pone sus
brazos a mí alrededor y me abraza. Necesito decirle algo para hacerla retroceder.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Estuve a punto de ser golpeada por un ciclista. —Es lo mejor que puedo hacer, pero
la distrae momentáneamente de… él.
—Por Dios, Ana, ¿Estás bien? ¿Te lastimaste? —Me sostiene con el brazo extendido y
me mira rapidamente.
—No. Christian me salvó —susurro—, pero estaba muy conmocionada.
—No me sorprende. ¿Cómo estuvo el café? Sé que lo odias.
—Tomé un té. Estuvo bien, nada que reportar en realidad. No sé por qué me lo pidió.
—Le gustas Ana. —Deja caer sus brazos.
—Ya no. No voy a volver a verlo. —Sí, de hecho consigo hacerlo sonar como que no
me importa.
—¿De veras?
Mierda. Está intrigada. Me dirijo a la cocina para que no pueda ver mi rostro.
—Sí… él está un poco fuera de mi liga Kate —digo tan secamente como puedo.
—¿Qué quieres decir?
—Ay Kate, es obvio. —Me doy media vuelta y la enfrento cuando se detiene en el
umbral de la cocina.
—No lo es para mí —dice—. De acuerdo, tiene más dinero que tú, pero entonces
¡también tiene más dinero que la mayoría de las personas en América!
—Kate él es… —Me encojo de hombros.
—¡Ana! Por el amor de Dios, ¿Cuántas veces debo decírtelo? Eres absolutamente
divina —me interrumpe. Ay no. Va comenzar con eso de nuevo.
—Kate, por favor. Tengo que estudiar —la interrumpo. Ella frunce el ceño.
—¿Quieres ver el artículo? Ya está terminado. José tomó algunas fotos realmente
¿Necesito un recordatorio visual del hermoso Christian no-te-quiero Grey?
—Claro. —Conjuro una sonrisa en mi rostro y camino hasta la portátil. Y allí está él,
mirándome en blanco y negro, mirándome y encontrándome carente de algo.
Pretendo leer el artículo, todo el tiempo encontrando su mirada gris, buscando en la
fotografía alguna pista que me diga por qué no es el hombre adecuado para mí, según
Fifty Shades of Grey E.L. James
sus propias palabras. Y de pronto, salta a la vista. Es demasiado gloriosamente bien
parecido. Somos polos opuestos y de dos mundos muy diferentes. Tengo una visión de
mí misma como Ícaro volando demasiado cerca del sol, ardiendo y estrellándome
como resultado. Sus palabras cobran sentido. No es adecuado para mí. Esto es lo que
quería decir y hace que su rechazo sea más fácil de aceptar… casi. Puedo vivir con
esto. Lo comprendo.
—Muy buen trabajo, Kate. —Me las arreglo para decir—. Voy a estudiar. —No voy a
pensar en él de nuevo por ahora, me comprometo conmigo misma y abriendo mis apuntes,
comienzo a leer.
Es sólo cuando estoy acostada, intentando dormir, que le permito a mis pensamientos
ir a la deriva, regresando a mi extraña mañana. Sigo volviendo a lo de “no suelo salir
con nadie” y me enfado por haberla recordado antes, cuando estaba en sus brazos
suplicándole mentalmente con cada fibra de mi ser que me besara. Lo había dicho allí
y antes. No me quería como novia. Me pongo de costado. Ociosamente, me pregunto
si tal vez es célibe. Cierro los ojos y comienzo a dejarme ir. Quizás se reserva para
alguien especial. Bueno, no para ti, mi subconsciente soñoliento me da un golpe final
antes de liberarse dentro de mis sueños.
Y esa noche, sueño con ojos grises, diferentes formas de hojas verdes en leche, corro a
través de lugares oscuros con espectrales luces fluorescentes y no sé si corro hacia o
estoy escapando de algo… simplemente no está claro.
Bajo mi lápiz. Terminado. Mi examen final está terminado. Siento la sonrisa del gato
Risón extenderse en mi rostro. Probablemente es la primera vez que he sonreído en
toda la semana. Es viernes y celebraremos esta noche, celebrar de verdad. ¡Incluso
podría emborracharme! Nunca antes he estado borracha. Le doy un vistazo a través de
la sala de deportes a Kate, quién continúa garabateando furiosamente, a cinco minutos
para terminar. Esto es todo, el final de mi carrera académica. Nunca tendré que volver
a sentarme entre filas de ansiosos y aislados estudiantes. Dentro de mi cabeza estoy
haciendo elegantes piruetas, sabiendo muy bien que ese es el único lugar en el que
puedo hacerlas. Kate deja de escribir y baja su lápiz. Me mira y también veo su sonrisa
de gato Risón.
Volvemos a nuestro apartamento en su Mercedes, negándonos a hablar de nuestro
examen final. Kate está más preocupada por lo que llevará puesto esta noche en el bar.
Yo estoy ocupada intentando tomar mis llaves dentro del bolso.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Ana, hay un paquete para ti. —Kate está de pie en los escalones de la puerta
principal sosteniendo un paquete envuelto en papel marrón. Qué raro. No he encargado
nada en Amazon recientemente. Kate me da el paquete y toma mis llaves para abrir la
puerta principal. Esta dirigido a la Srta. Anastasia Steel. No hay un nombre o
dirección de remitente. Quizás sea de mi mamá o de Ray.
—Probablemente es de mis padres.
—¡Ábrelo! —Kate está emocionada mientras se dirige a la cocina por nuestra
“Champán para celebrar que nuestros exámenes han acabado”
Abro el paquete y dentro encuentro una cajita mediana de cuero que contiene tres
libros aparentemente idénticos, cubiertos con tela vieja y una tarjeta blanca. Escrita por
un solo lado, con tinta negra y una clara letra cursiva, dice lo siguiente:
¿Por qué no me dijiste que había peligro? ¿Por qué no me advertiste?
Las damas saben de lo que deben protegerse, ya que leen novelas en las que se les previene de estos
Reconozco la cita de Tess10. Estoy aturdida por la ironía de que acabo de pasar tres
horas escribiendo acerca de las novelas de Thomas Hardy en mi examen final. Quizás
no es una ironía… quizás es deliberado. Inspecciono los libros de cerca, tres volúmenes
de Tess of the d'Urbervilles. Abro el libro. Escrito en el frente con algún tipo de letra
antigua, está lo siguiente:
“Londres: Jack R. Osgood, McIlvaine & Co., 1981.”
Santa mierda, son primeras ediciones. Deben valer una fortuna y sé de inmediato
quién las envía. Kate está sobre mi hombro contemplando los libros. Toma la tarjeta.
—Primeras ediciones —susurro.
—No. —Los ojos de Kate se amplían con incredulidad—. ¿Grey?
Asiento con la cabeza.
—No puedo pensar en nadie más.
—¿Qué significa esta tarjeta?
10 Tess: Tess of the d'Urbervilles, es una novela del poeta inglés Thomas Hardy, publicada por primera vez
en 1891.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—No tengo la menor idea. Creo que es una advertencia, honestamente, él continúa
advirtiéndome. No tengo ni idea de por qué. No es como si estuviera golpeando a su
puerta. —Frunzo el ceño.
—Sé que no quieres hablar de él, Ana, pero de verdad está afectándote. Con o sin
No me he permitido obsesionarme con Christian Grey durante esta última semana.
Bueno… sus ojos grises siguen frecuentando mis sueños y sé que me tomará una
eternidad sacar la sensación de sus brazos a mi alrededor y su maravillosa fragancia de
mi cerebro. ¿Por qué me envió esto? Me dijo que yo no era para él.
—He encontrado una primera edición de Tess en venta en Nueva York en 14.000
dólares. Pero la tuya se ve mucho mejor. Debe haber costado más. —Kate le está
consultando a su buen amigo Google.
—Esta cita, Tess se la dice a su madre luego de que Alec D’Urberville le ha hecho una
de sus maldades.
—Ya lo sé —reflexiona Kate—. ¿Qué intenta decir?
—No sé y no me importa. No puedo aceptar estos libros. Los enviaré de regreso con
una cita igual de desconcertante de alguna parte oscura del libro.
—¿La cita en la que Angel Clare dice “vete a la mierda”? —pregunta Kate con el rostro
completamente serio.
—Sí, esa cita. —Me río. Amo a Kate, es tan leal y solidaria. Embalo los libros y los
dejo en la mesa del comedor. Kate me da una copa de Champán.
—Por el término de los exámenes y nuestra nueva vida en Seattle. —Kate sonríe
—Por el término de los exámenes, nuestra nueva vida en Seattle y excelentes
resultados. —Chocamos las copas y bebemos
El bar es ruidoso y agitado, lleno de próximos graduandos dispuestos a emborracharse.
José se une a nosotras. No se graduará hasta el otro año, pero está de ánimo festivo y
nos apoya en nuestro espíritu de libertad recién encontrada comprándonos una jarra de
margarita. Mientras termino mi quinta, sé que esto no es una buena idea,
principalmente por el champán ingerido.
—¿Y ahora qué, Ana? —me grita José por encima del ruido.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Kate y yo nos mudaremos a Seattle. Los padres de Kate le han comprado un
departamento allí.
—Dios mío. Así es como vive la otra mitad. Pero estarás de vuelta para mi Show.
—Por supuesto, José, no me lo perdería por nada en el mundo. —Sonrío y él pone su
brazo alrededor de mi cintura y me cerca a él.
—Significa mucho para mí que estés allí, Ana. —Susurra en mi oído—. ¿Otra
—José Luis Rodríguez, ¿estás intentando emborracharme? Porque creo que está
funcionando. —Suelto una risita—. Creo que será mejor que tome una cerveza. Iré a
buscarnos una jarra.
—¡Más bebida! —grita Kate.
Kate tiene la constitución de un buey. Tiene su brazo envuelto alrededor de Levi, uno
de nuestros compañeros de estudios en Inglés y su fotógrafo habitual en el periódico
escolar. Ha renunciado a tomar fotos por la embriaguez que lo rodea. Sólo tiene ojos
para Kate. Ella tiene puesta una camiseta minúscula, jeans ajustados y tacones altos,
cabello recogido en alto con pequeños mechones colgándole alrededor del rostro, su yo
usualmente impresionante. Yo, soy más usar Converses y camisetas de estilo niña,
pero estoy usando mis jeans más favorecedores. Me libero del agarre de José y me
levanto de la mesa. Woah. La cabeza me da vueltas. Tengo que afirmarme del
respaldo de la silla. Los cocteles a base de tequila no son una buena idea.
Me dirijo hacia la barra y decido que debería visitar el tocador mientras puedo
mantenerme sobre mis propios pies. Bien pensado, Ana. Me tambaleo a través de la
multitud. Por supuesto, hay una fila, pero al menos está tranquilo y fresco en el pasillo.
Tomo mi teléfono celular para aliviar el aburrimiento de la fila de espera. Hmm… ¿A
quién me llamé la última vez? ¿A José? Antes de ese hay un número que no reconozco.
Ah, sí. Grey, creo que este es su número. Me río tontamente. No tengo idea de qué
hora es, tal vez lo despierte. Quizás pueda decirme porque me envío esos libros y el
mensaje críptico. Si quiere que permanezca alejada, debería dejarme en paz. Contengo
una sonrisa de borracha y presiono el botón de re llamada. Responde al segundo
—¿Anastasia? —Está sorprendido de escucharme. Bueno, francamente, estoy
sorprendida de llamarlo. Entonces, mi confundido cerebro registra… ¿Cómo sabe que
soy yo?
—¿Por qué me enviaste los libros? —digo, formando mal las palabras.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—¿Anastasia, estás bien? Tu voz suena extraña. —Su voz está llena de preocupación.
—Yo no soy la extraña, tú lo eres —lo acuso. Ahí, eso se lo dice, mi valor alimentado
por el alcohol.
—Anastasia, ¿has estado bebiendo?
—¿Qué te importa?
—Estoy… curioso. ¿Dónde estás?
—En un bar.
—¿Cuál Bar? —Suena exasperado.
—Un bar en Portland.
—¿Cómo regresarás a casa?
—Encontraré una manera. —Esta conversación no está saliendo como esperaba.
—¿En que bar estás?
—¿Por qué me enviaste los libros, Christian?
—Anastasia, ¿dónde estás? Dímelo ahora. —Su tono es tan, pero tan dictatorial…
como siempre controlador. Me lo imagino como un director de películas antiguas,
usando pantalones de montar, sosteniendo un megáfono y una fusta. La imagen me
hace reír a carcajadas.
—Eres tan dominante… —Suelto una risita tonta.
—Ana, ayúdame con esto, ¿en dónde diablos estás?
Christian Grey está maldiciendo frente a mí. Me río de nuevo.
—Estoy en Portland… muy lejos de Seattle.
—¿En qué parte de Portland?
—Adiós, Christian.
Cuelgo. ¡Já! Aunque no me dijo nada de los libros. Frunzo el ceño. Misión no
cumplida. Estoy realmente borracha, mi cabeza nada incómoda mientras me arrastro
en la fila. Bueno, el objetivo del ejercicio era emborracharse. Lo he logrado. Esto es
algo como: una experiencia que probablemente no debe ser repetida. La fila se ha movido y
Fifty Shades of Grey E.L. James
ahora es mi turno. Me quedo mirando fijamente el cartel en la parte posterior de la
puerta del baño que exalta las virtudes del sexo seguro. Santa mierda, ¿acabo de llamar
a Christian Grey? Mierda. Mi teléfono suena y me hace saltar. Grito por la sorpresa.
—Hola —gimo tímidamente al teléfono. No había contado con esto.
—Iré a recogerte —dice y cuelga. Sólo Christian Grey puede sonar tan tranquilo y
amenazante al mismo tiempo.
Santa mierda. Subo mis pantalones. Mi corazón late con fuerza. ¿Vendrá a buscarme?
Ay no, me voy a enfermar… no… estoy bien. Espera. Simplemente está jugando con
mi cabeza. No le dije en dónde estaba. No puede encontrarme aquí. Además, le
tomará horas llegar aquí desde Seattle. Y ya nos habremos ido para entonces. Me lavo
las manos y compruebo mi rostro en el espejo. Me veo ruborizada y ligeramente
desenfocada. Hmm… Tequila.
Espero en la barra por lo que se siente como una eternidad por la jarra de cerveza y
finalmente vuelvo a la mesa.
—Te fuiste por mucho tiempo —me regaña Kate—. ¿Dónde estabas?
—En la fila para ir al baño.
José y Levi están teniendo un acalorado debate acerca de nuestro equipo local de
beisbol. José hace una pausa en su sermón para servirnos cerveza a todos y tomo un
largo trago.
—Kate, creo que será mejor que salga y tome un poco de aire fresco.
—Ana, eres verdaderamente un peso ligero.
—Serán cinco minutos.
Me abro paso a través de la multitud de nuevo. Estoy comenzando a sentir náuseas, mi
cabeza está girando y no tengo mucho equilibrio. Menos equilibro de lo normal.
Tomar el aire fresco en el estacionamiento hace que me cuenta de cuan borracha estoy.
Mi visión se ha visto afectada y realmente estoy viendo doble todas las cosas, al igual
que en las viejas repeticiones de los dibujos animados de Tom y Jerry. Creo que voy a
vomitar. ¿Por qué me permití llegar a esto?
—Ana. —José ha llegado—. ¿Estás bien?
—Creo que simplemente he bebido un poquito demás. —Le sonrío débilmente.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Yo también —murmura, sus oscuros ojos mirándome intensamente—. ¿Necesitas
ayuda? —pregunta y da un paso hacia mí, poniendo sus brazos a mi alrededor.
—José estoy bien. Puedo hacerlo. —Intento empujarlo para alejarlo pero es un débil
—Ana, por favor —susurra, y ahora me sostiene en sus brazos, acercándome más a él.
—José, ¿qué estás haciendo?
—Sabes que me gustas Ana, por favor. —Una de sus manos está en la parte baja de mi
espalda apretándome contra él, la otra sobre mi mentón tirando de mi cabeza hacia
atrás. Demonios… va a besarme.
—No José, detente, no. —Lo empujo, pero es una pared de músculo duro y no lo
puedo mover. Su mano se ha deslizado hacia mi cabello y deja quieta mi cabeza.
—Por favor, Ana, cariña —susurra contra mis labios. Su aliento es suave y demasiado
dulce, por las Margaritas y la cerveza. Con suavidad, traza un sendero de besos a lo
largo de mi mandíbula hasta la comisura de mis labios. Me siento borracha, fuera de
control y con pánico. La sensación es sofocante.
—José, no —suplico. No quiero esto. Eres mi amigo y creo que voy a vomitar.
—Creo que la señorita dijo que no —dice tranquilamente una voz en la oscuridad.
¡Santa Mierda! Christian Grey, está aquí. ¿Cómo? José me libera.
—Grey —dice con sequedad. Miro ansiosamente a Christian. Él está mirando a José
con el ceño fruncido. Y está furioso. Mierda. Mi estomago da un tirón y me inclino
hacia adelante, mi cuerpo ya no es capaz de tolerar el alcohol y vomito de forma
espectacular sobre el suelo.
—Ugh, ¡Dios mío, Ana! —José salta hacia atrás, asqueado. Grey recoge mi cabello y lo
saca de la línea de fuego y me conduce con cuidado a un jardín ubicado en el borde del
estacionamiento. Noto, con profunda gratitud, que está relativamente oscuro.
—Si vas a vomitar otra vez, hazlo aquí. Yo te sostendré. —Uno de sus brazos está
alrededor de mis hombros, el otro sostiene mi pelo en una improvisada cola de caballo
sobre mi espalda dejando mi rostro despejado. Trato de alejarlo pero vomito de
nuevo… y otra vez. Oh, mierda, ¿cuánto tiempo iba a durar esto? Aun cuando mi
estómago está vacío y ya nada viene, horribles arcadas sacuden mi cuerpo. Prometo en
silencio que jamás volveré a beber. Esto es simplemente demasiado horrible como para
poder expresarlo en palabras. Finalmente, se detiene.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Mis manos descansan en la pared de ladrillo que bordea el pequeño jardín, apenas
sosteniéndome: vomitar tanto es agotador. Grey retira sus manos y me ofrece un
pañuelo. Sólo él tendría un pañuelo de lino recién lavado con las iniciales CTG
grabadas en él. No sabía que todavía se podía comprar uno de estos. Vagamente,
mientras me limpio la boca, me pregunto que significa la T. No me atrevo a mirarlo.
Estoy abrumada por la vergüenza, disgustada conmigo misma. Quiero que las azaleas
del jardín me traguen y estar en cualquier parte menos aquí.
José continúa rondando la entrada del bar, vigilándonos. Gimo y pongo mi cabeza
entre mis manos. Este tiene que ser simplemente el peor momento de mi vida. Mi
cabeza sigue a la deriva mientras trato de recordar uno peor —sólo consigo recordar el
rechazo de Christian— y esto es mucho, mucho más terrible en términos de
humillación. Me arriesgo a darle un vistazo. Me está mirando fijamente, su rostro
íntegro, sin dejar traslucir nada. Me doy la vuelta y miro a José quien luce muy
avergonzado y, al igual que yo, intimidado por Grey. Lo fulmino con la mirada.
Tengo unas cuantas cosas que decirle a mi supuesto amigo. Ninguna de las cuales
puedo repetir delante del Gerente General Christian Grey. Ana, a quién engañas, acaba
de verte vomitar sobre el suelo y la flora local. No hay forma de disfrazar que no sabes comportarte
como una dama.
—Ehm... nos vemos adentro —murmura José, pero ambos lo ignoramos y él se
escabulle dentro del edificio. Estoy sola con Grey. Doble mierda. ¿Qué debería decirle?
Disculparme por la llamada telefónica.
—Lo siento —murmuro, mirando el pañuelo que estoy apretando furiosamente con los
dedos. Es tan suave.
—¿Qué es lo que lamentas Anastasia?
Ah mierda, está exigiendo una explicación.
—La llamada telefónica principalmente, sentirme mal. Ah, la lista es interminable —
murmuro, sintiendo como mi piel se sonrojaba. Por favor, por favor ¿puedo morir ahora?
—Todos hemos estado ahí, quizás no tan dramáticamente como tú —dice secamente—
. Se trata de conocer tus propios límites, Anastasia. Quiero decir, estoy a favor de
presionar hasta el límite, pero, de verdad, esto es demasiado. ¿Este tipo de
comportamiento es un hábito en ti?
La cabeza me zumba por el exceso de alcohol y la irritación ¿Qué demonios tiene que
ver esto con él? No lo invité aquí. Suena como un hombre de mediana edad
regañándome como si fuera una niña descarriada. Una parte de mí quiere decirle que
si quiero emborracharme cada noche como lo hice hoy, entonces es mi decisión y no
Fifty Shades of Grey E.L. James
tenía nada que ver con él, pero no soy lo suficientemente valiente. No ahora que he
vomitado frente a él. ¿Por qué sigue aquí?
—No —digo compungida—. Nunca he estado borracha antes y ahora mismo no tengo
deseos de volver a estarlo.
Simplemente no entiendo por qué está aquí. Comienzo a sentirme mareada. Él se da
cuenta, me toma antes de que caiga y me alza en sus brazos, sosteniéndome contra su
pecho como si fuera una niña pequeña.
—Vamos, te llevaré a casa —murmura.
—Tengo que decirle a Kate. —Buen Señor, estoy en sus brazos otra vez.
—Mi hermano puede decirle.
—Mi hermano, Elliot, está hablando con la señorita Kavanagh.
—¿De veras? —No lo entiendo.
—Él estaba conmigo cuando llamaste.
—¿En Seattle? —Estoy confundida.
—No, me estoy hospedando en el Heathman11.
¿Todavía? ¿Por qué?
—Rastreé tu teléfono celular Anastasia.
Oh, por supuesto que lo hizo. ¿Cómo es posible? ¿Es legal? Acosador, me susurra mi
subconsciente a través de la nube de tequila que todavía flota en mi cerebro, pero de
alguna manera, porque se trata de él, no me molesta.
—¿Tienes una chaqueta o un bolso?
—Ehm… Sí, vine con ambos. Christian, por favor, tengo que decirle a Kate. Se
preocupará. —Su boca se aprieta en una línea dura y suspira pesadamente.
—Si tienes que hacerlo.
Me pone de pie y, tomando mi mano, me conduce de nuevo dentro del bar. Me siento
débil, todavía borracha, avergonzada, exhausta, mortificada y en algún extraño nivel,
11 Heathman: Hotel ubicado en el centro de Portland, Oregón, en el distrito cultural y financiero.
Fifty Shades of Grey E.L. James
extremadamente emocionada. Él está tomado mi mano, un despliegue tan confuso de
emociones. Necesitaré de al menos una semana para procesarlas todas.
Es ruidoso, está lleno de gente y la música ha comenzado, por lo que hay una gran
multitud en la pista de baile. Kate no está en nuestra mesa y José ha desaparecido.
Levi se ve perdido y desamparado estando solo.
—¿Dónde está Kate? —le grito a Levi por encima del ruido. Mi cabeza comienza a
palpitar al ritmo del contrabajo.
—Bailando —grita Levi y puedo decir que está enfadado. Está mirando a Christian
Me pongo mi chaqueta negra y meto mi pequeño bolso por encima de mi cabeza de
manera que quede en mi cadera. Estoy lista para irme una vez que haya visto a Kate.
—Ella está en la pista de baile. —Toco el brazo de Christian, me inclino y le grito al
oído, rozando su cabello con la nariz, oliendo su aroma limpio y fresco. Ay mi Dios.
Todos esos sentimientos prohibidos y desconocidos que he intentado negar salen a la
superficie y corren a través de mi agotado cuerpo. Me sonrojo y en algún lugar muy
profundo, mis músculos se contraen deliciosamente.
Él pone los ojos en blanco, toma mi mano de nuevo y me guía hasta la barra. Es
servido inmediatamente. No hay espera para el señor Controlador Grey, ¿todo le tiene
que llegar tan fácilmente? No puedo escuchar lo que ordena. Me entrega un vaso
enorme de agua helada.
—Bebe —me ordena.
Las luces se mueven dando vueltas al compás de la música arrojando extraños colores
y sombras al bar y a sus clientes. Él alterna entre everde, azul, blanco y un rojo
demoniaco. Me observa con atención. Tomo un sorbo tentativo.
—Bébelo todo —grita para hacerse oír por sobre la música.
Es tan autoritario. Se pasa una mano a través de su cabello rebelde. Se ve frustrado,
enojado. ¿Cuál es su problema? Aparte de que una tonta niña ebria lo llame en medio
de la noche y él piense que debe rescatarla. Y resulta ser que si debe salvarla de su
amigo demasiado amoroso. Y luego la ve vomitando a sus pies. Ay, Ana… ¿Superarás
esto alguna vez? Mi subconsciente está chasqueando la lengua y mirándome fijamente
por encima de sus anteojos de media luna, figurativamente hablando, claro. Me
balanceo un poco y él pone una mano en mi hombro para estabilizarme. Hago lo que
se me dice y me tomo el vaso entero. Me hace sentir mareada. Quitándome el vaso de
las manos lo coloca en la barra. En medio del desenfoque, le doy un vistazo a lo que
Fifty Shades of Grey E.L. James
lleva puesto; una camisa blanca holgada de lino, pantalones ajustados, zapatillas
converse negras y una chaqueta oscura a rayas. Su camisa está desabrochada en la
parte superior y no veo una pizca de pelo. En mi actual estado mental, se ve delicioso.
Toma mi mano una vez más. Santo cielo, me lleva a la pista de baile. Mierda. Yo no
bailo. Puede sentir mi resistencia y bajo las luces de colores, puedo ver su ligeramente
sardónica sonrisa divertida. Le da un tirón a mi mano y estoy de nuevo en sus brazos.
Comienza a moverse, llevándome con él. Caramba, sabe bailar. Y no puedo creer que
esté siguiéndolo paso a paso. Quizá sea porque estoy borracha y puedo seguir el ritmo.
Me aprieta con fuerza contra él, su cuerpo contra el mío… Si no me apretara con tanta
fuerza, estoy segura de que me desmayaría a sus pies. En el fondo de mi mente, la
advertencia que a menudo mi madre me recitaba resuena en mi cabeza: Nunca confíes
en un hombre que sabe bailar.
Nos mueve a través de la multitud de bailarines hasta el otro lado de la pista de baile y
llegamos junto a Kate y Elliot, el hermano de Christian. La música martillea con
fuerza en mi cabeza. Se me corta la respiración. Kate está haciendo sus movimientos. Baila
moviendo su trasero. Y ella sólo lo hace cuando realmente le gusta alguien. Lo que
significa que habrá tres de nosotros para el desayuno mañana temprano. ¡Kate!
Christian se inclina y le grita a Elliot en el oído. No puedo escuchar lo que dice. Elliot
es alto y de hombros anchos, pelo rubio rizado y unos ojos perversamente brillantes.
No puedo decir de qué color son debido al juego de brillantes luces intermitentes.
Elliot sonríe y tira de Kate a sus brazos, en donde ella está más que feliz de estar…
¡Kate! Incluso en mi estado de ebriedad, me asombra. Acaba de conocerlo. Ella asiente
con la cabeza a cualquier cosa que Elliot le esté diciendo, luego me sonríe y me dice
adiós con la mano. Christian nos saca de la pista de baile en un rápido tiempo doble.
Pero nunca llegué a hablar con ella. ¿Está bien? Puedo ver donde terminarán las cosas
para ellos dos. Tengo que hacer la charla del sexo seguro. En el fondo de mi mente,
espero que lea uno de los carteles en la parte posterior de las puertas de los aseos. Mis
pensamientos se estrellan contra mi cerebro, luchando con la difusa sensación de
embriaguez. Hace tanto calor aquí, es demasiado ruidoso, colorido, demasiado
brillante. Mi cabeza comienza a ir a la deriva, ay no…y puedo sentir el suelo viniendo
al encuentro de mi rostro o al menos así se siente. Lo último que oigo antes de
desmayarme en los brazos de Christian, es su discordante calificativo.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Capítulo 5
stá muy silencioso. La luz es muy débil. Me siento cómoda y cálida en esta
cama. Hmm… Abro mis ojos y por un momento estoy tranquila y serena,
disfrutando los extraños y desconocidos alrededores. No tengo idea de dónde
estoy. La cabecera detrás de mí tiene la forma de un enorme sol. Es extrañamente
familiar. La habitación es grande, espaciosa y lujosa, amueblada en tonos cafés,
dorados y beiges. La he visto antes. ¿Dónde? Mi cerebro aturdido lucha a través de sus
recientes memorias visuales. Mierda. Estoy en el hotel Heathman… en una suite. He
estado parada en una habitación parecida a esta con Kate. Esta parece más grande.
Oh, mierda. Estoy en la suite de Christian Grey. ¿Cómo llegué aquí?
Recuerdos fragmentados de la noche anterior regresan lentamente a atormentarme. La
bebida, ay no la bebida, la llamada telefónica, oh no la llamada telefónica, el vómito, oh no
el vómito. José y luego Christian. Oh no. Me estremezco por dentro. No recuerdo venir
aquí. Estoy usando mi camiseta, sujetador y bragas. Sin calcetines. Sin jeans. Mierda.
Echo un vistazo a la mesa de noche. En ella hay un vaso con jugo de naranja y dos
pastillas. Advil. Que controlador es, piensa en todo. Me siento y tomo las pastillas. En
realidad no me siento tan mal, probablemente mucho mejor de lo que merezco. El jugo
de naranja tiene un sabor divino. Apaga la sed y es refrescante. Nada es mejor que el
jugo de naranja recién exprimido para revivir una boca seca.
Hay un golpe en la puerta. Mi corazón salta a mi boca y parece que no puede
encontrar mi voz. Él abre la puerta de todos modos y entra.
Santo infierno, ha estado haciendo ejercicio. Usa pantalones de chándal gris que
cuelgan de sus caderas y una camiseta gris que esta oscurecida con sudor, al igual que
su cabello. Sudor de Christian Grey, la idea causa cosas extrañas en mí. Tomo una
respiración profunda y cierro los ojos. Me siento como una niña de dos años. Si cierro
mis ojos, entonces no estoy aquí realmente.
—Buenos días, Anastasia. ¿Cómo te sientes?
Oh, no.
—Mejor de lo que me merezco —murmuro.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Le doy un vistazo. Coloca una bolsa de compra grande en una silla y toma cada
extremo de la toalla que tiene alrededor de su cuello. Me mira, ojos gris oscuro y como
siempre, no tengo idea de lo que está pensando. Esconde sus pensamientos y
sentimientos tan bien.
—¿Cómo llegué aquí? —Mi voz es débil, con remordimientos.
Se acerca y se sienta en el borde de la cama. Está lo suficientemente cerca como para
que lo pueda tocar, para que lo pueda oler. Oh... el sudor, gel de ducha y Christian, es
un cóctel embriagador... mucho mejor que una margarita y ahora puedo hablar desde
la experiencia.
—Después que te desmayaste, no quería arriesgar la tapicería de cuero en mi auto
llevándote todo el camino a tu apartamento. Así que te traje aquí — dice
—¿Me pusiste en la cama?
—Sí. —Su rostro es imperturbable.
—¿Vomite de nuevo? —Mi voz es más silenciosa.
—¿Me desvestiste? —susurro.
—Sí. —Alza una ceja en mi dirección y me sonrojo furiosamente.
—Nosotros no... —le susurro, mi boca secándose con horror mortificado cuando no
puedo completar mi pregunta. Miro mis manos.
—Anastasia, estabas en estado de coma. La necrofilia no es lo mío. Me gusta que mi
mujer sea sensible y receptiva —dice secamente.
—Lo siento mucho.
Su boca se eleva ligeramente en una sonrisa irónica.
—Fue una noche muy divertida. Una que no olvidaré en un tiempo.
Yo tampoco; oh, el bastardo se ríe de mí. No le pedí que viniera a buscarme. De
alguna forma, me ha hecho sentir como el villano de la obra.
—No tenías por qué rastrearme con cualquier cosa de James Bond que estés
desarrollando para vender al mejor postor —digo bruscamente. Me mira fijamente,
sorprendido y si no me equivoco, un poco herido.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—En primer lugar, la tecnología para rastrear teléfonos celulares está disponible a
través de Internet. En segundo lugar, mi compañía no invierte o fabrica cualquier tipo
de dispositivos de vigilancia y en tercer lugar, si no hubiera ido por ti, probablemente
estarías despertando en la cama del fotógrafo y por lo que puedo recordar, no estabas
excesivamente entusiasmada sobre la forma en que te coqueteaba —dice agriamente.
¡La forma en que coqueteaba! Miro a Christian, me está mirando, sus ojos grises
centelleantes, apenado. Trato de morderme el labio, pero fallo al reprimir la risa.
—¿De qué crónica medieval escapaste? —me río—. Suenas como un distinguido
Su humor cambia visiblemente. Sus ojos se suavizan y se expresión se hace cálida y
veo un rastro de sonrisa en sus labios bellamente cincelados.
—Anastasia, no lo creo. Caballero oscuro tal vez. —Su sonrisa es irónica y niega con
la cabeza—. ¿Comiste anoche? —Su tono es acusador. Niego con la cabeza. ¿Qué gran
transgresión he cometido ahora? Su mandíbula se aprieta, pero su rostro permanece
—Necesitas comer. Por eso estabas tan mal. Honestamente Anastasia, es la regla
número uno al beber. —Pasa sus manos por su cabello y sé que es porque está
—¿Vas a continuar regañándome?
—¿Es eso lo que estoy haciendo?
—Creo que sí.
—Tienes suerte de que sólo te estoy regañando.
—¿Qué quieres decir?
—Bueno, si fueras mía, no serías capaz de sentarte durante una semana después de la
proeza que hiciste ayer. No comiste, te emborrachaste, te pusiste en riesgo. —Cierra
sus ojos, el temor grabado en su hermoso rostro y se estremece un poco. Cuando abre
sus ojos, me mira—. Odio pensar en lo que podría haberte pasado.
Frunzo el ceño en su dirección. ¿Cuál es su problema? ¿Qué soy de él? Si fuera suya...
bueno, no lo soy. Aunque tal vez, a una parte de mí le gustaría serlo. El pensamiento
penetra a través de la irritación que siento ante sus palabras arrogantes. Me sonrojo
ante la rebeldía de mi subconsciente; ella está haciendo su baile de felicidad en una
brillante falda hawaiana de color rojo ante la idea de ser suya.
—Habría estado bien. Estaba con Kate.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—¿Y el fotógrafo? —me dice bruscamente.
Hmm... el joven José. Voy a tener que enfrentarme a él en algún momento.
—José solo se pasó de la raya. —Me encojo de hombros.
—Bueno, la próxima vez que se pase de la raya, tal vez alguien debería enseñarle
buenos modales.
—Eres bastante disciplinario —le digo entre dientes.
—Oh, Anastasia, no tienes idea. —Sus ojos se entrecierran y luego sonríe con malicia.
Es cautivadora. Un minuto, estoy confundida y enojad, y después, estoy mirando a su
bella sonrisa. Wow... estoy en trance y es porque su sonrisa es tan rara. He olvidado de
qué está hablando.
—Voy a tomar una ducha. ¿A menos que prefieras ducharte primero? —Ladea la
cabeza hacia un lado, aun sonriendo. Los latidos de mi corazón se aceleran y mi bulbo
raquídeo ha dejado de hacer sinapsis para que pueda respirar. Su sonrisa se ensancha,
se acerca y dirige su pulgar hacia abajo por mi mejilla y a través de mi labio inferior.
—Respira, Anastasia —susurra y se levanta—. El desayuno estará aquí en quince
minutos. Debes estar muerta de hambre. —Se dirige al baño y cierra la puerta.
Dejo escapar el aire que había estado reteniendo. ¿Por qué es tan condenadamente
atractivo? En este momento, quiero ir y unirme a él en la ducha. Nunca me he sentido
así por nadie. Mis hormonas están en una carrera. Mi piel hormiguea por donde pasó
su pulgar, sobre mi rostro y el labio inferior. Me siento retorcer con una necesidad,
ansia... incomodidad. No entiendo esta reacción. Hmm... Deseo. Esto es deseo. Así es
como se siente.
Me recuesto en las suaves almohadas llenas de plumas. “Si fueras mía.” Oh mi… ¿qué
haría para ser suya? Él es el único hombre que alguna vez ha agitado mi sangre. Sin
embargo, es tan antagónico también; es difícil, complicado y confuso. Un minuto me
rechaza, al siguiente me envía libros de catorce mil dólares, luego me rastrea como un
acosador. Y aun así, pasé la noche en su habitación de hotel y me siento a salvo.
Protegida. Le importo lo suficiente para ir y rescatarme de algún peligro percibido
erróneamente. No es un caballero oscuro en absoluto, sino un caballero blanco en
Fifty Shades of Grey E.L. James
armadura brillante y deslumbrante, un clásico héroe romántico, Sir Gawain12 o
Salgo de su cama, buscando frenéticamente mis pantalones. Él emerge del baño,
mojado y brillante por la ducha, todavía sin afeitar, con sólo una toalla alrededor de su
cintura y ahí estoy yo… con las piernas desnudas y embobada. Está sorprendido de
verme fuera de la cama.
—Si estás buscando tus pantalones, los envíe a la lavandería. —Su mirada es de
obsidiana oscura—. Estaban salpicados de tu vomito.
—Oh. —Me pongo color escarlata. ¿Por qué en la tierra siempre me atrapa a la
—Envíe a Taylor por otro par y unos zapatos. Están en la bolsa de la silla.
Ropa limpia. Que bonus tan inesperado.
—Um… tomaré una ducha —murmuro—. Gracias —¿Qué más puedo decir? Tomo la
bolsa y entro disparada al baño, lejos de la proximidad de un Christian desnudo. El
David de Miguel Angel no tiene comparación con él.
El baño está lleno de vapor. Arranco mi ropa y rápidamente me meto a la ducha,
ansiosa de estar bajo el chorro de agua. Cae en cascada sobre mí y alzo mi rostro hacia
el bienvenido torrente. Deseo a Christian Grey. Lo deseo demasiado. Es simple. Por
primera vez en mi vida, quiero estar en la cama con un hombre. Quiero sentir sus
manos y su boca en mí.
Él dijo que le gustaba que su mujer estuviese consciente. Entonces, probablemente no es
célibe. Pero él no se aprovechó, a diferencia de Paul o José. No entiendo. ¿Me desea?
No me besó la semana pasada. ¿Soy repelente? Y sin embargo, aquí estoy y me trajo él.
Simplemente no sé a qué está jugando. ¿Qué está pensando? Has dormido toda la noche
en su cama y no te tocó, Ana. Haz la suma. Mi subconsciente alza su parte fea y vil, la
El agua es caliente y relajante. Hmm… podría quedarme bajo esta ducha, en este baño,
por siempre. Alcanzo el jabón y huele a él. Es un olor delicioso. Lo froto por todo mi
cuerpo, fantaseando que es él quien frota este jabón con esencia celestial por mi
cuerpo, por mis pechos, sobre mi estómago y entre mis muslos con sus largos dedos.
Oh mi Dios. Mi corazón se acelera de nuevo, esto se siente tan… tan bien.
—El desayuno está aquí. —Golpea la puerta, asustándome.
12 Sir Gawain: Sobrino del Rey Arturo. Uno de los caballeros de la mesa redonda.
13 Lancelot: Otro de los caballeros de la mesa redonda.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Está bien —tartamudeo mientras soy arrancada cruelmente de mi sueño erótico.
Salgo de la ducha y tomo dos toallas. Pongo mi cabello en una y la envuelvo al estilo
Carmen Mirando en mi cabeza. A toda prisa, me seco, ignorando la sensación
placentera de la toalla frotándose contra mi piel súper sensible.
Inspecciono la bolsa de los pantalones. Taylor no sólo me compró eso y nuevas
Converses, sino que también una camisa azul pálida, medias y ropa interior. Oh mi
Dios. Un sostén limpio y bragas… aunque en verdad, describirlas en una forma
mundana y utilitaria no les hace justicia. Son de un diseño exquisito, de alguna
lencería europea cara. De encaje azul pálido y de tafetán. Wow. Estoy asombrada y un
poco intimidada por esta lencería… y además, me quedan perfectamente. Por supuesto
que lo hacen. Me ruborizo al pensar en el hombre con corte militar en alguna tienda de
lencería comprando esto para mí. Me pregunto qué más hay en su descripción laboral.
Me visto rápidamente. El resto de la ropa se ajusta perfectamente. Bruscamente seco
mi cabello con la toalla y trato desesperadamente de controlarlo. Pero, como siempre,
se rehúsa a cooperar y mi única opción es sujetarlo una banda para el cabello. Debo
tener una en mi bolso. Tomo una profunda respiración. Tiempo de enfrentar al Sr.
Estoy aliviada de encontrar la habitación vacía. Rápidamente busco mi bolso, pero no
está aquí. Tomando una profunda respiración, entro en la sala de la suite. Hay una
opulenta área para sentarse, llena de sofás acolchados y suaves cojines, una elaborada
mesa de café con un estante de libros brillantes, un área de estudio con una
computadora Mac de última generación, una enorme pantalla plasma de TV en la
pared y Christian está sentando en la mesa del comedor al otro lado de la habitación,
leyendo un periódico. Es del tamaño de una cancha de tennis o algo parecido, no es
que yo juegue tenis, aunque he visto a Kate unas cuantas veces. ¡Kate!
—Mierda, Kate —grazno. Christian me mira.
—Sabe que estás aquí y todavía viva. Le envíe un mensaje de texto a Elliot —lo dice
con un rastro de humor.
Oh, no. Recuerdo su ardiente baile de anoche. ¡Todos sus movimientos patentados
usados con el máximo efecto para seducir nada más ni nada menos que al hermano de
Christian! ¿Qué va a pensar sobre mí estando aquí? Nunca antes me he quedado fuera.
Ella sigue con Elliot. Sólo lo ha hecho dos veces antes y ambas veces había tenido que
soportar ese horrendo pijama rosa durante una semana luego de que terminaran. Va a
pensar que yo también he estado con Christian.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Christian me mira imperiosamente. Está usando una camisa de lino blanca, cuello y
mangas sin abotonar.
—Siéntate —ordena, señalando un puesto en la mesa. Camino por la habitación y me
siento frente a él, como me indicó. La mesa está repleta de comida.
—No sabía que te gustaba, así que ordené una selección del menú del desayuno. —Me
da una torcida sonrisa de disculpa.
—Eso es muy despilfarrador de tu parte —murmuro, perpleja por la elección, aunque
estoy hambrienta.
—Sí, lo es—suena culpable.
Opto por panqueques, jarabe de arce, huevos revueltos y tocino. Christian trata de
ocultar una sonrisa mientras regresa a su omelette de huevos blancos. La comida es
—¿Té? —pregunta.
—Sí, por favor.
Me pasa una pequeña taza de agua caliente y en el platillo hay una bolsa de té de
Twining’s English Breakfast. ¡Caray! Recuerda como me gusta mi té.
—Tu cabello está muy mojado —me reprende.
—No pude encontrar el secador —murmuro, avergonzada. No es como si lo hubiera
La boca de Christian se tensa en una dura línea, pero no dice nada.
—Gracias por organizar lo de la ropa.
—Es un placer, Anastasia. Ese color te favorece.
Me ruborizo y miro mis dedos.
—Sabes, en verdad debes aprender a recibir un cumplido. —Su tono es castigador.
—Debería darte dinero por esta ropa.
Me mira como si lo hubiera ofendido. Continúo.
—Ya me diste libros, los que, por supuesto, no puedo aceptar. Pero esta ropa… por
favor, déjame pagarte. —Le sonrío tentativamente.
—Anastasia, créeme, puedo pagarlo.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Ese no es el punto. ¿Por qué deberías comprármelas?
—Porque puedo. —Sus ojos brillan con algo extraño.
—Sólo porque puedas no significa que debas —respondo en voz baja mientras me
arquea una ceja, sus ojos brillando y de repente, siento como si estuviéramos hablando
de otra cosa, pero no sé qué es. Lo que me recuerda…
—¿Por qué me enviaste los libros, Christian? —Mi voz es suave. Baja sus cubiertos y
me contempla, sus ojos grises brillando con una emoción incomprensible. Mierda
santa… mi boca se seca.
—Bueno, cuando casi fuiste atropellada por el ciclista y yo estaba sosteniéndote y me
mirabas diciéndome “Bésame, bésame, Christian”. —Hace una pausa y se encoge de
hombros lentamente—. Sentí que te debía una disculpa y una advertencia. —Pasa sus
manos por su cabello—. Anastasia, no soy el tipo de hombre de flores y corazones, no
me interesa el romance. Mis gustos son muy singulares. Deberías alejarte de mí. —
Cierra sus ojos como si estuviera dándose por vencido—. Sin embargo, hay algo que
me impide alejarme de ti. Pero pienso que ya has descubierto eso.
Mi apetito se desvanece. ¡No puede alejarse!
—Entonces, no lo hagas —susurro.
Él jadea, sus ojos abiertos.
—No sabes lo que estás diciendo.
—Ilústrame, entonces.
Nos sentamos mirándonos el uno al otro, ninguno tocando la comida.
—¿No eres célibe entonces? —respiro.
Sorpresa ilumina sus ojos grises.
—No, Anastasia, no soy célibe. —Hace una pausa para que la información penetre y
me ruborizo. El filtro cerebro-boca está roto de nuevo. No puedo creer que lo dije en
voz alta—. ¿Cuáles son tus planes para los próximos días? —pregunta, su voz baja.
—Hoy trabajo medio día. ¿Qué hora es? —De repente, tengo pánico.
—Poco después de las diez. Tienes mucho tiempo. ¿Qué te parece mañana? —Tiene
sus codos en la mesa y su barbilla descansando en sus largos dedos.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Kathe y yo vamos a comenzar a empacar. Nos mudaremos a Seattle la próxima
semana y yo voy a trabajar en Clayton toda esta semana.
—¿Ya tienes un apartamento en Seattle?
—No puedo recordar la dirección. Es en el Distrito Market Pike.
—No está lejos de mí —sus labios se tuercen en una medio sonrisa—. ¿En qué vas a
trabajar en Seattle?
¿A dónde va con todas estas preguntas? La Inquisición de Christian Grey es casi tan
irritante como la de Katherine Kavanagh.
—Apliqué para algunas pasantías. Estoy esperando noticias.
—¿Aplicaste para mi compañía como sugerí?
Me ruborizo… por supuesto que no.
—Um… no.
—¿Qué tiene de malo mi compañía?
—¿Tu compañía o tú compañía? —sonrío con picardía.
Él sonríe.
—¿Me estás sonriendo, señorita Steele? —Inclina su cabeza hacia un lado y creo que se
ve divertido, pero es difícil de decir. Me sonrojo y bajo la mirada a mi desayuno sin
terminar. No puedo mirarlo a los ojos cuando usa ese tono de voz.
—Me gustaría morder ese labio —susurra en un tono oscuro.
Oh Dios. Estoy completamente consciente de que estoy mordiendo mi labio inferior. Mi
boca cae abierta mientras jadeo y trago al mismo tiempo. Esa tiene que ser la cosa más
sexy que me han dicho jamás. Mi corazón se salta un latido y creo que estoy jadeando.
Dios, soy un desastre tembloroso y ni siquiera me ha tocado. Me retuerzo en mi
asiento y encuentro su mirada oscura.
—¿Por qué no lo haces? —lo reto en voz baja.
—Porque no voy a tocarte Anastasia… no hasta tener tu consentimiento escrito para
hacerlo. —Sus labios se curvan en una sonrisa.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—¿Qué significa eso?
—Exactamente lo que dije. —Suspira y sacude su cabeza, divertido pero exasperado
también—. Necesito mostrártelo, Anastasia. ¿A qué hora terminas de trabajar esta
—Alrededor de las ocho.
—Bien, podríamos ir a Seattle esta noche o el próximo sábado para cenar en mi casa y
te informaré sobre los hechos entonces. La elección es tuya.
—¿Por qué no puedes decírmelo ahora? —Sueno petulante.
—Porque estoy disfrutando mi desayuno y tu compañía. Una vez que seas iluminada
respecto a esto, probablemente no querrás volver a verme.
Mierda santa. ¿A qué se refiere? ¿Acaso realiza trata de blancas con pequeños niños en
algún lugar del planeta olvidado por Dios? ¿Es parte de algún sindicado del crimen de
los bajos mundos? Eso explicaría por qué es tan rico. ¿Es profundamente religioso?
¿Impotente? Seguramente no, podría probarme eso justo ahora. Oh, Dios. Mis mejillas
se tiñen de escarlata al pensar en las posibilidades. Esto no me está llevando a ningún
lado. Me gustaría resolver el enigma que es Christian Grey más temprano que tarde.
Aunque si el secreto que tiene es tan asqueroso que ya no querré verlo más,
francamente, será un alivio. No te mientas a ti misma, me grita mi subconsciente, tendría
que ser sangrientamente malo para que corras hacia las colinas.
—Esta noche.
Él levanta una ceja.
—Al igual que Eva, quieres comer pronto del árbol del conocimiento. —Sonríe.
—¿Me está sonriendo, señor Grey? —pregunto dulcemente. Idiota pomposo.
Entrecierra sus ojos y levanta su BlackBerry. Presiona un número.
—Taylor. Voy a necesitar a Charlie Tango.
¡Charlie Tango! ¿Quién es ella?
—Desde Portland digamos a las ocho treinta… No, detenido en Escala… Toda la
¡Toda la noche!
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Sí. Hasta mañana en la mañana. Lo pilotearé desde Portland a Seattle.
—Piloto en espera desde las diez y media. —Corta la llamada. Ningún por favor o
—¿La gente siempre hace lo que le dices?
—Usualmente, si quieren mantener sus empleos —dice, impasible.
—¿Y si no trabajan para ti?
—Oh, puedo ser muy persuasivo, Anastasia. Deberías terminar tu desayuno. Y luego
te llevaré a tu casa. Te recogeré en Clayton a las ocho, cuando hayas terminado.
Volaremos a Seattle.
Parpadeo en su dirección.
—Sí. Tengo un helicóptero.
Lo miro alucinada. Tengo mi segunda cita con Christian oh-tan-misterioso Grey.
Desde café hasta vuelos en helicóptero. Wow.
—¿Iremos hasta Seattle en helicóptero?
—¿Por qué?
Él sonríe perversamente.
—Porque puedo. Termina tu desayuno.
¿Cómo puedo comer ahora? Iré a Seattle en helicóptero con Christian Grey. Y él
quiere morder mi labio… me retuerzo ante el pensamiento.
—Come —dice más claramente—. Anastasia, tengo un problema con la comida
desperdiciada… come.
—No puedo comer todo esto. —Dirijo mi mirada hasta lo que queda sobre la mesa.
—Come lo que está en tu plato. Si hubieras comido apropiadamente ayer, no estarías
aquí y yo no estaría declarando mis intenciones tan pronto. —Su boca se estrecha en
una línea sombría. Parece enojado.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Frunzo en ceño y vuelvo a mi comida fría. Estoy demasiado excitada para comer, Christian.
¿No lo entiendes? Explica mi subconsciente. Pero soy demasiado cobarde para expresar
mis pensamientos en voz alta, especialmente cuando él se ve tan sombrío. Hmmm,
como un niño pequeño. Encuentro esa idea divertida.
—¿Qué es tan gracioso? —pregunta. Sacudo mi cabeza, sin atreverme a decirle y
mantengo mis ojos en mi comida. Tragando mi último trozo de panqueque, lo miro.
Me está observando especulativamente.
—Buena chica —dice—
. Te llevaré a casa cuando hayas secado tu cabello. No quiero que te enfermes. —Hay
alguna clase de promesa implícita en sus palabras. ¿A qué se refiere? Dejo la mesa,
preguntándome por un momento si debería pedir permiso pero desestimando la idea.
Suena como un precedente peligroso que establecer. Me dirijo otra vez hacia su
dormitorio. Un pensamiento me detiene.
—¿Dónde dormiste anoche? —Me giro para mirarlo, todavía sentado en la silla del
comedor. No puedo ver mantas o sábanas aquí… tal vez las arregló de inmediato.
—En mi cama —dice simplemente, su mirada impasible otra vez.
—Sí, fue una tremenda novedad para mí también. —Sonríe.
—No tener… sexo. —Ahí… dije la palabra. Me sonrojo, por supuesto.
—No —niega con su cabeza y frunce el ceño como si estuviera recordando algo
incómodo—. Dormir con alguien. —Toma su periódico y continúa leyendo.
¿Qué, en nombre del cielo, significa eso? ¿Nunca ha dormido con nadie? ¿Es virgen?
De alguna forma lo dudo. Me quedo de pie mirándolo fijamente con incredulidad. Es
la persona más desconcertante que jamás he conocido. Me doy cuenta que he dormido
con Christian Grey y me pateo a mí misma… qué hubiera dado por estar consciente
para observarlo dormir. Verlo vulnerable. De algún modo, encuentro eso difícil de
imaginar. Bueno, al parecer todo será revelado esta noche.
En su dormitorio, busco en una cómoda y encuentro el secador de cabello. Utilizando
mis dedos, seco mi pelo lo mejor que puedo. Cuando he acabado, me dirijo al baño.
Quiero limpiar mis dientes. Veo el cepillo de dientes de Christian. Sería como tenerlo a
él en mi boca. Hmm… Miro con culpa por encima de mi hombro hacia la puerta,
siento las cerdas del cepillo de dientes. Están húmedas. Él ya debe haberlo usado.
Tomándolo rápidamente, pongo un poco de pasta de dientes en él y cepillo mis dientes
dos veces más rápido de lo normal. Me siento tan traviesa. Es una tremenda emoción.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Tomando mi camiseta, sujetador y bragas de ayer, las pongo en la bolsa de la compra
que Taylor trajo y me dirijo hacia el área de la sala en busca de mi bolso y mi
chaqueta. Para mi tremenda alegría, hay un lazo para el cabello en mi bolso. Christian
me está observando con expresión indescifrable mientras sujeto mi cabello en una
coleta. Siento sus ojos seguirme mientras me siento y espero a que él termine. Está en
su BlackBerry hablando con alguien.
—¿Ellos quieren dos?... ¿Cuánto costará?... Muy bien, ¿y qué medidas de seguridad
tenemos en el lugar?... ¿E irán vía Suez?... ¿Qué tan seguro es Ben Sudan?... ¿Y cuándo
llegan a Darfur?... Muy bien, hagámoslo. Mantenme informado del progreso. —
—¿Lista para irnos?
Asiento. Me pregunto de qué se trataba su conversación. Se coloca una chaqueta azul
marino a rayas, recoge las llaves de su auto y se dirige hacia la puerta.
—Después de ti, señorita Steele —murmura, abriendo la puerta para mí. Se ve tan
casual y elegante.
Me detengo, una fracción de segundo demasiado extensa, empapándome de él. Y
pensar que dormí con él la noche anterior y después de todo el tequila y el vómito,
todavía está aquí. Lo que es más, quiere llevarme a Seattle. ¿Por qué yo? No lo
entiendo. Me dirijo hacia la puerta recordando sus palabras: “Hay algo en ti.” Bueno, el
sentimiento es completamente mutuo. señor Grey y estoy determinada a descubrir qué
Caminamos en silencio a lo largo del pasillo hacia el ascensor. Mientras esperamos, le
doy un vistazo a través de mis pestañas y él me mira por el rabillo de su ojo. Sonrío y
sus labios se contraen.
El ascensor llega y nos subimos. Estamos solos. Repentinamente, por algún motivo
inexplicable, posiblemente nuestra cercanía en un espacio tan cerrado, la atmósfera
entre nosotros cambia, cargándose con una eléctrica y estimulante anticipación. Mi
respiración se altera mientras mi corazón se acelera. Su cabeza se gira hacia mí una
fracción, sus ojos se oscurecen. Muerdo mi labio.
—Oh, a la mierda el papeleo —gruñe. Se abalanza sobre mí, empujándome contra la
pared del ascensor. Antes de que lo sepa, tiene mis dos manos en una de las suyas en
un férreo agarre por encima de mi cabeza y está clavándome contra la pared utilizando
sus caderas. Mierda santa. Su otra mano sujeta mi coleta y la tira hacia abajo,
levantando mi rostro y sus labios están sobre los míos. Simplemente no es doloroso.
Gimo en su boca, dándole la entrada a su lengua. Toma completa ventaja de esto, su
Fifty Shades of Grey E.L. James
lengua explora mi boca de forma experta. Nunca he sido besada de esta forma. Mi
lengua tentativamente acaricia la suya y se une en un lento baile erótico que es sobre el
tacto y las sensaciones, todo golpe y choques de dientes. Levanta su mano para sujetar
mi barbilla y me sostiene en mi lugar. Y no puedo hacer nada, mis manos están
sujetas, mi cara en un firme agarre y sus caderas me restringen… siento su erección
contra mi vientre. Oh Dios… él me desea, Christian Grey, Dios Griego, me desea y yo
lo deseo, aquí… ahora, en el ascensor.
—Eres. Tan. Dulce —murmura, cada palabra una declaración.
El ascensor se detiene, la puerta se abre y se aleja de mí en un abrir y cerrar de ojos,
dejándome ahí. Tres hombres en trajes de negocios nos miran y sonríen mientras suben
a bordo. Mi ritmo cardíaco está por las nubes y me siento como si hubiera corrido una
carrera cuesta arriba. Quiero inclinarme y apoyarme en mis rodillas… pero eso es
demasiado obvio.
Lo miro. Se ve tan fresco y tranquilo, como si hubiera estado haciendo el crucigrama
del Seattle Times. Qué injusto. ¿Es que no está afectado por mi presencia? Me mira por
el rabillo de su ojo y toma suavemente una respiración profunda. Oh, sí que está
afectado… y mi pequeña diosa interna se bambolea en una suave samba de la victoria.
Los hombres de negocios se bajan en el segundo piso. Todavía tenemos un piso más
que recorrer.
—Cepillaste tus dientes —dice, mirándome fijamente.
—Usé tu cepillo de dientes —respiro.
Sus labios se curvan en una media sonrisa.
—Oh, Anastasia Steele, ¿qué voy a hacer contigo?
Las puertas se abren en el primer piso, él toma mi mano y tira de mí hacia afuera.
—¿Qué es lo que tienen los ascensores? —murmura, más para él que para mí mientras
camina a lo largo del vestíbulo. Me esfuerzo por mantener la paz con él, porque mi
ingenio ha sido real y completamente derramado sobre el piso y las paredes del
ascensor tres del Hotel Heathman.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Capítulo 6
hristian abre la puerta del pasajero del SUV negro marca Audi y subo en él. Es
una fiera de auto. No ha mencionado el estallido de pasión que explotó en el
elevador. ¿Debería hacerlo yo? ¿Deberíamos hablar de ello o pretender que
nunca pasó? Difícilmente parecía real, mi primer beso sin barreras. Mientras el tiempo
pasa, le doy un sentido mítico, como la leyenda de Arturo o la de la ciudad perdida de
Atlántida. Nunca pasó, nunca existió. Tal vez imaginé todo esto. No. Toco mis labios,
hinchados por su beso. Esto definitivamente pasó. Soy una mujer cambiada. Deseo a
este hombre, desesperadamente y él me desea.
Le doy un vistazo. Christian es educado, como es habitual, ligeramente distante.
Tan confuso.
Enciende el motor y sale de su espacio del estacionamiento. Enciende el reproductor
Mp3. El interior del auto se llena con la más dulce, mágica música de dos mujeres
cantando. Oh, wow… todos mis sentidos están confusos, por lo que me afecta el doble.
Envía deliciosos escalofríos por mi espina dorsal. Christian sale por el sudoeste de Park
Avenue y maneja con confianza.
—¿Qué estamos escuchando?
—Es El Dueto de Flores por Delibes, de la ópera de Lakmé14 . ¿Te gusta?
—Christian, es maravilloso.
—Lo es, ¿no? —Sonríe, mirándome. Y por un fugaz momento, aparenta su edad,
joven, desenfadado y hermoso como-para-detener-el-corazón. ¿Esta era la clave para
él? ¿Música? Me siento y escucho las voces angelicales burlándose y seduciéndome.
—¿Puedo oírla otra vez?
—Por supuesto. —Christian presiona un botón y la música me acaricia una vez más.
Es suave, lenta, dulce y un verdadero asalto a mis sentidos auditivos.
—¿Te gusta la música clásica? —pregunto, con la esperanza de tener un raro vistazo
dentro de sus preferencias personales.
14 Lakmé, es una ópera en tres actos con música de Léo Delibes y libreto en francés de Edmond Gondinet y
Philippe Gille, basado en la novela Rarahu ou Le Mariage (Rarahu o El matrimonio), de Pierre Loti (1880).
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Mi gusto es ecléctico, Anastasia, todo desde Thomas Tallis15 a los Kings of Leon16.
—Yo también. Aunque, no sé quién es Thomas Tallis.
Se volvió y me miró brevemente antes de que sus ojos regresaran a la carretera.
—Lo pondré alguna vez para ti. Era un compositor británico del siglo dieciséis. Tudor,
iglesia, música de coro. —Christian me sonríe—. Suena muy esotérico, lo sé, pero
también es mágico, anastasia.
Presiona un botón y los Kings of Leon empiezan a cantar. Hmm… esta la conozco.
Sex on Fire. Qué apropiado. La música es interrumpida por el sonido del timbre de un
celular a través de los parlantes del Mp3. Christian golpea un botón sobre el volante.
—Grey —dice. Es tan brusco.
—Señor Grey. Es Welch. Tengo la información que pidió. —Una voz ronca,
incorpórea, sale a través de los altavoces.
—Bien, mándame un e-mail. ¿Algo que agregar?
—No, señor.
Presiona el botón, entonces, cuando la llamada se corta, la música regresa. Ningún
adiós o gracias. Me alegro de que nunca considerara seriamente la idea de trabajar
para él. Me estremezco ante la idea. Es demasiado controlador y frío con sus
empleados. La música se corta nuevamente por el teléfono.
—El CDC le ha sido enviado por e-mail, Sr. Grey. —La voz de una mujer.
—Bien, eso es todo, Andrea.
—Buen día, señor.
Christian cuelga presionando un botón sobre el volante. La música suena muy
brevemente, antes de que el teléfono suene otra vez. Santo infierno, ¿esta es su vida,
constantes llamadas molestas?
—Grey —espeta.
15 Thomas Tallis: Compositor de inglés de música sacra o religiosa, uno de los más importantes del
Siglo XVI.
16 Kings of Lion: Grupo de música estadounidense de Rock, formado por tres hermanos, Caleb,
Nathan, Jared Followill y su primo Matthew Followill. En sus inicios era una mezcla de rock sureño
con influencias de rock de garaje pero actualmente tocan una diversidad de géneros.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Hola Christian ¿has tenido sexo?
—Hola Elliot, tengo el teléfono en el parlante y no estoy solo en el auto. —Christian
—¿Quién está contigo?
Christian pone los ojos en blanco.
—Anastasia Steele.
—¡Hola Ana!
—Hola Eliot.
—He oído mucho acerca de ti —murmura Elliot roncamente. Christian frunce el ceño.
—No creas una palabra de lo que Kate te diga.
Eliot ríe.
—Estoy dejando a Anastasia ahora. —Christian enfatiza mi nombre—. ¿Quieres que te
—Te veo dentro de poco. —Christian cuelga y la música regresa.
—¿Por qué insistes en llamarme Anastasia?
—Porque es tu nombre.
—Prefiero Ana.
—¿Lo haces ahora? —murmura.
Estamos casi en mi apartamento. No tomó mucho tiempo.
—Anastasia —reflexiona. Le frunzo el ceño, pero ignora mi expresión—. Lo que pasó
en el ascensor, no volverá a pasar, bueno, no a menos que sea premeditado.
Se detiene en la puerta de mi dúplex17 . Tarde me doy cuenta de que no ha
preguntando en dónde vivo, aunque lo sabía. Pero claro, envió los libros, por supuesto
17 Dúplex: Un apartamento dúplex se refiere a una sola vivienda dividida en dos pisos conectados por
una escalera interior. Estas propiedades pueden realmente ser caras, son de hecho las propiedades más
caras de Manhattan desde el 2006 (según la revista Forbes).
Fifty Shades of Grey E.L. James
que sabe dónde vivo. Cómo podría con un rastreador de teléfonos celulares y un
helicóptero propio, no ser un acosador.
¿Por qué no me besará otra vez? Hago pucheros ante el pensamiento. No lo entiendo.
Honestamente, su apellido debería ser Críptico y no Grey. Sale del auto, caminando
fácilmente con la gracia de sus piernas largas, rodeándolo hasta mi lado para abrir la
puerta, siempre el caballero, excepto en el raro y precioso momento en los ascensores.
Me sonrojo ante el recuerdo de su boca en la mía y el pensamiento de que no he
podido tocarlo invade mi mente. Quería correr mis dedos por su decadente y
desordenado cabello, pero no había podido mover mis manos. Estaba
retrospectivamente frustrada.
—Me gustó lo que pasó en el elevador —murmuro mientras salgo del auto. No estoy
segura de haber oído un jadeo audible, pero decidí ignorarlo y subí los escalones de la
puerta delantera.
Kate y Elliot estaban sentados en nuestra mesa del comedor. Los libros de catorce mil
dólares habían desaparecido. Gracias al cielo. Tengo planes para ellos. Tiene una
sonrisa ridícula, muy poco Kate en su rostro y luce desarreglada en una manera
atractiva. Christian me sigue dentro del área de estar y a pesar de su sonrisa de He-
estado-teniendo-un-buen-tiempo-toda-la-noche, Kate lo mira sospechosamente.
—Hola, Ana. —Salta a abrazarme y entonces me sostiene con el brazo extendido para
poder examinarme. Frunce el ceño y se vuelve hacia Christian—. Buenos días,
Christian —dice y su tono es un poco hostil.
—Señorita Kavanagh —dice él, en su forma rígida.
—Christian, su nombre es Kate —se queja Elliot.
—Kate. —Christian le da una inclinación educada y mira a Elliot, quien sonríe y se
levanta para abrazarme también.
—Hola Ana. —Sonríe, sus ojos azules brillan y me gusta inmediatamente. Es obvio
que no se parece en nada a Christian, pero bien, son hermanos adoptivos.
—Hola Elliot. —Le sonrío y me doy cuenta de que me estoy mordiendo el labio.
—Elliot, mejor nos vamos —dice Christian gentilmente.
—Seguro. —Se vuelve hacia Kate, tomándola en sus brazos y dándole un largo y
prolongado beso.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Hasta más tarde, nena —murmura y tengo que sonreír porque es tan impropio de él.
Pero a pesar de que está siendo irreverente, el término cariñoso remueve algo dentro de
—Te veré a las ocho. —Se da la vuelta para salir, abriendo la puerta delantera y
saliendo al porche. Elliot lo sigue hasta el auto, pero se gira, lanza a Kate otro beso y
siento una no bienvenida punzada de celos.
—Entonces, ¿lo hiciste? —pregunta Kate mientras los ve subir al auto y marcharse, la
evidente curiosidad quema en su voz.
—No —le lanzo con irritación, con la esperanza de que eso ponga un alto a las
preguntas. Nos dirigimos de regreso al departamento—. Aunque tú obviamente sí lo
hiciste. —No puedo contener mi envidia. Kate siempre se las arregla para atrapar
hombres. Es irresistible, hermosa, sexy, divertida, en fin… todas las cosas que yo no.
Pero el responder a su sonrisa es contagioso.
—Y lo veré nuevamente esta tarde. —Aplaude y salta de arriba hacia abajo como una
niña pequeña. No puede contener su emoción, su felicidad y no puedo evitar sentirme
feliz por ella. Una Kate feliz… esto va a ponerse interesante.
—Christian me va a llevar a Seattle esta tarde.
—¿Quizás lo harás entonces?
—Oh, espero.
—Entonces, ¿te gusta?
—¿Lo suficiente para…?
Ella levanta sus cejas.
—Wow. Ana Steele finalmente se enamora de un hombre y es Christian Grey:
ardiente y sexy billonario.
—Sí claro, es por el dinero. —Hago una mueca y las dos comenzamos a reírnos.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—¿Es una blusa nueva? —pregunta y le dejo saber todos los poco interesantes detalles
de mi noche.
—¿Ya te beso? —me pregunta mientras prepara café.
Me sonrojo.
—Una vez.
—¡Una vez! —se burla.
Asiento con la cabeza, sin vergüenza.
—Es muy reservado.
Ella frunce el ceño.
—Eso es raro.
—No creo que raro lo cubra realmente —murmuro.
—Tenemos que asegurarnos que estés simplemente irresistible para esta tarde —dice
con determinación.
Oh no… eso suena a que voy a pasar tiempo consumidor, humillante y doloroso.
—Tengo que trabajar en una hora.
—Puedo trabajar con ese horario. Vamos. —Kate agarra mi mano y me lleva a su
El día se prolonga en Clayton a pesar de que estamos ocupados. Llegamos a la
temporada de verano, así que tengo que pasar dos horas acomodando las repisas una
vez que la tienda se cierra. Es trabajo simple y me da mucho tiempo para pensar. Y no
he tenido tiempo para eso en todo el día.
Bajo la incansable y francamente intrusiva instrucción, mis piernas y axilas están
rasuradas a la perfección, cejas delineadas y estoy totalmente impecable. Ha sido la
experiencia más desagradable. Pero ella me asegura que esto es lo que los hombres
esperan estos días. ¿Qué más podrían esperar? Tengo que convencer a Kate que esto es
lo que yo quiero hacer. Por alguna extraña razón, ella no confía en él, quizá porque es
tan rígido y formal. Dice que no puede evitarlo, pero le prometí que le mandaría un
mensaje de texto cuando llegara a Seattle. No le he dicho del helicóptero,
Fifty Shades of Grey E.L. James
También tenngo el asunto de José. Me dejó tres mensajes y siete llamadas perdidas en
mi teléfono. También llamó a la casa dos veces. Kate ha sido muy vaga con respecto a
dónde estoy. Él sabrá que me está cubriendo. Kate nunca es vaga. Pero he decidido
hacerlo esperar. Aún estoy muy enojada con él.
Christian mencionó algún tipo de trabajo escrito y no sé si solo estaba jugando o voy a
tener que firmar algo. Es tan frustrante tratar de adivinar. Y encima de toda mi
angustia, apenas si puedo controlar mi emoción o mis nervios. ¡Hoy es la noche!
Después de todo este tiempo, ¿estoy lista para esto? Mi diosa interior me mira,
golpeando impacientemente su pequeño pie. Ha estado lista para esto por años y está
lista para cualquier cosa con Christian Grey, pero aun no entiendo que ve en mí… la
tímida Ana Steele, no tiene sentido.
Es puntual, por supuesto y me está esperando cuando salgo de Clayton. Se baja de la
parte trasera del auto para abrirme la puerta y me sonríe amablemente.
—Buenas tardes, Srita. Steele —dice.
—Sr. Grey. —Le asiento educadamente mientras me siento en el asiento trasero del
auto. Taylor está sentado en el asiento del conductor.
—Hola, Taylor —digo.
—Buenas tardes, Srita Steele. —Su voz educada y profesional. Christian se sube del
otro lado y toma mi mano, dándole un pequeño apretón que siento por todo mi
—¿Cómo estuvo el trabajo? —me pregunta.
—Muy largo —contesto y mi voz es ronca, muy baja y llena de necesidad.
—Sí, también ha sido un día muy largo para mí. —Su tono es serio.
—¿Qué hiciste? —pregunto.
—Fui a escalar con Elliot. —Su dedo acaricia mis nudillos, hacia atrás y hacia
adelante, mi corazón se salta un latido mientras mi respiración se acelera. ¿Cómo logra
hacerme esto? Sólo está tocando una pequeña parte de mi cuerpo y mis hormonas
están volando.
El camino hacia el helipuerto es corto y antes de que me de cuenta, ya hemos llegado.
Me pregunto dónde estará el legendario helicóptero. Estamos en una zona de la ciudad
con muchos edificios y hasta yo se que los helicópteros necesitan espacio para despegar
y aterrizar. Taylor se estaciona, se baja del automóvil y me abre la puerta. Christian se
coloca a mi lado en un instante y toma mi mano otra vez.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—¿Lista? —pregunta. Asiento con la cabeza y le quiero decir que estoy lista para lo
que sea, pero no puedo articular palabras por lo nerviosa y emocionada que estoy.
—Taylor. —Él asiente hacia su chofer y nos dirigimos hacia el edificio, directo a un
grupo de ascensores. ¡Ascensores! El recuerdo de nuestro beso esta mañana regresa a
perseguirme. No he pensado en ninguna otra cosa en todo el día. Soñando despierta en
la registradora de Clayton. El señor Clayton tuvo que gritarme dos veces para
devolverme a la tierra. Decir que había estado distraída hubiera sido la ironía del año.
Christian voltea a verme, una pequeña sonrisa esta en sus labios. ¡Ja! Él también está
pensando en eso.
—Sólo son tres pisos —dice secamente, pero sus ojos grises bailan con diversión.
Seguro es telépata. Es escalofriante.
Trato de mantener mi cara impasible mientras entramos al ascensor. Las puertas se
cierran y ahí está, la rara atracción eléctrica brincando entre nosotros, esclavizándome.
Cierro mis ojos en un vano intento de ignorarla. Él aprieta mi mano y cinco segundos
después, las puertas se abren en el techo del edificio. Y ahí está, un helicóptero blanco
con el nombre Grey Enterprises Holdings Inc. escrito de color azul con el logo de la
compañía en un lado. Seguro este es mal uso de la propiedad de la Compañía.
Me dirige hacia una pequeña oficina donde un viejo vigilante está sentado detrás de un
—Aquí está su plan de vuelo, Sr. Grey. Todos los chequeos externos están hechos.
Está listo y esperándolo, señor. Es libre de irse.
—Gracias, Joe. —Christian le sonríe cálidamente.
Oh. Alguien es merecedor del educado comportamiento de Christian, quizás el no es
un empleado. Veo al viejo señor con admiración.
—Vámonos —dice Christian y nos dirigimos hacia el helicóptero. Cuando estamos
más cerca, me doy cuenta que es más grande de lo que pensaba. Esperaba que fuera
una versión compacta para dos, pero este tiene al menos siete asientos. Christian abre
la puerta y me dirige hacia uno de los asientos del frente.
—Siéntate, no toques nada —me ordena mientras se sube detrás de mí.
Cierra la puerta. Me alegra que el área este iluminada, de otra forma, me hubiera
costado trabajo ver dentro de la pequeña cabina. Me siento en mi asiento y él se hinca
a un lado de mí para ponerme los arneses. Es un arnés de cuatro puntas con todas las
correas conectadas a un seguro central. Ajusta las dos correas superiores, así que
apenas me puedo mover. Está tan cerca y concentrado en lo que está haciendo. Si me
Fifty Shades of Grey E.L. James
inclinara hacia adelante, mi nariz estaría en su cabello. Huele limpio, fresco, celestial,
pero estoy asegurada en mi asiento y totalmente inmóvil. Él voltea a verme y sonríe,
como si estuviera disfrutando un chiste privado, sus ojos grises cálidos. Está tan
tentadoramente cerca. Detengo mi respiración mientras él estira una de las correas
—Asegurada, no hay escape —murmura, sus ojos son abrasadores—. Respira,
Anastasia —añade suavemente. Levanta su mano y acaricia mi mejilla, pasando sus
dedos largos hacia mi barbilla, la cual toma entre su pulgar y dedo índice. Se inclina y
planta un corto y puro beso en mis labios, dejándome anonadada, mi interior
conmocionado por la emoción del inesperado toque de sus labios.
—Me gusta este arnés —murmuro.
Se sienta a mi lado y se abrocha el cinturón y entonces, comienza un prolongado
procedimiento de chequear indicadores, mover interruptores y botones de la alucinante
matriz de diales, luces e interruptores frente a mí. Pequeñas luces parpadean y brillan
en diversos diales y el panel completo se enciende.
—Ponte tus auriculares —dice, apuntando al juego de auriculares frente a mí. Me los
pongo y las hélices se encienden. Son ensordecedoras. Él se pone sus auriculares y
continúa moviendo varios interruptores.
—Sólo estoy haciendo la rutina de chequeos antes de volar. —La voz de Christian está
en mis oídos a través de los auriculares. Volteo y le sonrío.
—¿Sabes qué estás haciendo? —pregunto. Voltea y me sonríe.
—He sido un piloto calificado por cuatro años, Anastasia, estás a salvo conmigo. —Y
me da una sonrisa lobuna—. Bueno, mientras estemos volando. —Añade y guiña.
Guiñando… ¡Christian!
—¿Estás lista?
Asiento con los ojos muy abiertos.
—Okay, torre. PDX18, este es Charlie Tango Golf, Golf Echo Hotel, libre para
despegar. Por favor confirmar, cambio.
18 PDX: Código designado por la IATA (Asociación Internacional del Transporte Aéreo) para el
Aeropuerto Internacional de Portland.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Charlie Tango, estás libre. PDX llamar, preceder a uno cuatro mil, dirigiéndose cero
uno cero, cambio.
—Torre Roger, Charlie Tango listo, cambio y fuera. Aquí vamos —añade para mí y el
helicóptero se eleva lenta y suavemente en el aire.
Portland desaparece frente a nosotros cuando nos aproximamos al espacio aéreo
estadounidense, aunque mi estómago continúa firmemente en Oregon. ¡Wow! Todas
las luces se encogen hasta que parpadean dulcemente bajo nosotros. Es como mirar
hacia afuera desde una pecera. Una vez que estamos más alto, realmente no hay nada
para ver. Es negro como la boca de un lobo, ni siquiera la luna derrama alguna luz
sobre nuestro viaje. ¿Cómo puede ver hacia dónde vamos?
—Sobrecogedor ¿no? —La voz de Christian está en mi oído.
—¿Cómo sabes que vas en el camino correcto?
—Aquí. —Señala con su dedo índice uno de sus indicadores y me muestra una brújula
electrónica—. Esto es un Eurocopter EC13519. Uno de los más seguros de su clase. Está
equipado para el vuelo nocturno. —Me da un vistazo y sonríe.
—Hay una pista de aterrizaje en la cima del edificio donde vivo. Hacia allá nos
Desde luego que hay una pista de aterrizaje donde él vive. Estoy tan fuera de mi liga
aquí. Su rostro está suavemente iluminado por las luces del panel de instrumentos.
Está muy concentrado mientras continuamente mira varios diales al frente. Me
empapo en sus rasgos, mirándolo de reojo. Tiene un perfil hermoso. La nariz recta, la
mandíbula cuadrada; me gustaría recorrer con mi lengua toda su mandíbula. No se ha
afeitado y su barba hace el panorama doblemente tentador. Mmm... Me gustaría sentir
que tan áspera es bajo mi lengua, mis dedos, contra mi rostro.
—Cuando vuelas en la noche, vuelas sin visibilidad. Tienes que confiar en tus
instrumentos. —Interrumpe mi sueño erótico.
—¿Cuánto durará el vuelo? —consigo decir, jadeando. No estaba pensando en sexo en
absoluto, no, de ninguna manera.
—Menos de una hora, el viento está a nuestro favor.
Mmm, menos de una hora para Seattle... eso no está mal, no importa que estemos
19 Eurocopter EC135: Helicóptero civil bimotor fabricado por el Grupo Eurocopter.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Tengo menos de una hora antes de la gran revelación. Todos los músculos en mi
vientre se aprietan, fuerte. Tengo un serio caso de mariposas. Se multiplican en mi
estómago. Oh, mierda, ¿qué tiene reservado para mí?
—¿Estás bien, Anastasia?
—Sí. —Mi respuesta es corta y sale con dificultad por mis nervios.
Creo que sonríe, pero es difícil decirlo en la oscuridad. Christian mueve otro
—PDX, esto es Charlie Tango ahora a los mil cuatrocientos, cambio. —Él intercambia
información con el control de tráfico aéreo. Todo suena muy profesional para mí. Creo
que nos movemos del espacio aéreo de Portland al Aeropuerto Internacional de
—Sea-Tac20 entendido, cambio y fuera.
—Mira hacia allá. —Señala a una pequeña luz a lo lejos—. Eso es Seattle.
—¿Siempre impresionas a las mujeres de ésta manera? “Ven y vuela en mi helicóptero”
—le pregunto, genuinamente interesada.
—Nunca traje a una mujer aquí, Anastasia. Es otra primera vez para mí también. —Su
voz es tranquila, seria.
Oh, esa es una respuesta inesperada. ¿Otra primera vez? ¿Oh, lo de dormir con alguien,
tal vez?
—¿Estás impresionada?
—Estoy intimidada, Christian.
Él sonríe.
—¿Intimidada? —Y por un breve momento, él tiene su edad de nuevo.
—Eres tan... competente.
—¡Vaya! Gracias señorita Steele —dice cortésmente. Creo que está contento, pero no
estoy segura.
20 Sea-Tac, Aeropuerto Internacional de Seattle-Tacoma.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Volamos en silencio por la oscuridad de la noche por un tiempo. La mota brillante que
es Seattle, poco a poco se hace más grande.
—Torre de Sea-Tac a Charlie Tango. Plan de vuelo hacia Escala. Por favor, continúe y
esté alerta. Fuera.
—Esto es Charlie Tango, entendido Sea-Tac. Estoy alerta, cambio y fuera.
—Realmente disfrutas esto —murmuro.
—¿Qué? —Me mira. Parece burlón a la penumbra de los instrumentos.
—Volar —contesté.
—Requiere control y concentración... ¿Cómo podría no amarlo? Aunque prefiero
—Sí. Volar sin motor. Planeadores y helicópteros. Piloteo ambos.
—Ah. —Aficiones caras. Lo recuerdo diciéndome eso durante la entrevista. A mí me
gusta leer y en ocasiones ir a ver películas. Soy más común.
—Charlie Tango adelante, por favor, cambio. —La voz incorpórea de control aéreo
interrumpe mi sueño. Christian responde, sonando controlado y seguro.
Seattle se está acercando. Ahora estamos realmente afuera. ¡Oh! Luce absolutamente
impresionante. Seattle de noche, desde el cielo...
—Luce bien, ¿no? —murmura Christian.
Asiento entusiasmada. Parece de otro mundo, irreal y me siento como en el reparto de
una película de gigantes, tal vez la película favorita de José, Bladerunner21. El recuerdo
del intento de beso de José me atormenta. Me empiezo a sentir un poco cruel por no
llamarlo. Puede esperar hasta mañana... Seguro.
—Estaremos allí en unos minutos —murmura Christian y de repente, mi sangre
palpita en mis oídos mientras los latidos de mi corazón se aceleran y la adrenalina
recorre mi sistema. Empieza a hablar de nuevo con control aéreo, pero no escucho
Oh mi... Creo que me voy a desmayar. Mi destino está en sus manos.
21 Bladerunner: Película de ciencia ficción dirigida por Ridley Scott y estrenada en 1982. Está basada en
la novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip K. Dick.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Ahora volamos entre los edificios y frente a nosotros, puedo ver un rascacielos con una
pista de aterrizaje en la cima. La palabra “Escala” está pintada en blanco en la cima
del edificio. Está cada vez más cerca, se hace cada vez más y más grande... Como mi
ansiedad. Dios, espero no defraudarlo. Él me encontrará carente de algo. Desearía
haber escuchado a Kate y haber tomado uno de sus vestidos, pero a mí me gustan mis
jeans negros, estoy usando una camisa verde claro y la chaqueta negra de Kate. Me
veo elegante. Sujeto el borde de mi asiento cada vez más fuerte. Puedo hacerlo. Puedo
hacerlo. Canto ese mantra mientras descendemos.
El helicóptero reduce la marcha, se sostiene en el aire y Christian lo deja sobre la pista
de aterrizaje en la cima del edificio. Mi corazón está en mi boca. No puedo decir si es
por nervios anticipados, alivio de que llegamos vivos o miedo de que de alguna manera
fallaré. Él apaga el motor, el sonido del rotor disminuye y se tranquiliza hasta que
escucho el sonido de mi respiración irregular. Christian se quita sus auriculares,
alcanza los míos y también los quita.
—Estamos aquí —dice suavemente.
Su mirada es tan intensa, la mitad en las sombras y la otra mitad iluminada por las
luces de aterrizaje. El caballero oscuro y el caballero blanco, es una metáfora
apropiada para Christian. Parece tenso. Su mandíbula está apretada y sus ojos ceñidos.
Desata su cinturón de seguridad y se estira para desatar el mío. Su rostro a centímetro
del mío.
—No tienes que hacer nada que no quieras, sabes eso, ¿no? —Su tono es tan serio,
incluso desesperado, sus ojos grises apasionados. Me toma por sorpresa.
—Nunca haría algo que no quisiera, Christian. —Y mientras digo las palabras, no
estoy completamente convencida, porque en este momento, probablemente haría
cualquier cosa por este hombre sentado a mi lado. Pero eso hace la magia. Él está
Me mira con cautela por un momento y de alguna manera, aunque es tan alto, logra
hacer con gracia su camino hacia la puerta del helicóptero y abrirla. Salta fuera,
esperando que lo siga y toma mi mano cuando me deslizo hacia abajo a la pista de
aterrizaje. Hace mucho viento en la cima del edificio y estoy nerviosa por el hecho de
que estoy soportando al menos a treinta metros de altura. Christian rodea mi cintura
con su brazo, atrayéndome fuertemente contra él.
—Vamos —grita sobre el ruido del viento. Me arrastra hacia un ascensor y, después de
tocar un número en el teclado, la puerta se abre. Dentro está cálido y lleno de espejos.
Puedo mirar a Christian hacia donde sea que mire y lo maravilloso es que me está
Fifty Shades of Grey E.L. James
llevando al infinito también. Christian introduce otro código en el teclado, luego las
puertas se cierran y el ascensor desciende.
Momentos más tarde, estamos en un vestíbulo blanco. En el centro hay una oscura
mesa redonda de madera y sobre ésta, un ramo increíblemente enorme de flores
blancas. En las paredes, hay cuadros en todas partes. Él abre una puerta doble y el
blanco continúa por el pasillo, directamente hacia una gran habitación. Es la sala de
estar, con techos altísimos. Enorme es una palabra demasiado pequeña para esto. La
pared lejana es de cristal y conduce a un balcón con vista a todo Seattle.
A la derecha hay un imponente sofá con forma de “u”, en el cual pueden sentarse diez
adultos cómodamente. Frente a este, una chimenea moderna de acero inoxidable o
platino… algo así. El fuego alumbra y arde con cuidado. A nuestra izquierda, por el
camino de entrada, está la cocina. Toda de blanco, con encimeras oscuras de madera y
una larga barra de desayuno para seis personas.
Cerca de la zona de la cocina, frente a la pared de vidrio, hay una mesa para cenar
rodeada por dieciséis sillas. Y en la esquina hay un piano de cola negro brillante. Oh,
sí... Probablemente él también toca el piano. Hay arte de todas las formas y tamaños
en todas las paredes. De hecho, el apartamento parece más una galería que un lugar
para vivir.
—¿Puedo tomar tu chaqueta? —pregunta Christian. Niego con la cabeza. Todavía
tengo frío por el viento en la pista de aterrizaje.
—¿Quieres una bebida? —pregunta él. Parpadeo.
¡Después de ayer en la noche! ¿Está tratando de ser gracioso? Por un segundo, pienso en
pedirle una margarita, pero no tengo el valor.
—Voy a tomar una copa de vino blanco ¿te gustaría acompañarme?
—Sí, por favor —murmuro.
Estoy de pie en esta enorme sala, sintiéndome fuera de lugar. Me acerco a la pared de
cristal y me doy cuenta que la mitad inferior de la pared se abre hacia el balcón al estilo
acordeón. Seattle está iluminado y animado en el fondo. Camino de regreso a la zona
de la cocina —eso toma algunos segundos ya que está muy lejos de la pared de vidrio—
y Christian está abriendo una botella de vino. Se ha quitado la chaqueta.
—¿Pouilly Fumé está bien para ti?
—No sé nada sobre vinos, Christian. Estoy segura de que estará bien. —Mi voz es baja
y vacilante. Mi corazón late con fuerza. Quiero huir. Esto es seriamente suntuoso.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Seriamente excesivo al estilo acaudalado de Bill Gates. ¿Qué estoy haciendo aquí?
Sabes muy bien qué estás haciendo aquí, mi subconsciente se burla de mí. Sí, quiero estar
en la cama de Christian Grey.
—Aquí tienes. —Me da una copa de vino. Incluso las copas son suntuosas... pesadas,
contemporáneas y de cristal. Tomo un sorbo y el vino es ligero, fresco y delicioso.
—Estás muy callada y ni siquiera estás sonrojándote. De hecho, creo que esto es lo
más pálida que te he visto, Anastasia —murmura—. ¿Tienes hambre?
Niego con la cabeza. No de comida.
—Tienes un lugar muy grande aquí.
—Es grande. —Coincide y sus ojos brillan con diversión. Tomo otro sorbo de vino.
—¿Tocas? —Apunto con mi barbilla hacia el piano.
—Por supuesto que sí. ¿Hay algo que no puedas hacer bien?
—Sí... un par de cosas. —Toma un sorbo de vino. No quita sus ojos de mí. Los siento
siguiéndome cuando me doy la vuelta y echo un vistazo alrededor de esta enorme sala.
Sala es una palabra incorrecta. Esta no es una sala, es una declaración de principios.
—¿Quieres sentarte?
Asiento con la cabeza, él toma mi mano y me lleva al extenso sofá blanco grisáceo.
Cuando me siento, estoy sorprendida por el hecho de que me siento como Tess
Durbeyfield, contemplando la nueva casa que pertenece al célebre Alec D'Urberville.
El pensamiento me hace sonreír.
—¿Qué es tan divertido? —Se sienta a mi lado, volviéndose para mirarme a la cara.
Reposa la cabeza en su mano derecha, con su codo apoyado en el respaldo del sofá.
—¿Por qué me regalaste específicamente Tess of the D'Urbervilles? —pregunto. Christian
me mira fijamente por un momento. Creo que está sorprendido por mi pregunta.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Bueno, dijiste que te gustaba Thomas Hardy.
—¿Esa es la única razón? —Incluso yo puedo escuchar la decepción en mi voz. Su
boca se aprieta en una línea dura.
—Me pareció apropiado. Podía mantenerte en un ideal imposiblemente alto, como
Angel Clare o degradarte por completo, como Alec D'Urberville —murmura y sus ojos
grises brillan oscuros y peligrosos.
—Si sólo hay dos opciones, me quedo con la degradación —susurro, mirándolo
fijamente. Mi subconsciente está mirándome con asombro. Él jadea.
—Anastasia, deja de morderte el labio, por favor. Es muy distractor. No sabes lo que
estás diciendo.
—Es por eso que estoy aquí.
Frunce el ceño.
—Sí. ¿Me disculpas un momento? —Desaparece por una puerta ancha al lado opuesto
de la sala. Se va por un par de minutos y vuelve con un documento.
—Este es un acuerdo de confidencialidad. —Se encoge de hombros y tiene la gracia de
verse un poco avergonzado—. Mi abogado insiste en ello. —Me lo entrega. Estoy
completamente perpleja—. Si optas por la segunda opción, la degradación, tendrás que
firmar esto.
—¿Y si no quiero firmar nada?
—Entonces, serán los altos ideales de Angel Clare, bueno, por la mayor parte del libro
de todos modos.
—¿Qué significa este acuerdo?
—Significa que no puedes revelar nada sobre nosotros. Nada, a nadie.
Lo miro con incredulidad. Mierda. Esto es malo, realmente malo y ahora estoy muy
curiosa por saber.
—Está bien. Firmaré.
Me da una pluma.
—¿Ni siquiera vas a leerlo?
Fifty Shades of Grey E.L. James
Frunce el ceño.
—Anastasia, siempre debes leer cualquier cosa que firmes —me aconseja.
—Christian, lo que no entiendes es que no hablaría de nosotros con nadie, de todos
modos. Ni siquiera con Kate. Por lo tanto, es irrelevante si firmo un acuerdo o no. Si
eso significa tanto para ti o para tu abogado… con quién obviamente hablaste, entonces
está bien. Voy a firmar.
Él me mira y asiente con la cabeza seriamente.
—Punto justo bien planteado, señorita Steele.
Firmo ostentosamente en la línea punteada de ambas copias y le devuelvo una.
Doblando la otra, la pongo en mi bolso y tomo un gran trago de vino. Estoy
pareciendo mucho más valiente de lo que realmente me siento.
—¿Esto significa que vas a hacer el amor conmigo esta noche, Christian? —Mierda.
¿Acabo de decir eso? Su boca se abre ligeramente, pero se recupera rápidamente.
—No, Anastasia no. En primer lugar, yo no hago el amor. Follo... duro. En segundo
lugar, hay mucho más papeleo por hacer y en tercer lugar, todavía no sabes lo que te
espera. Aún puedes huir por las colinas. Ven, quiero mostrarte mi cuarto de juegos.
Mi boca se abre. ¡Follar duro! Mierda, eso suena tan... caliente. Pero ¿por qué vamos a
ver un cuarto de juegos? Estoy desconcertada.
—¿Quieres jugar con tu Xbox? —pregunto. Se ríe fuerte.
—No, Anastasia, ningún Xbox, ni Playstation. Ven. —Se pone de pie, extendiendo la
mano. Dejo que me lleve de nuevo hacia el pasillo. A la derecha de las puertas dobles,
por dónde entramos, otra puerta conduce a una escalera. Subimos al segundo piso y
doblamos a la derecha. Sacando una llave de su bolsillo, abre otra puerta y toma una
respiración profunda.
—Puedes irte en cualquier momento. El helicóptero está listo para llevarte cuando
quieras irte, puedes pasar la noche aquí y volver a casa por la mañana. Lo que decidas
está bien.
—Sólo abre la maldita puerta, Christian.
Abre la puerta y retrocede para dejarme entrar. Lo miro una vez más. Quiero saber lo
que hay aquí. Tomando una respiración profunda, entro.
Y se siente como si hubiera viajado en el tiempo de vuelta al siglo XVI y a la
Inquisición española.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Fifty Shades of Grey E.L. James
Capítulo 7
a primera cosa que noto es el olor; cuero, madera y encerado con un cierto
aroma cítrico. Es muy agradable, la iluminación es suave y sutil. De hecho no
puedo ver la fuente de iluminación, pero está alrededor de la esquina de la sala,
emitiendo una brillante luminosidad de tipo ambiental. Las paredes y el techo son de
un profundo y oscuro color vino tinto, dándole a la espaciosa habitación un aspecto
similar al útero femenino. El piso es de madera antigua barnizada. Hay una gran cruz
fijada en la pared frente a la puerta en forma de X. Está hecha de caoba pulida y hay
esposas en cada esquina. Por encima, hay una reja de hierro que cuelga del techo.
Mide por lo menos unos ocho metros cuadrados y de ella cuelgan todo tipo de cuerdas,
cadenas y relucientes grilletes. A cada lado de la puerta se sitúan dos largos mástiles
pulidos y finamente tallados como cabezales de una baranda pero más largos, cuelgan
como cortinas a través de la pared. De ellos, cuelgan un asombroso surtido de paletas,
látigos, fustas e implementos plumosos de aspecto gracioso.
Al lado de la puerta hay un baúl de caoba con cajones de tamaño considerable, cada
cajón es prácticamente minúsculo, como si estuvieran diseñados para contener
ejemplares de un viejo museo bohemio. Me pregunto, brevemente, cuál será realmente
el contenido de los cajones. ¿Quiero saber? En el rincón más alejado hay una banqueta de
cuero acolchada de color granate y justo al lado, está fijado a la pared un estante de
madera pulida que luce como una base para sostener palos de billar, pero en una
inspección más cercana, me doy cuenta que sostiene bastones de diferentes longitudes
y anchos. En la esquina opuesta hay una sólida mesa de seis metros —de madera
pulida y patas intrincadamente talladas— y dos taburetes a juego por debajo.
Pero lo que domina la habitación es la cama. Es más grande incluso que el tamaño
extra-grande, de estilo rococó, elaboradamente tallada con cuatro postes y una cima
plana. Parece de finales del siglo XIX. Bajo el dosel, puedo ver más cadenas y
relucientes manguitos. No hay ropa de cama… sólo un colchón cubierto de cuero y
rojos cojines de satén apilados en un extremo.
A los pies de la cama, a unos cuantos metros, hay un sofá tapizado en granate, justo en
medio de la habitación, de cara a la cama. Una extraña disposición… tener un sofá
frente a la cama y me sonrío a mí misma: elijo decir que el sofá es extraño cuando en
realidad, es la pieza más mundana entre todo el mobiliario de la habitación. Miro
hacia arriba y me quedo mirando el techo. Hay mosquetones recubriéndolo a
intervalos impares. Vagamente, me pregunto para qué son. Extrañamente, toda la
madera, paredes oscuras, débil iluminación y tapicería de cuero granate le dan a la
Fifty Shades of Grey E.L. James
habitación algo de suavidad y romanticismo… aunque sé que es todo menos eso. Pero
creo que esta es la versión suave y romántica de Christian.
Me volteo. Él está contemplándome atentamente como sabía que estaría haciéndolo,
su expresión es totalmente ilegible. Me adentro aún más en la habitación y él me sigue.
La cosa con plumas me ha intrigado. La toco vacilante. Es gamuza, como un pequeño
gato de nueve colas, pero más espesa. En los extremos tiene cuentas de plástico
—Se llama flogger.22 —La voz de Christian es suave y silenciosa.
Un flogger… Hmm. Creo que estoy conmocionada. Mi subconsciente ha emigrado, se
ha quedado mudo o simplemente se desplomo y pereció. Estoy entumecida. Puedo
observar y asimilar, pero no puedo expresar mis sentimientos, porque estoy
conmocionada. ¿Cuál es la respuesta adecuada al encontrar en un amante potencial a
un completo sádico o masoquista? Miedo… Sí… Ese parece ser el sentimiento más
preocupante. Lo reconozco ahora. Pero extrañamente, no temo de él. No creo que él
vaya a lastimarme, bueno, no sin mi consentimiento. Por lo que un montón de
preguntas nublan mi mente. ¿Por qué? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Con qué frecuencia? ¿Con
quién? Me acerco a la cama y recorro con mis manos uno de los postes de madera
tallada. El mástil es muy sólido, una excepcional artesanía.
—Di algo —ordena Christian, su voz es engañosamente suave.
—¿Le haces esto a la gente o ellos te lo hacen a ti?
Su boca se levanta en una sonrisa torcida, con diversión o quizás alivio.
—¿Gente? —Parpadea un par de veces como si considerara su respuesta—. Le hago
esto a las mujeres que me desean.
No entiendo.
—Si tienes voluntarias más que dispuestas ¿Por qué estoy aquí?
—Porque quiero hacer esto contigo, muchísimo.
—Ah. —Se me corta la respiración. ¿Por qué?
Deambulo hasta la esquina más alejada de la habitación, acaricio el talle superior de la
banqueta acolchada y deslizo mis dedos sobre el cuero. Le gusta hacer daño a las mujeres.
El pensamiento me deprime.
22 Flogger: Implemento usado frecuentemente en el BDSM—Bondage: B Disciplina y Dominación: D
Sumisión y Sadismo: S Masoquismo: M— Está compuesto por un mango y varias correas, puede ser
usado como látigo; el castigo, o la caricia. Proviene del verbo Flog que significa azotar.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—¿Eres un sádico?
—Soy un Dominante. —Sus ojos son de un gris abrasador, intensos.
—¿Qué significa eso? —susurro.
—Significa que quiero que voluntariamente te entregues a mí, en todas las cosas.
Frunzo el ceño mientras intento asimilar la idea.
—¿Por qué lo haría?
—Para complacerme —susurra mientras ladea la cabeza hacia un lado y veo el
fantasma de una sonrisa.
¡Complacerlo! ¡Él quiere que yo lo complazca! Creo que incluso mi boca se abre. Complacer a
Christian Grey. Y me doy cuanta en ese momento, que sí, eso es exactamente lo que
quiero. Quiero que esté condenadamente encantado conmigo. Es una revelación.
—En términos muy simples, deseo que quieras complacerme —dice en voz baja. Su
voz es hipnótica.
—¿Y cómo lo hago? —Tengo la boca seca y deseo beber más vino. De acuerdo,
entiendo la parte de complacer pero, ¿en dónde encaja este agradable cuartito de
torturas isabelino? ¿Quiero saber la respuesta?
—Tengo reglas y quiero que las acates. Están hechas para mi placer y tu beneficio. Si
sigues estas reglas hechas para mi satisfacción, te recompensaré. Si no lo haces, te
castigaré y así aprenderás —susurra y le doy un vistazo al estante de bastones en
cuanto lo dice.
—¿Y en dónde encaja todo esto? —Muevo mi mano abarcando toda la habitación.
—Todo esto es parte del paquete de incentivos. Tanto recompensa como castigo.
—Así que obtendrás gozo por ejercer tu voluntad sobre mí.
—Se trata de ganar tu confianza y respeto, por eso me dejarás ejercer mi voluntad
sobre ti. Obtendré un gran placer, dicha, debido a tu sumisión. Mientras mayor sea tu
sumisión, mayor será mi dicha, es una ecuación muy simple.
—Bueno, ¿y qué obtendré yo de esto?
Él se encoge de hombros, casi en modo de disculpas.
—A mi —dice con sencillez.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Por Dios. Christian desliza una mano entre su cabello cuando me mira.
—No estarás regalando nada, Anastasia, serás retribuida —murmura exasperado—.
Bajemos las escaleras a donde pueda concentrarme mejor. Es una gran distracción
tenerte aquí. —Me extiende su mano, la cual ahora estoy reacia a tomar.
Kate había dicho que era peligroso y estaba tan en lo cierto. ¿Cómo lo sabía? Él es
peligroso para mi salud porque sé que diré que sí. Y parte de mí no quiere. Parte de mí
quiere salir corriendo, dando gritos, de esta habitación y lo que representa. Estoy tan
sobrepasada por la situación, fuera de lugar.
—No voy a hacerte daño, Anastasia—. Sus ojos grises imploran y sé que dice la
verdad. Tomo su mano y entonces, me conduce fuera de la habitación.
—Si haces esto, entonces déjame enseñarte. —En vez de bajar las escaleras, gira a la
derecha de la “Sala de juegos”, como él mismo le llama y bajamos por un corredor.
Pasamos varias puertas hasta que nos detenemos en la última. Más allá de ella hay un
dormitorio con una cama extra grande, todo en blanco… todo: muebles, paredes, ropa
de cama. Es estéril y fría, pero con la vista más gloriosa de Seattle a través de la pared
de vidrio.
—Esta será tu habitación. Puedes decorarla como quieras, tener lo que quieras aquí.
—¿Mi habitación? ¿Esperas que me mude? —No puedo ocultar el horror en mi voz.
—No a tiempo completo. Sólo por ejemplo, desde el viernes por la noche hasta el
domingo. Tenemos que hablar todo eso, negociar. Si quieres hacer esto —añade, su
voz es calmada y titubeante.
—¿Dormiré aquí?
—No contigo.
—No. Ya te lo dije, no duermo con nadie, excepto tú, cuando estás aturdida el trago.
—En sus ojos hay reprimenda.
Juntos mis labios en una dura línea. Esto es lo que no puedo conciliar. El amable y
bondadoso Christian, que me rescata de la embriaguez y me sostiene gentilmente
mientras vomito en las azaleas con el monstruo que posee cadenas y látigos en una
habitación especial.
—¿Dónde duermes tú?
—Mi habitación está abajo. Ven, debes tener hambre.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Extrañamente, parece que he perdido el apetito —murmuro con petulancia.
—Tienes que comer, Anastasia —me reprende y tomando mi mano, me conduce hacia
De vuelta a la imposiblemente gran sala, me lleno de profunda inquietud. Estoy en el
borde de un precipicio y tengo que decidir si salto o no.
—Estoy plenamente consciente de que es un sendero oscuro por el que te estoy
conduciendo, Anastasia, por lo que realmente quiero que pienses en esto. Debes tener
algunas preguntas —dice mientras se pasea por la zona de la cocina, liberando mi
Las tengo. Pero, ¿por dónde empezar?
—Has firmado un CDC. Puedes preguntarme lo que quieras y contestaré.
Me quedo de pie delante de la barra del desayuno, observándolo mientras abre el
refrigerador y saca un plato con diferentes quesos y dos grandes racimos de uvas rojas
y verdes. Lo pone en la encimera y procede a rebanar una barra de pan francés.
—Siéntate. —Señala uno de los taburetes de la barra de desayuno y obedezco sus
órdenes. Si voy a hacer esto, voy a tener acostumbrarme a ello. Me doy cuenta que de
que él ha sido así de mandón desde que lo conocí.
—Mencionaste un documento.
—¿Qué documento es ese?
—Bueno, aparte del CDC hay un documento que dice lo que haremos y lo que no.
Tengo que conocer tus límites y tú tienes que conocer los míos. Esto es consensual,
—¿Y si no quiero hacer esto?
—No habría problema —dice con cuidado.
—Pero ¿no tendríamos ningún tipo de relación? —pregunto.
—¿Por qué?
—Este es el único tipo de relación en la que estoy interesado.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—¿Por qué?
Se encoge de hombros.
—Es mi manera de ser.
—¿Cómo te volviste de esta manera?
—¿Por qué cualquiera es de la forma que es? Eso es algo difícil de responder ¿Por qué
algunas personas adoran el queso y otras lo odian? ¿Te gusta el queso? La señora
Jones, mi ama de llaves, ha dejado esto para cenar. —Toma algunos platos grandes de
color blanco de un armario y pone uno frente a mí.
Estamos hablando de queso… Mierda santa.
—¿Cuáles son las reglas que tengo que seguir?
—Las tengo bajo escrito. Las revisaremos una vez hayamos comido.
Comida. ¿Cómo puedo comer ahora?
—No estoy realmente hambrienta —susurro.
—Comerás —dice simplemente. Christian el Dominante, todo se vuelve claro ahora—. ¿Te
gustaría otra copa de vino?
—Sí, por favor.
Vierte vino en mi copa y viene a sentarse a mi lado. Tomo un sorbo apresurado.
—Sírvete, Anastasia.
Tomo un racimo pequeño de uvas. Esto lo puedo manejar. Entorna los ojos.
—¿Llevas largo rato siendo así? —pregunto.
—¿Es fácil encontrar mujeres que quieran hacer esto?
Enarca una ceja.
—Te sorprenderías —dice con sequedad.
—Entonces, ¿por qué yo? Realmente no lo entiendo.
—Anastasia, ya te lo he dicho. Hay algo en ti. Simplemente no puedo alejarme. —
Sonríe irónicamente—. Soy como la polilla a la llama. —Su voz se oscurece—. Te
Fifty Shades of Grey E.L. James
quiero de una forma tan terrible, especialmente ahora, cuando estás mordiendo tu
labio de nuevo. —Toma una profunda respiración y traga.
Mi estómago se sobresalta, él me desea… de una extraña manera, cierto, pero este
hermoso, extraño y pervertido hombre me desea.
—Pienso que tienes ese cliché al revés —me quejo. Yo soy la polilla y él la llama y me
voy a quemar. Lo sé.
—No, no he firmado nada todavía, así que pienso que tiraré de mi libertad un poco
más, si eso está bien para ti.
Sus ojos se suavizan y sus labios cambian a una sonrisa.
—Como desee, señorita Steele.
—¿Cuántas mujeres? —Suelto la pregunta. Pero soy muy curiosa.
Oh… no tantas como había pensado.
—¿Por largos periodos de tiempo?
—Algunas de ellas, si.
—¿Alguna vez heriste a alguna?
Santa mierda
—¿Vas a herirme?
—¿Qué quieres decir?
—Físicamente, ¿vas a herirme?
—Te castigaré cuando lo requieras y será doloroso.
Creo que me siento un poco débil. Tomo otro sorbo de vino. Alcohol, esto me hará
más valiente.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—¿Alguna vez has sido golpeado? —pregunto.
Oh… eso me sorprende. Antes de que pueda preguntarle más sobre esta revelación,
interrumpe mi tren de pensamientos.
—Discutámoslo en mi estudio. Quiero mostrarte algo.
Esto es muy duro de procesar. Allí estaba yo, tontamente pensando que me gustaría
pasar una noche de pasión en la cama de este hombre y en realidad, estábamos
negociando este extraño acuerdo.
Lo sigo dentro de su estudio, una espaciosa habitación con otra ventana del piso al
techo que se abre hacia afuera en un balcón. Se sienta al escritorio, indicándome con
un movimiento que me siente en un sillón de cuero frente a él y me entrega una hoja
de papel.
—Estas son las reglas. Pueden estar sujetas a cambios. Forman parte del contrato, que
también puedes tener. Lee las reglas y las discutiremos.
La Sumisa obedecerá todas las instrucciones dadas por el Dominante de inmediato, sin
vacilación ni reservas y de manera expedita. La Sumisa estará de acuerdo con
cualquier actividad sexual considerada adecuada y agradable por el Dominante, con
excepción de aquellas actividades que se detallan en los límites de dureza (Anexo 2).
Lo hará con entusiasmo y sin titubeos.
La Sumisa se asegurará de alcanzar un mínimo de siete horas de sueño por noche
cuando no esté con el Dominante.
La Sumisa comerá regularmente para mantener su salud y bienestar de una lista de
alimentos (Anexo 4). La Sumisa no ingerirá alimentos entre comidas, con excepción
de fruta.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Durante el plazo, la Sumisa vestirá solo lo aprobado por el Dominante. El Dominante
proporcionará un presupuesto de ropa a la Sumisa, el cual la Sumisa debe utilizar. El
Dominante deberá acompañar a la Sumisa a comprar sobre una base ad hoc23. Si el
Dominante así lo exige, la Sumisa deberá usar, durante el plazo, cualquier adorno que
el Dominante requiera, en presencia del Dominante y en cualquier otro momento que
el Dominante considere conveniente.
El Dominante proveerá a la Sumisa un entrenador personal cuatro veces por semana
en sesiones de una hora de duración, en horarios de mutuo acuerdo entre el entrenador
personal y la Sumisa. El entrenador personal reportará al Dominante sobre el progreso
de la Sumisa.
Higiene personal / belleza:
La Sumisa se mantendrá limpia y afeitada y/o depilada en todo momento. La Sumisa
visitará el salón de belleza de la elección del Dominante las veces que decida el
Dominante y se someterá a tratamientos que el Dominante crea convenientes.
Cuidado personal:
La Sumisa no beberá en exceso, no fumará, no tomará drogas recreativas o se
expondrá a cualquier peligro innecesario.
Cualidades personales:
La Sumisa no tendrá relaciones sexuales con alguien que no sea el Dominante. La
Sumisa se conducirá de una manera respetuosa y modesta en todo momento. Debe
reconocer que su comportamiento es un reflejo directo del Dominante. Ella se hará
responsable por cualquier delito, error o mala conducta cometida cuando no esté en
presencia del Dominante.
El incumplimiento de cualquiera de los anteriores, resultará en un castigo inmediato,
cuya naturaleza será determinada por el Dominante.
Santa mierda.
—¿Límites de dureza? —pregunto.
—Si. Lo que no vas a hacer, lo que no voy a hacer, tenemos que especificarlo en
nuestro contrato.
23 Ad Hoc: Se refiere al término utilizado por los jueces que literalmente significa “específicamente para
este fin”. Es decir que la va a acompañar a comprar ropa solo para el fin del contrato.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—No estoy segura sobre aceptar dinero para ropa. Se siente incorrecto. —Me muevo
incómodamente, la palabra con “Jo”24 rápidamente rondando en mi cabeza.
—Quiero despilfarrar dinero sobre ti, déjame comprarte unas cuantas prendas. Quizás
necesite que me acompañes a algunas funciones y quiero que vistas bien. Estoy seguro
de que tu salario, cuando consigas un trabajo, no va a cubrir el tipo de ropa que me
gustaría que uses.
—¿No tendré que usarlos cuando no esté contigo?
—De acuerdo. —Piensa en ello como un uniforme.
—No quiero ejercicios cuatro veces a la semana.
—Anastasia, te necesito flexible, fuerte y con resistencia. Créeme. Necesitas ejercicio.
—Pero seguramente no cuatro veces a la semana, ¿qué tal tres?
—Quiero que hagas cuatro.
—¿Pensaba que esto era una negociación?
Frunce los labios en mi dirección.
—De acuerdo, señorita Steele, otro punto bien hecho. ¿Qué te parece una hora por tres
días y un día de media hora?
—Tres días, tres horas. Tengo la impresión de que vas a mantenerme ejercitada
cuando este aquí.
Sonríe con malicia y sus ojos brillan como aliviados.
—Sí, lo haré —estuvo de acuerdo—. ¿Segura de que no quieres practicar en mi
compañía? Eres buena negociando.
—No, no pienso que sea buena idea. —Miro abajo, hacia sus reglas. ¡Depilación!
¿Depilar qué? ¿Todo? Uf.
—Entonces, límites. Estos son los míos. —Me da otra hoja de papel.
24 Jo: En el original es la palabra con “Ho” refiriéndose a Holy shit o Holy fuck, pero “la palabra con
Sa” no tiene mucho sentido, así que con “la palabra con Jo” se refiere a la segunda imprecación que
lanza mentalmente.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Límites de dureza:
 No actos que involucren encender fuego.
 No actos que involucren micción, defecación y derivados.
 No actos que involucren agujas, cuchillos, piercings o sangre.
 No actos que involucren instrumentos médicos ginecológicos.
 No actos que involucren niños o animales.
 No actos que puedan dejar marcas permanentes en la piel.
 No actos que involucren control de la respiración.
Ugh. ¡Tenía que escribir esto hasta abajo! Por supuesto, todo ello luce muy sensible y,
francamente, necesario… a cualquier persona sana no le gustaría estar involucrada en
este tipo de cosas ¿no? Aunque ahora, me siento un poco mareada.
—¿Hay algo que te gustaría agregar? —pregunta amablemente.
Mierda. No tengo idea. Estoy completamente perpleja. Me mira y frunce el ceño.
—¿Hay algo que no quieras hacer?
—No lo sé.
—¿Qué quieres decir con que no lo sabes?
Me remuevo incómoda y muerdo mi labio.
—Nunca he hecho algo como esto.
—Bueno, cuando has tenido sexo, ¿hubo algo que no te gustara hacer?
Por primera vez en lo que parecían ser años, me sonrojo.
—Puedes decirme, Anastasia. Debemos ser honestos con el otro o esto no va a
Me remuevo incómoda nuevamente y miro mis dedos entrelazados.
—Dime —ordena.
—Bueno… nunca antes he tenido sexo, así que no sé. —Mi voz se reduce. Lo miro y él
está mirándome, con la boca abierta, congelado y pálido, muy pálido.
—¿Nunca? —Susurra. Niego con la cabeza.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—¿Eres virgen? —Respira. Asiento con la cabeza, enrojeciendo de nuevo. Cierra los
ojos y parece como si contara hasta diez. Cuando los abre nuevamente, está enojado,
—¿Por qué mierda no me lo dijiste? —gruñe.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Capítulo 8
hristian está pasando ambas manos por su cabello y caminando de un lado a
otro por su estudio. Dos manos, eso es doble exasperación. Su control sólido
usual se ha esfumado.
―No entiendo por qué no me dijiste ―me crítica severamente.
―El tema nunca surgió. No tengo el hábito de revelar mi estatus sexual a todo el que
conozco. Quiero decir, apenas si nos conocemos. ―Estoy mirando mis manos. ¿Por
qué me estoy sintiendo culpable? ¿Por qué está tan enojado? Le doy una mirada.
―Bueno, tú sabes mucho sobre mí ahora ―chasquea, su boca se presiona en una línea
severa―. ¡Sabía que eras inexperta, pero virgen! ―Lo dice como si realmente fuera una
mala palabra―. Rayos, Ana, acabo de mostrarte ―gime―. Puede que Dios me
perdone. ¿Alguna vez has sido besada, sin contarme a mí?
―Por supuesto que sí. ―Hago mi mejor esfuerzo para lucir ofendida. De acuerdo…
quizás dos veces.
―¿Y un joven agradable no ha caído rendido a tus pies? Simplemente no entiendo.
Tienes veintiuno, casi veintidós. Eres hermosa. ―Pasa sus manos por su cabello otra
Hermosa. Me sonrojo, complacida. Christian Grey piensa que soy hermosa. Anudo mis
dedos, mirándolos fijamente, tratando de ocultar mi sonrisa tonta. Quizás es corto de
vista, mi subconsciente ha levantado su cabeza, sonámbula. ¿Dónde estaba cuando la
―Y estás discutiendo con seriedad lo que quiero hacer, cuando no tienes experiencia.
―Sus cejas se juntan―. ¿Cómo has evitado el sexo? Dime, por favor.
Me encojo de hombros.
―No ha habido nadie en realidad, ya sabes. ―Nadie ha estado a la altura, sólo tú. Y
resultaste ser alguna clase de monstruo―. ¿Por qué estás tan enojado conmigo?
―No estoy enojado contigo, estoy enojado conmigo. Simplemente asumí… ―Suspira.
Me mira con astucia y luego sacude su cabeza―. ¿Quieres irte? ―pregunta, su voz
Fifty Shades of Grey E.L. James
―No, a menos que quieras que me vaya ―murmuro. Oh no… No quiero irme.
―Por supuesto que no. Me gusta tenerte aquí. ―Él frunce el ceño mientras dice esto y
luego mira su reloj―. Es tarde. ―Y se gira para mirarme―. Estás mordiéndote el
labio. ―Su voz es ronca y está mirándome especulativamente.
―Lo siento.
―No te disculpes. Es sólo que también quiero morderlo, duro.
Jadeo… cómo puede decirme cosas como esa y esperar que no esté afectada.
―Ven ―murmura.
―Vamos a rectificar la situación ahora mismo.
―¿Qué quieres decir? ¿Qué situación?
―Tu situación. Ana, voy a hacerte el amor, ahora.
―Oh. ―El piso se ha desmoronado. Soy una situación. Estoy sosteniendo mi
―Si es que quieres hacerlo, quiero decir, no quiero empujar mi suerte.
―Creí que tú no hacías el amor. Creí que follabas duro. ―Trago saliva, mi boca
repentinamente seca.
Me da una sonrisa maliciosa, los efectos de ésta viajan todo el camino hasta allí.
―Puedo hacer una excepción o quizás combine los dos, ya veremos. Realmente quiero
hacerte el amor. Por favor, ven a mi cama conmigo. Quiero que nuestro acuerdo
funcione, pero realmente necesitas tener alguna idea de en qué te estás metiendo.
Podemos empezar tu entrenamiento esta noche, con lo básico. Esto no significa que
todo vaya a volverse corazones y flores, es un medio para un fin, pero uno que quiero,
y que espero que tú también. ―Su mirada gris es intensa.
Me sonrojo… oh Dios mío… los deseos se hacen realidad.
―Pero no he hecho todas las cosas que exiges de tu lista de reglas. ―Mi voz está
entrecortada, vacilante.
―Olvídate de las reglas. Olvídate de todos esos detalles por esta noche. Te deseo. Te
he deseado desde que entraste en mi oficina y sé que me deseas. No estarías sentada
aquí discutiendo calmadamente sobre castigo y límites estrictos si no lo quisieras. Por
Fifty Shades of Grey E.L. James
favor, Ana, pasa la noche conmigo. ―Extiende su mano en mi dirección, sus ojos
están brillantes, ardientes… excitados y pongo mi mano en la suya. Él me empuja
hacia sus brazos así que puedo sentir la longitud de su cuerpo contra el mío, esta
acción rápida me toma por sorpresa. Pasa sus dedos alrededor de mi cuello, enrolla mi
cola de caballo alrededor de su muñeca y empuja gentilmente, así que me veo obligada
a mirar arriba hacia él. También me mira.
―Eres una joven valiente ―susurra―. Estoy impresionado.
Sus palabras son como alguna clase de artefacto incendiario; mi sangre arde. Se
inclina, besa mis labios gentilmente y chupa mi labio inferior.
―Quiero morder este labio ―murmura contra mi boca y cuidadosamente tira de éste
con sus dientes. Gimo y él sonríe.
―Por favor, Ana, déjame hacerte el amor.
―Sí ―susurro, porque esa es la razón por la que estoy aquí. Su sonrisa es triunfante
mientras me libera, toma mi mano y me lleva a través del apartamento.
Su habitación es enorme. Las ventanas dejan ver un Seattle iluminado y elevado. Las
paredes son blancas y los muebles son azul pálido. La cama enorme es ultra-moderna,
hecha de madera gris y áspera, cuatro postes pero sin dosel. Sobre la pared encima de
estos hay una pintura impresionante del mar.
Estoy temblando como una hoja. Esto es. Finalmente, después de todo este tiempo,
voy a hacerlo, con nadie más que Christian Grey. Mi respiración es superficial y no
puedo quitarle los ojos de encima. Él se quita su reloj y lo pone sobre la parte superior
de un mueble con cajones a juego con la cama y se quita la chaqueta, dejándola sobre
la silla. Está vestido con una camisa de lino blanco y pantalones. Es de una belleza
sorprendente. Su cabello cobrizo oscuro es un desastre, su camisa está por fuera, sus
ojos grises audaces y deslumbrantes. Se quita sus Converse, se estira y se saca las
medias, una por una. Los pies de Christian Grey… vaya… ¿qué tienen los pies
descalzos? Girándose, me mira, su expresión suave.
―Asumo que no tomas la píldora.
¡Qué! Mierda.
―Pensé que no. ―Abre el cajón superior del mueble y saca un paquete de condones.
Me mira atentamente.
―Prepárate ―murmura―. ¿Quieres las cortinas cerradas?
―No me importa ―susurro―. Pensé que no dejabas que nadie durmiera en tu cama.
Fifty Shades of Grey E.L. James
―¿Quién dice que vamos a dormir? ―murmura suavemente.
―Oh. ―Santa mierda.
Camina lentamente hacia mí. Confiado, sexy, sus ojos ardientes y mi corazón empieza
a palpitar. Mi sangre está bombeando alrededor de mi cuerpo. Deseo, denso y caliente
llena mi estómago. Él se para frente de mí, mirándome a los ojos. Es jodidamente
―Vamos a quitar esta chaqueta, ¿de acuerdo? ―dice suavemente, toma las solapas y
desliza gentilmente mi chaqueta por mis hombros. La deja sobre la silla.
―¿Tienes idea de lo mucho que te deseo, Ana Steele? ―susurra. Mi respiración se
entrecorta. No puedo quitar mis ojos de los suyos. Se estira y gentilmente pasa sus
dedos desde mi mejilla hasta mi barbilla.
―¿Tienes alguna idea de lo que voy a hacerte? ―agrega, acariciando mi barbilla.
Los músculos dentro de la parte más profunda y más oscura de mí se aprietan de la
forma más deliciosa. El dolor es tan dulce y agudo que quiero cerrar mis ojos, pero
estoy hipnotizada por los ojos grises mirándome fervientemente. Inclinándose, me
besa. Sus labios son demandantes, firmes y lentos, moldeando los míos. Empieza a
desabotonar mi camisa mientras deja besos como toques de plumas sobre mi
mandíbula, mi barbilla y las esquinas de mi boca. Lentamente la quita y la deja caer al
suelo. Retrocede y me mira. Tengo un sostén de ajuste perfecto de color azul claro.
Gracias al cielo.
―Oh, Ana ―respira―. Tienes la piel más hermosa, pálida y perfecta. Quiero besar
cada centímetro de tu cuerpo.
Me sonrojo. Oh Dios mío… ¿Por qué dijo que no podía hacerme el amor? Haré
cualquier cosa que quiera. Toma mi lazo para el cabello, lo quita y jadea cuando mi
cabello cae en cascadas alrededor de mis hombros.
―Me gustan las morenas ―murmura y sus manos están en mi cabello, agarrando cada
lado de mi cabeza. Su beso es demandante, su lengua y labios miman los míos. Gimo
y mi lengua encuentra tentativamente la suya. Pone sus brazos a mí alrededor y me
arrastra contra su cuerpo, apretándome con fuerza. Una mano permanece en mi
cabello, la otra viaja por mi espina dorsal hasta mi cintura y luego a mi trasero. Sus
manos se flexionan sobre él y aprieta gentilmente. Me sostiene contra sus caderas y
siento su erección, que lánguidamente empuja hacia mí.
Gimo una vez más en su boca. Difícilmente puedo contener las sensaciones
desenfrenadas o las hormonas que se alborotan a través de mi cuerpo. Lo deseo con
Fifty Shades of Grey E.L. James
tantas ganas. Tomando la parte superior de sus brazos, siento sus bíceps, él es
sorprendentemente fuerte… muscular. Tentativamente, muevo mis manos a su rostro y
hacia su cabello. Santo Moisés. Es tan suave, revuelto. Tiro gentilmente y él gime. Me
lleva hacia la cama, hasta que la siento detrás de mis rodillas. Creo que va a
empujarme sobre ella, pero no lo hace. Liberándome, repentinamente cae sobre sus
rodillas. Agarra mis caderas con ambas manos y recorre con su lengua alrededor de mi
ombligo, luego mordisquea gentilmente su camino hasta el hueso de mi cadera, luego
sobre mi vientre hasta el otro lado.
―Ah ―gimo.
Mirarlo sobre sus rodillas en frente de mí, sentir su boca sobre mí, es tan inesperado y
caliente. Mis manos permanecen en su cabello, empujando gentilmente mientras trato
de tranquilizar mi respiración demasiado fuerte. Me mira a través de esas pestañas
imposiblemente largas, sus ojos de un gris ahumado ardiente. Sus manos alcanzan y
deshacen el botón de mis jeans y sin prisas baja la cremallera. Sin quitar sus ojos de
mí, sus manos se mueven bajo la pretina, rozándome y moviéndose a mi trasero. Sus
manos se deslizan lentamente desde mi trasero a mis muslos, quitando mis jeans
mientras lo hace. No puedo alejar mi mirada. Él se detiene y lame sus labios, nunca
rompiendo el contacto visual. Se inclina hacia adelante, recorriendo su nariz hasta el
vértice entre mis muslos. Lo siento. Allí.
―Hueles tan bien ―murmura y cierra sus ojos, una mirada de placer puro sobre su
cara y prácticamente convulsiono. Se estira y tira de la manta de la cama, luego me
empuja gentilmente hasta que caigo sobre el colchón.
Todavía arrodillado, agarra mi pie y desata mi Converse, quitándome mi zapato y la
media. Me levanto sobre mis codos para ver lo que está haciendo. Estoy jadeando…
queriendo. Él levanta mi pie por el talón y corre la uña de su pulgar por el empeine. Es
casi doloroso, pero siento que el movimiento hace eco en mi ingle. Jadeo. Sin quitar
sus ojos de los míos, otra vez pone su lengua a lo largo de mi empeine y luego sus
dientes. Mierda. Gimo… cómo puedo sentir esto, allí. Me recuesto sobre la cama,
gimiendo. Escucho su risita suave.
―Oh, Ana, lo que podría hacerte ―susurra. Me quita mi otra media y zapato, luego se
para y me quita los jeans. Estoy acostada sobre su cama vestida sólo con mi sostén y
bragas y él está mirándome.
―Eres muy hermosa, Anastasia Steele. No puedo esperar a estar dentro de ti.
Santa Mierda. Sus palabras. Él es tan seductor. Me quita la respiración.
―Muéstrame cómo te complaces.
Fifty Shades of Grey E.L. James
¿Qué? Frunzo el ceño.
―No seas tímida, Ana, muéstrame ―susurra.
Sacudo mi cabeza.
―No sé qué quieres decir. ―Mi voz es ronca, difícilmente la reconozco, enlazada con
el deseo.
―¿Cómo te haces correr? Quiero verlo.
Sacudo mi cabeza.
―No lo hago ―murmuro. Él levanta sus cejas, asombrado por un momento, sus ojos
se oscurecen y sacude su cabeza en incredulidad.
―Bueno, tendremos que ver lo que podemos hacer sobre eso. ―Su voz es suave,
desafiante, una amenaza deliciosa y sensual. Deshace los botones de sus pantalones y
lentamente se los baja, sus ojos sobre los míos todo el tiempo. Se inclina sobre mí y,
agarrando cada uno de mis tobillos, separa rápidamente mis piernas y se arrastra sobre
la cama entre ellas. Se cierne sobre mí. Estoy temblando con necesidad.
―Quédate quieta ―murmura y luego se inclina y besa el interior de mi muslo,
dejando un rastro de besos hacia arriba, sobre el material de encaje delgado de mis
bragas, besándome.
Oh… no puedo quedarme quieta. ¿Cómo no puedo moverme? Me retuerzo bajo él.
―Vamos a tener que trabajar en que te quedes quieta, nena. ―Deja besos sobre mi
vientre, su lengua se hunde en mi ombligo. Todavía está dirigiéndose al norte,
besándome sobre mi torso. Mi piel está en llamas. Estoy sonrojada, demasiado
caliente, demasiado fría, estoy agarrando la sábana bajo mí. Se tumba a mi lado y su
mano viaja desde mi cadera, a mi cintura y hasta mi pecho. Me mira, su expresión
ilegible y gentilmente acuna mi pecho.
―Llenas mi mano perfectamente, Anastasia ―murmura y hunde su dedo índice en la
copa de mi sostén y gentilmente la tira hacia abajo liberando mi pecho, pero el alambre
de abajo y la tela de la copa lo fuerzan hacia arriba. Su dedo se mueve a mi otro pecho
y repite el proceso. Mis pechos están hinchados y mis pezones se endurecen bajo su
mirada firme. Estoy atada por mi propio sostén.
―Muy lindo ―susurra apreciativamente y mis pezones se endurecen incluso más.
Sopla muy suavemente sobre uno mientras su mano se mueve a mi otro pecho y su
pulgar gira lentamente al final de mi pezón, alargándolo. Gimo, sintiendo la dulce
Fifty Shades of Grey E.L. James
sensación hasta en mi ingle. Estoy tan húmeda. Oh por favor, ruego internamente
mientras mis dedos aprietan mucho más la sábana. Sus labios se cierran alrededor de
mi otro pezón y tira de él. Casi convulsiono.
―Vamos a ver si podemos hacer que te corras de esta manera ―susurra, continuando
su asalto lento y sensual. Mis pezones soportan el peso delicioso de sus dedos hábiles y
labios, encendiendo cada terminación nerviosa de mi cuerpo así que mi cuerpo entero
canta con dulce agonía, él simplemente no se detiene.
―Oh… por favor ―ruego y echo mi cabeza hacia atrás, mi boca abierta mientras
gimo, mis piernas endurecidas. Santa mierda, ¿qué está sucediéndome?
―Vamos, nena ―murmura. Sus dientes se cierran sobre mi pezón y su pulgar y dedo
empujan fuerte y me deshago en sus manos, mi cuerpo convulsionando haciéndose
añicos en miles de pedazos. Él me besa, profundamente, su lengua en mi boca
absorbiendo mis gritos.
Oh Dios mío. Eso fue extraordinario. Ahora sé de qué se trata todo esto. Su mirada baja
hacia mí, una sonrisa satisfecha sobre su rostro, aunque estoy segura de que no hay
nada más que gratitud y admiración en la mía.
―Eres muy sensible ―respira―. Vas a tener que aprender a controlar eso y va a ser
muy divertido enseñarte cómo. ―Me besa otra vez.
Mi respiración todavía está entrecortada mientras bajo de mi orgasmo. Su mano se
mueve a mi cintura, a mi cadera y luego me acuna, íntimamente… Caramba. Su dedo
se desliza a través del encaje fino y lentamente hace círculos a mí alrededor… allí.
Brevemente cierra sus ojos y su respiración se entrecorta.
―Estás tan deliciosamente húmeda. Dios, te deseo. ―Empuja su dedo en mi interior y
grito mientras lo hace una y otra vez. Pasa su mano por mi clítoris y grito una vez más.
Empuja en mi interior más y más fuerte. Gimo.
De repente, se sienta, tira de mis bragas y la lanza sobre el suelo. Se quita sus bóxers y
su erección se libera. Santa vaca… Se estira sobre su mesa de noche y agarra un paquete
de aluminio y luego se mueve entre mis piernas, separándolas mucho más. Se pone de
rodillas y empuja un condón sobre su considerable longitud. Oh no… ¿Lo hará? ¿Cómo?]
―No te preocupes ―respira, sus ojos sobre los míos―. También te expandes. ―Se
inclina, su mano en cada lado de mi cabeza, así se cierne sobre mí, mirándome a los
ojos, su mandíbula apretada, sus ojos quemando. Es sólo ahora que me doy cuenta que
todavía está vistiendo su camisa.
―¿Realmente quieres hacer esto? ―pregunta suavemente.
Fifty Shades of Grey E.L. James
―Por favor ―ruego.
―Pon tus rodillas arriba ―ordena suavemente y soy rápida en obedecer―. Voy a
follarte ahora, señorita Steele ―murmura, mientras posiciona la cabeza de su erección
en la entrada de mi sexo―. Duro ―susurra y se hunde de un golpe en mi interior.
―¡Aargh! ―grito mientras siento una extraña sensación de pinchazo profunda en mi
interior mientras él rasga mi virginidad. Se queda quieto, mirándome, sus ojos
brillantes con triunfo extático.
Su boca está abierta ligeramente y su respiración es pesada. Gime.
―Estás tan apretada. ¿Estás bien?
Asiento, mis ojos amplios, mis manos en sus antebrazos. Me siento tan llena. Sigue
quieto, dejándome aclimatarme a la sensación intrusiva y abrumadora de él en mi
―Voy a moverme, nena ―respira después de un momento, su voz tirante.
Se retira con una lentitud exquisita. Y cierra sus ojos, gime y empuja en mi interior de
nuevo. Grito una segunda vez y él se queda quieto.
―¿Más? ―susurra, su voz torca.
―Sí. ―Aspiro. Él lo hace una vez más y se queda quieto de nuevo.
Gimo. Mi cuerpo aceptando… Oh, quiero esto.
―¿Otra vez? ―aspira.
―Sí. ―Es una súplica.
Y él se mueve, pero esta vez no se detiene. Se echa sobre sus codos para así poder
sentir su peso sobre mí, oprimiéndome. Se mueve lentamente al principio,
impulsándose dentro y fuera de mí. Acelera. Yo gimo, él se mueve más fuerte,
acelerando la velocidad, sin piedad, un ritmo incesante y yo mantengo el ritmo,
encontrándome con sus embestidas. Agarra mi cabeza entre sus manos y me besa
fuertemente, sus dientes agarrando mi labio inferior otra vez. Se mueve un poco y
puedo sentir la edificación de algo muy dentro de mí, como antes. Empiezo a ponerme
más rígida a medida que el empuja una y otra vez. Mi cuerpo se estremece, se arquea,
un brillo de sudor se acumula sobre mí. Oh Dios... no sabía que iba a sentirse así... no
sabía que podía sentirse tan bueno como esto. Mis pensamientos se dispersan... sólo
hay sensación... sólo él... sólo yo... oh, por favor... me pongo rígida.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Acaba para mí —susurra sin aliento y me deshago con sus palabras, explotando
alrededor de él mientras llego al clímax y me desarmo en un millón de pedazos debajo
de él. Mientras él se viene, dice mi nombre, empujando duro, luego quedándose quieto
mientras acaba dentro de mí.
Todavía estoy jadeando, tratando de aminorar mi respiración, mi corazón desbocado y
mis pensamientos están desenfrenados. Guao... eso fue asombroso. Abro los ojos y
tiene su frente apretada contra la mía, sus ojos cerrados, su respiración entrecortada.
Los ojos de Christian parpadean abriéndose y me miran, sombríos pero suaves.
Todavía está dentro de mí. Inclinándose, presiona suavemente un beso en mi frente y
luego, lentamente, se retira de mí.
—Oh. —Me estremezco con la falta de familiaridad.
—¿Te lastimé? —pregunta Christian mientras se acuesta a mi lado, recostado sobre un
codo. Se coloca un mechón de pelo detrás de la oreja. Y tengo que sonreír,
—¿Me estas preguntando si me heriste?
—No he perdido la ironía —sonríe sardónicamente—. De verdad, ¿estás bien? —Sus
ojos son intensos, minuciosos, exigentes incluso.
Me tiendo a su lado, sintiéndome despejada, mis huesos como la mermelada, pero
estoy relajada, profundamente relajada. Le sonrío. No puedo dejar de sonreír. Ahora
sé por qué tanto alboroto. Dos orgasmos… llegando al tope, como una lavadora en
centrifugado, wow. No tenía idea de lo que mi cuerpo era capaz de hacer, podía ser
enrollado con tanta fuerza y liberado con tanta violencia, tan gratificante. El placer era
—Estas mordiéndote el labio y no me has respondido. —Tiene el ceño fruncido. Le
sonrío con picardía. Luce glorioso con su pelo alborotado, sus ojos grises ardientes y la
expresión seria y oscura.
—Me gustaría hacer eso de nuevo —susurro. Por un momento, pienso que veo una
mirada fugaz de alivio en su rostro antes de que las persianas bajen y me mira con los
ojos entornados.
—¿Lo harías ahora, señorita Steele? —murmura secamente. Se inclina y me besa
gentilmente en la esquina de mi boca—. No exiges pequeñas cosas. Voltéate.
Parpadeo en su dirección momentáneamente y me volteo. Me desabrocha el sujetador
y pasa su mano de la espalda a mi trasero.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—De verdad tienes la piel más bella —murmura. Se mueve hasta que una de sus
piernas está entre las mías y esta acostado a medias en mi espalda. Puedo sentir los
botones de su camisa presionándome mientras recoge mi cabello y besa mi hombro
—¿Por qué estas usando tu camisa? —pregunto. Él se queda quieto. Después de un
latido, se quita la camisa y se acuesta sobre mí. Siento su cálida piel contra la mía.
Mmmm… se siente celestial. Tiene una fina capa de pelo en el pecho que me hace
cosquillas en la espalda.
—Entonces, ¿quieres que te folle otra vez? —me susurra en el oído y comienza a dejar
un rastro de suaves y delicados besos alrededor de mi oído y bajando por mi cuello.
Sus manos bajan, rozando mi cintura, encima de mi cadera y abajo de mi muslo a la
parte de atrás de mi rodilla. Empuja mi rodilla más arriba y mi aliento se dificulta...
¡Oh! ¿qué está haciendo ahora? Se mueve para estar entre mis piernas, presionándose
contra mi espalda y su mano se desplaza desde mi muslo hasta mi trasero. Me acaricia
el glúteo lentamente y luego arrastra los dedos por entre mis piernas.
—Te voy a tomar desde atrás, Anastasia —murmura y con su otra mano sujeta mi pelo
por la nuca en un puño y tira suavemente, manteniéndome en posición. No puedo
mover la cabeza. Estoy maniatada por debajo de él, impotente.
—Eres mía —susurra—. Solo mía. No lo olvides. —Su voz es intoxicante, sus
palabras emocionantes y seductoras. Siento su erección creciendo contra mi muslo.
Sus largos dedos se desplazan para masajear suavemente mi clítoris, dando vueltas
lentamente. Su respiración es suave contra mi cara mientras lentamente me pellizca a
lo largo de mi mandíbula.
—Hueles divino —me acaricia detrás de la oreja. Su mano se frota contra mí, dando
vueltas y vueltas. Acto reflejo, mis caderas comienzan a circular, imitando su mano,
mientras el insoportable placer despunta a través de mi sangre como adrenalina.
—Quédate quieta —me ordena, su voz suave pero urgida y lentamente introduce su
pulgar dentro de mí, girándolo en vueltas y vueltas, acariciando la pared frontal de mi
vagina. El efecto es alucinante, toda mi energía se concentra en este espacio pequeño
dentro de mi cuerpo. Gimo.
—¿Te gusta? —pregunta suavemente, sus dientes tomando mi oreja y comienza a
flexionar el dedo lentamente, adentro, afuera, adentro, afuera... sus dedos siguen
dando vueltas.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Cierro mis ojos, tratando de mantener mi respiración bajo control, tratando de
absorber las caóticas sensaciones desordenadas a las que sus dedos dan rienda suelta, el
fuego atravesando mi cuerpo. Gimo de nuevo.
—Estas muy mojada, tan rápido. Tan entusiasta, Oh, Anastasia, me gusta eso. Me
gusta mucho —susurra.
Quiero endurecer mis piernas pero no me puedo mover. Me está inmovilizando,
manteniendo una constante, el ritmo lento y tortuoso. Es absolutamente exquisito.
Gimo de nuevo y se mueve de repente.
—Abre tu boca —ordena y mete su dedo en mi boca. Mis ojos se abren, parpadeando
—Prueba como sabes —respira contra mi oído—. Chúpame, cariño. —Su pulgar se
presiona contra mi lengua y mi boca se cierra alrededor de él, succionándolo
salvajemente. Pruebo la salinidad en su pulgar y el sabor metálico de la sangre. Santa
mierda. Esto está mal, pero santos infiernos, es erótico.
—Quiero follarte la boca, Anastasia y lo haré pronto — su voz es ronca, cruda, su
respiración más inconexa.
¡Follarme la boca! Gimo y lo muerdo. Él jadea y me tira el pelo más fuerte, con
dolor, así que lo libero.
—Mi atrevida y dulce chica —susurra y luego alcanza la mesa de noche para
conseguir un paquete plateado—. Quédate tranquila, no te muevas —me ordena
mientras libera mi cabello.
Rompe el papel mientras respiro con dificultad, la sangre zumbando en mis venas. La
anticipación es estimulante. Se inclina hacia abajo, su peso sobre mí y me agarra del
cabello manteniendo mi cabeza inmóvil. No me puedo mover. Estoy seductoramente
atrapada por él, preparada y lista para que me tome otra vez.
—Vamos a hacerlo de verdad, despacio esta vez, Anastasia —resopla.
Y poco a poco se acomoda en mí, poco a poco, lentamente, hasta que está enterrado
en mí. Estirándose, llenándome, implacable. Gimo ruidosamente. Se siente más
profundo esta vez, delicioso. Gimo otra vez y deliberadamente hace circular sus
caderas y retrocede, se pausa un segundo y luego vuelve a entrar. Repite esto una y
otra vez. Me está volviendo loca, sus embestidas juguetonas, deliberadamente lentas y
la sensación de plenitud intermitente es abrumadora.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Te sientes tan bien —gime y mis entrañas comienzan a temblar. Se retira y espera—
. Oh, no, nena, todavía no —murmura y cuando el temblor cesa, comienza el
delicioso proceso de nuevo.
—Oh, por favor —suplico. No estoy segura de que pueda soportarlo más. Mi cuerpo
esta aprisionado, ansiando la liberación.
—Quiero que te duela, cariño —murmura y continua su dulce tormento, sin prisa,
hacia atrás, hacia adelante—. Cada vez que te muevas mañana, quiero que recuerdes
que he estado aquí. Sólo yo. Eres mía.
—Por favor, Christian —susurro.
—¿Qué quieres, Anastasia? Dime.
Gimo de nuevo. Lo saca y se mueve lentamente hacia mí, girando las caderas una vez
—Dime —murmura.
—A ti, por favor. —Incrementa el ritmo sólo un poco y su respiración se vuelve más
errática. Mis entrañas empiezan a acelerarse y Christian coge el ritmo.
—Eres.Tan.Dulce —murmura entre cada embestida—. Te.Deseo.Tanto.
—Eres.Mía. Acaba para mi, cariño —gruñe.
Sus palabras son mi perdición, inclinándome por el precipicio. Mi cuerpo se
convulsiona en torno a él y acabo, ruidosamente diciendo en voz alta una versión
distorsionada de su nombre en el colchón y Christian sigue con dos embestidas agudas,
y se congela, acabando dentro de mí mientras se libera. Se derrumba sobre mí, su
rostro en mi pelo.
—Mierda. Ana —susurra. Se quita sobre mi inmediatamente y rueda sobre su lado de
la cama. Subo mis rodillas hasta mi pecho, completamente agotada e inmediatamente
me quedo dormida o pierdo el conocimiento en un sueño exhausto.
Cuando me despierto, todavía está oscuro. No tengo idea de cuánto he dormido. Me
extiendo por debajo de la manta y me siento adolorida, deliciosamente adolorida.
Christian no se ve por ningún lado. Me siento, viendo el paisaje de la ciudad en frente
de mí. Hay unas pocas luces entre los rascacielos y hay un susurro del amanecer en el
Fifty Shades of Grey E.L. James
este. Escucho música. Las notas melodiosas del piano, un lamento triste y dulce. Bach,
creo, pero no estoy segura.
Me envuelvo en el edredón y silenciosamente voy hacia el corredor y hacia el gran
salón. Christian está en el piano, completamente perdido en la música que está
sonando. Su expresión es triste y desamparada, como la música. Su interpretación es
fascinante. Recostada contra la pared de la entrada, escucho embelesada. Él es un
músico consumado. Se sienta desnudo, su cuerpo bañado por la cálida luz emitida por
una lámpara solitaria junto al piano. Con el resto de la gran sala en la oscuridad, es
como si estuviera en su propia aislada piscina, intocable... solo en una burbuja.
Voy lentamente en silencio hacia él, atraída por la música sublime, la melancolía.
Estoy hipnotizada viendo sus hábiles dedos largos mientras se encuentran y presionan
suavemente las teclas, pensando en cómo esos mismos dedos han manejado y
acariciado hábilmente mi cuerpo. Me sonrojo y jadeo ante los recuerdos y presiono
mis muslos. El alza la mirada, sus ojos grises brillantes e insondables, su expresión
—Lo siento —susurro—. No quise interrumpirte.
Una arruga revolotea en su rostro.
— Sin duda debería decirte eso a ti —murmura. Termina de tocar y pone sus manos
en sus piernas.
Noto que está usando pantalones de pijama. Corre sus dedos a través de su cabello y se
levanta. Sus pantalones cuelgan de sus caderas, de esa manera... oh Dios. Mi boca se
seca mientras casualmente pasea alrededor del piano hacia mí. Tiene los hombros
anchos, caderas estrechas y sus abdominales se tensan a medida que camina. Es
realmente impresionante.
—Deberías estar en la cama —me advierte.
—Esa es una bella pieza. ¿Bach?
—La transcripción es de Bach, pero originalmente es un concierto para oboe de
Alessandro Marcello.
—Fue exquisita, pero muy triste, una gran melodía melancólica.
Sus labios se tuercen en una media sonrisa.
—Cama —ordena—. Estarás exhausta en la mañana.
—Me desperté y no estabas allí.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Se me hace difícil dormir, no estoy acostumbrado a dormir con nadie —murmura.
No puedo entender su estado de ánimo. Parece un poco desanimado, pero es difícil
decir en la oscuridad. Tal vez fue el tono de la pieza que estaba tocando. Pone su brazo
a mí alrededor y gentilmente me regresa a la habitación.
—¿Por cuánto tiempo has estado tocando? Tocas maravillosamente.
—Desde que tenía seis.
—Oh. —Christian como un niño de seis años… mi mente invoca una imagen de un
lindo niño de pelo cobrizo con ojos verdes y mi corazón se derrite, un niño a quien le
gusta la música triste.
—¿Cómo te sientes? —pregunta cuando estamos de nuevo en el cuarto. Enciende una
luz lateral.
—Estoy bien.
Miramos a la cama al mismo tiempo. Hay sangre en las sábanas, evidencia de mi
virginidad perdida. Me sonrojo, avergonzada, tirando del edredón más fuerte a mí
—Bueno, eso le va a dar a la señora Jones algo en lo que pensar —murmura Christian
mientras se pone delante de mí. Pone su mano debajo de mi barbilla e inclina hacia
atrás mi cabeza, mirándome. Sus ojos son intensos y examina mi rostro. Me doy
cuenta de que no había visto su pecho desnudo antes. Instintivamente, me estiro para
correr mis dedos a través del puñado de vello oscuro en el pecho para ver cómo se
siente. Inmediatamente, él da un paso atrás fuera de mi alcance.
—Métete en la cama —dice bruscamente—. Iré y me acostaré contigo. — Su voz se
suaviza. Dejo caer mi mano y frunzo el ceño. No creo que jamás haya tocado su torso.
Abre una cómoda, saca una camiseta y rápidamente la desliza sobre él.
—Cama —ordena de nuevo. Subo de nuevo en la cama, tratando de no pensar en la
sangre. Se trepa a mi lado y me jala en su abrazo, envolviendo sus brazos alrededor de
mí, de modo que estoy de espaldas a él. Besa mi cabello suavemente e inspira
—Duerme, dulce Anastasia —murmura y cierro mis ojos, pero no puedo evitar sentir
una melancolía residual, de la música o de su conducta. Christian Grey tiene un lado
Fifty Shades of Grey E.L. James
Capítulo 9
La luz llena la habitación, persuadiéndome desde el sueño profundo a la vigilia. Me
estiro y abro los ojos. Es una hermosa mañana de mayo, con Seattle a mis pies. Vaya,
qué vista. A mi lado, Christian Grey está profundamente dormido. Vaya, qué vista.
Me sorprende que todavía esté en la cama. Está frente a mí y tengo una oportunidad
sin precedentes para estudiarlo. Su hermoso rostro parece más joven, relajado en el
sueño. Sus esculpidos labios carnosos están separados un poco y su cabello brillante y
claro es un desastre glorioso. ¿Cómo podría alguien verse así de bien y aún así ser
legal? Recuerdo su habitación de arriba... a lo mejor no es legal. Niego con la cabeza,
es mucho para pensar. Es tentador estirarse y tocarlo, pero como un niño pequeño, es
tan adorable cuando está dormido. No tengo que preocuparme de lo que voy a decir,
de lo que va a decir, qué planes tiene, sobre todo sus planes para mí.
Podría mirarlo todo el día, pero tengo necesidades… necesidades de cuarto de baño.
Deslizándome de la cama, encuentro su camisa blanca en el suelo y me la pongo.
Camino a través de una puerta pensando que podría ser el cuarto de baño, pero estoy
en un inmenso clóset tan grande como mi dormitorio. Filas y filas de trajes caros,
camisas, zapatos y corbatas. ¿Cómo puede alguien necesitar esta cantidad de ropa?
Hago un gesto de desaprobación. En realidad, el armario de Kate probablemente
compita con esto. ¡Kate! Oh, no. No pensé en ella toda la noche. Se suponía que le
escribiría. Mierda. Voy a estar en problemas. Me pregunto brevemente cómo lo está
pasando con Elliot.
Volviendo a la habitación, Christian sigue durmiendo. Intento la otra puerta. Es el
cuarto de baño y es más grande que mi dormitorio. ¿Por qué un hombre solo necesita
tanto espacio? Dos lavabos, me doy cuenta con ironía. Teniendo en cuenta que no se
acuesta con nadie, uno de ellos no puede haber sido utilizado.
Me miro en el espejo gigante por encima de los lavabos. ¿Me veo diferente? Me siento
diferente. Me siento un poco dolorida, si soy honesta y mis músculos… Caray, es
como si nunca hubiera hecho ningún ejercicio en mi vida. No has hecho ningún ejercicio
en tu vida, mi subconsciente se ha despertado. Ella me mira con los labios fruncidos,
dando golpecitos con el pie. Así que acabas de dormir con él, le diste tu virginidad a un
Fifty Shades of Grey E.L. James
hombre que no te ama. De hecho, tiene ideas muy extrañas acerca de ti, quiere hacerte una especie
de esclava sexual y perversa.
¡¿Estás loca?! Me está gritando.
Me estremezco cuando me miro en el espejo. Voy a tener que procesar todo esto.
Sinceramente, fantasear con enamorarse de un hombre que es más que hermoso, más
rico que Croesus y tiene un Salón Rojo del Dolor esperando por mí. Me estremezco.
Estoy desconcertada y confundida. Mi cabello está en su propia rebeldía de costumbre.
El cabello de acabo de follar no me sienta. Trato de poner orden al caos con mis dedos,
pero fallo miserablemente y me rindo; tal vez encontraré cintas para el cabello en mi
Me muero de hambre. Me dirijo de nuevo hacia el dormitorio. El Bello Durmiente
sigue durmiendo, así que lo dejo y me dirijo a la cocina.
Oh, no... Kate. Dejé mi bolso en el estudio de Christian. Lo busco y alcanzo mi teléfono
celular. Tres mensajes de texto.
*Stas Bn Ana*
*Dónde stas Ana*
*Maldición, Ana*
Llamo a Kate. Cuando no contesta, le dejo un mensaje rastrero para decirle que estoy
viva y no he sucumbido a Barba Azul, bueno, no en el sentido que ella se preocuparía;
o tal vez yo lo he hecho. Oh, esto es muy confuso. Tengo que tratar de clasificar y analizar
mis sentimientos por Christian Grey. Es una tarea imposible. Niego con la cabeza.
Necesito tiempo a solas, lejos de aquí para poder pensar.
Encuentro dos cintas para el cabello al mismo tiempo en mi bolso y rápidamente ato
mi cabello en coletas. ¡Sí! Cuanto más femenina me vea, tal vez más segura estaré de
Barba Azul. Saco mi iPod del bolso y conecto los auriculares. No hay nada como la
música para cocinar. Lo guardo en el bolsillo de la camisa de Christian, encendiéndolo
a todo volumen y comienzo a bailar.
Santos infiernos, tengo hambre.
Estoy intimidada por su cocina. Es muy elegante, moderna y ninguno de los armarios
tiene asideros. Me toma unos segundos para deducir que tengo que empujar las puertas
del armario para abrirlos. Tal vez debería hacerle el desayuno a Christian. Estaba
comiendo un omelet el otro día... uhm, ayer en el Heathman. Vaya, han pasado
Fifty Shades of Grey E.L. James
muchas cosas desde entonces. Reviso en la nevera, donde hay un montón de huevos y
decido que quiero panqueques y tocino. Estoy haciendo un poco de masa, bailando a
mi manera alrededor de la cocina.
Estar ocupada es bueno. Me permite un poco de tiempo para pensar, pero no
demasiado profundamente. La música a todo volumen en mis oídos también ayuda a
evitar los pensamientos profundos. He venido aquí a pasar la noche en la cama de
Christian Grey y lo logré, a pesar de que no permite a nadie en su cama. Sonrío,
misión cumplida. A lo grande. Sonrío. Grande, a lo grande y me distraigo por el
recuerdo de la noche anterior. Sus palabras, su cuerpo mientras me hace el amor...
Cierro los ojos mientras mi cuerpo zumba ante el recuerdo y mis músculos se contraen
deliciosa y profundamente en mi vientre. Mi subconsciente me frunce el ceño... mierda,
no hacer el amor me grita como una arpía. La ignoro, pero en el fondo, sé que ella tiene
un punto. Niego con la cabeza para concentrarme en la tarea a mano.
Hay una extensa cocina estilizada. Creo que le tomo el truco a esto. Necesito un lugar
para mantener los panqueques calientes y me pongo con el tocino. Amy Studt está
cantando en mi oído acerca de inadaptados. Esta canción solía significar mucho para
mí, porque soy una inadaptada social. Nunca he encajado en ningún lugar y ahora...
tengo una propuesta indecente a considerar desde el propio Rey de los Inadaptados.
¿Por qué es así? ¿De naturaleza o de crianza? Es tan ajeno a todo lo que sé.
Pongo el tocino en la parrilla y mientras se cocina, bato algunos huevos. Me giro y
Christian está sentado en uno de los taburetes de la barra en el mostrador del
desayuno, apoyándose en ella, su rostro apoyado en sus manos. Todavía está vistiendo
la camiseta con la que durmió. El cabello de acabo de follar realmente, en serio le
sienta, al igual que su barba naciente. Se ve a la vez divertido y perplejo. Me quedo
paralizada, ruborizada, luego me recobro y quito los auriculares de mis oídos, mis
rodillas se tambalean a la vista de él.
―Buenos días, señorita Steele. Está con mucha energía esta mañana ―dice
―Dormí bien ―tartamudeo mi explicación. Sus labios intentan disimular su sonrisa.
―No puedo imaginar por qué. ―Hace una pausa y frunce el ceño―. Yo también,
después de que regresé a la cama.
―¿Tienes hambre?
―Mucha ―dice con una mirada intensa y no creo que se esté refiriendo a la comida.
―¿Panqueques, tocino y huevos?
Fifty Shades of Grey E.L. James
―Suena muy bien.
―No sé donde guardas tus manteles. ―Me encojo de hombros, tratando
desesperadamente de no parecer nerviosa.
―Yo haré eso. Tú cocina. ¿Quieres que ponga algo de música para que puedas
continuar con tu... err... baile?
Miro abajo hacia mis dedos, sabiendo que estoy volviéndome de un pardo rojizo.
―Por favor, no te detengas por mí. Es muy entretenido. ―Su tono es uno de diversión
Frunzo mis labios. Entretenido, ¿eh? Mi subconsciente se ha reído de mí el doble. Me
doy vuelta y continúo batiendo los huevos, probablemente batiéndolos un poco más
duro de lo que necesitan. En un momento, él está a mi lado. Tira suavemente de mi
―Me encantan estas ―susurra―. No te van a proteger. ―Hmm, Barba Azul…
―¿Cómo te gustan los huevos? ―le pregunto con aspereza. Él sonríe.
―Completamente batidos y golpeados. ―Sonríe.
Me dirijo de nuevo a la tarea en cuestión, tratando de ocultar mi sonrisa. Es difícil
estar enojada por eso. Especialmente cuando está siendo tan inusualmente juguetón.
Abre un cajón y saca dos manteles para colocar en la barra del desayuno. Vierto la
mezcla de huevos en una cacerola, saco el tocino, lo giro sobre ella y lo pongo de
nuevo en la parrilla.
Cuando me vuelvo del todo, hay jugo de naranja sobre la mesa y está haciendo el café.
―¿Quieres un poco de té?
―Sí, por favor. Si tienes un poco.
Encuentro un par de platos y los coloco en la bandeja de calentamiento de la cocina.
Christian llega a un armario y saca algo de té Twining Breakfast Inglés. Frunzo mis
―Soy una conclusión inevitable, ¿no es cierto?
―¿Lo eres? No estoy seguro de que hayamos concluido nada, señorita Steele
Fifty Shades of Grey E.L. James
¿Qué quiere decir con eso? ¿Nuestras negociaciones? ¿Nuestra, err... relación... sea lo que sea?
Sigue siendo tan críptico. Sirvo el desayuno caliente en los platos y los pongo sobre los
manteles. Rebusco en el refrigerador y encuentro un poco de jarabe de arce.
Echo un vistazo a Christian y él me está esperando para sentarse.
―Señorita Steele. ―Hace un gesto a uno de los taburetes de la barra.
―Señor Grey. ―Asiento en reconocimiento. Me subo y hago una ligera mueca de
dolor cuando me siento.
―¿Qué tan dolorida estás? ―pregunta mientras se sienta. Sus ojos grises se oscurecen.
Me sonrojo. ¿Por qué hace preguntas tan personales?
―Bueno, para ser sincera, no tengo nada con que comparar esto ―le espeto―. ¿Desea
ofrecer su conmiseración? ―pregunto, demasiado dulce. Creo que está tratando de
reprimir una sonrisa, pero no puedo estar segura.
―No. Me preguntaba si deberíamos continuar con tu entrenamiento básico.
―Oh. ―Lo miro atónita mientras dejo de respirar y todo dentro de mí se aprieta.
Ooh... eso es tan agradable. Suprimo mi gruñido.
―Come, Anastasia. ―Mi apetito se ha vuelto incierto otra vez... más... más sexo... sí,
por favor.
―Esto es delicioso, por cierto. ―Me sonríe.
Pruebo un bocado del omelet pero apenas puedo saborearlo. ¡Entrenamiento básico!
Quiero follar tu boca. ¿Eso forma parte del entrenamiento básico?
―Deja de morderte el labio. Es muy distractor y resulta que sé que no estás usando
nada debajo de mi camisa, lo que lo hace aún más distractor ―gruñe.
Mojo mi bolsita de té en el pequeño tarro que Christian me ha proporcionado. Mi
mente está en un torbellino.
―¿Qué tipo de entrenamiento básico tienes en mente? ―pregunto, mi voz es también
ligeramente alta, traicionando mi deseo de sonar tan desinteresada, natural y calmada
como puedo con mis hormonas causando estragos a través de mi cuerpo.
―Bueno, como estás dolorida, creo que podríamos continuar con habilidades orales.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Me ahogo con mi té y lo observo con los ojos abiertos y ampliándose más. Me palmea
delicadamente la espalda y me pasa jugo de naranja. No puedo decir lo que está
―Eso si quieres quedarte ―agrega. Levanto la mirada hacia él, intentando recuperar
mi equilibrio. Su expresión es ilegible. Es tan frustrante.
―Me gustaría quedarme por hoy. Si eso está bien. Tengo que trabajar mañana.
―¿A qué hora tienes que estar en el trabajo mañana?
―Te llevaré al trabajo a las nueve mañana.
Frunzo el ceño. ¿Acaso él quiere que me quede otra noche?
―Necesito ir a casa esta noche, necesito ropas limpias.
―Puedo conseguirte algunas aquí.
No tengo dinero de sobra para gastar en ropa. Su mano sube y sostiene mi barbilla,
tirando de ella para que mi labio sea liberado del agarre de mis dientes. No me había
dado cuenta de que estaba mordiendo mi labio.
―¿Qué pasa? ―pregunta.
—Necesito estar en casa esta tarde.
Su boca es una dura línea.
—Bien, esta tarde. ―Está de acuerdo―. Ahora come tu desayuno.
Mis pensamientos y mi estómago están en un torbellino. Mi apetito se ha desvanecido.
Observo mi desayuno a mitad de comer. Simplemente no tengo hambre.
―Come, Anastasia. No comiste anoche.
―Realmente no tengo hambre ―susurro.
Sus ojos se angostan.
―Realmente me gustaría que terminaras tu desayuno.
―¿Qué tienes con la comida? ―espeto. Su frente se arruga.
―Te lo dije, tengo problemas con la comida desperdiciada. Come ―chasquea. Sus
ojos están oscuros, afligidos.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Santa Mierda. ¿De qué se trata? Recojo mi tenedor y como lentamente, intentando
masticar. Debo recordar no poner mucho en mi plato si se va a poner raro con la
comida. Su expresión se suaviza cuando cuidadosamente me termino mi desayuno.
Noto que recoge su plato. Espera a que termine y recoge mi plato.
―Tu cocinaste, yo recojo.
―Eso es muy democrático.
―Sí. ―Frunce el ceño―. No es mi estilo habitual. Después de que termine esto,
tomaremos un baño.
―Oh, de acuerdo. ―Oh mi… Preferiría tomar una ducha. Mi celular suena,
interrumpiendo mi ensueño. Es Kate.
―Hola. ―Vago hacia las puertas de vidrio del balcón, lejos de él.
―Ana, ¿por qué no me mandaste un mensaje de texto anoche? ―Está enojada.
―Lo siento, fui sobrepasada por los acontecimientos.
―¿Estás bien?
―Sí, estoy bien.
―¿Lo hicieron? ―Está pescando información. Pongo mis ojos en blanco con la
expectación en su voz.
―Kate, no hablaré de esto por teléfono. ―Christian me mira.
―Lo hicieron… puedo notarlo.
¿Cómo puede notarlo? Está fanfarroneando y no puedo hablar sobre esto. Firmé un
maldito acuerdo.
―Kate, por favor.
―¿Cómo fue? ¿Estás bien?
―Te dije que estoy bien.
―¿Fue cuidadoso?
―¡Kate, por favor! ―No puedo ocultar mi exasperación.
―Ana, no lo ocultes de mí, he estado esperando este día por casi cuatro años.
―Te veré en la tarde. ―Cuelgo.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Este va a ser un cuadrado difícil de circular. Es tan tenaz y quiere saber, en detalle y no
le puedo contar porque he firmado un… ¿cómo se llamaba? CDC. Ella va a enloquecer
y con razón. Necesito un plan. Vuelvo la cabeza para ver a Christian moverse con
elegancia en su cocina.
―¿El CDC cubre todo? ―pregunto cautelosamente.
―¿Por qué? ―Se gira y me mira mientras guarda los Twinings. Me sonrojo.
―Bueno, tengo algunas preguntas, tu sabes, sobre sexo. ―Bajo la mirada hacia mis
dedos―. Y me gustaría preguntarle a Kate.
―Puedes preguntarme a mí.
―Christian, con el debido respeto. ―Mi voz se desvanece. No puedo preguntarte a ti.
Obtendré tu predispuesta, perversa como-el-infierno, distorsionada visión del mundo en cuanto al
sexo. Quiero una opinión imparcial―. Es sólo sobre aspectos prácticos. No mencionaré el
Salón Rojo del Dolor.
Él levanta sus cejas.
―¿Salón Rojo del Dolor? Es más sobre placer, Anastasia. Créeme ―dice él―.
Además ―su tono se endurece―, tu compañera de cuarto está haciendo la bestia de
dos espaldas25 con mi hermano. Realmente preferiría que no lo hicieras.
―¿Tu familia sabe sobre tu… preferencia?
―No. No es asunto suyo. ―Deambula hacia mí hasta que está parado frente a mí.
―¿Qué quieres saber? ―pregunta y levantando sus manos recorre desde mi mejilla
hacia mi barbilla suavemente con sus dedos, inclinando mi cabeza hacia atrás para
poder verme directamente a los ojos. Me retuerzo por dentro. No puedo mentirle a este
―Nada específico por el momento ―susurro.
―Bueno, podemos empezar con: ¿cómo estuvo anoche para ti? ―Sus ojos queman,
llenos de curiosidad. Está ansioso por saber. Wow.
―Bien ―murmuro.
Sus labios se levantan ligeramente.
25 Bestia de dos espaldas: Tener relaciones sexuales.
Fifty Shades of Grey E.L. James
―Para mí también ―él murmura―. Nunca había tenido sexo vainilla antes. Hay
mucho que decir de eso. Pero claro, tal vez es por ti. ―Mueve su pulgar a través de mi
labio inferior.
Inhalo fuertemente. ¿Sexo vainilla?
―Ven, vamos a darnos un baño. ―Se inclina y me besa. Mi corazón da un brinco y el
deseo se desliza demasiado abajo… demasiado ahí abajo.
La tina es una piedra blanca, profunda, de forma ovoide, muy diseñada. Christian se
inclina y la llena desde la llave en la pared de azulejos. Vierte un aceite de baño con
aspecto caro dentro del agua. Hace espuma mientras la tina se llena, huele a dulce y
sensual jazmín. Se pone de pie y me observa, sus ojos oscurecidos, luego se quita su
camiseta y la arroja al suelo.
―Señorita Steele. ―Ofrece su mano.
Estoy de pie en la entrada, con los ojos muy abiertos y cautelosos, mis brazos
envueltos a mí alrededor. Camino hacia delante mientras disimuladamente admiro su
físico. Él es simplemente delicioso. Mi subconsciente se desvanece y se desmaya en
algún lugar de la parte posterior de mi cabeza. Tomo su mano y me invita a entrar en
la tina mientras todavía estoy usando su camisa. Hago lo que me dice. Tengo que
acostumbrarme a eso si es que voy a aceptar su escandalosa oferta… ¡si es que! El agua
está seductoramente caliente.
―Date la vuelta, déjame ver tu rostro ―ordena, su voz es suave. Hago lo que me dice.
Me está observando atentamente.
―Sé que ese labio es delicioso, puedo dar fe de eso, pero ¿podrías dejar de morderlo?
―dice con los dientes apretados―. Me hace querer follarte y estas dolorida, ¿bien?
Jadeo, automáticamente liberando mi labio, sorprendida.
―Sí. ―Me reta―. Comprendiste. ―Me observa. Asiento frenéticamente. No tenía idea
de que podía afectarlo así.
―Bien. ―Se estira y toma mi iPod del bolsillo del pecho y lo pone cerca del
―Agua y iPods, una combinación no muy inteligente ―murmura. Se agacha, toma el
dobladillo de mi camisa blanca, la levanta por encima de mi cabeza y la arroja al suelo.
Se aleja para observarme. Estoy desnuda por el amor de Dios. Me sonrojo de color carmesí
y miro abajo hacia mis manos, al nivel de la base de mi vientre y desesperadamente
quiero desaparecer en el agua caliente y la espuma, pero sé que él no querría eso.
Fifty Shades of Grey E.L. James
―Oye ―me llama. Le doy un vistazo y su cabeza está ladeada hacia un lado―.
Anastasia, eres una mujer muy hermosa, el paquete completo. No cuelgues tu cabeza
como si estuvieras avergonzada. No tienes nada de qué avergonzarte, es un real gusto
estar de pie aquí y observarte. ―Toma mi barbilla en su mano e inclina mi cabeza
hacia arriba para ver sus ojos. Son suaves y cálidos, incluso calientes. Oh por Dios. Está
tan cerca. Podría estirarme y tocarlo.
―Puedes sentarte ahora. ―Detiene mis pensamientos dispersos y me deslizo hacia
abajo dentro de la cálida y acogedora agua. Ooh… pica. Lo que me toma por sorpresa,
pero huele celestialmente también y el escozor pronto mengua. Me recuesto hacia atrás
y brevemente cierro mis ojos, relajándome en la tranquilizadora agua. Cuando los
abro, él está observándome.
―¿Por qué no te unes? ―pregunto, con valentía, mi voz ronca.
―Creo que lo haré. Muévete hacia delante ―ordena.
Se quita sus pantalones de pijama y se sube detrás de mí. El agua sube mientras él se
sienta y me empuja hacia su pecho. Pone sus largas piernas sobre las mías, sus rodillas
dobladas y sus tobillos nivelados con los míos, separa sus pies, abriendo mis piernas.
Jadeo sorprendida. Su nariz está en mi cabello e inhala profundamente.
—Hueles muy bien, Anastasia.
Un estremecimiento recorre mi cuerpo. Estoy desnuda en una bañera con Christian Grey.
Él está desnudo. Si alguien me hubiese dicho que estaría haciendo esto cuando me
levanté en su suite ayer, no lo habría creído.
Acerca una botella de jabón para el cuerpo del estante ubicado al lado de la bañera y
vierte un poco en su mano. Frota sus manos, creando una suave espuma, luego pone
sus manos alrededor de mi cuello y empieza a frotar el jabón en mi cuello, mis
hombros, masajeando con firmeza con sus largos y fuertes dedos. Gimo, sus manos en
mi se sienten bien.
—¿Te gusta eso? —Lo escucho sonreír.
Baja hasta mis brazos, luego debajo de ellos, lavándolos con suavidad. Estoy tan
agradecida de que Kate insistiera en que me afeitara. Sus manos se deslizan a través de
mis pechos e inhalo bruscamente mientras sus dedos los rodean y comienzan a
amasarlos suavemente, sin tomarlos por mucho tiempo. Mi cuerpo se arquea
instintivamente, empujando mis pechos hacia sus manos. Mis pezones están sensibles,
muy sensibles, sin duda por su nada delicado trato hacia ellos la noche anterior. No
Fifty Shades of Grey E.L. James
demora mucho tiempo y desliza sus manos hacia mi estomago y mi vientre. Mi
respiración aumenta y mi corazón está acelerado. Su creciente erección presionando
detrás de mí. Me excita saber que es mi cuerpo lo que lo hace sentirse de esa forma.
Ja… es tu imaginación. Mi subconsciente se burla. Alejo la molesta idea.
Él se detiene y toma una toalla mientras jadeo, queriéndolo… necesitándolo. Mis
manos descansan en sus firmes y musculosos muslos. Sostengo mi aliento, sus dedos
me estimulan con destreza a través de la tela, es celestial y mis caderas empiezan a
moverse a su propio ritmo, presionando contra su mano. Mientras las sensaciones
empiezan a tomar el control, inclino la cabeza hacia atrás, poniendo mis ojos en
blanco, mi boca se afloja y gimo. La presión aumenta lenta e inexorablemente en mí…
Oh mi Dios.
—Siéntelo, nena —Christian susurra en mi oído y muy gentilmente roza mi oreja con
sus dientes—. Siéntelo por mí. —Mis piernas están sujetas por él en el lado de la
bañera, manteniéndome prisionera, dándole libre acceso a la parte más privada de mí
—Oh, por favor —susurro, trato de endurecer mis piernas mientras mi cuerpo se pone
rígido. Soy una esclava sexual de éste hombre y no me deja moverme.
—Creo que ya estás lo suficientemente limpia —murmura y se detiene. ¿Qué? ¡No! ¡No!
¡No! Mi aliento es irregular.
—¿Por qué te detienes? —jadeo.
—Porque tengo otros planes para ti Anastasia.
Que… oh Dios… pero… yo estaba… no es justo.
—Gírate. Necesito lavarme también —murmura.
¡Oh! Dándome la vuelta para encararlo, estoy sorprendida de encontrar que tiene su
erección firme en su agarre. Mi boca se abre.
—Quiero que te familiarices bien, con nombre de pila si es posible, con la más
apreciada y favorita parte de mi cuerpo. Estoy muy unido a esto.
Es muy grande y está creciendo. Su erección está sobre la línea del agua, el agua llega
hasta sus caderas. Alzo la mirada y me encuentro cara a cara con su sonrisa maliciosa.
Está disfrutando mi expresión de asombro. Me doy cuenta de que estoy mirándolo
fijamente. Trago. ¡Eso estuvo dentro de mí! No parece posible. Él quiere que lo toque.
Uhm… de acuerdo. Aquí vamos.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Le sonrío y alcanzo el jabón para el cuerpo, exprimiéndolo en mi mano. Hago como
él lo hizo, restregando el jabón en mis manos hasta que genera espuma. No alejo mis
ojos de los suyos. Mis labios están separados para poder respirar… muy
deliberadamente, suavemente, muerdo mi labio inferior y luego deslizo mi lengua por
él, siguiendo el camino donde estuvieron mis dientes. Sus ojos están serios, oscuros y
se abren a medida que mi lengua se desliza por mi labio inferior. Me acerco y lo rodeo
con una de mis manos, reflejo de cómo él lo está sosteniendo. Sus ojos se cierran
brevemente. Wow… se siente más firme de lo que esperé. Aprieto y él pone su mano
sobre la mía.
—Así —susurra y mueve su mano de arriba a abajo con un firme agarre alrededor de
mis dedos. Cierra sus ojos de nuevo y su aliento da tirones en su garganta. Cuando
vuelve a abrirlos, su mirada es de un abrazador gris fundido—. Así es correcto, nena.
Suelta mi mano, dejándome para que continúe sola y cierra sus ojos mientras muevo
de arriba hacia abajo toda su longitud. Flexiona sus caderas un poco en mi mano y
reflexivamente lo siento más apretado. Un gemido escapa de las profundidades de su
garganta. Folla mi boca… mmm. Lo recuerdo empujando su dedo pulgar en mi boca,
haciéndome chupar, duro. Su boca se abre ligeramente a medida que su respiración
aumenta. Me inclino hacia adelante, mientras él tiene sus ojos cerrados, pongo mis
labios alrededor de él y tentativamente chupo, deslizando mi lengua sobre la punta.
—Wow…. Ana. —Sus ojos se abren. Y chupo con más fuerza.
Mmm… es suave y duro a la vez, como acero revestido de terciopelo y
sorprendentemente sabroso, salado y suave.
—Cristo —gime y cierra de nuevo sus ojos.
Moviéndome hacia abajo, lo empujo en mi boca. Gime de nuevo. ¡Ja¡ Mi diosa interior
está emocionada. Puedo hacer esto, lo puedo follar con mi boca. Giro mi lengua
alrededor de la punta de nuevo, y él flexiona sus caderas. Sus ojos están ahora abiertos
y encendidos con el calor. Sus dientes están apretados de nuevo mientras vuelve a
flexionar y lo empujo más profundo en mi boca, apoyándome en sus muslos. Siento
sus piernas tensarse bajo mis manos. Se acerca y toma mis coletas y empieza a
—Oh… nena… eso se siente muy bien —murmura. Chupo aún más fuerte,
chasqueando mi lengua en la cabeza de su impresionante erección. Envolviendo mis
dientes detrás de mis labios, sujetando mi boca alrededor de él. Su aliento silba entre
dientes y gime.
—Jesús. ¿Qué tan lejos puedes ir? —susurra.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Mmm… lo meto más profundo dentro de mi boca, lo puedo sentir en la parte posterior
de mi garganta y luego de nuevo en el frente. Mi lengua gira alrededor de su final. Es
como un helado con sabor a… Christian Grey. Chupo con más y más fuerza,
metiéndolo más y más profundo, girando mi lengua a su alrededor. Mmm… no tenía
idea que dar placer pudiese ser tan candente, verlo retorcerse sutilmente con ansias
carnales. Mi diosa interior está haciendo el merengue con algunos pasos de salsa.
—Anastasia, voy a venirme en tu boca. —El tono entre cortado es de advertencia—.
Si no quieres que lo haga, detente ahora. —Flexiona de nuevo sus caderas, sus ojos
están abiertos, cautelosos y llenos de obscena necesidad, necesidad de mí. Necesidad
de mi boca… Oh Dios.
Santa Mierda. Sus manos están realmente agarrando mi cabello. Puedo hacer esto,
presiono con más fuerza y en un momento de extraordinaria confianza, desnudo mis
dientes. Eso lo lleva hasta el límite. Grita y se queda quieto y puedo sentir el cálido y
salado líquido rebosando en mi garganta. Trago rápidamente. Ugh… no estoy segura
de esto. Pero lo miro y se está viniendo en la bañera gracias a mí y no me importa. Me
siento y lo observo, una sonrisa de triunfo regodeándose en las comisuras de mis
labios. Su respiración es irregular. Abriendo sus ojos, me mira.
—¿No tienes nauseas? —pregunta, asombrado—. Cristo, Ana… eso estuvo… bien,
muy bien, pero inesperado. —Frunce el ceño—. Sabes, nunca dejas de sorprenderme.
Sonrió y conscientemente muerdo mi labio. Me mira de manera especulativa.
—¿Has hecho eso antes?
—No. —Y no puedo evitar el pequeño matiz de orgullo en mi negación.
—Bien —dice complaciente y creo, aliviado—. Entonces, otra novedad, señorita
Steele. —Me mira de manera valorativa—. Bueno, obtienes una A en habilidades
orales. Ven, vamos a la cama, te debo un orgasmo.
¡Orgasmo! ¡Otro!
Rápidamente, sale de la bañera, dándome la primera versión completa del adonis,
divinamente formado, ese es Christian Grey. Mi diosa interior deja de bailar y mira
también, la boca abierta y babeando un poco. Su erección domesticada pero solida…
wow. Envuelve una pequeña toalla alrededor de su cintura, cubriendo lo esencial y
sostiene una plumosa toalla grande para mí. Saliendo de la tina, tomo su mano
tendida. Me envuelve en la toalla, me toma en sus brazos y me besa con fuerza,
apretando su lengua en mi boca. Tengo muchos deseos de girarme y abrazarlo…
tocarlo… pero tiene mis brazos atrapados en la toalla. Pronto, estoy perdida en su
Fifty Shades of Grey E.L. James
beso. Acuna mi cabeza, su lengua explorando mi boca y tengo la sensación de que está
expresando su gratitud —quizás— ¿por mi primera mamada? ¿Eh?
Se aleja, con las manos a cada lado de mi rostro, mirando fijamente mis ojos. Se ve
—Di sí —susurra fervientemente.
Frunzo el ceño, sin entender.
—¿A qué?
—A nuestro acuerdo. A ser mía. Por favor, Ana —susurra enfatizando la última
palabra y mi nombre, suplicando. Me besa de nuevo, dulcemente, apasionadamente,
antes de que se aleje y se quede mirándome, parpadeando ligeramente. Toma mi mano
y me lleva de regreso a su cuarto, dejándome temblorosa, así que lo sigo mansamente.
Aturdida. Realmente quiere esto.
En su cuarto, me mira mientras estamos de pie al lado de su cama.
—¿Confías en mi? —pregunta de repente. Asiento, con los ojos muy abiertos con la
súbita comprensión de que confió en él. ¿Qué me va a hacer ahora? Un estremecimiento
eléctrico zumba a través de mí.
—Buena chica —dice en un respiro, su pulgar deslizándose por mi labio inferior. Se
dirige a su armario y regresa con una corbata de seda gris.
—Pon tus manos juntas en frente tuyo —ordena mientras jala la toalla y la tira al piso.
Hago lo que pide y une las muñecas con su corbata, anudándolas con firmeza. Sus ojos
están brillantes y salvajes, llenos de excitación. Tira del nudo, está asegurado. Tuvo que
haber sido alguna clase de chico explorador para aprender estos nudos. ¿Ahora qué? Mi pulso
se ha ido por las nubes, el corazón latiendo a un ritmo frenético. Pasa sus dedos por
mis coletas.
—Te ves muy joven con estas —murmura y se mueve hacia el frente. Instintivamente,
me muevo hacia atrás hasta que siento la cama contra la parte de atrás de mis rodillas.
Tira su toalla, pero no puedo alejar mis ojos de su rostro. Su expresión es ardiente,
llena de deseo.
—Oh Anastasia, ¿qué te haré? —susurra mientras me baja hacia la cama, acostándose
a mi lado y poniendo mis brazos sobre mi cabeza—. Mantén tus manos aquí arriba, no
las muevas, ¿entiendes? —Sus ojos arden en los míos y estoy sin aliento por su
intensidad. Este no es un hombre con el que me querría cruzar… nunca.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Respóndeme —exige, su voz suave.
—No moveré mis manos. —Estoy sin aliento.
—Buena chica —murmura y deliberadamente lame su labio lentamente. Estoy
fascinada por su lengua, mientras esta se desliza lentamente sobre su labio superior.
Me está mirando a los ojos, evaluándome. Se inclina y me da un beso limpio, un
rápido beso en mis labios.
—Te voy a besar por completo, señorita Steele —dice suavemente y toma mi barbilla,
alzándola, dándole acceso a mi garganta. Sus labios se deslizan por mi garganta,
besando, chupando y mordisqueando, desde la pequeña caída hasta la base de mi
cuello. Mi cuerpo demanda atención en todas partes. El reciente baño ha dejado mi
piel hipersensible. Mi sangre caliente baja hacia mi vientre, entre mis piernas, justo ahí
abajo. Gimo.
Quiero tocarlo. Muevo mis manos con bastante torpeza, dado que estoy restringida y
siento su cabello. Deja de besarme y alza la mirada hacia mí, agitando su cabeza de un
lado al otro, haciendo un sonido de desaprobación. Alcanza mis manos y las pone de
nuevo sobre mi cabeza.
—No muevas tus manos o tendremos que empezar desde el principio. —Me regaña
suavemente. Oh, es todo un bromista.
—Quiero tocarte. —Mi voz es entrecortada y fuera de control.
—Lo sé —murmura—. Mantén tus manos sobre tu cabeza —exige, su voz fuerte.
Toma mi barbilla de nuevo y empieza a besar mi cuello como antes. Oh… es tan
frustrante. Sus manos bajan por mi cuerpo y sobre mis pechos, mientras alcanza la
inclinación en la base de mi cuello con sus labios. Gira la punta de su nariz alrededor
de ella y entonces, empieza una travesía muy placentera con su boca, dirigiéndose al
sur, siguiendo el camino de sus manos, desde mi esternón hasta mis pechos. Cada uno
es besado y mordido suavemente y mis pezones son chupados tiernamente. Mierda
Santa. Mis caderas empiezan a balancearse y a moverse bajo su propia voluntad, con el
mismo ritmo que lleva su boca en mí y estoy tratando de recordar desesperadamente
mantener mis manos sobre mi cabeza.
—Quédate quieta —advierte, su aliento se siente cálido contra mi piel. Llegando a mi
ombligo, mete su lengua y luego roza suavemente mi vientre con sus dientes. Mi
cuerpo se arquea sobre la cama.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Eres muy dulce, señorita Steele. —Su nariz se desliza sobre la línea entre mi vientre
y mi vello púbico, mordiéndome suavemente, jugueteando con su lengua. Se sienta de
repente, se arrodilla a mis pies, tomando mis tobillos y abriendo mis piernas.
Mierda Santa. Toma mi pie izquierdo, dobla mi rodilla y lleva mi pie hasta su boca.
Observando y evaluando cada una de mis reacciones, besa con ternura cada uno de
mis dedos y luego muerde cada uno suavemente bajo las almohadillas. Cuando llega a
mi dedo pequeño, lo muerde con más fuerza y convulsiono, gimiendo. Desliza su
lengua por mi empeine. Y no puedo mirarlo más. Es demasiado erótico. Voy a
quemarme. Aprieto mis ojos y trato de absorber y manejar todas las sensaciones que él
está creando. Besa mi tobillo y hace un sendero de besos desde mi pantorrilla hasta mi
rodilla, justo un poco más arriba. Luego, empieza con el pie derecho, repitiendo todo
el seductor y alucinante proceso.
—Oh, por favor —gimo cuando muerde mi dedo pequeño, la acción resonando
profundamente en mi vientre.
—Todas las cosas buenas, señorita Steele —respira.
Esta vez no se detiene en mi rodilla, sigue hasta el interior de mi muslo, separando mis
muslos mientras lo hace. Y sé que va a hacer y parte de mi quiere alejarlo porque estoy
mortificada y avergonzada. Me va a besar ¡ahí! Lo sé. Y parte de mi está haciendo gala
de la anticipación. Se gira hacia mi otra rodilla y me besa hasta los muslos, besando,
lamiendo, chupando y luego está entre mis piernas, deslizando su nariz arriba y abajo
sobre mi sexo, muy suave, muy dulce, me retuerzo… Oh Dios…
Se detiene, esperando a que me calme. Lo hago y alzo mi cabeza para mirarlo, mi boca
abierta mientras los latidos de mi corazón se esfuerzan por salir.
—¿Sabes cuán intoxicante hueles, señorita Steele? —murmura y mantiene sus ojos en
mi, empuja su nariz en mi vello púbico y aspira.
Me pongo de un color escarlata, por todas partes, sintiendo desmayo e
instantáneamente cierro mis ojos. No puedo verlo haciendo esto.
Lame suavemente la longitud de mi sexo. Oh mierda.
—Me gusta esto. —Suavemente tira de mi vello púbico—. Quizás mantengamos esto.
—Oh, por favor —ruego.
—Mmm, me gusta cuando me ruegas Anastasia.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Ojo por ojo no es mi estilo habitual, señorita Steele —susurra mientras me lame
suavemente de arriba abajo—. Pero me has complacido hoy y deberías ser premiada.
—Escucho la maliciosa sonrisa en su voz y mientras mi cuerpo está cantando por sus
palabras, su lengua empieza lentamente a hacer círculos en mi clítoris mientras sus
manos sostienen mis muslos.
—¡Ahhhh! —gimo mientras mi cuerpo se arquea y convulsiona bajo el toque de su
Da vueltas con su lengua, una y otra vez, manteniendo la tortura. Estoy perdiendo
todo sentido de mi misma, cada átomo en mi cuerpo muy concentrado en ese pequeño
y potente vértice entre mis muslos. Mis piernas se ponen rígidas, él desliza su dedo en
mi interior y escucho su gruñido.
—Oh, nena. Me encanta que estés tan mojada para mí.
Mueve su dedo en un gran círculo, estirándome, tirando de mi, su lengua repitiendo
sus acciones y gimo. Es demasiado… mi cuerpo pide ayuda y no lo puedo negar más.
Lo dejo ir, perdiendo todo pensamiento coherente mientras mi orgasmo se apodera de
mí, retorciéndose en mi interior una y otra vez. Santa mierda. Grito y el mundo se
derrumba y desaparece de vista mientras la fuerza de mi clímax hace todo nulo y
Estoy jadeando y vagamente escucho el sonido del empaque abriéndose. Lentamente
se acomoda sobre mí y empieza a moverse. Oh… Dios. La sensación es dolorosa y
dulce, fuerte y suave a la vez.
—¿Cómo se siente esto? —dice sin aliento.
—Bien, muy bien —digo. Y empieza a moverse en serio, rápido, fuerte y grande,
entrando y saliendo de mi una y otra vez, implacable, empujándome y empujándome
hasta que estoy de nuevo cerca del límite. Gimo.
—Vente para mi, nena. —Su voz es dura, áspera, cruda en mi oído y exploto alrededor
de él.
—Gracias, joder —susurra, la mete duro una vez más y gime cuando llega a su clímax,
apretándose contra mí. Luego se queda quieto, su cuerpo rígido.
Colapsando sobre mí, siento todo su peso apretándome contra el colchón. Tiro mis
manos atadas sobre su cuello y lo sostengo lo mejor que puedo. Sé en este instante, que
haría lo que fuese por este hombre. Soy suya. La maravilla que él me ha presentado
está más allá de cualquier cosa que pudiese haber imaginado. Y él quiere llevarlo más
Fifty Shades of Grey E.L. James
lejos, mucho más lejos, a un lugar que no puedo, en mi ignorancia, siquiera imaginar.
Oh, ¿qué hacer?
Se apoya en sus codos y me mira con sus grises e intensos ojos.
—Ves cuán buenos somos juntos —murmura—. Si te entregas a mí, será mucho mejor.
Créeme, Anastasia, puedo llevarte a lugares que ni siquiera sabes que existen. Sus
palabras hacen eco en mis pensamientos. Rozo su nariz contra la mía. Todavía me
estoy recuperando de mi extraordinaria reacción física hacia él y alzo la mirada en su
dirección, sin comprender, buscando algún pensamiento coherente.
De repente, nos damos cuentas de las voces en el pasillo afuera de su dormitorio. Me
toma un momento procesar lo que he escuchado.
—Pero si todavía está en la cama entonces debe estar enfermo. Nunca está en la cama a estas
horas. Christian nunca se queda dormido.
—Señora Grey, por favor.
—Taylor. No puedes alejarme de mi hijo.
—Señora Grey, él no está solo.
—¿A qué te refieres con que no está solo?
—Tiene a alguien con él.
—Oh. —Incluso yo escucho la incredulidad en su voz
Christian parpadea rápidamente, mirándome, con los ojos muy abiertos y llenos de
—Mierda, es mi madre.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Capítulo 10
e aleja de golpe. Me estremezco. Se sienta en la cama y tira el condón
usado a una cesta de basura.
—Vamos, necesitamos vestirnos… eso si quieres conocer a mi madre. —
Sonríe, salta fuera de la cama y se pone los jeans, ¡sin ropa interior! Lucho por
sentarme mientras sigo atada.
—Christian… no puedo moverme.
Su sonrisa se hace más grande, se inclina y desata la corbata. El patrón del tejido ha
dejado una marca alrededor de mis muñecas. Es… sexy. Me mira. Está divertido, sus
ojos danzando con alegría. Besa mi frente y me sonríe abiertamente.
—Otra primera vez —reconoce, pero no tengo ni idea de lo que está hablando.
—No tengo ropas limpias aquí. —De repente, siento pánico y considerando lo que
acabo de experimentar, el pánico no me agrada. ¡Su madre! Mierda. No tengo ropa
limpia y prácticamente nos descubrió en flagrante delito—. Tal vez debería quedarme
—Oh, no, no lo harás —amenaza Christian—. Puedes usar algo mío. —Se ha puesto
una camiseta blanca y pasa una mano por su cabello de recién follado. A pesar de mi
ansiedad, pierdo el tren de mi pensamiento. ¿Me acostumbraré alguna vez a ver a este
hermoso hombre? Su belleza es despampanante.
—Anastasia, podrías estar usando un saco y aun así te verías encantadora. Por favor,
no te preocupes. Me gustaría que conocieras a mi madre. Vístete. Sólo iré a calmarla.
—Su boca se presiona en una línea dura—. Te espero en esa habitación en cinco
minutos, de otra forma, vendré y te arrastraré hasta ahí yo mismo en lo que sea que
estés usando. Mis camisetas están en este cajón. Mis camisas en el armario. Busca tú
misma. —Sus ojos me observan especulativamente por un momento y deja la
Santa Mierda. La madre de Christian. Esto es mucho más de lo que esperaba. Tal vez
conocerla pondrá una pequeña parte del rompecabezas en su lugar. Puede ayudarme a
Fifty Shades of Grey E.L. James
entender por qué Christian es del modo que es… Repentinamente, quiero conocerla.
Recojo mi camisa del suelo y estoy encantada de descubrir que ha sobrevivido la noche
prácticamente sin ninguna arruga. Encuentro mi sujetador azul bajo la cama y me
visto rápidamente. Pero si hay una cosa que odio, es no usar bragas limpias. Busco a
través de los cajones de su vestidor y me encuentro con el que contiene sus boxer.
Luego de ponerme un par de Calvin Klein grises ajustados, me pongo mis pantalones y
mis Converse.
Tomando mi chaqueta, me meto al baño y miro mis ojos demasiado brillantes, mi cara
ruborizada… ¡Y mi cabello! Mierda, las coletas de recién follada no me van. Rebusco
en las gavetas para encontrar un cepillo y encuentro un peine. Tendrá que servir. Una
cola de caballo es la única respuesta. Le doy un vistazo desesperado a mi ropa. Tal vez
debería aceptar la oferta de Christian sobre su ropa. Mi subconsciente tuerce los labios
y modula la palabra “ja”. La ignoro. Deslizándome en mi chaqueta, satisfecha de que
los puños cubran los reveladores patrones que dejó su corbata, doy una última mirada
ansiosa al espejo. Esto tendrá que servir. Me dirijo a la sala principal.
—Aquí está ella. —Christian se pone de pie.
Su expresión es cálida y apreciativa. La mujer de cabello arenoso junto a él se gira y
me sonríe. Se pone de pie también. Está impecablemente vestida en un traje de falda
color marrón con zapatos a juego. Se ve arreglada, elegante, hermosa y yo muero por
dentro un poco, sabiendo que me veo como un desastre.
—Madre, esta es Anastasia Steele. Anastasia, esta es Grace Trevelyan-Grey.
La Dra. Trevelyan-Grey me extiende su mano. T… ¿de Trevelyan?
—Qué placer conocerte —murmura. Si no estoy equivocada, hay sorpresa y tal vez un
aturdido alivio en su voz y un cálido resplandor en sus ojos color avellana. Tomo su
mano y no puedo evitar sonreí con igual calidez.
—Dra. Trevelyan-Grey —murmuro.
—Llámame Grace. —Sonríe y Christian frunce el ceño—. Usualmente soy la Dra.
Trevelyan y la señora Grey es mi suegra. —Hace un guiño—. Entonces, ¿cómo se
conocieron ustedes? —Mira de manera interrogante a Christian, incapaz de ocultar su
—Anastasia me entrevistó para el periódico escolar de la WSU porque estaré
entregando los títulos esta semana.
Doble mierda. Había olvidado eso.
—Entonces, ¿te graduarás esta semana? —pregunta Grace.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Mi celular comienza a sonar. Kate, apuesto.
—Discúlpenme. —Está en la cocina. Me acerco y me inclino sobre la barra de
desayuno, sin verificar el número—. Kate.
—¡Dios mío! ¡Ana! —Oh, mierda, es José. Suena desesperado—. ¿Dónde estás? He
estado intentando contactarte. Necesito verte, disculparme por mi comportamiento del
viernes. ¿Por qué no me has regresado las llamadas?
—Mira José, ahora no es un buen momento. —Miro ansiosamente a Christian que me
está mirando intensamente, su rostro impasible mientras le murmura algo a su mamá.
Le doy la espalda.
—¿Dónde estás? Kate está siendo muy evasiva —se queja.
—Estoy en Seattle.
—¿Qué estás haciendo en Seattle? ¿Estás con él?
—José, te llamaré más tarde. No puedo hablar contigo ahora. —Cuelgo.
Camino con indiferencia de regreso hacia Christian y su madre. Grace se encuentra en
plena diatriba.
—… Y Elliot llamó para decir que estabas por aquí. No te he visto en dos semanas,
—¿Lo hizo? —murmura Christian, mirándome con expresión indescifrable.
—Pensé que tal vez podríamos almorzar juntos, pero puedo ver que tienes otros planes
y no quiero interrumpir tu día. —Toma su largo abrigo color crema y se gira hacia él,
ofreciéndole su mejilla. Él la besa brevemente, de forma dulce. Ella no lo toca.
—Tengo que llevar a Anastasia a Portland.
—Por supuesto, querido. Anastasia, ha sido un placer. Espero que nos encontremos
otra vez. —Me extiende su mano, sus ojos brillantes y las sacudimos.
Taylor aparece de… ¿dónde?
—¿Señora Grey? —pregunta.
—Gracias, Taylor. —La escolta fuera de la sala y a través de las puertas dobles hacia el
vestíbulo. ¿Taylor estuvo aquí todo el tiempo? ¿Cuánto tiempo ha estado aquí? ¿Dónde
ha estado?
Fifty Shades of Grey E.L. James
Christian me mira.
—Entonces, ¿el fotógrafo llamó?
—¿Qué quería?
—Sólo disculparse, tú sabes… por lo del viernes.
Christian entrecierra sus ojos.
—Ya veo —dice simplemente.
Taylor reaparece.
—Señor Grey, hay un problema con el envío a Darfur.
Christian asiente bruscamente en su dirección.
—¿Charlie Tango está en el aeródromo Boeing?
—Sí, señor. —Taylor asiente en mi dirección—. Señorita Steele.
Le sonrío tentativamente en respuesta y él se da vuelta y se va.
—¿Vive aquí? ¿Taylor?
—Sí. —Su tono es cortante. ¿Cuál es su problema?
Christian se dirige a la cocina y toma su BlackBerry, dándole un vistazo a algunos
correos, asumo. Presiona sus labios en una línea y hace una llamada.
—Ross, ¿cuál es el problema? —suelta. Escucha, observándome, sus ojos grises están
especulativos, mientras yo estoy de pie en el centro de la gran habitación,
preguntándome qué hacer conmigo misma, sintiéndome extraordinariamente
consciente de mí, fuera de lugar.
—No pondré a ninguna tripulación en riesgo. No, cancélalo… evitaremos el aire en su
lugar… Bien. —La calidez en sus ojos ha desaparecido. Parece distraído y mirándome
una vez, se dirige a su estudio y vuelve un momento después—. Este es el contrato.
Léelo y lo discutiremos el próximo fin de semana. Te sugiero que investigues al
respecto para que estés al tanto de lo que está en juego. —Hace una pausa—. Eso es si
estás de acuerdo y de verdad espero que lo estés —agrega, en un tono más suave,
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Estarás sorprendida de lo que puedes encontrar en internet —murmura.
¡Internet! No tengo acceso a ninguna computadora, sólo a la laptop de Kate y no
podría usar la de Clayton para este tipo de “investigación”, ¿o sí?
—¿Qué pasa? —pregunta, ladeando la cabeza.
—No tengo computadora. Veré si puedo usar la laptop de Kate.
Me entrega un sobre.
—Estoy seguro de que puedo… ehh, prestarte una. Toma tus cosas, iremos de regreso
a Portland y almorzaremos algo en el camino. Necesito vestirme.
—Sólo haré una llamada —murmuro. Quiero escuchar la voz de Kate. Frunce el ceño.
—¿El fotógrafo? —Su quijada se torna rígida y su mirada quema. Lo miro—. No me
gusta compartir, señorita Steele. Recuérdalo. —El tono de su voz suena como una
advertencia, con una larga y fría mirada hacia mí, se dirige de nuevo a la habitación.
Mierda. Sólo quería llamar a Kate, quiero gritarle, pero su repentina frialdad me deja
paralizada. ¿Qué ocurrió con el generoso, relajado y sonriente hombre que me estaba
haciendo el amor hace menos de una hora?
—¿Lista? —pregunta Christian mientras nos detenemos junto a las puertas dobles del
Asiento de manera vacilante. Volvió a su personaje distante, amable, tenso, su máscara
de nuevo puesta y en marcha. Lleva una bolsa de mensajero de cuero. ¿Por qué
necesita eso? Tal vez se quede en Portland y entonces, recuerdo la graduación. Oh, sí...
estará allí el jueves. Está usando una chaqueta de cuero negro. Desde luego, no se ve
como el multi millonario, billonario, la palabra que sea que termine en “ario”, con esta
ropa. Parece un chico en el camino equivocado, tal vez una estrella de rock con mal
comportamiento o un modelo de pasarela. Suspiro internamente, deseando tener una
décima parte de su aplomo. Es tan tranquilo y controlado. Frunzo el ceño, recordando
su exabrupto sobre José... bueno, parece serlo.
Taylor está rondando en el fondo.
—Mañana entonces —le dice a Taylor, quien asiente con la cabeza.
—Sí, señor. ¿Qué automóvil se va a llevar, señor?
Fifty Shades of Grey E.L. James
Me mira brevemente.
—El R8.
—Buen viaje, señor Grey. Señorita Steele. —Taylor me mira amablemente, aunque tal
vez hay una pizca de piedad oculta en las profundidades de sus ojos.
No hay duda que piensa que he sucumbido a los dudosos hábitos sexuales del señor
Grey. Todavía no, sólo a sus excepcionales hábitos sexuales o tal vez el sexo es así
para todo el mundo. Frunzo el ceño ante el pensamiento. No tengo ninguna
comparación y no puedo preguntarle a Kate. Eso es algo que voy a tener que tratar con
Christian. Es perfectamente natural que deba hablar con alguien y no puedo hablar con
él si es tan abierto un minuto y tan distante al siguiente.
Taylor sostiene la puerta abierta para nosotros y nos conduce a través de ella. Christian
llama al ascensor.
—¿Qué pasa, Anastasia? —pregunta. ¿Cómo sabe que estoy analizando algo en mi
mente? Extiende su mano y tira de mi barbilla—. Deja de morderte el labio o
tendremos sexo en el ascensor y no me importa quién entre con nosotros.
Me sonrojo, pero hay un atisbo de sonrisa en sus labios, finalmente su estado de ánimo
parece estar cambiando.
—Christian, tengo un problema.
—¿Ah, sí? —Tengo toda su atención.
El ascensor llega. Entramos y Christian presiona el botón marcado con una G.
—Bueno. —Me sonrojo. ¿Cómo decir esto?—. Tengo que hablar con Kate. Tengo
muchas preguntas sobre sexo y estás demasiado involucrado. Si quieres que haga todas
estas cosas, ¿cómo puedo saber…? —Hago una pausa, tratando de encontrar las
palabras adecuadas—. Simplemente no tengo términos de referencia.
Pone los ojos en blanco en mi dirección.
—Habla con ella si es necesario. —Suena exasperado—. Asegúrate de que no le
menciona nada a Elliot.
Me enfada la insinuación. Kate no es así.
—No haría eso y no te diría nada de lo que me diga de Elliot, si fuera a decirme algo
—añado rápidamente.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Bueno, la diferencia es que yo no quiero saber sobre su vida sexual —murmura
Christian secamente—. Elliot es un bastardo entrometido. Pero sólo habla acerca de lo
que hemos hecho hasta ahora —advierte—. Ella probablemente me quitaría mis bolas
si supiera lo que quiero hacer contigo —añade en voz tan baja que no estoy segura de
haberlo escuchado bien.
—Está bien —acepto con facilidad, sonriéndole, aliviada. La idea de Kate con las
bolas de Christian es algo en lo que no quiero pensar.
Sus labios se curvan y niega con la cabeza.
—Cuanto antes tenga tu sumisión, mejor y podemos detener todo esto —murmura.
—Detener, ¿qué?
—Tú, desafiándome. —Estira su mano hacia abajo, ahueca mi barbilla y planta un
beso rápido y dulce en mis labios mientras las puertas del ascensor se abren. Toma mi
mano y me guía dentro del garaje subterráneo.
Yo, desafiándolo... ¿cómo?
Al lado del ascensor, puedo ver el Audi 4x4 negro, pero es el elegante deportivo negro
el que se abre con un pitido y se ilumina cuando lo apunta el llavero que controla la
alarma. Es uno de esos automóviles que deberían tener a una rubia con largas piernas
y usando sólo un pequeño vestido, extendida a través del capo.
—Bonito automóvil —murmuro con sequedad.
Levanta la mirada y sonríe.
—Lo sé —dice y por una fracción de segundo, el dulce, joven, despreocupado
Christian está de vuelta. Eso me alegra el corazón. Está tan emocionado. Los chicos y
sus juguetes. Pongo mis ojos en blanco hacia él, pero no puedo reprimir mi sonrisa. Me
abre la puerta y me subo. Vaya... es bajo. Se mueve alrededor del automóvil con una
gracia fácil y dobla su larga elegancia a mi lado. ¿Cómo hace eso?
—Entonces, ¿qué tipo de automóvil es este?
—Se trata de un Audi R8 Spyder. Es un hermoso día, podemos bajar el techo. Hay una
gorra de béisbol allí. De hecho, debería haber dos. —Apunta hacia la guantera—. Y
lentes de sol si los quieres.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Enciende el automóvil y el motor ruge detrás de nosotros. Pone el bolso en el espacio
tras nuestros asientos, presiona un botón y el techo se reclina lentamente. Con un
golpecito en un interruptor, Bruce Springsteen26 nos rodea.
—Vas a amar a Bruce. —Sonríe y saca el automóvil fácilmente de su plaza del
estacionamiento hasta la rampa empinada, donde hacemos una pausa en la barrera.
Entonces estamos fuera en una mañana soleada de mayo en Seattle. Busco en la
guantera y tomo las gorras de béisbol. Los Mariners27. ¿Le gusta el béisbol? Le paso
una gorra y se la pone. Paso mi cola de caballo por la parte posterior de la mía y
arrastro hacia abajo la visera.
Las personas nos miran mientras avanzamos por las calles. Por un momento, creo que
es a él... y entonces, una parte muy paranoica piensa que todos me están mirando
porque saben lo que he estado haciendo durante las últimas doce horas, pero
finalmente, me doy cuenta de que es al automóvil. Christian parece no darse cuenta,
perdido en sus pensamientos.
El tráfico es escaso y pronto estamos en la I-5 dirigiéndonos al sur, el viento barriendo
sobre nuestras cabezas. Bruce está cantando acerca de estar ardiendo y su deseo. Cuán
adecuado. Me sonrojo mientras escucho las palabras. Christian me mira. Tiene sus
Ray-Bans 28puestas por lo que no puedo ver lo que está pensando. Su boca se inclina
un poco, estira su mano y la coloca sobre mi rodilla, apretándola suavemente. Mi
aliento se dificulta.
—¿Hambrienta? —pregunta.
No de comida.
—No especialmente.
Su boca se aprieta en una línea dura.
—Tienes que comer, Anastasia —me reprende—. Conozco un buen lugar cerca de
Olympia. Pararemos allí.
Aprieta mi rodilla de nuevo y luego devuelve su mano al volante mientras baja su pie
sobre el acelerador. Estoy presionada contra la parte de posterior de mi asiento. Vaya,
este automóvil se puede mover.
26 Bruce Springsteen: Apodado "el Jefe", es un cantante, compositor y guitarrista estadounidense
ampliamente conocido por su música rock.
27 Mariners: Equipo de béisbol de Seattle.
28 Ray-Bans: Marca de gafas.
Fifty Shades of Grey E.L. James
El restaurante es pequeño e íntimo, una cabaña de madera en medio de un bosque. La
decoración es rústica: sillas y mesas al azar con manteles de cuadritos, flores silvestres
en floreros pequeños. Cuisine Sauvage29 dice un cartel encima de la puerta.
—No he estado aquí en un tiempo. No tenemos opciones, cocinan lo que sea que han
capturado o recogido. —Levanta sus cejas con fingido horror y tengo que reír. La
camarera toma la orden de nuestras bebidas. Se sonroja cuando ve a Christian,
evitando el contacto visual con él, escondiéndose bajo su flequillo rubio y largo. ¡A ella
le gusta! ¡No soy sólo yo!
—Dos vasos de Pinot Grigio —dice Christian con una voz de autoridad. Frunzo mis
labios, exasperada—. ¿Qué? —dice bruscamente.
—Quería una Coca-Cola dietética —susurro.
Sus ojos grises se entrecierran y sacude su cabeza.
—El Pinot Grigio aquí es un vino decente, irá bien con la comida, con lo que sea que
recibamos —dice con paciencia.
—¿Lo que sea que recibamos?
—Sí. —Sonríe, deslumbrante, con su cabeza inclinada con una sonrisa de lado y los
polos de mi estómago saltan por encima de mi bazo. No puedo evitar reflejar su
gloriosa sonrisa en respuesta—. Le gustaste a mi madre —dice secamente.
—¿En serio? —Sus palabras me hacen sonrojar con placer.
—Oh, sí. Siempre pensó que era gay.
Mi boca se abre y recuerdo esa pregunta... en la entrevista. Oh, no.
—¿Por qué pensaba que eras gay? —susurro.
—Porque nunca me ha visto con una chica.
—¿Oh... ni siquiera una de las quince?
Él sonríe.
—Te acordaste. No, ninguna de las quince.
29 Cuisine sauvage: Está en francés, en español sería cocina salvaje.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Sabes, Anastasia, ha sido un fin de semana de novedades para mí también —dice en
voz baja.
—¿Lo ha sido?
—Nunca he dormido con nadie, nunca he tenido sexo en mi cama, nunca volé con
una chica en Charlie Tango, nunca le presenté una mujer a mi madre. ¿Qué me estás
haciendo? —Sus ojos arden, su intensidad me quita el aliento.
La camarera llega con nuestras copas de vino y de inmediato tomo un rápido sorbo.
¿Se está abriendo o simplemente haciendo una observación casual?
—Realmente he disfrutado este fin de semana —murmuro. Entrecierra sus ojos hacia
mí otra vez.
—Deja de morderte el labio —gruñe—. Yo también —añade.
—¿Qué es sexo vainilla? —le pregunto, cualquier cosa para distraerme de la mirada
intensa, ardiente y sexy que me está dando. Se ríe.
—Sólo es sexo sencillo, Anastasia. Sin juguetes, sin extras añadidos. —Se encoge de
hombros—. Sabes... bueno, en realidad no lo haces, pero eso es lo que significa.
—Oh. —Pensaba que el sexo que tuvimos fue brownie con cobertura de chocolate, con
una cereza en la parte superior. Pero bueno, ¿qué sé yo?
La camarera nos trae sopa. Ambos la miramos de manera dudosa.
—Sopa de ortiga —nos informa la camarera antes de girar y balancearse de regreso a la
cocina. No creo que a ella le guste ser ignorada por Christian. Pruebo tentativamente.
Es delicioso. Christian y yo levantamos la mirada el uno hacia el otro al mismo tiempo
con alivio. Me río y él inclina su cabeza hacia un lado.
—Ese es un sonido hermoso —murmura.
—¿Por qué nunca has tenido sexo vainilla antes? ¿Siempre has hecho... eh, lo que has
hecho? —pregunto, intrigada.
Asiente con la cabeza lentamente.
—Más o menos. —Su voz es cautelosa. Frunce el ceño por un momento y parece estar
involucrado en algún tipo de lucha interna. Luego levanta la vista, con una decisión
tomada—. Una de las amigas de mi madre me sedujo cuando tenía quince años.
—Oh. —¡Mierda, eso es ser joven!
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Tenía gustos muy particulares. Fui su sumiso durante seis años. —Se encoge de
—Oh. —Mi cerebro se ha congelado, sorprendido hasta la inactividad por esta
—Así que sé lo que implica, Anastasia. —Sus ojos brillan con comprensión. Lo miro,
incapaz de articular nada, incluso mi subconsciente está en silencio—. Realmente no
tuve una introducción común al sexo.
La curiosidad se activa a lo grande.
—¿Así que nunca saliste con alguien en la universidad?
—No. —Niega con su cabeza para enfatizar el punto.
La camarera toma nuestros platos, interrumpiéndonos por un momento.
—¿Por qué? —le pregunto cuándo se ha ido.
Sonríe sarcásticamente.
—¿De verdad quieres saber?
—No quería hacerlo. Ella era todo lo que quería, necesitaba. Y, además, me habría
golpeado terriblemente. —Sonríe con cariño ante el recuerdo.
Oh, esta es demasiada información… pero quiero más.
—¿Así que si era una amiga de tu madre, qué edad tenía?
—Edad suficiente para saber desempeñarse mejor.
—¿Todavía la ves?
—¿Todavía... eh...? —Me sonrojo.
—No. —Niega con la cabeza y sonríe con indulgencia a mí—. Es una muy buena
—Oh. ¿Lo sabe tu madre?
Fifty Shades of Grey E.L. James
Me da una mirada de no-seas-estúpida.
—Por supuesto que no.
La camarera regresa con carne de venado, pero mi apetito ha desaparecido. Qué
revelación. Christian el sumiso... mierda. Tomo un trago grande del Pinot Grigio; él tiene
razón, por supuesto, es delicioso. Por Dios, todas estas revelaciones, son mucho más
en qué pensar. Necesito tiempo para procesar esto cuando esté por mi cuenta, no
cuando estoy distraída por su presencia. Es tan abrumador, tan macho alfa y ahora ha
lanzado esta bomba en la ecuación. Él sabe lo que es.
—Pero, no puede haber sido a tiempo completo… —Estoy confundida.
—Bueno, lo fue, aunque no la veía todo el tiempo. Era... difícil. Después de todo,
todavía estaba en la escuela y luego en la universidad. Come, Anastasia.
—En realidad no tengo hambre, Christian. —Estoy recuperándome de su revelación.
Su expresión se endurece.
—Come —dice en voz baja, muy baja.
Lo miro. Este hombre, abusado sexualmente cuando era adolescente, tiene un tono
muy amenazante.
—Dame un momento —murmuro en voz baja. Parpadea un par de veces.
—Está bien —murmura y continúa con su comida.
Así es como será si firmo: ordenándome. Frunzo el ceño. ¿Quiero esto? Alcanzando mi
cuchillo y tenedor, corto tentativamente la carne de venado. Es muy sabroso.
—¿Es así como nuestra relación eh... será? —susurro—. ¿Tú, ordenándome? —No
puedo obligarme a mirarlo.
—Sí —murmura.
—Ya veo.
—Y lo que es más, querrás que lo haga —añade en voz baja.
Sinceramente, lo dudo. Corto otro trozo de carne de venado, sosteniéndolo contra mi
—Es un gran paso —murmuro y como.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Lo es. —Cierra sus ojos un instante. Cuando los abre, están amplios y serios—.
Anastasia, tienes que ir con tus instintos. Has la investigación, lee el contrato, estaré
feliz de discutir cualquier aspecto. Estaré en Portland hasta el viernes si quieres hablar
de ello antes de esa fecha. —Sus palabras vienen a mí apresuradamente—. Llámame,
tal vez podamos cenar, por ejemplo ¿el miércoles? Realmente quiero hacer funcionar
esto. De hecho, nunca he querido nada tanto como quiero que esto funcione.
Su sinceridad quema, su anhelo se refleja en sus ojos. Esto es principalmente lo que no
comprendo. ¿Por qué yo? ¿Por qué no una de las quince? Oh, no... ¿eso seré yo? ¿un
número? ¿El dieciséis de muchas?
—¿Qué pasó con las quince? —Dejo escapar.
Levanta sus cejas con sorpresa, luego luce resignado, negando con su cabeza.
—Varias cosas, pero se reduce a… —Hace una pausa, tratando de encontrar las
palabras, creo—. Incompatibilidad. —Se encoge de hombros.
—¿Y crees que yo podría ser compatible contigo?
—¿Así que ya no estás viendo a ninguna de ellas?
—No, Anastasia, no lo hago. Soy monógamo en mis relaciones.
Ah... esto son noticias.
—Ya veo.
—Investiga, Anastasia.
Bajo mi cuchillo y tenedor. No puedo comer más.
—¿Eso es todo? ¿Eso es todo lo que vas a comer?
Asiento con la cabeza. Me frunce el ceño, pero decide no decir nada. Doy un pequeño
suspiro de alivio. Mi estómago está agitándose con toda esta nueva información y me
siento un poco mareada por el vino. Lo veo mientras devora todo su plato. Come
como un caballo. Debe hacer ejercicio para mantenerse en tan buena forma. El
recuerdo de la forma en que su pijama cuelga de sus caderas viene espontáneamente a
mi mente. La imagen es totalmente distractora. Me retuerzo incómodamente. Levanta
la vista hacia mí y me sonrojo.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Daría cualquier cosa por saber lo que estás pensando en este mismo momento —
murmura. Me sonrojo más. Me sonríe, con una sonrisa malvada—. Puedo adivinar —
bromea en voz baja.
—Me alegro de que no puedas leer mi mente.
—Tu mente, no, Anastasia, pero tu cuerpo, ese lo he llegado a conocer bastante bien
desde ayer. —Su voz es sugerente. ¿Cómo es que cambia tan rápidamente de un estado
de ánimo al otro? Es tan voluble... es difícil mantener el ritmo.
Le hace gestos a la camarera y le pide la cuenta. Una vez que ha pagado, se para y me
extiende su mano.
—Ven. —Tomando mi mano en la suya, me lleva de nuevo al automóvil. Este
contacto, piel con piel, es lo que es tan inesperado de él, es normal, íntimo. No puedo
conciliar este gesto común, tierno, con lo que él quiere hacer en esa habitación... El
Salón Rojo del Dolor.
Estamos en silencio en el viaje de Olympia a Vancouver, ambos perdidos en nuestros
propios pensamientos. Cuando estaciona afuera de mi departamento, son las cinco de
la tarde. Las luces están encendidas, Kate está en casa. Empacando, sin duda, a menos
que Elliot todavía esté allí. Apaga el motor y me doy cuenta de que voy a tener que
—¿Quieres entrar? —le pregunto. No quiero que se vaya. Quiero prolongar nuestro
tiempo juntos.
—No. Tengo trabajo que hacer —dice simplemente, mirándome, una expresión
Miro abajo hacia mis manos mientras junto mis dedos. De repente, me siento
emocional. Él se va. Estirando su mano, toma una de las mías y lentamente la lleva
hasta su boca, con ternura besando el dorso de mi mano, como un gesto dulce y
pasado de moda. Mi corazón salta hasta mi boca.
—Gracias por este fin de semana, Anastasia. Ha sido... el mejor. ¿Miércoles? ¿Te
recogeré en el trabajo, desde cualquier lugar? —dice en voz baja.
—Miércoles —susurro.
Besa mi mano de nuevo y la coloca de vuelta en mi regazo. Sale, da la vuelta hacia mi
lado y abre la puerta del pasajero. ¿Por qué me siento de repente desprovista? Un nudo
se forma en mi garganta. No debo permitir que me vea así. Fijando una sonrisa en mi
cara, salgo fuera del coche y continúo por el camino, sabiendo que tengo que
Fifty Shades of Grey E.L. James
enfrentarme a Kate, temiendo enfrentarme a Kate. Me doy la vuelta y lo miro a medio
camino. Barbilla arriba Steele, me reprendo a mí misma.
—Oh… por cierto, llevo tu ropa interior. —Le ofrezco una pequeña sonrisa y levanto
la cinturilla de los boxer que llevo para que pueda ver. La boca de Christian cae
abierta, sorprendida. Qué gran reacción. Mi humor cambia inmediatamente y entro
pavoneándome en la casa, parte de mí queriendo saltar y lanzar el puño al aire. ¡SÍ! Mi
diosa interior está encantada.
Kate está en la sala de estar empaquetando sus libros en cajas.
—Estás de vuelta. ¿Dónde está Christian? ¿Cómo estás? —Su voz es febril, ansiosa y
salta hacia mí agarrando mis hombros, analizando mi rostro minuciosamente antes
incluso de que hubiera dicho hola.
Mierda… tengo que tratar con la persistencia y la tenacidad de Kate y estoy en posesión
de un documento legal firmado diciendo que no puedo hablar. No es una mezcla
—Bueno, ¿cómo fue? No pude parar de pensar en ti, después de que Elliot se fue,
quiero decir. —Sonríe maliciosamente.
No puedo dejar de sonreír ante su preocupación y su ardiente curiosidad, pero de
repente, me siento tímida. Me sonrojo. Fue muy privado. Todo ello. Ver y saber lo que
Christian tiene que esconder. Pero tengo que darle algunos detalles, porque no me
dejará en paz hasta que lo haga.
—Fue bien, Kate. Muy bien, creo —digo tranquilamente, intentando esconder mi
vergonzosa sonrisa que lo dice todo.
—¿Tú crees?
—No tengo nada para compararlo, ¿no? —Me encojo de hombros en tono de disculpa.
—¿Te hizo llegar?
Mierda. Es muy contundente. Me vuelvo de color escarlata.
—Sí —murmuro, exasperada.
Kate me empuja al sofá y nos sentamos. Estrecha mis manos.
—Eso está bien. —Kate me mira con incredulidad—. Fue tu primera vez. Wow,
Christian debe saber realmente lo que está haciendo.
Oh Kate, si tú supieras.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Mi primera vez fue horrible —continúa, haciendo una cara de comedia triste.
—¿Oh? —Esto me tiene interesada, es algo que nunca antes había divulgado.
—Sí, Steve Paton. Escuela secundaria, un deportista idiota. —Se estremece—. Fue
rudo. No estaba preparada. Ambos estábamos borrachos. Tú sabes… el típico desastre
adolescente post-baile. Ugh… me llevó meses antes de decidir probar otra vez. Y no
con él, la maravilla sin agallas. Era demasiado joven. Tuviste razón al esperar.
—Kate, eso suena horrible.
Kate parece pensativa.
—Sí, me llevó casi un año tener mi primer orgasmo a través del sexo con penetración y
aquí estás tú… ¿la primera vez?
Asiento tímidamente. Mi diosa interior se sienta en la posición del loto pareciendo
serena, excepto por la disimulada y autocomplaciente sonrisa en su rostro.
—Me alegro de que la perdieras con alguien que sabe diferenciar entre su culo y su
codo. —Me guiña el ojo—. Así que, ¿cuándo vas a verlo de nuevo?
—El miércoles. Vamos a cenar.
—¿Así que todavía te gusta?
—Sí. Pero no sé acerca del… futuro.
—¿Por qué?
—Él es complicado, Kate. Tú sabes… vive en un mundo muy diferente al mío. —Gran
excusa. Creíble también. Mucho mejor que: Tiene un Salón Rojo del Dolor y quiere
hacerme su esclava sexual.
—Oh por favor, no dejes que esto sea por el dinero, Ana. Elliot dice que es muy
insólito para Christian salir con alguien.
—¿Lo dijo? —Mi voz se alza varias octavas.
¡Demasiado obvia, Steele! Mi subconsciente me mira, meneando su largo y delgado dedo,
entonces se transforma en la balanza de la justicia para recordarme que él podría
demandarme si revelo demasiado. Ja… ¿qué va a hacer?, ¿quitarme todo mi dinero? Debo
recordar googlear “penalizaciones por romper un acuerdo de no divulgación” mientras
hago el resto de mi “investigación”. Es como si me hubieran dado una tarea escolar.
Tal vez incluso me gradúe. Me sonrojo, recordando mi A por el experimento en el
baño esta mañana.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Ana, ¿qué pasa?
—Sólo recordando algo que Christian dijo.
—Te ves diferente —dice Kate afectuosamente.
—Me siento diferente. Dolorida —confieso.
—Un poco. —Me sonrojo.
—Yo también. Hombres —dice con disgusto simulado—. Son animales. —Ambas nos
—¿Estás dolorida? —exclamo.
—Sí… uso excesivo.
Me río tontamente.
—Cuéntame acerca del uso excesivo de Elliot —pregunto cuando he parado de reír.
Oh, puedo sentirme a mí misma relajándome por primera vez desde que estaba en la
cola del bar… antes de la llamada de teléfono que comenzó todo esto, cuando estaba
admirando al señor Grey desde la distancia. Felices días sin complicaciones.
Kate se sonroja. Oh Dios… Katherine Agnes Kavanagh se vuelve toda Anastasia Rose
Steele conmigo. Me lanza una mirada húmeda. Nunca la había visto reaccionar de esta
forma por un hombre antes. Mi mandíbula cae al suelo. ¿Dónde está Kate y qué has hecho
con ella?
—Oh, Ana. —Deja salir a borbotones—. Él es tan… Todo. Y cuando nosotros… oh…
realmente bueno. —Difícilmente puede hilvanar una frase, está mal.
—Creo que estás intentando decirme que te gusta.
Asiente, sonriendo como una loca.
—Y voy a verlo el sábado. Nos va a ayudar a mudarnos. —Juntas sus manos, da un
brinco fuera del sofá y hace piruetas hasta la ventana. Mudanza. Mierda… me había
olvidado de eso, incluso con las cajas de embalaje rodeándonos.
—Es muy amable de su parte —digo apreciativamente. Puedo llegar a conocerlo
también. Quizás pueda darme una visión más clara de su extraño y perturbador
hermano—. Así que, ¿qué hicieron anoche? —pregunto. Ladea la cabeza hacia mí y
eleva las cejas en una mirada de tú-que-crees-estúpida.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Más o menos lo que hiciste, aunque cenamos primero. —Me sonríe—. ¿Estás
realmente bien? Pareces un poco agobiada.
—Me siento agobiada. Christian es muy intenso.
—Sí, puedo ver cómo puede ser. ¿Pero fue bueno contigo?
—Sí —la tranquilizo—. Estoy realmente hambrienta, ¿debería cocinar?
Asiente y recoge dos libros más para empaquetar.
—¿Qué quieres hacer con los libros de catorce mil dólares? —pregunta.
—Voy a devolvérselos.
—¿De verdad?
—Es un regalo exagerado. No puedo aceptarlo, especialmente ahora. —Le sonrío a
Kate y ella asiente.
—Te entiendo. Te llegaron un par de cartas y José estuvo llamando hora tras hora.
Sonaba desesperado.
—Lo llamaré —murmuro evasivamente. Si le dijera a Kate acerca de José, se lo sirve
en el desayuno. Recojo las cartas de la mesa del comedor y las abro—. ¡Hey, tengo
entrevistas! La semana siguiente, en Seattle, ¡para las plazas de practicantes!
—¿Para qué editorial?
—¡Para ambas!
—Te dije que tu GPA30 te abriría puertas, Ana. —Kate, por supuesto, ya tiene un cupo
de prácticas en el Seattle Times. Su padre conoce a alguien que conoce a alguien.
—¿Cómo se siente Elliot acerca de que vayas a irte lejos? —pregunto.
Kate entra en la cocina, por primera vez esta tarde, está desconsolada.
—Entiende. Parte de mí no quiere irse, pero es tentador tumbarse al sol por un par de
semanas. Además, mi mama está soportándolo, pensando que este será nuestro último
viaje real en familia antes de que Ethan y yo salgamos de cabeza al mundo al empleo
30 GPA: Es un promedio de calificaciones. Es calculado dividiendo el número de puntos de calificación
que un estudiante obtuvo en un periodo, determinado, dividido por el número total de créditos cursados.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Nunca he tenido que dejar Estados Unidos. Kate se va a Barbados con sus padres y su
hermano Ethan por dos semanas enteras. Voy a echarla de menos en nuestro nuevo
departamento. Será extraño. Ethan ha estado viajando por el mundo desde que se
graduó el año pasado. Me pregunto brevemente si lo veré antes de que se vayan de
vacaciones. Es un chico encantador. El teléfono suena, sacándome de mi ensueño.
—Será José —suspiro. Sé que tengo que hablar con él. Agarro el teléfono—. Hola.
—Ana, ¡regresaste! —grita José con alivio.
—Obviamente. —El sarcasmo se filtra en mi voz y pongo mis ojos en blanco hacia el
Está en silencio por un momento.
—¿Puedo verte? Siento lo del viernes en la noche. Estaba ebrio… y tú… bien. Ana por
favor, perdóname.
—Por supuesto que te perdono José. Sólo no lo hagas otra vez. Sabes que no me siento
de ese modo por ti.
Suspira pesadamente, triste.
—Lo sé, Ana. Sólo pensé que, si te besaba, podía cambiar la forma en que te sientes.
—José, te quiero mucho, significas mucho para mí. Eres como el hermano que nunca
tuve. Eso no va a cambiar. Tú lo sabes. —Odiaba decepcionarlo, pero esa es la verdad.
—Entonces, ¿estás con él ahora? —Su tono está lleno de desdén.
—José, no estoy con nadie.
—Pero pasaste la noche con él.
—Eso no es asunto tuyo.
—¿Es por el dinero?
—¡José! ¡Cómo te atreves! —le grito, tambaleándome por su audacia.
—Ana —se queja y se disculpa simultáneamente. No puedo hacer frente a sus celos
mezquinos ahora. Sé que está herido, pero mi plato está repleto al tratar con Christian
—Quizá podamos tomar un café o algo mañana. Te llamaré. —Soy conciliadora. Es
mi amigo. Estoy muy encariñada con él. Pero ahora mismo, no necesito esto.
Fifty Shades of Grey E.L. James
— Mañana entonces. ¿Llamarás? —La esperanza en su voz retuerce mi corazón.
—Sí… buenas noches, José —Cuelgo sin esperar su respuesta.
—¿De qué trataba todo eso? —demanda Katherine, sus manos sobre sus caderas.
Decido que la honestidad es la mejor política. Me está mirando más irritada que
—Intento besarme el viernes.
—¿José? y ¿Christian Grey? Ana, tus feromonas deben estar trabajando tiempo extra.
¿En qué estupidez estabas pensando? —Sacude la cabeza con disgusto y vuelve a las
cajas de embalaje.
Cuarenta y cinco minutos más tarde, dejamos de hacer nuestro equipaje para ponernos
con la especialidad de la casa, mi lasaña.
Kate abre la botella de vino y nos sentamos entre las cajas, comiendo, bebiendo vino
tinto barato y viendo televisión basura. Es normal. Es tan de vuelta a la tierra y
bienvenido después de las pasadas cuarenta y ocho horas de… locura. Como, por
primera vez sin prisas, tranquila. ¿Qué pasa con él y la comida? Kate limpia los platos y
termino de empacar las cosas de la sala de estar. Nos quedamos con el sofá, la
televisión y la mesa del comedor. ¿Qué más podemos necesitar? Sólo falta empacar lo
de la cocina y los dormitorios.
El teléfono suena nuevamente. Es Elliot. Kate me guiña y salta a su habitación como si
tuviera catorce años. Sé que debería estar escribiendo su discurso de despedida, pero
parece que Elliot es más importante. ¿Qué pasa con los hombres Grey? ¿Qué es lo que
los hace totalmente distractores, absorbentes e irresistibles? Tomo otro trago de vino.
Paso los canales de televisión, pero en el fondo, sé que sólo estoy postergándolo.
Quemando como un brillante agujero rojo en mi bolsa, está el contrato. ¿Tengo la
fuerza para leerlo esta noche?
Pongo mi cabeza en mis manos. José y Christian, ambos quieren algo de mí. José es
fácil de tratar. Pero Christian… Christian está en una liga completamente diferente en
cuanto a dirección y comprensión. Una parte de mí quiere correr y esconderse. ¿Qué
voy a hacer? Sus ardientes ojos grises y su intensa mirada ardiente entran en mi mente
y mi cuerpo se tensa ante el pensamiento. Me corta la respiración. Ni siquiera está aquí
y estoy excitada. ¿Esto no puede ser sólo acerca del sexo o sí? Recuerdo sus bromas
gentiles esta mañana en el desayuno, su alegría por mi deleite con el paseo en
helicóptero, él tocando el piano… la dulce y oh-tan-triste música llena de alma.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Es una persona tan complicada. Y ahora tengo una idea de por qué. Un joven privado
de su adolescencia, abusado sexualmente por la mala figura de la señora Robinson…
no es de extrañar que haya envejecido antes de tiempo. Mi corazón se llena de tristeza
ante el pensamiento de lo que debe haber pasado. Soy demasiado ingenua para saber
exactamente qué, pero la investigación puede arrojar algo de luz. Pero, ¿realmente
quiero saber? ¿Quiero explorar ese mundo del que no sé nada? Es un paso muy grande.
Si no lo hubiera conocido, aún estaría feliz y dulcemente ajena a eso. Mi mente se
desvía a la noche anterior y esta mañana… y la increíble sensualidad que he
experimentado. ¿Quiero decir adiós a eso? ¡No! Grita mi subconsciente… mi diosa
interna asiente en silencio de acuerdo con ella.
Kate se pasea de nuevo por la sala de estar, sonriendo de oreja a oreja. Tal vez está
enamorada… la miro boquiabierta. Nunca se había comportado así.
—Ana, me voy a la cama, estoy muy cansada.
—También yo, Kate.
Me abraza.
—Me alegro que estés de vuelta en una pieza. Hay algo acerca de Christian —añade
tranquilamente en tono de disculpa. Le doy una pequeña sonrisa tranquilizadora,
mientras pienso... ¿Cómo diablos lo sabe? Esto es lo que la hará una gran periodista, su
intuición inquebrantable.
Recogiendo mi bolso, deambulo sin ganas hacia mi dormitorio. Estoy muy cansada
por todos nuestros esfuerzos carnales del día anterior y por el completo y absoluto
dilema que encaro. Me siento en la cama y con cuidado, extraigo el sobre de papel
manila de la bolsa, girándolo una y otra vez en mis manos. ¿Realmente quiero saber la
extensión de la depravación de Christian? Es muy desalentador. Tomo una respiración
profunda y con el corazón en la garganta, abro el sobre.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Capítulo 11
ay varios documentos en el interior del sobre. Los tomo, mi corazón aún late
con fuerza. Me siento en mi cama y comienzo a leer.
Día __________del 2011 (“Fecha de inicio”).
Sr. Christian Grey, con domicilio en Escala 301, Seattle, 98889, Washington ("El
Srta. Anastasia Steele, con domicilio en SW calle Green 1114, Apartamento 7, Haven
Heights, Vancouver, 98888, Wanshington ("La Sumisa").
1. Los siguientes son los términos de un contrato vinculante entre el Dominante y la
2. El propósito fundamental de este contrato es permitir a la Sumisa explorar su
sensualidad y sus límites con seguridad, respeto y consideración a sus necesidades, sus
límites y su bienestar.
Fifty Shades of Grey E.L. James
3. El Dominante y la Sumisa aceptan y reconocen que todo lo que ocurre bajo los
términos de este contrato será consensual, confidencial y sujeto a los límites acordados
y procedimientos de seguridad establecidos fuera de este contrato. Los límites y
procedimientos de seguridad deben ser acordados por escrito.
4. El Dominante y la Sumisa garantizan al otro que no sufren de ninguna enfermedad
sexual seria, infecciosa o potencialmente mortal; incluyendo pero no limitándose al
VIH, Herpes y Hepatitis. Si durante el periodo —definido más adelante— o cualquier
ampliación del plazo de este contrato, cualquiera de las partes fuera diagnosticado con
o tiene conocimiento de cualquier enfermedad, él o ella se compromete a informar al
otro de inmediato y previamente a cualquier forma de contacto físico entre las partes.
5. El cumplimiento de las garantías anteriormente mencionadas, los acuerdos e
informes —y cualquier límite adicional y procedimientos de seguridad acordados en la
anterior cláusula 3— son fundamentales para este contrato. Cualquier incumplimiento
que lo contravenga lo dejará sin efecto inmediatamente y cada parte se compromete a
ser plenamente responsable de la otra por las consecuencias de dicho incumplimiento.
6. Todo en este contrato debe ser leído e interpretado en la luz del propósito
fundamental y términos fundamentales establecidos anteriormente en las cláusulas 2-5.
7. EL Dominante debe asumir la responsabilidad por el bienestar y el adecuado
entrenamiento, orientación y disciplina de la Sumisa. El decidirá la naturaleza de tal
formación, orientación y disciplina, así como la hora y el lugar de su administración,
sujeto a los términos acordados, limitaciones y procedimientos de seguridad
establecidos en este contrato o acuerdos adicionales bajo la anterior cláusula 3.
8. Si en algún momento el Dominante fallara en seguir los términos acordados,
limitaciones y procedimientos de seguridad establecidos fuera de este contrato o
acuerdos adicionales bajo la anterior cláusula 3 ya mencionada, la Sumisa tiene
derecho a revocar el presente contrato y a dejar de inmediato y sin aviso el servicio del
9. Sujeto a lo anterior y las cláusulas anteriores 2-5, la Sumisa está para servir y
obedecer al Dominante en todas las cosas. Sujeto a los términos acordados, las
limitaciones y los procedimientos de seguridad establecidos en el presente contrato o
acordados conforme a la cláusula 3 anterior, deberá ofrecer sin duda o vacilación al
Dominante tanto placer como él pueda requerir y ella deberá aceptar sin duda o
Fifty Shades of Grey E.L. James
vacilación su entrenamiento, orientación y disciplina en cualquier forma que pueda
10. El Dominante y la Sumisa entran en este contrato en la fecha de inicio, plenamente
conscientes de su naturaleza y se comprometen a cumplir sus condiciones sin
11. El presente contrato tendrá vigencia por un periodo de tres meses de calendario a
partir de la fecha de inicio ("El Plazo"). Al expirar el Plazo, las partes deberán discutir
si este contrato y las medidas que han adoptado en virtud de este contrato son
satisfactorias y si las necesidades de cada parte se han cumplido. Cualquiera de las
partes puede proponer la extensión de este contrato, sujeto a ajustes en estos términos
o a los acuerdos que han hecho en virtud del mismo. A falta de acuerdo para la
prórroga del presente contrato, queda terminado y ambas partes quedan libres para
reanudar vidas por separado.
12. La Sumisa se pondrá a sí misma a disposición del Dominante la noche de los
viernes hasta la tarde del domingo de cada semana durante el Plazo, a veces a ser
especificados por el Dominante ("Los tiempos asignados"). Además, el tiempo
asignado puede ser mutuamente acordado cuando se considere necesario.
13. El Dominante reserva el derecho de despedir a la Sumisa de su servicio en
cualquier momento y por cualquier razón. La Sumisa podría pedir su libertad en
cualquier momento, dicha petición a ser concedida a discreción del Dominante, sujetas
sólo a las reglas de la Sumisa bajo las cláusulas 2-5 y 8.
14. La Sumisa se pondrá a sí misma a disposición durante los tiempos asignados y
tiempos adicionales acordados en ubicaciones a ser determinadas por el Dominante. El
Dominante se asegurará de que todos los gastos de viaje en los que incurra la Sumisa
para tal propósito sean reconocidos por él.
Fifty Shades of Grey E.L. James
15. Las prestaciones de servicio siguientes han sido discutidas y acordadas y deben ser
respetadas por ambas partes durante el Plazo. Ambas partes aceptan que pueden surgir
ciertas cuestiones que no están cubiertas por los términos de este contrato o las
prestaciones de servicio o que ciertas cuestiones pueden ser renegociadas. En tal
circunstancia, las cláusulas adicionales pueden ser propuestas vía enmienda31. Las
cláusulas adicionales o modificaciones deben ser acordadas, documentadas y firmadas
por ambas partes y estarán sujetas a los términos fundamentales establecidos en las
cláusulas anteriores 2-5.
15.1. El Dominante hará de la salud y seguridad de la Sumisa una prioridad en todo
momento. El Dominante no podrá exigir en cualquier momento, solicitar, permitir o
demandar que la Sumisa participe a manos del Dominante en cualquiera de las
actividades detalladas en el Apéndice 2 o en cualquier acto que cualquiera de las partes
considere que no es seguro. El Dominante no llevará a cabo o no permitirá que se lleve
a cabo ninguna acción que pueda causar lesiones graves o de riesgo a la vida de la
Sumisa. El resto de los incisos de esta cláusula 15 son para ser leídos sujeto a esta
disposición y los asuntos fundamentales acordados en las cláusulas 2-5 anteriores.
15.2. El Dominante acepta que la Sumisa le pertenece, para poseer, controlar, dominar
y disciplinar durante el Plazo. El Dominante podrá usar el cuerpo de la Sumisa
sexualmente o de cualquier otra manera en cualquier momento de los tiempos
asignados o en cualquier momento del tiempo adicional acordado.
15.3. El Dominante deberá proveer a la Sumisa con todo el entrenamiento y la
orientación necesaria en cómo servir adecuadamente al Dominante.
15.4. El Dominante deberá mantener un entorno estable y seguro en el que la Sumisa
pueda llevar a cabo sus funciones al servicio del Dominante.
15.5. El Dominante puede disciplinar a la Sumisa cuando sea necesario, para
garantizar que la Sumisa es plenamente consciente de su rol de sumisión ante el
Dominante y desalentar una conducta inaceptable. El Dominante puede flagelar,
golpear, latiguear o castigar corporalmente a la Sumisa a efectos de disciplinar, para su
disfrute personal o por cualquier otra razón que no está obligado a proporcionar.
15.6. En el entrenamiento y administración de disciplina el Dominante deberá
garantizar que no sean hechas marcas permanentes sobre el cuerpo de la Sumisa ni
lesiones sufridas que puedan requerir atención médica.
31 Enmienda: Herramienta del derecho que sirve para hacer correcciones a un contrato ya dispuesto.
Fifty Shades of Grey E.L. James
15.7. En la formación y administración de disciplina, el Dominante se asegurará de
que la disciplina e instrumentos utilizados para propósitos de disciplina, sean seguros,
no deberán utilizarse de tal manera que cause daños graves y no excedan de modo
alguno los límites definidos y detallados en el presente contrato.
15.8. En caso de enfermedad o lesión, el Dominante deberá cuidar de la Sumisa, velar
por su salud y seguridad, alentando y ordenando atención médica cuando sea
considerado necesario por el Dominante.
15.9. El Dominante debe mantener su propia salud y buscar atención médica cuando
sea necesario, con el fin de mantener un entorno libre de riesgos.
15.10. El Dominante no podrá prestar su Sumisa a otro Dominante.
15.11. El Dominante puede restringir, esposar u obligar a la Sumisa en cualquier
momento durante los tiempos asignados o en cualquier momento adicional acordado
por cualquier razón y durante periodos extendidos de tiempo, prestando la debida
atención a la salud y seguridad de la Sumisa.
15.12. El Dominante se asegurará de que todos los equipos utilizados para los fines de
entrenamiento y disciplina se mantendrán en todo momento en un estado limpio,
higiénico y seguro.
15.13. La Sumisa acepta al Dominante como su Maestro. En el entendimiento de que
ella es ahora propiedad del Dominante, a ser tratada como el Dominante quiera
durante el Plazo en general, pero específicamente durante los tiempos asignados y
cualquier periodo adicional acordado como tiempo asignado.
15.14. La Sumisa debe obedecer las reglas —"El Reglamento"— establecidas en el
Apéndice 1 del presente acuerdo.
15.15. La Sumisa debe servir al Dominante de cualquier forma que el Dominante vea
conveniente y se esforzará por complacer al Dominante en todo momento con lo
mejor de sus capacidades.
15.16. La Sumisa adoptará todas las medidas necesarias para mantener su buena salud
y solicitará o buscará atención médica siempre que sea necesario, manteniendo al
Dominante informado en todo momento sobre cualquier problema de salud que pueda
Fifty Shades of Grey E.L. James
15.17. La Sumisa se asegurará de que se promueva la anticoncepción oral y de tomarla
en el momento y de la forma en que se prescribe para prevenir cualquier embarazo.
15.18. La Sumisa deberá aceptar sin cuestionar cualquiera y todas las acciones
disciplinarias que sean consideradas necesarias por el Dominante y recordar su
condición y papel en lo que respecta al Dominante en todo momento.
15.19. La Sumisa no debe tocarse o darse placer sexual a sí misma si el permiso del
15.20. La Sumisa se someterá a cualquier actividad sexual demandada por el
Dominante y deberá hacerla sin dudar o discutir.
15.21. La Sumisa deberá aceptar latigazos, palizas, azotes, palmadas o cualquier otra
disciplina que el Dominante decida administrar sin dudas, preguntas o quejas.
15.22. La Sumisa no deberá mirar directamente a los ojos del Dominante excepto
cuando sea específicamente instruida a hacerlo. La Sumisa deberá mantener sus ojos
bajos y conservar un calmo y respetuoso comportamiento en la presencia del
15.23. La Sumisa deberá siempre comportarse de manera respetuosa con el Dominante
y deberá dirigirse a él sólo como señor, señor Grey o cualquier título que el Dominante
15.24. La Sumisa no tocará al Dominante sin su expreso permiso para hacerlo.
16. La sumisa no podrá participar en actividades o en ningún acto sexual que alguna
de las partes considere inseguro o cualquier actividad detallada en el Apéndice 2.
17. El Dominante y la Sumisa han discutido las actividades dispuestas en el Apéndice
3 y han acordado en escribir en el Apéndice 3 su arreglo respecto a ellas.
18. El Dominante y la Sumisa reconocen que el Dominante puede hacer pedidos a la
Sumisa que no pueden realizarse sin ocasionar daño físico, mental, emocional,
espiritual u otro al momento en que los pedidos son hechos a la Sumisa. En
circunstancias relacionadas a esto, la Sumisa puede usar una palabra de seguridad —
Fifty Shades of Grey E.L. James
“Las palabras de seguridad”—, palabras que serán invocadas dependiendo de la
severidad de las demandas.
19. La palabra “Amarillo” será usada para llamar la atención del Dominante de que la
Sumisa está cerca de su límite de tolerancia.
20. La palabra “Rojo” será usada para llamar la atención del Dominante de que la
Sumisa no puede tolerar más exigencias. Cuando esta palabra es dicha, la acción del
Dominante cesará completamente con efecto inmediato.
21. Los abajo firmantes hemos leído y entendido por completo los términos de este
contrato. Aceptamos libremente los términos del contrato y lo reconocemos mediante
nuestras firmas debajo.
El Dominante: Christian Grey.
La Sumisa: Anastasia Steele.
La Sumisa obedecerá cualquier instrucción dada por el Dominante inmediatamente,
sin dudas ni reservas y de manera expresa. La Sumisa accederá a cualquier actividad
y placentera demandada por el dominante, exceptuando aquellas que están detalladas
en “Límites duros” (Apéndice 2). Hará eso con buena disposición y sin dudas.
Fifty Shades of Grey E.L. James
La Sumisa asegura que tendrá un mínimo de ocho horas de sueño por noche cuando
no esté con el Dominante.
La Sumisa comerá regularmente para mantener su salud y bienestar los alimentos de
una lista pre-escrita (Apéndice 4). La Sumisa no comerá entre comidas, con la
excepción de fruta.
Durante el Plazo, la Sumisa usará ropa sólo aprobada por el Dominante. El
Dominante proveerá un presupuesto de ropa para la Sumisa, el cual la Sumisa deberá
utilizar. El Dominante acompañará a la Sumisa a comprar ropa cuando se considere
necesario. Si el Dominante así lo requiere, la Sumisa utilizará durante el término los
adornos que el Dominante requiera, en presencia del Dominante y en cualquier otro
momento que el Dominante lo decida.
El Dominante proveerá a la Sumisa de un entrenador personal cuatro veces a la
semana en sesiones de una hora en momentos que serán mutuamente acordados entre
el entrenador y la Sumisa. El entrenador personal reportará al Dominante sobre el
progreso de la Sumisa.
Higiene Personal/Belleza:
La Sumisa se mantendrá limpia, afeitada y/o depilada en todo momento. La Sumisa
visitará un salón de belleza de elección del Dominante en momentos decididos por el
Dominante y se someterá a cualquier tratamiento que el Dominante crea necesario.
Todos los gastos serán pagados por medios del Dominante.
Seguridad Personal:
La Sumisa no beberá, fumará o tomará dogas recreacionales en exceso, ni se pondrá a
sí misma en ningún peligro innecesario.
Cualidades Personales:
La Sumisa no entrará a ninguna relación sexual con nadie excepto el Dominante. La
Sumisa se comportará de forma respetuosa y modesta en todo momento. Debe
reconocer que su comportamiento produce un reflejo directo en el Dominante.
Ella deberá responsabilizarse de todos los errores, equivocaciones y malos
comportamientos cometidos al no estar en la presencia del Dominante.
Fifty Shades of Grey E.L. James
La falta de cumplimiento de lo establecido arriba será causa de un castigo, la
naturaleza del cual será determinada por el Dominante.
Límites Duros
Ningún acto que involucre juegos con fuego.
Ningún acto que involucre defecar, orinar o los productos de esto.
Ningún acto que involucre agujas, cuchillos, cortaduras, perforaciones o sangre.
Ningún acto que involucre instrumentos médicos ginecológicos.
Ningún acto que involucre niños o animales.
Ningún acto que vaya a dejar marcas permanentes en la piel.
Ningún acto que involucre el control de la respiración.
Ninguna actividad que involucre el contacto directo de corriente eléctrica —ya sea
alterna o directa—, fuego o llamas en el cuerpo.
Límites Suaves
A ser discutidos y acordados entre ambas partes:
¿Cuál de los siguientes actos sexuales son aceptables para la Sumisa?
 Masturbación.
 Felación.
Fifty Shades of Grey E.L. James
 Cunnilingus 32
 Sexo Vaginal.
 Penetración Vaginal con mano.
 Sexo Anal.
 Penetración Anal con mano.
¿Es aceptable el tragar semen para la Sumisa?
¿Es el uso de juguetes sexuales aceptable para la Sumisa?
 Vibradores.
 Consoladores.
 Tapón Anal.
 Otros.
¿Ser atada es aceptable para la Sumisa?
 Manos al frente
 Manos detrás
 Tobillos
 Rodillas
 Codos
 Muñecas a los tobillos
 Barras separadoras
 Atar al mobiliario
32 Cunnilingus: Práctica de sexo oral en la que se chupa, frota, lame o mordisquea (con grados variables
de intensidad y también pueden ensalivar o escupir) con la boca, con la lengua y con los labios o los
dientes los labios de la vulva, la entrada de la vagina y el clítoris.
Fifty Shades of Grey E.L. James
 Ojos vendados
 Amordazar
 Sujeción con Soga
 Sujeción con Cinta
 Sujeción con puños de cuero
 Suspensión
 Sujeción con esposas/restricciones de metal
¿Cuál es la actitud general de la Sumisa ante el dolor?
1 cuando le gusta intensamente, 5 si le desagrada intensamente: 1 – 2 – 3 – 4 – 5
¿Qué tanto dolor quiere recibir la Sumisa?
1 es nada, 5 es severo: 1 – 2 – 3 – 4 – 5
¿Cuál de los siguientes tipos de dolor/castigo/disciplina son aceptables para la
 Nalgadas
 Palmadas
 Azotes
 Palmetazo
 Mordidas
 Abrazaderas de pezones
 Abrazaderas genitales
 Hielo
 Cera caliente
Fifty Shades of Grey E.L. James
 Otros tipos/métodos de dolor
Maldición. No puedo ni siquiera obligarme a considerar la lista de comidas. Trago
fuertemente, mi boca está seca y lo leo otra vez.
Mi cabeza está zumbando. ¿Cómo puedo estar de acuerdo con todo esto? Y
aparentemente es para mí beneficio: explorar mi sensualidad, mis límites, estando segura
¡Oh por favor! Me burlo con enojo. Sirve y obedece en todos los aspectos. ¡Todas las cosas!
Sacudo mi cabeza con incredulidad. ¿No es en el matrimonio donde se usan esas
palabras… obedecer? Eso me confunde. ¿Las parejas siguen diciendo eso? Solo tres
meses, ¿es por eso que ha habido tantas? ¿No las mantiene por mucho tiempo? ¿O han
tenido suficiente después de tres meses? ¿Cada fin de semana? Eso es demasiado. Nunca
voy a ver a Kate o a los amigos que pueda conocer en mi nuevo trabajo, considerando
que consiga uno. Quizá pueda tener un fin de semana al mes para mí. Quizá cuando
tenga mi periodo, eso suena… práctico. ¡Él es mi señor! ¡Ser tratada como a él le
plazca! Demonios.
Tiemblo ante el hecho de ser azotada o golpeada. Las nalgadas probablemente no sean
tan malas, humillantes sí. ¿Y ser atada? Él ha atado mis manos. Eso fue… fue bueno,
fue ardiente, realmente ardiente, así que puede que no sea tan malo. No me va a
prestar a otro Dominante, más le vale que no. Eso sería totalmente inaceptable. ¿Por
qué estoy siquiera pensando en esto?
No puedo mirarlo a los ojos. ¿Qué tan raro es eso? Es la única forma de saber lo que está
pensando. De hecho, a quién engaño, nunca sé lo que está pensando, pero me gusta
mirar sus ojos. Tiene ojos hermosos: cautivadores, inteligentes, profundos y oscuros,
oscuros con dominantes secretos. Recuerdo su mirada abrasadora y junto mis muslos,
Y no lo puedo tocar. Bueno, no me sorprende. Y esas reglas tontas… No, no puedo
hacer esto. Pongo mi cabeza entre mis manos. Esta no es una relación. Necesito
dormir, estoy muy cansada. Todas las travesuras físicas a las que he estado
relacionada las últimas veinticuatro horas han sido, francamente, agotadoras. Y
mentalmente… oh Dios, esto es demasiado en lo que pensar. Como José diría, un
verdadero mind-fuck33. Quizá por la mañana esto no parezca un chiste de mal gusto.
Me levanto y me cambio rápidamente. Quizá debería pedir prestado el pijama rosa de
franela de Kate. Quiero estar cómoda y reconfortada. Me dirijo al baño en mi camiseta
y mis shorts para dormir y me cepillo los dientes.
33 Mind-fuck: Dolor de cabeza, confusión.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Me miro en el espejo del baño. No puedes estar considerando esto en serio… Mi
subconsciente suena sano y racional, no irritable como es usual. Mi diosa interior esta
brincando arriba y abajo, aplaudiendo como una niña de cinco años. Por favor, hay que
hacer esto… de otra forma terminaremos solas con muchos gatos y tus novelas clásicas.
El único hombre que alguna vez me ha atraído y viene con un contrato de sangre, un
azotador y un mundo de problemas. Bueno, al menos me salí con la mía este fin de
semana. Mi diosa interna deja de saltar y sonríe serenamente. Oh, si… murmura
asintiendo con aire de suficiencia. Me sonrojo ante la memoria de sus manos y su boca
en mí, su cuerpo dentro del mío. Cerrando mis ojos, siento el familiar y delicioso jalón
de mis músculos internos, muy profundos. Quiero hacer eso una y otra vez. Quizá si
solo me apunto para el sexo… ¿Le parecerá eso? Creo que no.
¿Soy sumisa? Quizá me atravesé por ese camino. Quizá me malinterpretó en la
entrevista. Soy tímida, si… ¿Pero sumisa? Dejo que Kate me moleste, ¿es lo mismo? Y
esos límites suaves, maldición. Mi mente vacila, pero estoy segura que están a
Regreso a mi habitación. Es demasiado en que pensar. Necesito una mente despejada,
una mañana fresca para enfrentar el problema. Pongo los ofensivos documentos de
vuelta en mi bolsa. Mañana… mañana es otro día. Me subo en la cama, apago la luz y
me recuesto viendo el techo. Oh, desearía nunca haberlo conocido. Mi diosa interna
niega con su cabeza. Las dos sabemos que es una mentira. Nunca me había sentido tan
Cierro mis ojos y floto hacia un sueño profundo con ocasionales sueños de una cama
de cuatro postes, esposas e intensos ojos grises.
Kate me levanta al día siguiente.
—Ana, te he estado llamando. Debiste de haber estado fuera de combate.
Mis ojos se abren de mala gana. Ella no solo se ha levantado, también salió a correr.
Volteo a ver el reloj. Son las ocho de la mañana. Dios santo, he dormido por nueve
horas seguidas.
—¿Qué pasa? —murmuro, adormilada.
—Hay un hombre con una entrega para ti. Tienes que firmar.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Vamos. Es grande. Parece interesante. —Brinca de un pie al otro emocionada y va
hacia la sala de estar. Salgo de la cama y tomo mi bata que está atrás de la puerta. Un
hombre joven, con una coleta, está parado en la sala de estar cargando una caja
—Hola —mascullo.
—Voy a hacer té. —Y Kate se va a la cocina.
—¿Señorita Steele?
E inmediatamente, sé quien envía el paquete.
—Si —respondo cautelosamente.
—Tengo un paquete para usted, pero tengo que armarlo y enseñarle cómo usarlo.
—¿De verdad? ¿Ahora?
—Solo sigo ordenes, señora. —Sonríe con encanto pero con un profesional no-me-
¿Me acaba de llamar señora? ¿Envejecí diez años en la noche? Si así pasó, está en el
contrato. Mi boca se tuerce en disgusto.
—Está bien, ¿qué es?
—Una MacBook Pro.
—Por supuesto que sí. —Pongo mis ojos en blanco.
—Aun no están disponibles en las tiendas, señora, es lo último de Apple.
¿Por qué no me sorprende? Suspiro pesadamente.
—Póngala aquí en la mesa.
Entro en la cocina donde está Kate.
—¿Qué es? —dice inquisitivamente, ojos brillantes y cola esponjada. También durmió
—Es una laptop de parte de Christian.
—¿Por qué te envió una laptop? Sabes que puedes usar la mía. —Frunce el ceño.
No para lo que tiene en mente.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Oh, solo es un préstamo. Quiere que la pruebe. —Mi excusa suena débil, pero Kate
asiente. Oh Dios… Engañé a Katherine Kavanagh por primera vez. Me entrega mi té.
La Macbook es delgada, plateada y hermosa. Tiene una pantalla grande. A Christian
Grey le gusta lo grande. Estoy pensando en el lugar donde vive, en su apartamento.
—Tiene el ultimo SO34 y todos los programas, mas un disco duro de 1.5 terabyte, así
que tienes mucho espacio y treinta y dos gigabytes de RAM. ¿Para qué planeas usarla?
—Uh… para enviar correos
—¡Correos! —Se empieza a reír, asombrado, levanta sus cejas con una mirada
—Y quizás, ¿búsquedas en Internet? —digo patéticamente.
—Bueno, tiene Internet inalámbrico N y le he puesto sus datos en su cuenta. Está listo
para ir prácticamente a cualquier lugar del planeta. —Lo mira con nostalgia.
—¿Mi cuenta?
—Su nueva cuenta de correo electrónico.
¿Tengo una cuenta de correo?
Apunta un icono en la pantalla y continúa hablando, pero es como sonido de fondo.
No tengo idea de lo que está diciendo y la verdad, no me interesa. Solo dime como
prenderla y apagarla; yo veré el resto. Después de todo, he usado la computadora de
Kate por cuatro años. Kate silba, impresionada cuando la ve.
—Esta es la nueva generación en tecnología. —Ella levanta su ceja—. La mayoría de
las mujeres reciben flores o joyería —dice sugestivamente, tratando de suprimir una
Le frunzo el ceño, pero no puedo mantenerme seria. Rompemos a reír y el señor de la
computadora nos mira perplejo. Termina y me pide que firme la nota de entrega.
Mientras Kate despide al señor, me siento con mi taza de té, abro el programa de
correo y ahí está esperándome un correo de Christian. Mi corazón salta
desbocadamente. Tengo un correo de Christian Grey. Nerviosa, lo abro.
34 SO: Sistema Operativo.
Fifty Shades of Grey E.L. James
De: Christian Grey
Asunto: Tu Nueva Computadora
Fecha: 22 Mayo 2011 23:15
Para: Anastasia Steele
Querida señorita Steele:
Confío en que hayas dormido bien. Espero que le des un buen uso a esta laptop, como
Espero con ansiedad la cena del miércoles.
Hasta entonces, estaré encantado de responder cualquier pregunta a través del correo electrónico,
si así lo deseas.
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
Tecleo mi respuesta.
De: Anastasia Steele
Asunto: Tu Nueva Computadora (en préstamo)
Fecha: 23 Mayo de 2011 08:20
Para: Christian Grey
He dormido muy bien, gracias… por alguna extraña razón, señor.
Entendí que esta computadora era un préstamo, por lo tanto, no es mía.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Casi al instante hay una respuesta.
De: Christian Grey
Asunto: Su nueva computadora (en préstamo)
Fecha: 23 Mayo 2011 08:22
Para: Anastasia Steele
La computadora es un préstamo por tiempo indefinido, señorita Steele.
Percibo, por tu actitud, que has leído la documentación que te di.
¿Tienes alguna pregunta hasta ahora?
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
No puedo evitar sonreír.
De: Anastasia Steele
Asunto: Mentes Curiosas
Fecha: 23 Mayo 2011 08:25
Para: Christian Grey
Fifty Shades of Grey E.L. James
Tengo muchas preguntas, pero no son apropiadas para hacerlas por correo electrónico y algunos
tenemos que trabajar para ganarnos la vida.
No quiero ni necesito una computadora por tiempo indefinido.
Hasta luego. Buen día, señor.
Su respuesta es inmediata una vez más y eso me hace sonreír.
De: Christian Grey
Asunto: Su nueva computadora (nuevamente en préstamo)
Fecha: 23 Mayo 2011 08:26
Para: Anastasia Steele
Hasta luego, nena.
PD: Yo también trabajo para ganarme la vida.
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
Apago la computadora, sonriendo como una idiota. ¿Cómo puedo resistirme al
travieso Christian? Voy a llegar tarde al trabajo. Bueno, es mi última semana, el señor
y la señora Clayton probablemente reducirán mi descanso. Corro a la ducha sin poder
sacudir de mi rostro mi amplia sonrisa. Él me escribió un e-mail. Soy como una niña
pequeña, eufórica. Y toda la angustia del contrato se desvanece. Mientras me lavo el
Fifty Shades of Grey E.L. James
cabello, intento pensar en lo que podría preguntarle a través del correo electrónico. Sin
duda es mejor hablar cara a cara de esos asuntos. ¿Supongamos que alguien hackeó su
cuenta? Me sonrojo ante el pensamiento. Me visto rápidamente, gritando un adiós
precipitado a Kate y salgo a trabajar mi última semana en Clayton.
José telefonea a las once.
—Oye, ¿vamos a tomar un café? —Suena como el viejo José. Mi amigo, no el…
¿cómo lo llamó Christian? Pretendiente. Uf.
—Seguro. Estoy en el trabajo. ¿Puedes llegar aquí a las doce?
—Te veo entonces.
Él cuelga y regreso a reabastecer el stock de brochas pensando en Christian Grey y su
José es puntual. Entra saltando en la tienda, brincando como un cachorro de ojos
—Ana. —Sonríe mostrando los dientes con su sonrisa hispano-americana y no puedo
seguir enojada con él.
—Hola José. —Lo abrazo—. Estoy hambrienta. Déjame avisarle a la señora Clayton
que voy a almorzar.
Mientras caminamos hacia la cafetería local, deslizo mi brazo sobre el de José. Estoy
agradecida por su… normalidad. Alguien que me conoce y comprende.
—Oye Ana —murmura él—. ¿Realmente me has perdonado?
—José, sabes que no puedo estar molesta contigo durante mucho tiempo.
Él sonríe.
No puedo esperar para regresar a casa, enviar un correo electrónico a Christian y tal
vez empezar mi proyecto de investigación. Kate está fuera en algún lugar, así que
enciendo la nueva laptop y abro mi correo electrónico. En efecto, hay un correo
electrónico de Christian esperando en la bandeja de entrada. Estoy prácticamente
rebotando en mi asiento con regocijo.
Fifty Shades of Grey E.L. James
De: Christian Grey
Asunto: Trabajando para ganarme la vida
Fecha: 23 Mayo 2011 17:24
Para: Anastasia Steele
Querida señorita Steele:
Espero que hayas tenido un buen día en el trabajo.
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
Tecleo una respuesta.
De: Anastasia Steele
Asunto: Trabajando para vivir
Fecha: 23 Mayo 2011 17:48
Para: Christian Grey
Señor... he tenido un día muy bueno en el trabajo. Muchas gracias.
Fifty Shades of Grey E.L. James
De: Christian Grey
Asunto: ¡Haz el trabajo!
Fecha: 23 Mayo 2011 17:50
Para: Anastasia Steele
Señorita Steele:
Encantado de que hayas tenido un buen día.
Mientras estás enviado mensajes por correo, no estás investigando.
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
De: Anastasia Steele
Asunto: Molestar
Fecha: 23 Mayo 2011 17:53
Para: Christian Grey
Señor Grey, deje de enviarme correos electrónicos y podré empezar mi tarea.
Me gustaría otra A35.
35 A: Sobresaliente.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Me abrazo.
De: Christian Grey
Asunto: Impaciente
Fecha: 23 Mayo 2011 17:55
Para: Anastasia Steele
Señorita Steele:
Deje de enviarme correos electrónicos y haga su tarea. Me gustaría otorgarle otra A.
La primera de ellas fue muy bien merecida.
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
Christian Grey acaba de enviarme una carita sonriente... ¡Oh Dios mío! Abro Google.
De: Anastasia Steele
Asunto: Investigando en Internet
Fecha: 23 Mayo 2011 17:59
Para: Christian Grey
Señor Grey:
Fifty Shades of Grey E.L. James
¿Qué sugerirías que colocara en el motor de búsqueda?
De: Christian Grey
Asunto: Investigando en Internet
Fecha: 23 Mayo 2011 18:02
Para: Anastasia Steele
Señorita Steele:
Comienza siempre con Wikipedia.
No más mensajes de correo electrónico a menos que tengas preguntas. ¿Entendido?
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
De: Anastasia Steele
Asunto: ¡Dictador!
Fecha: 23 Mayo de 2011 18:04
Para: Christian Grey
Sí... señor. Eres tan dictador.
Fifty Shades of Grey E.L. James
De: Christian Grey
Asunto: En Control
Fecha: 23 Mayo 2011 18:06
Para: Anastasia Steele
Anastasia, no tienes ni idea.
Bueno, tal vez una vaga sospecha ahora.
Haz el trabajo.
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
Escribo “sumisa” en Wikipedia.
Media hora más tarde, me siento ligeramente mareada y francamente impactada.
¿Realmente quiero abarrotar mi cabeza con estas cosas? Dios, ¿es esto lo que se obtiene
en la Salón Rojo del Dolor? Me siento frente a la pantalla y una parte de mí, una muy
húmeda e integral parte de mí de la que me he puesto al corriente recientemente, se ve
seriamente encendida. Oh Dios, algunas de estas cosas son calientes. Pero, ¿es esto es
para mí? Mierda Santa... ¿podría hacer esto? Necesito espacio. Necesito pensar.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Capítulo 12
or primera vez en mi vida, saldré a correr voluntariamente. Encuentro mis feos
tenis que nunca utilizo, un pantalón deportivo y una camiseta. Pongo mi pelo
en trenzas, sonrojándome ante los recuerdos que me traen y conecto mi iPod.
No puedo sentarme frente a esa maravilla de tecnología y revisar o leer más material
perturbador. Necesito consumir parte de esta excedente y enervante energía.
Francamente, siento el impulso de correr al hotel Heathman y exigirle sexo al
maniático del control. Pero son casi ocho kilómetros y no creo ser capaz de correr un
kilómetro, mucho menos ocho y por supuesto, él podría rechazarme, lo que sería más
que humillante.
Kate está caminando desde su automóvil cuando salgo por la puerta. Casi se le caen
las compras cuando me ve. Ana Steele con tenis. La saludo con la mano y no me
detengo para la Inquisición. Necesito un poco de tiempo formal a solas. Con Snow
Patrol sonando en mis oídos, me pongo en camino bajo el atardecer color ópalo y
Corro por el parque. ¿Qué voy a hacer? Lo quiero, pero ¿en sus términos? No lo sé. Tal
vez debería negociar lo que quiero. Repasar ese ridículo contrato línea por línea y decir
lo que es aceptable y lo que no. Mi investigación me ha indicado que, legalmente, es
inexigible. Él debe saber eso. Me imagino que sólo establece los parámetros de la
relación. Ilustra lo que puedo esperar de él y lo que él espera de mí, mi sumisión total.
¿Estoy dispuesta a darle eso? ¿Soy siquiera capaz?
Estoy atormentada por una pregunta: ¿por qué es así? ¿Es porque fue seducido a una
edad tan temprana? No lo sé. Él sigue siendo un misterio.
Me detengo junto a un abeto grande y pongo las manos sobre mis rodillas, respirando
con dificultad, metiendo precioso aire en mis pulmones. Oh, esto se siente bien,
catártico. Puedo sentir a mi resolución endurecerse. Sí. Tengo que decirle lo que está
bien y lo que no. Tengo que enviarle un correo electrónico con mis ideas y luego
podemos discutirlas el miércoles. Tomo una profunda bocanada purificadora y troto de
vuelta al apartamento.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Kate ha estado comprando —como sólo ella sabe—, ropa para sus vacaciones en
Barbados. Principalmente bikinis y pareos a juego. Va a lucir fabulosa en todos ellos,
pero a pesar de eso, me hace sentarme y comentar mientras se prueba cada uno. Hay
muchas maneras para poder decir: luces fabulosa Kate. Ella tiene una figura curvilínea y
delgada para morirse. No lo hace a propósito, lo sé, pero arrastro mi lamentable y
sudoroso trasero vestido con una vieja camiseta, pantalones deportivos y tenis a mi
habitación, con el pretexto de empacar más cajas. ¿Podría sentirme más inadecuada?
Llevando la maravillosa tecnología gratuita conmigo, pongo la laptop sobre mi
escritorio. Le envío un correo a Christian.
De: Anastasia Steele
Asunto: Conmocionada de la WSU
Fecha: 23 Mayo 2011 20:33
Para: Christian Grey
Bueno, he visto suficiente.
Fue un placer conocerte.
Presiono enviar, abrazándome a mí misma, riéndome de mi pequeña broma. ¿Le
resultará muy divertido? Oh, mierda… probablemente no. Christian Grey no es famoso
por su sentido del humor. Pero sé que existe, lo he experimentado. Tal vez he ido
demasiado lejos. Espero su respuesta.
Espero... y espero. Echo un vistazo a mi reloj despertador. Diez minutos han pasado.
Para distraerme de la ansiedad que florece en mi vientre, me pongo a hacer lo que le
dije a Kate que estaría haciendo, empacar mi habitación. Empiezo por abarrotar mis
libros en una caja. A las nueve, no he sabido nada. Tal vez no está en el hotel. Hago
pucheros de mal humor mientras me pongo los auriculares del iPod, escucho a Snow
Fifty Shades of Grey E.L. James
Patrol y me siento en mi pequeño escritorio para volver a leer el contrato y hacer mis
No sé por qué levanto la vista, tal vez capto un ligero movimiento por el rabillo del
ojo, no lo sé, pero cuando lo hago, él está parado en la entrada de mi habitación,
mirándome fijamente. Está usando sus pantalones de franela gris y una camisa de lino
blanco, haciendo girar pausadamente las llaves de su coche. Me quito mis auriculares y
me quedo paralizada. ¡Mierda!
—Buenas noches, Anastasia. —Su voz es fría, su expresión completamente
resguardada y difícil de leer. La capacidad de hablar me abandona. Maldita Kate por
dejarlo entrar sin previo aviso. Vagamente, soy consciente de que todavía estoy en
pantalones deportivos, sin bañarme y asquerosa y él está gloriosamente delicioso, sus
pantalones haciendo eso cuando cuelgan de sus caderas y lo que es más, está aquí, en
mi habitación.
—Sentí que tu correo electrónico justificaba una respuesta en persona —explica
Abro la boca y luego la vuelvo a cerrar, dos veces. La broma cae sobre mí. Nunca en
este o cualquier otro universo alternativo, esperé que dejara todo y apareciera.
—¿Puedo sentarme? —pregunta, con sus ojos ahora bailando con humor, gracias a
Dios, ¿tal vez verá el lado divertido?
Asiento con la cabeza. El poder de hablar continúa esquivo. Christian Grey está sentado
en mi cama.
—Me preguntaba cómo luciría tu habitación —dice.
Echo un vistazo alrededor, trazando una ruta de escape. No, sólo están la puerta o la
ventana. Mi habitación es funcional pero acogedora, con escasos muebles de mimbre
blanco y una cama matrimonial de hierro blanco con una colcha a base de retazos, que
hizo mi madre cuando estuvo en su fase de hacer colchas al estilo popular americano.
Todo es de color azul claro y crema.
—Es muy sereno y tranquilo aquí —murmura. No por el momento... no contigo aquí.
Finalmente, mi bulbo raquídeo recuerda su propósito: respiro
Él me sonríe.
—Todavía estoy en el Heathman.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Ya lo sé.
—¿Te gustaría beber algo? —La cortesía prevalece sobre cualquier otra cosa que me
gustaría decir.
—No, gracias, Anastasia. —Esboza una sonrisa deslumbrante y torcida, con la cabeza
inclinada ligeramente hacia un lado.
Bueno, yo podría necesitar algo.
—Así que, ¿fue un placer conocerme?
Santo cielo, ¿está ofendido? Bajo la mirada hacia mis dedos. ¿Cómo voy a sacarme de
esto? Si le digo que era una broma, no creo que vaya a quedar impresionado.
—Pensé que responderías por correo electrónico. —Mi voz es baja y patética.
—¿Estás mordiéndote el labio inferior deliberadamente? —pregunta sombríamente.
Parpadeo hacia él, jadeante. Libero mi labio.
—No era consciente de que estaba mordiéndome el labio —murmuro.
Mi corazón late con fuerza. Puedo sentir esa atracción, esa deliciosa electricidad
precipitándose entre nosotros, llenando con estática este espacio. Está sentado tan
cerca de mí, con sus ojos color gris oscuro y ahumado, los codos apoyados sobre las
rodillas y las piernas separadas. Inclinándose hacia delante, deshace lentamente una de
mis trenzas, sus dedos liberando mi pelo. Mi respiración es superficial y no puedo
moverme. Veo hipnotizada cuando su mano se mueve hacia mi segunda trenza, tira de
la liga y deshace la trenza con sus largos y hábiles dedos.
—Así que decidiste hacer un poco de ejercicio —susurra, su voz suave y melodiosa.
Sus dedos meten suavemente el pelo detrás de mi oreja—. ¿Por qué, Anastasia? —Sus
dedos rodean mi oreja y muy suave y rítmicamente, jala mi lóbulo. Es tan sensual.
—Necesitaba tiempo para pensar —susurro. Soy como un conejo mirando las luces
delanteras de un automóvil, una polilla mirando una llama, un pájaro a una
serpiente... y él sabe exactamente lo que está haciéndome.
—¿Pensar en qué, Anastasia?
—En ti.
—¿Y decidiste que fue un placer conocerme? ¿Te refieres a conocerme en el sentido
Fifty Shades of Grey E.L. James
Oh, mierda. Me sonrojo.
—No pensé que estuvieras familiarizado con la Biblia.
—Fui a la Escuela Dominical, Anastasia. Me enseñó mucho.
—No recuerdo haber leído sobre pinzas para pezones en la Biblia. Tal vez aprendiste a
partir de una traducción moderna.
Sus labios se arquean con un rastro de sonrisa y mis ojos son atraídos por su hermosa
boca esculpida.
—Bueno, pensé que debía venir a recordarte cuánto placer fue conocerme.
Mierda. Lo miro con la boca abierta y sus dedos se mueven de mi oreja a mi barbilla.
—¿Qué dice a eso, Señorita Steele?
Sus ojos grises arden en mí, con su desafío intrínseco en su mirada. Sus labios están
separados, está esperando, enrollado para atacar. Deseo, agudo, líquido y ardiente
arde en el fondo de mi vientre. Tomo una acción preventiva y me lanzo contra él. De
alguna manera él se mueve, no tengo ni idea de cómo y en un abrir y cerrar de ojos,
estoy en la cama sujeta debajo de él, con mis brazos extendidos y mantenidos por
encima de mi cabeza, con su mano libre agarrando mi cara y su boca encuentra la mía.
Su lengua está dentro de mi boca, reclamándome, poseyéndome y me deleito con la
fuerza que usa. Lo siento contra la longitud de mi cuerpo. Él me desea y esto le hace
cosas deliciosas y raras a mis entrañas. No a Kate en sus pequeños bikinis, no a una de
las quince, no a la malvada señora Robinson. A mí. Este hombre hermoso me desea a
mí. Mi diosa interior brilla tan resplandecientemente que podría iluminar Portland.
Deja de besarme, abro los ojos y lo encuentro mirándome.
—¿Confías en mí? —susurra.
Asiento, con los ojos muy abiertos, el corazón rebotando en mis costillas y la sangre
retumbando alrededor de mi cuerpo.
Extiende la mano y del bolsillo de su pantalones, saca su corbata de seda gris plata...
esa corbata tejida gris plata que deja pequeñas impresiones de su tejido en la piel. Se
mueve muy rápidamente, sentado a horcajadas sobre mí mientras ata mis muñecas,
pero esta vez, ata el otro extremo de la corbata a uno de los postes de mi cabecera de
hierro blanco. Tira de mi atadura, comprobando que está firme. No iré a ninguna
parte. Estoy atada, literalmente, a mi cama y estoy muy excitada.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Se desliza lejos de mí y se para al lado de la cama, mirándome, con sus ojos
oscurecidos de deseo. Su mirada es triunfante, mezclada con alivio.
—Así está mejor —murmura y esboza una sonrisa maliciosa y deliberada. Se inclina y
comienza a desatar uno de mis tenis. Oh, no... no... mis pies. No. He estado corriendo.
—No —protesto, tratando de patearlo.
Se detiene.
—Si forcejeas, ataré tus pies también. Si haces ruido, Anastasia, te amordazaré.
Guarda silencio. Katherine está probablemente afuera escuchando en este momento.
¡Amordazarme! ¡Kate! Me callo.
Me quita los zapatos y los calcetines de manera eficiente y me quita lentamente mis
pantalones. Oh, ¿qué bragas estoy usando? Me levanta, saca la colcha y mi edredón y me
pone abajo de nuevo, esta vez sobre las sábanas.
—Ahora bien. —Lame su labio inferior lentamente—. Estás mordiéndote ese labio,
Anastasia. Sabes el efecto que tiene sobre mí. —Coloca su largo dedo índice en mi
boca, una advertencia.
Oh Dios. Apenas puedo contenerme, yaciendo indefensa, viéndolo moverse con gracia
alrededor de mi habitación, es un impetuoso afrodisíaco. Lentamente, casi sin prisa, se
quita los zapatos y los calcetines, desata sus pantalones y se saca la camisa por la
—Creo que has visto demasiado. —Se ríe con picardía. Se sienta a horcajadas sobre mí
otra vez, levanta mi camiseta y creo que va a quitármela, pero la enrolla hasta mi
cuello, luego la levanta sobre mi cabeza para poder ver mi boca y mi nariz pero cubre
mis ojos. Y como está doblada, no puedo ver nada a través de ella.
—Mmm —susurra elogiosamente—. Esto se pone cada vez mejor. Iré a conseguir algo
de beber.
Inclinándose, me besa, sus labios tiernos contra los míos y su peso se desplaza fuera de
la cama. Oigo el chirrido silencioso de la puerta del dormitorio. Conseguir algo de
beber. ¿Dónde? ¿Aquí? ¿Portland? ¿Seattle? Me esfuerzo por escucharlo. Puedo distinguir
ruidos bajos y sé que está hablando con Kate, oh, no... está prácticamente desnudo. ¿Qué
va a decir ella? Oigo un débil estallido. ¿Qué es eso? Él regresa, la puerta suena una vez
más, sus pies andan suavemente a través del piso del dormitorio y hielo tintinea contra
cristal cuando gira en el líquido. ¿Qué tipo de bebida? Cierra la puerta y arrastra los
Fifty Shades of Grey E.L. James
pies quitándose los pantalones. Caen al suelo y sé que está desnudo. Se sienta a
horcajadas sobre mí de nuevo.
—¿Estás sedienta, Anastasia? —pregunta con voz burlona.
—Sí —susurro, porque mi boca está repentinamente seca. Oigo el tintineo del hielo
contra el cristal y lo baja de nuevo, se inclina y me besa, vertiendo un líquido fresco y
delicioso en mi boca cuando lo hace. Es vino blanco. Es tan inesperado, caliente,
aunque está frío y los labios de Christian están fríos.
—¿Más? —susurra.
Asiento con la cabeza. Tiene un sabor aún más divino porque ha estado en su boca. Se
inclina y tomo otro trago de sus labios... oh Dios.
—No vamos a ir demasiado lejos, sabemos que tu capacidad para el alcohol es
limitada, Anastasia.
No puedo evitarlo. Sonrío y se inclina para ofrecerme otro delicioso trago. Se mueve
para estar acostado a mi lado, con su erección contra mi cadera. Oh, lo quiero dentro de
—¿Es esto un placer? —pregunta, pero oigo el tono de su voz.
Me pongo tensa. Mueve la copa otra vez y se inclina, besándome y depositando un
pequeño trozo de hielo con un poco de vino en mi boca. Lentamente y sin prisa,
recorre el centro de mi cuerpo con besos fríos, desde la base de mi garganta, entre mis
pechos, por mi torso y hasta mi vientre. Pone un pedazo de hielo en mi ombligo en un
charco de vino fresco y frío. Eso quema todo el camino hasta el fondo de mi vientre.
—Ahora tienes que permanecer quieta —susurra—. Si te mueves, Anastasia,
derramarás el vino por toda la cama.
Mis caderas se flexionan automáticamente.
—Oh, no. Si derrama el vino, la castigaré, señorita Steele.
Gimo y lucho desesperadamente contra el impulso de ladear mis caderas, tirando de
mi restricción. Oh, no... por favor.
Con un dedo, baja las copas de mi sostén, mis pechos se mueve hacia arriba, expuestos
y vulnerables. Inclinándose, besa y jala cada uno de mis pezones con sus labios fríos y
frescos. Peleo contra mi cuerpo mientras trata de arquearse en respuesta.
—¿Cuán bueno es esto? —susurra, soplando uno de mis pezones.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Escucho otro tintineo de hielo y luego puedo sentirlo alrededor de mi pezón derecho
mientras jala el izquierdo con sus labios. Gimo, arreglándomelas para no moverme. Es
una dulce y agonizante tortura.
—Si derramas el vino, no dejaré que te vengas.
—Oh… por favor… Christian… Señor… Por favor. —Me está volviendo loca. Lo
escucho sonreír.
El hielo de mi ombligo se está derritiendo. Estoy más que caliente: caliente, fría y
esperando. Queriéndolo, dentro de mí. Ahora.
Sus fríos dedos se mueven lánguidamente por mi estómago. Mi piel está extra sensible,
mis caderas se flexionan automáticamente y ahora el líquido más caliente de mi
ombligo se filtra hacia mi estómago. Christian se mueve rápidamente, lamiendo con su
lengua, besando, mordiéndome suavemente, chupando.
—Oh, querida Anastasia, te moviste. ¿Qué voy a hacer contigo?
Estoy jadeando fuertemente. En todo lo que me puedo concentrar es en su voz y su
roce. Nada más es real. Nada más importa, nada más se registra en mi radar. Sus
dedos se deslizan en mis bragas y soy recompensada con su descuidada bocanada de
—Oh, nena —murmura y empuja dos dedos dentro de mí.
—Lista para mi tan pronto —dice él. Mueve sus dedos de un modo tentador adentro y
afuera y me presiono contra él, levantando mis caderas.
—Eres una chica codiciosa —reprende suavemente, su pulgar se mueve en círculos en
mi clítoris y luego presiona.
Gimo fuertemente mientras mi cuerpo se mueve entre sus dedos expertos. Él se inclina
hacia arriba y saca mi camisa por encima de mi cabeza, así puedo verlo mientras
pestañeo ante la suave luz de mi mesa de noche. Deseo tocarlo.
—Quiero tocarte —jadeo.
—Lo sé —murmura. Se inclina y me besa, sus dedos todavía moviéndose
rítmicamente dentro de mí, su pulgar haciendo círculos y presionando. Su otra mano
aleja mi cabello de mi rostro y sostiene mi cabeza en su lugar. Su lengua imita las
acciones de sus dedos, reclamándome. Mis piernas empiezan a tensarse mientras me
Fifty Shades of Grey E.L. James
empujo contra su mano. Él relaja su mano, así que regreso del borde. Hace esto una
vez y otra vez. Es tan frustrante… oh, por favor Christian, grito en mi cabeza.
—Este es tu castigo, tan cerca y sin embargo, tan lejos. ¿Es bueno? —susurra en mi
oído. Gimoteo, exhausta, frustrándome con mi restricción. Estoy indefensa, pérdida en
una tormenta erótica.
—Por favor —ruego y finalmente, él se apiada de mí.
—¿Cómo debería follarte, Anastasia?
Oh… mi cuerpo empieza a temblar. Él se queda quieto de nuevo.
—Por favor.
—¿Qué quieres, Anastasia?
—Tú… ahora —grito.
—¿Debería follarte de esta forma, de esta o de esta otra? Hay infinitas opciones —
jadea contra mis labios.
Retira su mano y alcanza un paquete de aluminio. Se arrodilla entre mis piernas y,
muy lentamente, me quita mis bragas, mirándome, sus ojos brillando. Se pone el
condón. Lo miro fascinada, anonadada.
—¿Cuán bueno es esto? —dice mientras se lo pone.
—Lo dije como una broma —lloriqueo. Por favor, folláme, Christian.
Él alza sus cejas mientras su mano se mueve hacia arriba y abajo por su impresionante
—¿Una broma? —Su voz es amenazadoramente baja.
—Sí. Por favor, Christian —le suplico.
—¿Te estás riendo ahora?
—No —lloriqueo.
Soy sólo un nudo de tensa necesidad sexual. Me mira por un momento, midiendo mi
necesidad, luego me agarra y de repente, me da la vuelta. Me toma por sorpresa y ya
que mis manos están atadas, tengo que apoyarme en mis codos. Empuja mis rodillas
hacia la cama así que mi trasero está en el aire y me golpea fuerte. Antes de que pueda
reaccionar, se inserta dentro de mí. Lloro, por la palmada y por su repentino asalto y
me vengo instantáneamente una y otra vez, deshaciéndome dentro de él mientras
Fifty Shades of Grey E.L. James
continúa golpeándose deliciosamente dentro de mí. No se detiene. Estoy agotada. No
puedo seguir más… y él sigue, sigue, sigue y sigue… luego me recupero de nuevo… no
del todo… no…
—Vamos, Anastasia, de nuevo —gruñe por sus dientes apretados e, increíblemente, mi
cuerpo responde, convulsionando alrededor de él mientras llego al climax de nuevo,
gritando su nombre. Me quiebro en pequeños pedazos y Christian se detiene,
dejándome ir, silenciosamente encontrando su retiro. Colapsa encima de mí,
respirando agitadamente.
—¿Cuán bueno fue eso? —pregunta por entre sus dientes apretados.
Oh mi Dios.
Me tiendo en la cama, jadeando y agotada, mis ojos cerrados mientras él lentamente se
baja de mí. Se pone de pie inmediatamente y se viste. Cuando está completamente
vestido, sube de nuevo a la cama, suavemente libera su corbata y saca mi camisa.
Flexiono mis dedos y acaricio mis muñecas, sonriéndole al patrón impreso en mis
muñecas por la corbata. Coloco bien mi sostén mientras él levanta el edredón y me
tapa. Lo miro completamente aturdida y él me sonríe.
—Eso fue muy bueno —susurro, sonriendo tímidamente.
—Ahí va esa palabra de nuevo.
—¿No te gusta esa palabra?
—No. No me convence del todo.
—Oh… no lo sé… parece tener un efecto beneficioso en ti.
—Soy un efecto beneficioso, ¿verdad? ¿Podrías herir más mi ego señorita Steele?
—No creo que haya algo malo con tu ego. —Pero incluso cuando lo digo, no siento la
convicción de mis palabras, algo elusivo cruza por mi mente, un pensamiento fugaz,
pero se va antes de que pueda agarrarlo.
—¿Tú crees? —Su voz es baja. Está tendido junto a mí, completamente vestido, su
cabeza puesta en su codo y yo sólo estoy usando mi sostén.
—¿Por qué no te gusta que te toquen?
—Simplemente no me gusta. —Se estira y planta un suave beso en mi frente—.
Entonces, ese correo fue tu idea de una broma.
Le sonrío a modo de disculpa y me encojo de hombros.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Ya veo. ¿Todavía estás considerando mi propuesta?
—Tu indecente propuesta… sí. Tengo unos problemas, sin embargo.
Él me sonríe como si estuviera aliviado.
—Estaría decepcionado si no los tuvieras.
—Iba a enviarte un correo, pero como que me interrumpiste.
—Coitus interruptus.
—Ves, sabía que tenías sentido del humor en alguna parte. —Sonrío.
—Sólo ciertas cosas son graciosas, Anastasia. Pensé que estabas diciendo que no, sin
discusión en absoluto. —Su voz se apaga.
—Todavía no lo sé. No me he decidido. ¿Me pondrás un collar?
Levanta sus cejas.
—Has estado haciendo investigaciones. No lo sé, Anastasia. Nunca le he puesto un
collar a alguien.
Oh… ¿debería estar sorprendida por esto? Sé tan poco sobre esas sesiones… no lo sé.
—¿Te pusieron un collar? —susurro.
—¿La señora Robinson?
—¡La señora Robinson! —se ríe fuertemente, libremente y se ve tan joven y
despreocupado, su cabeza cae hacia atrás, su risa contagiosa.
Le sonrío.
—Le diré que dijiste eso, lo amará.
—¿Todavía hablas con ella regularmente? —No puede alejar el impacto de mi voz.
—Sí. —Ahora su voz está seria.
Oh… y una parte de mí está locamente celosa, estoy perturbada por la profundidad de
mi sentimiento.
—Ya veo. —Mi voz es tensa—. Entonces, tú tienes alguien con quien discutir tu estilo
de vida alternativo, pero a mí no se me lo permite.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Él frunce el ceño.
—Nunca había pensado sobre eso de esa manera. La señora Robinson fue parte de mi
estilo de vida. Te lo dije, ahora es una buena amiga. Si te gustaría, podría presentarte a
una de mis antiguas subordinadas, puedes hablar con ella.
¿Qué? ¿Deliberadamente está tratando de ponerme molesta?
—¿Esa es tu idea de una broma?
—No, Anastasia. —Él está perplejo mientras niega con su cabeza seriamente.
—No… haré esto yo sola, muchas gracias —le espeto, subiendo el edredón hasta mi
Él me mira, sorprendido.
—Anastasia, yo… —Está enredado con las palabras—. No quise ofenderte.
—No estoy ofendida. Estoy consternada.
—No quiero hablar con una de tus ex novias… esclavas… subordinadas… como sea
que las llames.
—Anastasia Steele, ¿estás celosa?
Me pongo color carmesí.
—¿Te quedarás?
—Tengo una reunión en el Heathman. Además, no duermo con novias, esclavas,
subordinadas o con nadie. El viernes y el sábado fueron excepciones. No pasará de
nuevo. —Puedo escuchar la determinación en su suave y ronca voz.
Frunzo los labios.
—Bueno, ya estoy cansada.
—¿Me estás echando? —Él alza las cejas, sorprendido y un poco afligido.
—Bueno, esa es otra primera vez. —Me mira especulativamente—. Entonces, ¿no hay
nada que quieras discutir ahora? Sobre el contrato.
—No —respondo petulante.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Dios, me gustaría darte una buena palmada. Te sentirías mucho mejor y yo también.
—No puedes decir cosas así… todavía no he firmado nada.
—Un hombre puede soñar, Anastasia. —Se inclina y sujeta mi mentón—. ¿Miércoles?
—murmura, luego me besa suavemente en los labios.
—Miércoles —digo—. Te veré afuera. Si me das un minuto. —Me siento y agarro mi
camisa empujándolo fuera del camino. Sorprendido y reacio, se levanta de la cama.
—Por favor, pásame el pantalón.
Lo recoge del suelo y me lo entrega.
—Sí, señora. —Está tratando sin éxito de ocultar su sonrisa.
Entrecierro mis ojos en su dirección mientras me pongo los pantalones. Mi cabello es
un desastre y sé que tendré que afrontar la Inquisición Katherine Kavanagh cuando él
se vaya. Cogiendo un listón para el cabello, camino hacia la puerta de mi habitación,
abriéndola ligeramente buscando a Kate. No está en el salón. Creo que puedo oírla en
el teléfono en su cuarto. Christian me sigue fuera. Durante el corto paseo de la
habitación a la puerta delantera, mis pensamientos y sensaciones fluyen,
transformándose. Ya no estoy enfadada con él, me siento insoportablemente tímida.
No quiero que se vaya. Por primera vez, deseo que fuera normal, que quisiera una
relación normal que no necesitara de un acuerdo de diez páginas, un azotador y
mosquetones en el techo de su sala de juegos.
Abro la puerta y miro abajo hacia mis manos. Ésta es la primera vez que he tenido
sexo en mi casa y viendo como ha ido, creo que ha sido malditamente bueno. Mi
subconsciente sacude su cabeza. Querías correr hacia Heathman para tener sexo y lo tuviste
en tu propia casa. Cruza los brazos y da golpecitos con el pie con una mirada de “¿de
qué te estás quejando?” en su rostro. Christian se para en la puerta y sujeta mi barbilla,
forzando a mis ojos a encontrarse con los suyos. Su frente se arruga ligeramente.
—¿Estás bien? –pregunta dulcemente mientras su pulgar acaricia levemente mi labio
—Sí —respondo, a pesar de que, honestamente, no estoy segura. Siento un cambio de
paradigma. Sé que si hago esto con él, saldré herida. No es capaz, no está interesado ni
dispuesto a ofrecerme nada más… y quiero más. Mucho más. La oleada de celos que
sentí hace solo un momento me dice que tengo sentimientos más profundos por él de
los que me he admitido a mí misma.
—Miércoles —confirma, se inclina hacia adelante y me besa suavemente. Algo cambia
mientras me está besando, sus labios aumentan la urgencia contra los míos, sus manos
Fifty Shades of Grey E.L. James
suben de mi barbilla hasta sujetar un lado de mi cabeza, la otra mano en el otro lado.
Su respiración se acelera. Profundiza el beso, acercándose a mí. Pongo mis manos en
sus brazos. Quiero pasarlas por su cabello pero me resisto, sabiendo que no le gustara.
Inclina su frente contra la mía, sus ojos cerrados, su voz forzada.
—Anastasia —susurra—. ¿Qué me estás haciendo?
—Podría decirte lo mismo —murmuro de vuelta.
Tomando una profunda respiración, besa mi frente y se marcha. Se pasea con
determinación por el camino hacia su coche mientras pasa su mano por su cabello.
Mirando hacia arriba mientras abre la puerta del coche, sonríe con su impresionante
sonrisa. Mi sonrisa de respuesta es débil, completamente deslumbrada por él y me
recuerda una vez más a Ícaro volando demasiado cerca del Sol. Cierro la puerta
principal mientras entra en su coche deportivo. Tengo unas ganas irresistibles de llorar,
triste y solitaria melancolía agarra y aprieta alrededor de mi corazón. Corriendo de
vuelta a mi dormitorio, cierro la puerta y me apoyo contra ella tratando de racionalizar
mis sentimientos. No puedo. Deslizándome al suelo, pongo mi cabeza en mis manos y
las lágrimas empiezan a caer.
Kate llama a la puerta suavemente.
—¿Ana? —susurra. Abro la puerta. Me mira una vez y lanza sus brazos a mi
—¿Qué está mal? ¿Que hizo ese asqueroso y guapo bastardo?
—Oh Kate, nada que no siquiera que hiciese.
Me arrastra a la cama y nos sentamos.
—Tienes pelo de sexo horrible.
A pesar de mi patética tristeza, me río.
—Fue buen sexo, para nada horrible.
Kate sonríe.
—Eso está mejor. ¿Por qué estás llorando? Tú nunca lloras. —Recupera mi cepillo de
la mesita de noche y sentándose detrás de mí, lentamente empieza a quitar los nudos.
—Solo creo que nuestra relación no va a ir a ninguna parte. —Observo mis dedos.
—¿Creo que dijiste que ibas a verle el miércoles?
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Voy a verlo, ese era nuestro plan original.
—Así que, ¿por qué ha aparecido aquí hoy?
—Le envié un correo.
—¿Pidiéndole que viniera?
—No, diciéndole que no quería verlo más.
—¿Y aparece? Ana, eres un genio.
—La verdad es que era una broma.
—Oh. Ahora estoy realmente confusa.
Pacientemente, le explico la esencia del correo sin delatar nada.
—Así que pensaste que respondería por correo.
—Pero en vez de eso, aparece aquí.
—Diría que está completamente loco por ti.
Frunzo el ceño. Christian, ¿loco por mí? Difícilmente. Solo está buscando un nuevo
juguete, un conveniente nuevo juguete que se puede llevar a la cama y al que puede
hacer cosas indescriptibles. Mi corazón se aprieta dolorosamente. Ésta es la realidad.
—Vino aquí para follarme, eso es todo.
—¿Quién dijo que el romance estaba muerto? —susurra, horrorizada. He
conmocionado a Kate. No pensé que eso fuera posible. Me encojo de hombros,
—Usa el sexo como arma.
—¿Follarte en sumisión? —Sacude la cabeza con desaprobación. Parpadeo
rápidamente hacia ella y puedo sentir el sonrojo mientras se extiende por mi rostro.
Oh… en el blanco, periodista ganadora del Premio Pulitzer, Katherine Kavanagh.
—Ana, no lo entiendo, ¿tú simplemente dejas que te haga el amor?
—No, Kate, no hacemos el amor: follamos, terminología de Christian. No hace la cosa
del amor.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Sabía que había algo raro respecto a él. Tiene problemas de compromiso.
Asiento, como aprobándolo. Por dentro, estoy triste. Oh Kate... desearía poder
contarte todo, todo sobre este hombre extraño, triste y pervertido y que pudieras
decirme que lo olvide. Detenerme de ser una idiota.
—Creo que todo es un poco abrumador —murmuro. Esa es la descripción insuficiente
del año.
Como no quiero hablar más de Christian, le pregunto sobre Elliot. Todo el
comportamiento de Katherine cambia con la mera mención de su nombre, se ilumina
desde dentro, irradiándome.
—Va a venir el sábado por la mañana para ayudar con la mudanza. —Abraza el
cepillo de pelo, el chico la tiene loca y siento una familiar y leve puñalada de envidia.
Kate ha encontrado un hombre normal y parece muy feliz.
Me doy la vuelta y la abrazo.
—Oh, quería decírtelo. Tu padre llamó mientras tú estabas… err, ocupada.
Aparentemente Bob ha sufrido alguna lesión, por lo que tu madre y él no pueden llegar
a la ceremonia. Pero tu padre estará aquí el jueves. Quiere que lo llames.
—Oh… mi madre no me ha llamado. ¿Bob está bien?
—Sí. Llámala por la mañana. Es tarde.
—Gracias, Kate. Ahora estoy bien. Llamaré a Ray también por la mañana. Creo que
simplemente voy a acostarme.
Sonríe, pero sus ojos se arrugan con preocupación.
Cuando se va, me siento y leo el contrato otra vez, escribiendo más notas mientras lo
hago. Cuando termino, enciendo el portátil, preparada para responder.
Hay un correo de Christian en mi bandeja.
De: Christian Grey
Asunto: Esta tarde
Fecha: 23 Mayo 2011 23:16
Fifty Shades of Grey E.L. James
Para: Anastasia Steele
Señorita Steele:
Estoy deseando recibir sus notas sobre el contrato.
Hasta entonces, duerme bien nena.
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
De: Anastasia Steele
Asunto: Problemas
Fecha: 24 Mayo 2011 00:02
Para: Christian Grey
Estimado señor Grey:
Aquí está mi lista de problemas. Espero poder discutirlas más en detalle en la cena del miércoles.
Los números se refieren a las cláusulas:
2. No entiendo por qué es solamente para MI beneficio: esto es para explorar MI sensualidad y
límites. ¡Estoy segura de que no necesitaría un contrato de diez páginas para hacer eso!
Seguramente es para TÚ beneficio.
4. Como ya sabes, eres mi único compañero sexual. No tomo drogas y no he tenido ninguna
transfusión de sangre. Probablemente soy segura. ¿Qué hay de ti?
8. Puedo terminar el contrato en cualquier momento en el que piense que no te estás adhiriendo a
los límites pactados. Bien… me gusta esto.
9. ¿Obedecerte en todo? ¿Aceptar sin vacilar tu disciplina? Tenemos que hablar sobre esto.
11. Un mes de prueba. No tres.
Fifty Shades of Grey E.L. James
12. No puedo comprometerme cada fin de semana. Tengo una vida o tendré una. Puede que ¿tres
de cuatro?
15.2. Usar mi cuerpo como tú creas para satisfacerte sexualmente o de cualquier otro modo… por
favor, define “de cualquier otro modo”.
15.5. Toda esta cláusula de disciplina. No estoy segura de que quiera ser fustigada, azotada o
castigada físicamente. Estoy segura de que esto estaría violando las cláusulas 2-5. Y también “por
cualquier otra razón”. Eso es mezquino y me dijiste que no eras un sádico.
15.10. Como si alquilarme a alguien más pudiera ser alguna vez una opción. Pero me alegro de
que lo dejes en claro.
15.14. Las Reglas. Comentaré eso después.
15.19. Tocarme sin tu permiso. ¿Cuál es el problema aquí? Sabes que de todos modos no lo hago.
15.21. Disciplina. Por favor, mira la cláusula 15.5 arriba.
15.22. ¿No puedo mirarte a los ojos? ¿Por qué?
15.24. ¿Por qué no puedo tocarte?
Sueño: aceptaré las 6 horas.
Comida: no voy a comer lo que diga una lista pre escrita. O se va la lista o me voy yo, rompe
Ropa: mientras sólo tenga que llevar tu ropa cuando estoy contigo… bien.
Ejercicio: acordamos 3 horas, aquí todavía pone 4.
Límites suaves: ¿Podemos pasarnos esto? No puñetazos, de ningún tipo. ¿Qué es suspensión?
Pinzas genitales… tienes que estar tomándome el pelo.
¿Puedes, por favor, decirme el plan para el miércoles? Voy a trabajar hasta las 5 esa tarde.
Buenas noches.
Fifty Shades of Grey E.L. James
De: Christian Grey
Asunto: Esta tarde
Fecha: 24 Mayo 2011 00:07
Para: Anastasia Steele
Señorita Steele:
Ésa es una larga lista. ¿Por qué todavía estás levantada?
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
De: Anastasia Steele
Asunto: Quemando el aceite de medianoche
Fecha: 24 Mayo 2011 00:10
Para: Christian Grey
Si hace memoria, estaba revisando la lista cuando fui distraída y llevada a la cama por un friki
del control que pasó por aquí.
Buenas noches.
Fifty Shades of Grey E.L. James
De: Christian Grey
Asunto: Deja de quemar el aceite de medianoche
Fecha: 24 mayo 2011 00:12
Para: Anastasia Steele
Christian Grey
Gerente General & Friki del Control, Grey Enterprises Holdings Inc.
Oh... ¡mayúsculas que gritan! Apago la máquina. ¿Cómo puede intimidarme cuando
está a nueve kilómetros de distancia? Niego con la cabeza. Con mi corazón todavía
pesado, trepo a la cama y caigo instantáneamente en un profundo pero inquieto sueño.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Capítulo 13
l día siguiente, llamo a mamá cuando llego a casa del trabajo. Ha sido un día
relativamente tranquilo en Clayton, permitiéndome mucho tiempo para
pensar. Estoy inquieta, nerviosa por mi enfrentamiento con el señor Fanático
del Control mañana, en el fondo de mi mente, estoy preocupada ya que quizás he sido
muy negativa en mi respuesta al contrato. Tal vez él de por terminado todo el asunto.
Mi mamá esta destilando arrepentimiento, desesperadamente triste por no estar en mi
graduación. Bob tiene algún ligamento torcido lo que significa que está cojeando.
Honestamente es tan propenso a los accidente como yo. Espera tener una completa
recuperación, pero significa que esta descansando y mi madre tiene que esperar y estar
con él hasta que su pie sane.
—Ana cariño, lo lamento tanto —mi mamá lloriquea por el teléfono.
—Mamá, esta bien. Ray estará allí.
—Ana, suenas distraída, ¿estas bien, cariño?
—Si mamá. —Oh, si sólo supiera. Hay un hombre obscenamente rico que he conocido y
que quiere algún tipo de extraña y pervertida relación sexual, en la que no tengo voz ni
—¿Has conocido a alguien?
—No mamá. —Definitivamente no iré ahí ahora.
—Bueno, querida, estaré pensando en ti el jueves. Te amo… ¿sabes eso cielo?
Cierro mis ojos, sus hermosas palabras me dan un cálido resplandor por dentro.
—También te amo, mamá. Dile hola a Bob y espero que mejore pronto.
—Lo haré, cariño. Adiós.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Me he desviado a mi habitación con el teléfono. Lentamente, enciendo la vil máquina
y enciendo el programa de correo electrónico. Hay un correo electrónico de Christian
de muy tarde anoche o muy temprano esta mañana, dependiendo de su punto de vista.
Mi corazón late rápido instantáneamente y oigo la sangre palpitando en mis oídos.
Mierda… quizás dijo no, eso es todo, tal vez está cancelando la cena. El pensamiento
es muy doloroso. Lo descarto rápidamente y abro el correo.
De: Christian Grey
Asunto: Tus Problemas
Fecha: 24 Mayo 2011 01:27
Para: Anastasia Steele
Querida señorita Steele
Siguiendo mi más exhaustiva examinación de tus problemas, ¿puedo llamar tu atención a la
definición de sumisa?
Sumisa [Su – mi – sa] – adjetivo
1. Inclinado o listo para someter; sin resistencia, o humildemente obediente: siervos sumisos.
2. Marcado por o indicando la sumisión: una respuesta sumisa.
Origen: 1580-1590; sumi + so
Sinónimos: 1. dócil, obediente, complaciente tratable. 2. pasivo, resignado, paciente, dócil,
manso, sumiso. Antónimos: 1. rebelde, desobediente.
Por favor ten esto en mente para nuestra reunión del miércoles.
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Mi reacción inicial es de alivio. Él esta dispuesto a discutir mis problemas por lo
menos y todavía quiere que nos veamos mañana. Después de pensar, respondo.
De: Anastasia Steele
Asunto: Mis problemas… ¿Qué hay sobre tus problemas?
Fecha: 24 Mayo 2011 18:29
Para: Christian Grey
Por favor, note la fecha de origen: 1580-90. Con todo respeto, recuerde señor que estamos en el año
2011. Hemos recorrido un largo camino desde entonces.
Puedo ofrecer una definición para su consideración para nuestro encuentro:
Compromiso [com-pro-miso] – nombre
1. Una solución a las diferencias de las concesiones mutuas, un acuerdo alcanzado por el ajuste de
entrar en conflicto o en contra de demandas, principios, etc., por reciproca modificación de las
demandas. 2. El resultado de dicho acuerdo. 3. Algo intermedio entre diferentes cosas: La división
de nivel es un compromiso entre un rancho y una casa de varios pisos. 4. Un peligro, esp. de la
reputación; la exposición al peligro, la sospecha, etc.: un compromiso de la propia integridad.
De: Christian Grey
Asunto: ¿Qué pasa con Mis problemas?
Fecha: 24 Mayo 2011 18:32
Para: Anastasia Steele
Fifty Shades of Grey E.L. James
Buen punto, bien hecho como siempre, señorita Steele. Te recogeré en tu apartamento a las 7:00
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
De: Anastasia Steele
Asunto: 2011, Las mujeres pueden manejar
Fecha: 24 Mayo 2011 18:40
Para: Christian Grey
Tengo un auto. Puedo manejar.
Preferiría encontrarnos en algún lugar.
¿Dónde nos veremos?
¿En tu hotel a las 7:00?
De: Christian Grey
Asunto: Obstinadas mujeres jóvenes
Fecha: 24 Mayo 2011 18:43
Fifty Shades of Grey E.L. James
Para: Anastasia Steele
Querida señorita Steele:
Citando mí correo electrónico enviado el 24 de mayo 2011 a las 1:27 y la definición contenida en
el mismo: ¿Cree que alguna vez va a ser capaz de hacer lo que le dicen?
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
De: Ana Steele
Asunto: Hombre Intratable
Fecha: 24 Mayo 2011 18:49
Para: Christian Grey
Señor Grey:
Me gustaría manejar.
Por favor.
De: Christian Grey
Asunto: Hombre exasperado
Fecha: 24 Mayo 2011 18:52
Fifty Shades of Grey E.L. James
Para: Anastasia Steele
Mi hotel, a las 7:00
Te veo en el Marble Bar.
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
Es gruñón, incluso por correo electrónico. ¿Es que no entiende que podría necesitar
hacer una escapada rápida? No es que mi Beetle sea rápido... pero aun así, necesito un
medio de escape.
De: Anastasia Steele
Asunto: Hombre no tan intratable
Fecha: 24 Mayo 2011 18:55
Para: Christian Grey
Ana x
De: Christian Grey
Asunto: Mujer Exasperante
Fifty Shades of Grey E.L. James
Fecha: 24 Mayo 2011 18:59
Para: Anastasia Steele.
De nada.
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
Llamo a Ray, que esta a punto de ver el juego de los Sounders, algún equipo de futbol
de Salt Lake City, así que nuestra conversación es afortunadamente breve. Esta
conduciendo el jueves para la graduación. Quiere llevarme fuera después para una
comida. Mi corazón se hincha hablando con Ray y un nudo se instala en mi garganta.
Él ha sido mi constante a través de todos los altibajos románticos de mamá. Tenemos
un lazo especial que atesoro. Aunque él es mi padrastro, siempre me ha tratado como
suya y no puedo esperar para verlo. Ha sido mucho tiempo. Su fuerza tranquila es lo
que necesito ahora, lo que extraño. Quizás puedo canalizar mi Ray interno para mi
reunión de mañana.
Kate y yo nos concentramos en empacar, compartiendo una botella de vino tinto
barato mientras lo hacemos. Cuando finalmente voy a la cama, habiendo casi
terminado de empacar mi habitación, me siento calmada. La actividad física de
empacar siempre ha sido una distracción bienvenida, estoy cansada. Quiero una buena
noche de sueño. Trepo hasta mi cama y pronto me quedo dormida.
Paul esta de regreso de Princeton antes de hacer una parada por Nueva York para
empezar de interno con una compañía de financiamiento. Él me sigue alrededor de la
tienda todo el día pidiéndome ir a una cita. Es molesto.
—Paul, por enésima vez, tengo una cita esta noche.
—No, no la tienes, sólo estas diciendo eso para evitarme. Tú siempre estás
Si… Uno pensaría que tomaría la pista.
—Paul, nunca he pensado que fuera una buena idea salir con el hermano del jefe.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Estas terminando aquí el viernes. No estarás trabajando mañana.
—Y estaré en Seattle el sábado y tú estarás en Nueva York pronto. No podríamos estar
más lejos. Además, tengo una cita esta noche.
—¿Con José?
—¿Entonces quién?
—Paul... oh. —Mi suspiro es exasperado. Él no lo dejará ir—. Christian Grey.
No pude evitar la molestia en mi voz. Pero ese era el truco. La boca de Paul se abre y
me mira boquiabierto, lo dejé mudo. Hum, aun su nombre deja sin palabras a las
—Tienes una cita con Christian Grey —dice finalmente, una vez que sale de la
conmoción. La incredulidad es evidente en su voz.
—Ya veo —Paul luce positivamente decaído, incluso atontado y a una pequeña parte
de mí le molesta que debería encontrarse sorprendido. Mi diosa interior también lo
hace. Ella le hace un gesto vulgar y poco atractivo con sus dedos.
Después de eso, él me ignora y a las cinco estoy fuera de la puerta, pronto.
Kate me ha prestado dos vestidos y dos pares de zapatos para esta noche y mañana
para la graduación de mañana. Me gustaría poder sentir más entusiasmo por la ropa y
hacer un esfuerzo extra, pero la ropa no es lo mío. ¿Qué es lo tuyo, Anastasia? La
pregunta susurrada por Christian me persigue. Sacudiendo mi cabeza procuro reprimir
mis nervios, me decido por el vestido tubo color ciruela para esta noche. Es recatado y
vagamente empresarial… después de todo, estoy negociando un contrato.
Me baño, depilo mis piernas y mis axilas, lavo mi cabello y luego paso una buena
media hora secándolo, para que caiga con suaves ondas sobre mi pecho y por sobre
espalda. Me peino para mantener un lado de mi cara sin cabello y me aplico mascara
de pestañas y algo de brillo labial. Rara vez llevo maquillaje, me intimida. Ninguna de
mis heroínas literarias tuvo que lidiar con el maquillaje, tal vez yo conocería más si lo
hubieran hecho. Me deslizo en los zapatos púrpura con taco aguja que combinan con
el vestido y estoy lista a las 6:30.
—¿Bien? —le pregunto a Kate.
Ella sonríe.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Hombre, te ves muy bien Ana. —Asiente con aprobación—. Luces caliente.
—¡Caliente! Quiero verme recatada y seria.
—Eso también, pero sobre todo caliente. El vestido realmente se adapta a ti y a tu
color. La forma en que se ajusta. —Sonríe con satisfacción.
—¡Kate! —la regaño.
—Sólo mantenlo real, Ana. Todo el paquete se ve bien. Cuida el vestido. Lo tendrás
comiendo de tu mano.
Aprieto mi boca en una dura línea. Ah, entonces lo tienes todo al revés.
—Deséame suerte.
—¿Necesitas suerte para una cita? —Sus cejas se arruga, perpleja.
—Sí, Kate.
—Bueno entonces... Buena suerte. —Me abraza y estoy fuera de la puerta principal.
Tengo que manejar descalza; Wanda, mi Beetle azul marino, no fue construido para
ser manejado con zapatos con taco aguja. Me detengo fuera del Heathman a las 6:58 y
le doy las llaves de mi automóvil a un aparcador para que lo estacione. Él mira con
recelo a mi Beetle, pero lo ignoro. Tomando una profunda respiración y preparándome
mentalmente, me dirijo al hotel.
Christian se inclina casualmente contra la barra, bebiendo una copa de vino blanco.
Está vestido con su tradicional camisa blanca de lino, pantalones, corbata y chaqueta
negras. Su cabello está tan alborotado como siempre. Suspiro. Desde luego luce
magnífico. Me quedo por unos segundos en la entrada del bar, mirándolo, admirando
la vista. Él es más que hermoso. Mira, creo que nerviosamente, hacia la entrada y se
queda quieto cuando me ve. Parpadea un par de veces, luego sonríe lento, perezoso,
una sonrisa sexy que me deja muda y derretida por dentro. Haciendo un esfuerzo
supremo por no morder mi labio, avanzo consciente de que yo, Anastasia Steele de
Clumsyville, uso tacos altos. Él camina con gracia hasta alcanzarme.
—Luces sensacional —murmura mientras se inclina hacia abajo para besar brevemente
mi mejilla—. Un vestido, señorita Steele. Lo apruebo. —Tomando mi brazo, me
conduce hacia una mesa aislada y le hace señas al camarero.
—¿Qué te gustaría para beber?
Mis labios se curvan en una rápida y astuta sonrisa mientras me siento y me deslizo en
la mesa; bueno, al menos me está preguntando.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Tomaré lo que estás tomando, por favor —¡Ves! Puedo jugar bien y comportarme.
Divertido, ordena otra copa de Sancerre36 y se desliza frente a mí.
—Tienen una bodega excelente aquí —dice, ladeando su cabeza hacia un lado.
Poniendo sus codos en la mesa, coloca sus dedos sobre su hermosa boca, sus ojos
grises con alguna clase de emoción ilegible. Y ahí está... esa familiar descarga eléctrica
que conecta con un lugar profundo dentro de mí. Me muevo incómoda bajo su mirada,
mi corazón palpitando. Debo mantener mi tranquilidad.
—¿Estás nerviosa? —pregunta suavemente.
Él se inclina hacia adelante.
—Yo también —susurra con complicidad.
Mis ojos se alzan para encontrar los suyos. Él. Nervioso. Nunca. Parpadeo y me da una
adorable sonrisa de lado. El camarero llega con mi vino, un pequeño plato de
diferentes frutos secos y otro de aceitunas.
—Entonces ¿cómo vamos a hacer esto? —pregunto—. ¿Repasando mis puntos uno por
—Impaciente como siempre, señorita Steele.
—Bueno, podría preguntarle: ¿qué piensa del clima de hoy?
Él sonríe y baja sus largos dedos para tomar una aceituna. La hace reventar en su boca
y mis ojos se entretienen con ella, esa boca, que ha estado sobre mí... sobre todo mi
cuerpo. Me sonrojo.
—Pienso que el clima ha estado particularmente normal hoy. —Sonríe con suficiencia.
—¿Se está riendo de mí, señor Grey?
—Lo hago, señorita Steele.
—Usted sabe que legalmente ese contrato es inaplicable.
—Estoy totalmente consciente de eso, señorita Steele.
—¿Iba a decirme algo de ese punto?
Me mira con el ceño fruncido.
36 Sancerre: Vino de origen francés.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—¿Crees que te obligaría a hacer algo que no quieres y luego fingir que tengo un
aplazamiento legal sobre ti?
—Bueno… sí.
—No piensa muy bien de mí ¿no?
—No ha respondido mi pregunta.
—Anastasia, no importa si es legal o no. Representa un trato que me gustaría hacer
contigo: qué me gustaría de ti y qué puedes esperar de mí. Si no te gusta, entonces no
firmes. Si firmas y después decides que no te gusta, hay bastantes cláusulas que te
permiten alejarte. Incluso si fuera legal, ¿crees que te arrastraría por los tribunales si
decides escapar?
Tomo un largo trago de vino. Mi subconsciente me golpea fuerte en el hombro. Debes
mantener tu inteligencia en esto. No bebas demasiado.
—Relaciones como estas son construidas sobre la honestidad y la confianza —
continua—. Si no confías en mí para saber cómo te afecto, qué tan lejos puedo ir
contigo, qué tan lejos puedo llevarte; si no puedes ser honesta conmigo, entonces no
podemos hacer esto.
Dios mío, cortamos la persecución rápidamente. Qué tan lejos puede llevarme. Mierda.
¿Qué significa eso?
—Entonces es bastante simple, Anastasia. ¿Confías en mí o no? —Sus ojos están
ardiendo, apasionados.
—¿Tuviste discusiones similares con um... las quince?
—¿Por qué no?
—Porque todas ellas eran sumisas establecidas. Sabían lo que querían de la relación y
generalmente lo que yo esperaba. Con ellas, era sólo una pregunta para ajustar los
límites delicados, detalles como eso.
—¿Vas a una tienda? ¿Nosotras somos sumisas?
Él ríe.
—No exactamente.
—¿Cómo es entonces?
Fifty Shades of Grey E.L. James
—¿Es eso lo que quieres discutir? ¿O iremos al grano? Tus puntos, como dices.
Trago. ¿Confío en él? ¿De esto se trata todo, de la… confianza? Seguramente esto
debería ser recíproco. Recuerdo su mal humor cuando llamé a José.
—¿Estás hambrienta? —pregunta, distrayéndome de mis pensamientos.
Ay, no... comida.
—¿Has comido hoy?
Lo miro fijamente. Honestidad... Mierda, no le va a gustar mi respuesta.
—No. —Mi voz es baja.
Él estrecha sus ojos.
—Tienes que comer, Anastasia. Podemos comer acá o en mi suite. ¿Qué prefieres?
—Creo que debemos estar en público, en tierra neutral.
Él sonríe irónicamente.
—¿Crees que me detendrías? —dice en voz baja, una advertencia sensual.
Mis ojos se abren y trago fuertemente otra vez.
—Espero que sí.
—Ven, tengo un comedor privado reservado. Sin público. —Me sonríe
enigmáticamente y sale de la cabina, manteniendo su mano extendida en mi dirección.
—Trae tu vino —murmura.
Colocando mi mano en la suya, me deslizo fuera y me paro junto a él. Me libera y su
mano se extiende hasta mi codo. Me lleva de nuevo a través del bar y sube las grandes
escaleras hacia un entresuelo. Un joven, vestido con un uniforme del Heathman, se
acerca a nosotros.
—Señor Grey, por aquí.
Lo seguimos a través de un área de asientos de lujo hacia un comedor íntimo. Sólo una
mesa apartada. La habitación es pequeña pero suntuosa. Bajo una lámpara de araña
brillante, la mesa está toda predispuesta con lino almidonado, vasos de cristal,
cubiertos de plata y un ramo de rosas blancas. El encanto del mundo antiguo y
Fifty Shades of Grey E.L. James
sofisticado impregna la sala llena de paneles de madera. El camarero retira mi silla y
me siento. Coloca la servilleta en mi regazo. Christian se sienta frente a mí. Levanto la
mirada hacia él.
—No te muerdas el labio —susurra.
Frunzo el ceño. Maldita sea. Ni siquiera sé que lo estoy haciendo.
—He pedido ya. Espero que no te importe.
Francamente, me siento aliviada, no estoy segura de que pueda tomar ninguna
decisión más.
—No, eso está bien —acepto.
—Es bueno saber que puedes ser sumisa. Ahora, ¿en dónde estábamos?
—El meollo de la cuestión.
Tomo otro sorbo de vino. Está realmente delicioso. Christian Grey hace el vino bueno.
Recuerdo el último sorbo de vino que me dio, en mi cama. Me ruborizo ante el
—Sí, tus dudas. —Rebusca en el bolsillo interior de su chaqueta y saca un trozo de
papel. Mi correo electrónico.
—Cláusula 2. De acuerdo. Esto es para el beneficio de ambos. Lo redactaré de nuevo.
Parpadeo en su dirección. Mierda... vamos a revisar cada uno de estos puntos, uno por
uno. Simplemente no me siento tan valiente viéndolo cara a cara. Parece muy formal.
Me armo de valor con otro sorbo de vino. Christian sigue.
—Mi salud sexual. Bueno, todas mis parejas anteriores se han hecho análisis de sangre
y me hago pruebas periódicas cada seis meses por todos los riesgos de salud que
mencionas. Todas mis últimas pruebas están limpias. Nunca he tomado drogas. De
hecho, soy, con vehemencia, anti-drogas. Tengo una estricta política de no tolerancia
con respecto a las drogas para todos mis empleados e insisto en hacer pruebas de
drogas al azar.
Wow... el obseso del control se ha vuelto loco. Parpadeo en su dirección, sorprendida.
—Nunca me he hecho una transfusión de sangre. ¿Eso responde tu pregunta?
Asiento con la cabeza, impasible.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—El siguiente punto que mencioné anteriormente. Puedes irte en cualquier momento,
Anastasia. No te detendré. Si te vas, sin embargo, eso es todo. Sólo para que lo sepas.
—Está bien —respondo en voz baja. Si me voy, eso es todo. La idea es
sorprendentemente dolorosa.
El camarero llega con nuestro primer pedido. ¿Cómo es posible que pueda comer?
Santo Moisés, ha pedido ostras sobre un lecho de hielo.
—Espero que te gusten las ostras. —La voz de Christian es suave.
—Nunca he probado una. —Nunca.
—¿En serio? Bueno… —Alcanza una—. Todo lo que tienes que hacer es inclinarla y
tragártela. Creo que puedes arreglártelas con eso.
Me mira y sé a lo que se refiere. Me ruborizo. Él sonríe, vierte un poco de jugo de
limón en su ostra y la inclina hacia su boca.
—Mmm, deliciosa. Sabe a mar —dice sonriéndome—. Vamos —me anima.
—Entonces, ¿no la mastico?
—No, Anastasia, no lo hagas. —Sus ojos están iluminados con humor. Se ve tan joven
Me muerdo el labio y al instante su expresión cambia. Me mira con severidad.
Extiendo la mano para coger mi primera ostra. Bueno... aquí voy. Escurro un poco de
jugo de limón y la inclino. Se desliza por mi garganta, toda agua salada, el olor fuerte
del cítrico y carnosidad... ooh. Me lamo los labios y él me está mirando fijamente, sus
ojos entrecerrados.
—¿Y bien?
—Tomaré otra —le digo secamente.
—Buena chica —dice con orgullo.
—¿Elegiste esto deliberadamente? ¿No son conocidos por sus cualidades afrodisíacas?
—No, son el primer artículo en el menú. No necesito un afrodisíaco cerca de ti. Creo
que ya lo sabes y creo que reaccionas de la misma forma cerca de mí —dice con
sencillez—. Así que, ¿dónde estábamos? —Le echa un vistazo a mi correo electrónico,
mientras extiendo una mano para alcanzar otra ostra.
Él reacciona de la misma manera. Yo le afecto... wow.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Me obedeces en todo. Sí, quiero que hagas eso. Te necesito para hacer eso. Piensa
en ello como las reglas del juego, Anastasia.
—Pero me preocupa que puedas hacerme daño.
—Hacerte daño, ¿cómo?
—Físicamente. —Y emocionalmente.
—¿De verdad crees que haría eso? ¿Traspasar cualquier límite que no puedes tomar?
—Has dicho que has hecho daño a alguien antes.
—Sí, lo he hecho. Fue hace mucho tiempo.
—¿Cómo la dañaste?
—La suspendí del techo de mi cuarto de juegos. De hecho, esa es una de tus preguntas.
La suspensión, para eso son los mosquetones de la sala de juegos. El juego de la
cuerda. Una de las cuerdas fue atada con demasiada fuerza.
Alzo mi mano pidiendo que se detenga.
—No necesito saber nada más. Así que, ¿no me suspenderás, entonces?
—No, si realmente no quieres. Puedes poner ahí un límite fijo.
—Está bien.
—Así que, obedecer, ¿crees que puedes manejar eso?
Él me mira fijamente, sus ojos grises intensos. Los segundos pasan.
—Podría intentarlo —susurro.
—Bien. —Sonríe—. Ahora el plazo. Un mes en lugar de tres es muy poco tiempo,
especialmente si quieres un fin de semana lejos de mí cada mes. No creo que vaya a ser
capaz de mantenerme alejado de ti durante todo ese periodo de tiempo. Apenas puedo
manejarlo ahora. —Hace una pausa.
¿No puede permanecer lejos de mí? ¿Qué?
—¿Qué te parece un día durante un fin de semana al mes para ti, pero tengo a cambio
una noche entre semana de esa semana?
—Está bien.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Y por favor, probémoslo durante tres meses. Si no te parece para entonces, puedes
irte en cualquier momento.
—¿Tres meses? —Me siento acorralada. Tomo otro sorbo de vino y trato de auto
controlarme con otra ostra. Podría aprender a apreciar esto.
—Sobre el asunto de la posesión, esa es sólo la terminología y se remonta al principio
de obediencia. Es para lograr entrar en el estado de ánimo adecuado, para entender de
dónde vengo. Y quiero que sepas que tan pronto cruces mi umbral como mi sumisa,
haré que te guste. Tienes que aceptar eso, por voluntad propia. Es por eso que tienes
que confiar en mí. Te follaré, en cualquier momento, de cualquier forma que quiera…
en cualquier lugar que quiera. Te disciplinaré, porque cometerás errores. Te entrenaré
para complacerme. Pero sé que no has hecho esto antes. Inicialmente, lo tomaremos
con calma y yo te ayudaré. Construiremos diversos escenarios. Quiero que confíes en
mí, pero sé que tengo que ganarme tu confianza y lo haré. El "o de otra manera", es
para ayudarte a introducirte en la mentalidad, significa que todo vale.
Él es tan apasionado, fascinante. Esta es obviamente su obsesión, su forma de ser... no
puedo quitar mis ojos de él. Realmente, realmente quiere esto. Deja de hablar y me
—¿Todavía estás conmigo? —susurra, su voz rica, cálida y seductora. Toma un sorbo
de su vino, su mirada penetrante manteniéndose fija en la mía.
El camarero se acerca a la puerta y Christian asiente sutilmente, permitiéndole que
despeje la mesa.
—¿Querrías un poco más de vino?
—Tengo que conducir.
—¿Un poco de agua, entonces?
Asiento con la cabeza.
—¿Con o sin gas?
—Con gas, por favor.
El camarero se va.
—Estás muy callada —susurra Christian.
—Eres muy hablador.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Disciplina. Hay una línea muy fina entre el placer y el dolor, Anastasia. Son ambas
caras de una misma moneda, una no existe sin la otra. Puedo mostrarte que tan
placentero puede ser el dolor. No me crees ahora, pero esto es a lo que me refiero con
la confianza. Habrá dolor, pero no hay nada que no puedas manejar. Una vez más,
todo se reduce a la confianza. ¿Confías en mí, Ana?
—Sí —respondo espontáneamente, sin pensarlo… porque es verdad… confío en él.
—Bien. —Se ve aliviado—. El resto de las cosas son sólo detalles.
—Detalles importantes.
—Esta bien, vamos a hablar de eso.
Mi cabeza esta nadando con todas sus palabras. Debería haber traído el mini
reproductor de Kate para poder escucharlo otra vez. Hay tanta información, tanto para
procesar. El camarero aparece con nuestros platos: bacalao negro, espárragos y puré de
papas con una salsa holandesa. Nunca me había sentido menos que la comida.
—Espero que te guste el pescado —dice Christian suavemente.
Apuñalo mi comida y tomo un largo trago de mi agua con gas. Vehemente deseo que
fuese vino.
—Las reglas. Hablemos de ellas. ¿La comida es un tema de discusión?
—¿Puedo modificarlo diciendo que comerás al menos tres veces al día?
—No. —No estoy dando marcha atrás en eso. Nadie va a establecer lo que como.
Cómo follo, sí, pero comer... no, de ninguna manera.
Aprieta sus labios.
—Necesito saber que no tienes hambre.
Frunzo el ceño. ¿Por qué?
—Tendrás que confiar en mí.
Me mira por un momento y se relaja.
—Buen punto, señorita Steele —dice en voz baja—. Acepto lo de la comida y el sueño.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—¿Por qué no puedo mirarte?
—Es una cosa de dominación/sumisión. Ya te acostumbraras a ello.
¿Lo haré?
—¿Por qué no puedo tocarte?
—Porque no puedes.
Su boca se tensa en una rebelde línea.
—¿Es por la señora Robinson?
Me mira con curiosidad.
—¿Por qué piensas eso? —E inmediatamente entiende—. ¿Crees que ella me
—No, Anastasia. Ella no es la razón. Además, la señora Robinson aceptaría esta
Oh… pero yo lo tengo. Hago un mohín.
—Así que nada que ver con ella.
—No. Y tampoco quiero que te des placer a ti misma.
¿Qué? Ah, sí, la cláusula de la no masturbación.
—Por curiosidad… ¿Por qué?
—Porque quiero todo tu placer —su voz es ronca, pero determinada.
Oh… no tengo una respuesta para eso. A veces, sale con lo de “quiero morder ese
labio” y otras es tan egoísta. Frunzo el ceño y tomo un mordisco del bacalao,
intentando evaluar mentalmente las concesiones de lo que he ganado. La comida, el
sueño, puedo mirarlo a los ojos. Él va a ir despacio y no hemos discutidos los limites
suaves. Pero no estoy segura de que pueda enfrentarlo mientras comemos.
—Te he dado mucho en que pensar ¿no?
—¿También quieres hablar ahora de los limites suaves?
Fifty Shades of Grey E.L. James
—No en la cena.
Él sonríe.
—Algo así.
—No has comido mucho.
—Ya he tenido suficiente.
—Tres ostras, cuatro mordiscos de bacalao y un tallo de espárragos, no papas, no
nueces, no aceitunas y no has comido en todo el día. Dijiste que podía confiar en ti.
¡Por Dios! Ha mantenido un inventario.
—Christian, por favor, es que no todos los días me siento a tener conversaciones como
—Te necesito en forma y saludable, Anastasia.
—Lo sé.
—Y justo ahora, quiero sacarte ese vestido.
Trago saliva. Sacarme el vestido de Kate. Siento un tirón profundo en mi vientre. Los
músculos que ahora tengo más acostumbrados se aprietan con sus palabras. Pero no
puedo tenerlo. Su arma más potente, usada en mi contra, otra vez. Él es tan bueno en
el sexo, me he dado cuenta de eso.
—No creo que esa sea una buena idea —murmuro en voz baja—. No hemos pedido el
—¿Quieres postre? —resopla.
—Tú podrías ser el postre —murmura sugestivamente.
—No estoy segura de ser lo suficientemente dulce.
—Anastasia, eres deliciosamente dulce. Lo sé.
—Christian. Usas el sexo como un arma. Esto es realmente injusto —susurro, mirando
mis manos y luego mirándolo directamente. Él levanta sus cejas, sorprendido y veo
que está considerando mis palabras. Se acaricia la barbilla, pensativamente.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Tienes razón. Lo hago. En la vida utilizas lo que sabes, Anastasia. Eso no cambia lo
mucho que te deseo. Aquí. Ahora.
¿Cómo puede seducirme únicamente con su voz? Realmente estoy jadeando, la sangre
caliente corriendo por mis venas, mis nervios vibrando.
—Me gustaría intentar algo —respira hondo.
Frunzo el ceño. Me acaba de dar un montón de malditas ideas para procesar y ahora
—Si fueras mi sumisa, no tendrías que pensar en esto. Sería fácil. —Su voz es suave,
seductiva—. Todas esas decisiones… todo ese desgastante proceso de pensamientos
detrás de ello. ¿Qué es lo correcto para hacer? ¿Debería suceder aquí? ¿Puede pasar
ahora? No tendrías que preocuparte por ningún detalle. Eso es lo que yo haría como tu
Dominante. Y ahora, sé que me quieres, Anastasia.
Mi ceño se profundiza. ¿Cómo puede saberlo?
—Puedo saberlo porque…
Santa mierda, él está respondiendo mi pregunta no formulada. ¿También es psíquico?
—… tu cuerpo te delata. Estas apretando y juntando tus muslos, estas ruborizada y tu
respiración ha cambiado.
O, esto es demasiado.
—¿Cómo sabes lo de mis muslos? —mi voz es baja, incrédula. Están debajo de la mesa
por el amor de Dios.
—Sentí el movimiento del mantel y es una suposición calculada, basada en mis años
de experiencia. Tengo razón ¿no?
Me sonrojo y miro hacia mis manos. Es por eso que estoy paralizada en este juego de
seducción. Él es el único que conoce y entiende las reglas. Soy demasiado ingenua e
inexperta. Mi única referencia es Kate y ella no toma ninguna mierda de los hombres.
Mis otras referencias son todas ficción: Elizabeth Bennett estaría indignada, Jane Eyre
muy asustada y Tess accedería, al igual que yo.
—No he terminado mi bacalao.
—¿Prefieres ese frío bacalao que a mí?
Mi cabeza se levanta de golpe y lo miro y sus ojos grises queman como plata fundida,
con imperiosa necesidad.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Pensé que te gustaría que acabara mi plato.
—En este momento, señorita Steele, no puedo decirte una mierda por tu comida.
—Christian. No juegas limpio.
—Lo sé. Nunca lo hago.
Mi diosa interior me frunce el ceño. Puedes hacer esto, ella persuade, jugar con el dios del
sexo en su propio juego. ¿Puedo? Está bien. ¿Qué se hace? Mi inexperiencia es un albatros
alrededor de mi cuello. Cogiendo un poco de espárragos, lo miro y muerdo mi labio.
Luego, muy lentamente, coloco la punta del frío espárrago en mi boca y lo chupo.
Los ojos de Christian se amplían sólo un poco, pero me doy cuenta.
—Anastasia. ¿Qué estás haciendo?
Muerdo la punta.
—Comiendo mi espárrago.
Christian se mueve en su asiento.
—Creo que estas jugando conmigo, señorita Steele.
Finjo inocencia.
—Sólo estoy terminando mi comida, señor Grey.
El camarero elige ese momento para golpear y entrar deliberadamente. Mira
brevemente a Christian, quien le frunce el ceño pero luego asiente, así que recoge
nuestros platos. La llegada del camarero ha roto el hechizo. Y aprovecho este precioso
momento de claridad. Tengo que irme. Nuestra reunión sólo terminara de una manera
si me quedo y necesito algunos limites después de tan intensa conversación. Así como
mi cuerpo pide su toque, mi mente se está rebelando. Necesito alejarme un poco para
pensar acerca en todo lo que él ha dicho. Todavía no he tomado una decisión y su
atractivo y proezas sexuales no lo hacen nada fácil.
―¿Te gustaría un poco de postre? ―pregunta Christian, siempre un caballero, pero sus
ojos todavía arden.
―No, gracias. Creo que debería irme. ―Bajo la mirada hacia mis manos.
―¿Irte? ―Él no puede esconder su sorpresa.
El mesero se va precipitadamente.
Fifty Shades of Grey E.L. James
―Sí. ―Es la decisión correcta. Si me quedo aquí, en esta habitación con él, me follará.
Me pongo de pie, a propósito―. Ambos tenemos la ceremonia de graduación mañana.
Christian se pone de pie automáticamente, revelando años de arraigada cortesía.
―No quiero que te vayas.
―Por favor… tengo que hacerlo.
―¿Por qué?
―Porque me has dado mucho en qué pensar… necesito algo de distancia.
―Podría hacer que te quedaras ―amenaza.
―Sí, podrías fácilmente, pero no quiero que lo hagas.
Pasa su mano por su cabello, mirándome cuidadosamente.
―Sabes, cuando llegaste a mi oficina para entrevistarme, eras toda “sí señor, no
señor”. Creí que eras una sumisa completamente natural. Pero francamente,
Anastasia, no estoy seguro de que tengas un hueso de sumisa en tu delicioso cuerpo.
Se mueve lentamente hacia mí mientras habla, su voz tensa.
―Puede que tengas razón ―suspiro.
―Quiero la oportunidad de explorar la posibilidad de que lo tengas ―murmura,
mirándome directamente. Extiende su mano y acaricia mi rostro, su pulgar recorriendo
mi labio inferior―. No conozco otra manera, Anastasia. Esto es quién soy.
―Lo sé.
Se inclina para besarme, pero se detiene antes de que sus labios toquen los míos, sus
ojos buscando los míos, queriendo, pidiendo permiso. Levanto mis labios hacia los
suyos y él me besa y, porque no sé si alguna vez lo besaré de nuevo, me dejo ir, mis
manos moviéndose a su propio ritmo y enredándose en su cabello, empujándolo hacia
mí, mi boca abierta, mi lengua acariciando la suya. Su mano sujeta mi cuello mientras
profundiza el beso, respondiendo a mi ardor. Su otra mano se desliza sobre mi espalda
y aterriza en la base de mi columna vertebral mientras me empuja contra su cuerpo.
―¿No puedo persuadirte de que te quedes? ―suspira entre besos.
―Pasa la noche conmigo.
Fifty Shades of Grey E.L. James
―¿Y no tocarte? No.
―Chica imposible. ―Retrocede, mirándome―. ¿Por qué creo que estás diciéndome
―Porque me voy ahora mismo.
―Eso no es lo que quiero decir y lo sabes.
―Christian, tengo que pensar en esto. No sé si pueda tener la clase de relación que
Él cierra sus ojos y presiona su frente contra la mía, dándonos la oportunidad de
ralentizar nuestras respiraciones. Después de un momento, besa mi frente, inhala
profundamente, su nariz en mi cabello y luego me libera, dando un paso atrás.
―Como desee, señorita Steele ―dice, su cara impasible―. Te escoltaré al vestíbulo.
Extiende su mano. Inclinándome, tomo mi bolso y pongo mi mano en la suya. Santa
mierda, esto podría ser todo. Lo sigo dócilmente por las enormes escaleras y hacia el
vestíbulo, mi cuero cabelludo picando, mi sangre bombeando. Este podría ser el último
adiós si decido decir no. Mi corazón se contrae dolorosamente en mi pecho. Qué
cambio. La diferencia que un momento de claridad puede hacerle a una chica.
―¿Tienes tu boleto de estacionamiento?
Busco en mi bolso y le entrego el boleto que él le da al portero. Lo miro de soslayo
mientras nos quedamos esperando.
―Gracias por la cena ―murmuro.
―Es un placer como siempre, señorita Steele ―dice educadamente, sin embargo,
parece inmerso en sus pensamientos, completamente distraído.
Mientras levanto la mirada para mirarlo, guardo su hermoso perfil en mi memoria. La
idea de no poder verlo de nuevo me persigue, molesta y demasiado dolorosa para ser
contemplada. Se gira repentinamente, bajando su mirada hacia mí, su expresión
―Vas a mudarte este fin de semana a Seattle. Si tomas la decisión correcta, ¿puedo
verte el domingo? ―Suena dudoso.
―Ya veremos. Quizás. ―Suspiro. Momentáneamente, parece aliviado, luego frunce el
Fifty Shades of Grey E.L. James
―Hace frío ahora, ¿no tienes una chaqueta?
Sacude la cabeza con irritación y se quita su chaqueta.
―Toma. No quiero que te enfermes.
Parpadeo hacia él mientras la sostiene para mí y mientras extiendo mis brazos hacia
atrás, recuerdo el momento en su oficina cuando deslizó el abrigo en mis hombros, la
primera vez que lo conocí y el efecto que tuvo en mí entonces. Ahora ha cambiado, de
hecho, es más intenso. Su chaqueta es cálida, demasiado grande y huele a él. Oh Dios
mío… delicioso.
Mi auto aparece. La boca de Christian se abre.
―¿Eso es lo que conduces? ―Está horrorizado. Tomando mi mano, me lleva afuera.
El aparcador sale, me entrega mis llaves y Christian fríamente le entrega un poco de
―¿Es apto para circular? ―Está mirándome ahora.
―¿Te llevará hasta Seattle?
―Sí. Lo hará.
―¿Sin peligro?
―Sí ―chasqueo, exasperada―. De acuerdo, es vieja. Pero es mía y es apta para
circular. Mi padrastro la compró para mí.
―Oh, Anastasia, creo que podemos hacerlo mejor que esto.
―¿Qué quieres decir? ―La compresión aparece―. No vas a comprarme un auto.
Me mira con el ceño fruncido, su mandíbula tensa.
―Ya veremos ―dice herméticamente.
Hace una mueca mientras abre la puerta del conductor y me ayuda a entrar. Me quito
mis zapatos y bajo la ventana. Está mirándome, su expresión insondable, sus ojos
―Conduce con cuidado ―dice tranquilamente.
Fifty Shades of Grey E.L. James
―Adiós Christian. ―Mi voz está ronca por las lágrimas no derramadas… Caray, no
voy a llorar. Le doy una pequeña sonrisa.
Mientras me alejo conduciendo, mi pecho se contrae, mis lágrimas empiezan a caer,
ahogo un sollozo. Algunas lágrimas están cayendo por mi cara y realmente no
entiendo por qué estoy llorando. Estaba defendiéndome. Él explicó todo. Fue claro.
Me quiere, pero la verdad es que necesito más. Necesito que me quiera como yo quiero
y lo necesito y en el fondo, sé que eso no es posible. Simplemente estoy abrumada.
Ni siquiera sé cómo catalogarlo. Si hago esto… ¿será mi novio? ¿Seré capaz de
presentarlo a mis amigos? Salir a bares, al cine, a jugar bolos incluso, ¿con él? La
verdad es que creo que no lo haré. No me dejará tocarlo y no me dejará dormir con él.
Sé que no he tenido estas cosas en mi pasado, pero las quiero en mi futuro. Y ese no es
el futuro que él concibe.
Qué pasa si digo sí y en tres meses él dice no, que ha tenido suficiente de intentar
moldearme como algo que no soy. ¿Cómo me sentiré? Habré invertido
emocionalmente tres meses, haciendo cosas que no estoy segura que quiera hacer. Y si
entonces él dice no, acuerdo terminado, ¿cómo podría hacer frente con ese nivel de
rechazo? Quizás es mejor retroceder ahora con la autoestima que tengo
razonablemente intacta.
Pero el pensamiento de no verlo de nuevo es agonizante. ¿Cómo se ha metido bajo mi
piel tan rápidamente? No puede ser simplemente sexo… ¿verdad? Seco las lágrimas de
mis ojos. No quiero examinar mis sentimientos por él. Estoy asustada de lo que
descubriré si lo hago. ¿Qué voy a hacer?
Aparco afuera de nuestro dúplex. No hay luces encendidas. Kate debe estar fuera.
Estoy aliviada. No quiero que me atrape llorando de nuevo. Mientras me desvisto,
enciendo la malvada máquina y en mi bandeja de entrada hay un mensaje de
De: Christian Grey
Asunto: Esta noche
Fecha: 25 Mayo 2011 22:01
Para: Anastasia Steele
Fifty Shades of Grey E.L. James
No entiendo por qué huiste esta noche. Sinceramente, espero haber contestado a todas tus
preguntas. Sé que te he dado un acuerdo enorme por contemplar y espero fervientemente que le des
a mi propuesta una seria consideración. Realmente quiero hacer este trabajo. Lo tomaremos
Confía en mí.
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
Su correo electrónico me hace llorar más. No soy una fusión. No soy una adquisición.
Leyendo esto, bien podría serlo. No respondo. Simplemente no sé qué decirle. Me
meto en mi pijama, envolviendo su chaqueta a mí alrededor. Me subo a la cama.
Mientras me acuesto mirando a la oscuridad, pienso en todas las veces que me advirtió
que me mantuviera alejada.
“Anastasia, deberías mantenerte alejada de mí. No soy el hombre para ti. No quiero tener una
novia. No soy la clase de hombre de corazones y flores. No hago el amor. Esto es todo lo que
Y mientras lloro en mi almohada silenciosamente, esta es la última idea a la que me
aferro. Es todo lo que sé, también. Tal vez juntos podemos trazar un nuevo curso.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Capítulo 14
hristian está de pie sobre mí, empuñando una fusta de cuero trenzado. Lleva
un Levi’s viejo, descolorido y rasgado, nada más. Toquetea la fusta poco a
poco en la palma de su mano mientras me mira. Sonríe, triunfante. No me
puedo mover. Estoy desnuda y encadenada, despatarrada en una gran cama con dosel.
Estirándose hacia adelante, arrastra la punta de la fusta desde la frente hacia abajo por
la longitud de mi nariz, por lo que puedo oler el cuero y sentirlo sobre mis labios
abiertos y jadeantes. Empuja la punta en mi boca para que pueda degustar el suave y
lujoso cuero.
—Chupa —me ordena con su suave voz. Mi boca se cierra sobre la punta mientras
—Basta —dice bruscamente.
Estoy jadeando una vez más cuando él tira la fusta de mi boca y la arrastra por mi
barbilla y mi cuello. Él se gira y luego, poco a poco, continúa arrastrando la punta por
mi cuerpo, a lo largo de mi esternón, entre mis pechos, por encima de mi torso hasta el
ombligo. Estoy jadeando, retorciéndome, tirando en contra de mis esposas que cortan
mis muñecas y mis tobillos. Gira la punta alrededor de mi ombligo, luego continúa
arrastrando la punta por mi vello púbico y hasta mi clítoris. Toquetea la fusta, golpea
mi punto dulce con una bofetada y me vengo, gloriosamente, gritando mi liberación.
De repente, me despierto, sin aliento, cubierta de sudor y sintiendo las secuelas de mi
orgasmo. Santo infierno. Estoy totalmente desorientada. ¿Qué demonios ha pasado?
Estoy en mi cuarto sola. ¿Cómo? ¿Por qué? Me siento de golpe, sorprendida... wow. Es
por la mañana. Echo un vistazo a mi reloj de alarma: las ocho de la mañana. Pongo mi
cabeza en mis manos. No sabía que pudiera soñar con sexo. ¿Fue algo que comí? Tal
vez las ostras y mi investigación en Internet manifiestándose en mi primer sueño
húmedo. Es desconcertante. No tenía idea de que podía llegar al orgasmo en mi sueño.
Kate está saltando alrededor de la cocina cuando entro tambaleándome.
—Ana, ¿estás bien? Te ves rara. ¿La chaqueta que llevas puesta es de Cristian?
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Estoy bien. —Maldita sea, debería haberme mirado en el espejo. Evito sus
penetrantes ojos verdes. Todavía estoy recuperándome de mi evento matutino—. Sí,
esta es la chaqueta de Christian.
Ella frunce el ceño.
—¿Has dormido?
—No muy bien.
Me dirijo a la tetera. Tengo que tomar té.
—¿Cómo estuvo la cena?
Así que comienza.
—Comimos ostras. Seguidas por bacalao, así que diría que hubo bastante pescado.
—Uf... odio las ostras y no quiero saber sobre la comida. ¿Cómo era Christian? ¿De
qué hablaron?
—Era atento. —Me detengo.
¿Qué puedo decir? Su estatus de VIH es claro, está muy metido en juegos de roles,
quiere que obedezca todas sus órdenes, lastimó a alguien a quién ató al techo de su
habitación y quería tener sexo en el comedor privado. ¿Sería eso un buen resumen?
Trato desesperadamente de recordar algo de mi encuentro con Christian que pueda
hablar con Kate.
—No aprueba a Wanda
—¿Quién lo hace, Ana? Esa es noticia vieja. ¿Por qué eres tan tímida? Ríndete, novia.
—Oh, Kate, hablamos de muchas cosas. Ya sabes: lo quisquilloso que es con la
comida. Casualmente le gustaba tu vestido. —El agua ha hervido así que me hago un
poco de té—. ¿Quieres tomar té? ¿Quieres que escuche el discurso de hoy?
—Sí, por favor. Trabajé en él anoche en la casa de Lilah. Voy a ir a buscarlo. Y sí, me
encantaría tomar un té. —Kate corre fuera de la cocina.
Uf, Katherine Kavanagh desviada. Corto una rebanada de pan y la pongo en la
tostadora. Me sonrojo recordando mi sueño tan vívido. ¿Qué diablos fue eso?
Ayer por la noche me costó conciliar el sueño. Mi cabeza era un hervidero de diversas
opciones. Estoy muy confundida. La idea de Christian de una relación se parece más a
una oferta de trabajo. Se ha fijado una hora, una descripción del trabajo y un
Fifty Shades of Grey E.L. James
procedimiento conciliatorio bastante duro. No es como preveía mi primer amor; pero
por supuesto, Cristian no hace el amor. Si yo le digo que quiero más, puede decir que
no... y podría poner en peligro lo que él ha ofrecido. Y esto es lo que más me preocupa
porque yo no quiero perderlo. Pero no estoy segura de tener la valentía para ser su
sumisa... en el fondo, son las palmadas y los látigos lo que me disuaden. Soy una
cobarde física y recorreré un largo camino para evitar el dolor. Pienso en mi sueño...
¿es así como será? Mi diosa interior salta hacia arriba y hacia abajo con pompones de
porristas gritándome que sí.
Kate vuelve a la cocina con su computadora portátil. Me concentro en mi bagel y
escucho con paciencia mientras ejecuta su discurso de despedida.
Estoy vestida y lista para cuando llega Ray. Abro la puerta principal y él está de pie en
el porche en su desproporcionado traje. Una oleada de calor, gratitud y amor por este
sencillo hombre raya a través de mí y lanzo mis brazos a su alrededor en una
exhibición inusual de cariño. Se ha quedado desconcertado, aturdido.
—Oye, Annie, me alegro de verte a ti también —dice entre dientes mientras me
abraza. Ajustando mi espalda, sus manos sobre mis hombros, me mira de arriba abajo
con el ceño fruncido—. ¿Estás bien, niña?
—Por supuesto, papá, ¿no puede una niña estar complacida de ver a su viejo? —Él
sonríe, sus ojos oscuros se arrugan en las esquinas y me sigue a la sala de estar—. Te
ves bien —dice.
—Este es el vestido de Kate. —Miro el vestido gris de gasa y espalda descubierta.
Frunce el ceño.
—¿Dónde está Kate?
—Se ha ido a la escuela. Va a dar un discurso, por lo que tiene que estar más
—¿Deberíamos ir?
—Papá, tenemos media hora. ¿Quieres un té? Y puedes decirme cómo están todos en
Montesano. ¿Cómo estuvo el viaje?
Ray lleva su auto a través del estacionamiento del campus y seguimos a la corriente de
humanidad punteada con omnipresentes togas negras y rojas dirigiéndose hacia el
salón de deportes.
—Buena suerte, Annie. Pareces muy nerviosa, ¿tienes que hacer algo?
Fifty Shades of Grey E.L. James
Mierda... ¿por qué ha elegido hoy para ser tan observador?
—No, papá. Es un gran día. —Y voy a verlo.
—Sí, mi niña ha conseguido un título. Estoy orgulloso de ti, Annie.
—Oh... gracias Ray. —Amo a este hombre.
El auditorio está lleno de gente. Ray ha ido a sentarse con los otros padres de familia y
admiradores en los bancos inclinados, mientras yo hago mi camino hacia mi asiento.
Estoy usando mi toga negra, mi capucha y me siento protegida por ellas, anónima. No
hay nadie en el escenario todavía, pero me parece que no puede calmar mis nervios.
Mi corazón late con fuerza y mi respiración es lenta. Él está aquí, en algún lugar. Me
pregunto si Kate está hablando con él, quizá interrogándolo. Me dirijo a mi asiento
entre los compañeros cuyos apellidos comienzan con S. Estoy en la segunda fila,
proporcionándome aún más anonimato. Miro detrás de mí y ubico a Ray sentado en
lo alto de las gradas. Lo saludo. Él tímidamente me da un medio saludo de regreso.
Me siento y espero.
El auditorio se llena rápidamente y el zumbido de las voces excitadas se hace más y
más fuerte. Las filas de asientos delanteras se llenan. Estoy sentada entre dos de otras
facultades a las que no conozco. Obviamente ellas son amigas cercanas y hablan con
excitación a través de mí.
A las once en punto, el rector aparece desde atrás del escenario, seguido por los tres
vicerrectores y luego los profesores adjuntos, todos ataviados con sus vestiduras negras
y rojas. Nos levantamos y aplaudimos a nuestro personal docente. Algunos profesores
asienten y saludan, otros lucen aburridos. El profesor Collins, mi tutor y mi profesor
favorito, parece que se acaba de caer de la cama, como de costumbre. Los últimos en
el escenario son Kate y Christian. Christian se destaca con su traje a medida gris,
reflejos cobre brillando en su cabello bajo las luces del auditorio. Se ve tan serio y
autónomo. Cuando se sienta, desabrocha su chaqueta y vislumbro la corbata. Mierda...
¡esa corbata! Me froto las muñecas reflexivamente. No puedo quitar mis ojos de él —su
belleza distrae tanto como siempre— y está usando la corbata a propósito, sin duda.
Puedo sentir mi boca presionarse en una línea dura. El público se sienta y cesan los
—¡Míralo! —Una de las chicas a mi lado suspira con entusiasmo en dirección a su
—Es tan ardiente.
Me pongo rígida. Estoy segura de que no hablan del Profesor Collins.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Debe ser Christian Grey.
—¿Estará soltero?
Me irrito.
—Creo que no —murmuro.
—Oh. —Ambas chicas me miran con sorpresa.
—Creo que es gay —cuchicheo.
—Qué lástima. —Una de las chicas profiere un gimoteo.
Cuando el rector se pone de pie y da inicio al evento con su discurso, veo a Christian
escaneando sutilmente la sala. Me hundo en el asiento, encorvándome, intentando
pasar desapercibida. Fallo miserablemente cuando, un segundo más tarde, sus ojos
grises se encuentran con los míos. Se me queda mirando, su rostro es impasible,
completamente inescrutable. Me retuerzo incómoda, hipnotizada por su mirada y
siento el rubor propagarse por mi rostro. Al instante, recuerdo el sueño de esta mañana
y los músculos de mi vientre se contraen deliciosamente. Tomo una fuerte inhalación.
Puedo ver la sombra de una sonrisa cruzar sus labios, pero es efímera. Brevemente
cierra los ojos, los vuelve abrir y es entonces cuando recobra su expresión indiferente.
Tras una rápida mirada al rector, se queda mirando hacia el frente centrándose en el
emblema de la WSU que cuelga sobre la entrada. No vuelve a mirarme. El rector
continúa en el micrófono con su monótono discurso y Christian sigue sin mirarme,
simplemente se queda mirando hacia el frente.
¿Por qué no me mira? ¿Quizá haya cambiado de opinión? Una ola de inquietud se
apodera de mí. Tal vez la salida de ayer por la noche fue también el fin para él. Se
cansó de esperar a que tomara una decisión. Ay no, podría haberlo echado a perder
por completo. Recuerdo entonces su correo electrónico de ayer por la noche. Quizá
está enfadado por no haberle contestado.
De repente, la sala estalla en aplausos cuando la señorita Katherine Kavanagh se
apodera del escenario. El rector se sienta y Kate lanza su hermosa y larga cabellera
hacia atrás mientras coloca sus notas sobre el podio. Se toma su tiempo sin dejarse
intimidar por el millar de personas boquiabiertos frente a ella. Sonríe cuando está lista,
mira hacia la cautivada multitud y pone en marcha su elocuente discurso. Se la ve tan
serena y graciosa, las chicas a mi lado estallan al instante de hacer su primera broma.
Oh Katherine Kavanagh, tú sí que puedes ofrecer un buen discurso. Me siento tan orgullosa de
ella en ese momento, mis errantes pensamientos de Christian son dejados de lado. A
pesar de haber escuchado su discurso con anterioridad, presto con atención. Ella dirige
la sala y envuelve al público en la palma de su mano.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Su tema es “Y después de la Universidad, ¿qué?” Pues, en efecto. Christian observa a
Kate, sus cejas arqueadas en... sorpresa, creo. Sí, podría haber sido Kate quién lo
entrevistara. Y también podría haber sido Kate a quién ahora le estuviera haciendo sus
propuestas indecentes. La hermosa Kate y el hermoso Christian juntos. Yo podría ser
como las dos chicas sentadas a mi lado, admirándolo a la distancia. Sé que Kate no le
habría dado ni la hora. ¿Cómo era que lo había llamado el otro día? “Espeluznante”.
La idea de una confrontación entre Kate y Christian me hace sentir incómoda. Tengo
que decir que no sabría a cuál de ellos apostarle.
Kate termina su discurso con una floritura y de forma espontánea todos se ponen de
pie, aplaudiendo y vitoreando, su primera gran ovación. La vitoreo y le sonrío
radiantemente y ella me sonríe en respuesta de oreja a oreja. Buen trabajo, Kate. Se
sienta y el público hace lo mismo. Entonces, el rector se levanta y presenta a
Christian… santa mierda. Christian va a dar un discurso. El rector aborda brevemente
sus logros: Gerente General de su propia compañía de extraordinario éxito, un hombre
—Y también un importante benefactor para nuestra Universidad, por favor, démosle la
bienvenida al señor Christian Grey.
El rector le da un fuerte apretón de manos a Christian y entonces, comienza una
oleada de aplausos de cortesía. Tengo el corazón en la garganta. Se acerca al podio y
estudia la sala. Se le ve tan confiado allí de pie frente a todos nosotros, tal como lo hizo
Kate antes de él. Las dos chicas a mi lado se inclinan embelesadas hacia adelante. De
hecho, creo que la mayoría de la audiencia femenina también se acerca un centímetro
más hacia adelante, al igual que unos pocos hombres. Es entonces cuando comienza,
su voz es suave, medida e hipnotizante.
—Estoy profundamente agradecido y también conmovido por el gran halago que me
han concedido hoy las autoridades de la WSU. Se me ofrece una rara oportunidad
para hablar de la impresionante labor del departamento de ciencias del medio
ambiente aquí en la universidad. Nuestro objetivo es desarrollar métodos agrícolas
viables y ecológicamente sustentables para los países tercermundistas, nuestro objetivo
final es ayudar a erradicar el hambre y la pobreza en todo el mundo. Más de un billón
de personas, principalmente en la África Subsahariana, Asia Meridional y América
Latina, viven en pobreza extrema. La agricultura disfuncional es la moneda corriente
en estas partes del mundo, lo cual termina por resultar en destrucción ecológica y
social. He experimentado de primera mano el hambre. Este es un viaje muy personal
para mí…
Mi mandíbula cae al suelo. ¿Qué? Christian pasó hambre alguna vez. Mierda, eso
explica muchísimas cosas. Recuerdo entonces la entrevista, él realmente quiere
Fifty Shades of Grey E.L. James
alimentar al mundo. Me devano los sesos con desesperación intentando recordar lo
qué Kate había escrito en el artículo. Adoptado a los cuatro años, creo. No puedo
imaginar a Grace haciéndolo pasar hambre, así que debe haber sido antes de esa
época. Trago con fuerza, mi corazón se encoge ante la idea de un niño pequeño de
ojos grises hambriento. Oh, no. ¿Qué clase de vida tuvo antes de que lo acogieran y
rescataran los Grey?
Me siento presa de un crudo sentimiento de indignación por el pobre, filantrópico,
ligeramente jodido de la cabeza y algo pervertidillo Christian... aunque estoy segura de
que no se vería a si mismo de esta manera y repelería además cualquier pensamiento
de compasión o simpatía. Abruptamente, todo el mundo se pone de pie y estalla en
aplausos. Los sigo aunque no he escuchado ni la mitad de su discurso. Hace todas
estas buenas obras, dirige su enorme empresa y me persigue, todo al mismo tiempo. Es
abrumador. Recuerdo las breves conversaciones que ha tenido acerca de Darfur… todo
encaja. Comida.
Sonríe brevemente ante el caluroso aplauso, incluso Kate está aplaudiendo, para luego
volver a su asiento. No mira hacia donde estoy. Mientras tanto, sigo trastornada
intentando asimilar esta nueva información acerca de él.
Uno de los vicerrectores se levanta y comienza el largo y tedioso proceso de
recolección de nuestros títulos. Hay alrededor de unos cuatrocientos para ser
entregados, transcurre más de una hora antes de escuchar mi nombre. Me abro paso
hasta el escenario entre dos chicas que ríen tontamente. Christian me da una mirada, la
que es cálida pero cauta
—Felicidades, señorita Steele —dice y estrecha mi mano, apretándola suavemente.
Siento la chispa de su piel contra la mía—. ¿Tienes algún problema con el ordenador?
Frunzo el ceño en cuanto me da el título.
—Entonces, ¿estás haciendo caso omiso de mis mensajes?
—Sólo vi el de la unión y las adquisiciones.
Me mira con curiosidad.
—Más tarde —dice y me tengo que mover porque estoy causando demora en la línea.
Vuelvo a mi asiento. ¿Mensajes? Debe haber enviado otro. ¿Qué decía?
La ceremonia se toma otra hora para concluir. Es interminable. Por último, el rector
llama a los miembros del profesorado para un aplauso aún más entusiasta, precedido
Fifty Shades of Grey E.L. James
por Christian y Kate. Christian no me mira, aun cuando deseo que lo haga. Mi diosa
interna no está contenta.
Mientras permanezco de pie a la espera de que nuestra hilera se disperse, Kate me
llama. Se abre paso desde detrás del escenario hacia dónde estoy.
—Christian quiere hablarte —grita. Las dos chicas que estaban a mi lado, ahora de pie,
se dan la vuelta y me miran boquiabiertas.
—Me envió para acá —continúa.
—Tu discurso fue increíble, Kate.
—Lo fue, ¿no? —Sonríe—. ¿Vienes? Puede ser muy insistente. —Pone sus ojos en
blanco y yo sonrío.
—No tienes idea. No puedo dejar a Ray por mucho tiempo. —Miro hacia Ray y
levanto mis dedos indicando cinco minutos. Él asiente, diciendo que está bien y sigo a
Kate dentro del corredor detrás del escenario. Christian está hablando con el rector y
dos profesores. Levanta la vista cuando me ve.
—Permítanme, caballeros. —Lo escucho murmurar. Viene hacia mí y le sonríe
brevemente a Kate.
—Gracias —dice y antes de que pueda responderle, sujeta mi codo y me conduce
dentro de lo que parece un camarín de hombres. Revisa que esté vacío y luego asegura
la puerta.
Santa mierda, ¿qué tiene en mente? Pestañeo mientras se da vuelta hacia mí.
—¿Por qué no me has enviado un correo electrónico? ¿O respondido mis mensajes? —
Me fulmina con la mirada. Estoy perpleja.
—Hoy no he revisado ni mi computador ni mi teléfono. —Mierda, ¿había estado
intentando llamar? Utilizo mi técnica de distracción que es tan efectiva con Kate—.
Fue un gran discurso.
—Explica tus problemas conmigo sobre la comida.
Desliza una mano por su cabello, exasperado.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Anastasia, no quiero ir allí en este momento. —Cierra sus ojos, luciendo
adolorido—. He estado preocupado por ti.
—Preocupado, ¿por qué?
—Porque te fuiste a casa en esa trampa mortal que llamas coche.
—¿Qué? No es una trampa mortal. Está bien. José lo revisa regularmente para mí.
—José, ¿el fotógrafo? —Los ojos de Christian se entrecierran, su cara se congela. Oh
—Si, el Beetle solía pertenecer a su madre.
—Si y probablemente a su madre y su madre antes de ella. No es seguro.
—Lo he manejado por casi tres años. Siento que te preocuparas. ¿Por qué no llamaste?
—Por Dios, está exagerando.
Respira profundamente.
—Anastasia, necesito una respuesta. Esta espera me está volviendo loco.
—Christian, yo… mira, dejé a mi padrastro solo.
—Mañana. Quiero una respuesta mañana.
—Bien. Mañana te la daré. —Pestañeo.
Se aleja, contemplándome fríamente y sus hombros se relajan.
—¿Te quedas por una copa? —pregunta.
—No sé lo que Ray quiere hacer.
—¿Tu padrastro? Me gustaría conocerlo.
Oh no… ¿por qué?
—No estoy segura de que sea una buena idea.
Christian le quita el seguro a la puerta, su boca en una severa línea.
—¿Estás avergonzada de mi?
—¡No! —Es mi turno de sonar exasperada—. ¿Presentarte a mi papa como qué? “Este
es el hombre que me desvirgó y quiere que comencemos una relación BDSM.” No
estás usando zapatos para correr.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Christian me observa y luego sus labios se curvan en una sonrisa. A pesar del hecho de
que estoy enojada con él, mi rostro responde, contra mi voluntad, con una sonrisa.
—Sólo para que sepas, puedo correr bastante rápido. Sólo dile que soy tu amigo,
Él abre la puerta y salgo. Mi mente está dando vueltas. El rector, los tres vice-rectores,
cuatro profesores y Kate me miran fijamente cuando camino apresuradamente a su
lado. Santa mierda. Dejando a Christian con el profesorado, voy a buscar a Ray.
Dile que soy tu amigo. Amigo con beneficios, mi subconsciente pone mala cara. Lo sé, lo
sé. Sacudo el desagradable pensamiento fuera. ¿Cómo lo voy a presentar ante Ray? El
salón está todavía lleno, al menos hasta la mitad y Ray no se ha movido de su lugar.
Me ve, saluda con la mano y hace su camino hacia abajo.
—Oye, Annie. Felicitaciones. —Me rodea con su brazo.
—¿Te gustaría venir y tomar una copa en el encarpado?
—Seguro. Es tú día. Guíame.
—No tenemos que hacerlo si no quieres. —Por favor di que no…
—Annie, he estado sentado por dos horas y media escuchando todo tipo de parloteo.
Necesito una copa.
Rodeo su brazo con el mío y salimos lentamente con la multitud hacia la calidez del
mediodía. Pasamos la fila del fotógrafo oficial
—Oh, eso me recuerda. —Ray saca una cámara digital de su bolsillo—. Una para el
álbum, Annie. —Ruedo mis ojos mientras él saca una foto de mí.
—¿Puedo quitarme la toga y el birrete ahora? Me siento algo ñoña.
Te ves algo ñoña… mi subconsciente está en su mejor humor irritable. ¿Así que le vas a
presentar a Ray el hombre con el que estás teniendo sexo? Está observándome sobre sus
anteojos con forma de alas. Estaría tan orgulloso. Dios, a veces la odio.
El encarpado es inmenso y está abarrotado: estudiantes, padres, profesores y amigos,
todos charlando felizmente. Ray me pasa una copa de champaña o vino barato con
gas, sospecho. No está helado y es dulce. Mis pensamientos vuelven a Christian… no le
va a gustar esto.
—¡Ana! —Me doy la vuelta y Ethan Kavanagh me levanta en sus brazos. Me hace
girar alrededor sin derramar mi vino, que hazaña—. ¡Felicitaciones! —Me sonríe
radiantemente, brillantes ojos verdes.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Que sorpresa. Su sucio cabello rubio alborotado luciendo sexy. Es tan hermoso como
Kate. El parecido familiar es asombroso.
—Wow, ¡Ethan! Qué lindo verte. Papá, éste es Ethan, el hermano de Kate. Ethan, este
es mi papá, Ray Steele. —Sacuden sus manos, mi papá fríamente evaluando al señor
—¿Cuándo volviste de Europa? —pregunto.
—Volví hace una semana, pero quería sorprender a mi hermanita —dice con
—Eso es muy dulce. —Le sonrío.
—Es Valedictorian37, no me podía perder eso. —Luce inmensamente orgulloso de su
—Dio un discurso increíble.
—Lo hizo —coincide Ray.
Ethan tiene su brazo alrededor de mi cintura cuando levanto la mirada hacia los
glaciales ojos grises de Christian Grey. Kate está a su lado.
—Hola, Ray. —Kate besa a Ray en ambas mejillas, haciéndolo sonrojar—. ¿Conoces
al novio de Ana? Christian Grey.
Santa mierda… ¡Kate! ¡Mierda! Toda la sangre se escapa de mi rostro.
—Señor Steele, es un placer conocerlo —dice Christian con suavidad, cálidamente, sin
siquiera ruborizarse por la introducción de Kate. Extiende su mano y Ray, con todo el
crédito para él, la toma sin mostrar una insinuación de la espectacular sorpresa que le
ha dado.
Muchísimas gracias, Katherine Kavanagh, pienso echando humo. Creo que mi
subconsciente se ha desmayado.
—Señor Grey —murmura Ray, su expresión indescifrable, excepto tal vez por la ligera
ampliación de sus grandes ojos marrones. Se deslizan por mi rostro con una mirada de
cuando-ibas-a-darme-esta-noticia. Me muerdo el labio.
—Y esta es mi hermano, Ethan Kavanagh —dice Kate a Christian.
37 Valedictorian: Estudiante que da el discurso el día de su graduación, o que tiene las mejores notas.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Christian vuelve su mirada ártica sobre Ethan, quien todavía tiene un brazo a mí
—Señor Kavanagh.
Se dan la mano. Christian alarga la suya hacia mí.
—Ana, nena —murmura y estoy a punto de morir ante el cariño.
Me aparto del agarre de Ethan mientras Christian le sonríe con frialdad y tomo mi
lugar a su lado. Kate me sonríe. Ella sabe exactamente lo que está haciendo, ¡zorra!
—Ethan, mamá y papá querían hablar. —Kate se lleva a Ethan a rastras.
—Entonces, ¿hace cuánto tiempo se conocen? —Ray mira impasiblemente de
Christian hacia mí.
El poder de la palabra me ha abandonado. Quiero que la tierra me trague. Christian
pone su brazo a mí alrededor, rozando con su dedo pulgar mi espalda desnuda en una
caricia, antes de que su mano tome mi hombro.
—Un par de semanas más o menos ahora —dice sin problemas—. Nos conocimos
cuando Anastasia vino a entrevistarme para la revista estudiantil.
—No sabía que trabajabas en la revista estudiantil, Ana. —La voz de Ray es una
tranquila amonestación, revelando su irritación. Mierda.
—Kate estaba enferma —murmuro. Es todo lo que logro decir.
—Buen discurso el que dio, señor Grey.
—Gracias, señor. Entiendo que es un pescador entusiasta.
Ray levanta sus cejas y sonríe, una sonrisa rara, genuina y de buena fe de Ray Steele y
ahí van, hablando de pesca. De hecho, pronto me siento excediendo los requisitos.
Está persuadiendo a mi papá con su encanto... como lo hizo contigo, mi subconsciente
me contesta bruscamente. Su poder no conoce límites. Me excuso para ir y encontrar a
Está hablando con sus padres que son encantadores y me saludan con afecto como
siempre. Intercambiamos breves palabras corteses, sobre todo acerca de sus próximas
vacaciones en Barbados y de nuestra mudanza.
—Kate, ¿cómo pudiste delatarme con Ray? —siseo a la primera oportunidad de no ser
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Porque sabía que nunca lo harías y quiero ayudar con los problemas de compromiso
de Christian. —Kate me sonríe con dulzura.
Frunzo el ceño. ¡Soy yo la que no se comprometerá con él, tonta!
—Él parece muy tranquilo acerca de esto, Ana. No te preocupes. Míralo ahora,
Christian no puede apartar sus ojos de ti. —Levanto la mirada y tanto Ray como
Christian me están mirando—. Ha estado observándote como un halcón.
—Mejor voy a rescatar a Ray o a Christian. No sé a quién. ¡Aún no hemos terminado,
Katherine Kavanagh! —La miro.
—Ana, te hice un favor —grita tras de mí.
—Hola. —Les sonrío a los dos cuando regreso.
Parecen estar bien. Christian está disfrutando de una broma privada y mi papá se ve
increíblemente relajado dado que está en una situación social. ¿Qué han estado
discutiendo, aparte de los peces?
—Ana, ¿dónde están los baños?
—Vuelve a salir hasta el frente de la carpa y hacia la izquierda.
—Nos vemos en un momento. Ustedes diviértanse chicos.
Ray se dirige hacia fuera. Le echo un vistazo nerviosamente a Christian. Nos
detenemos brevemente mientras un fotógrafo toma una foto de los dos.
—Gracias, señor Grey. —El fotógrafo se escabulle fuera. Parpadeo por el flash.
—¿Así que también has cautivado a mi padre?
—¿También? —Los ojos grises de Christian arden y levanta una ceja en modo de
pregunta. Me sonrojo. Levanta su mano y traza mi mejilla con sus dedos.
—Oh, me gustaría saber qué estás pensando, Anastasia —susurra oscuramente,
ahuecando mi barbilla y levanta mi cabeza para que podamos mirarnos fijamente a los
ojos del otro.
Mi respiración se dificulta. ¿Cómo puede tener este efecto sobre mí, incluso en esta
tienda llena de gente?
—En este momento, estoy pensando que bonita corbata —suspiro.
Él se ríe.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Recientemente se ha convertido en mi favorita.
Me sonrojo hasta volverme escarlata.
—Te ves hermosa, Anastasia, este vestido atado en el cuello te queda bien y puedo
acariciar tu espalda, sentir tu hermosa piel.
De repente, es como si estuviéramos solos en la habitación. Sólo nosotros dos, mi
cuerpo entero ha vuelto a la vida, cada terminación nerviosa cantando en voz baja, esa
electricidad tirando de mí hacia él, cargándose entre nosotros.
—Sabes que va a ser bueno, ¿verdad, cariño? —susurra. Cierro mis ojos mientras mis
entrañas se desenrollan y se funden.
—Pero quiero más —le susurro.
—¿Más? —Me mira perplejo, sus ojos oscureciéndose. Asiento con la cabeza y trago.
Ahora lo sabe.
—Más —dice una vez más en voz baja. Probando la palabra, una palabra pequeña y
simple, pero tan llena de promesas. Su pulgar traza mi labio inferior—. Quieres
corazones y flores.
Asiento otra vez. Parpadea hacia mí y veo su lucha interna desplegándose en sus ojos.
—Anastasia. —Su voz es suave—. No es algo que conozca.
—Yo tampoco.
Sonríe un poco.
—No conoces mucho —murmura.
—Tú conoces todas las cosas malas.
—¿Malas? No para mí. —Niega con su cabeza. Se ve tan sincero—. Pruébalo —
susurra. Un desafío, retándome, ladea su cabeza hacia un lado y sonríe con su sonrisa
torcida y deslumbrante.
Me quedo sin aliento y soy Eva en el Jardín del Edén, él es la serpiente y no me puedo
—Está bien —le susurro.
—¿Qué? —Tengo toda su atención, completa. Trago.
—Está bien. Lo intentaré.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—¿Estás aceptando? —Su incredulidad es evidente.
—Sometida a los límites suaves, sí. Lo intentaré. —Mi voz es muy baja. Christian
cierra sus ojos y tira de mí en un abrazo.
—Jesús, Ana, eres tan inesperada. Me dejas sin aliento.
Retrocede y de repente, Ray ha vuelto y el volumen en la carpa se eleva gradualmente
y llena mis oídos. No estamos solos. Mierda, acabo de aceptar ser su sumisa. Christian le
sonríe a Ray y sus ojos están bailando de alegría.
—Annie, ¿deberíamos ir a comer algo?
—Está bien. —Parpadeo hacia Ray, tratando de encontrar mi equilibrio. ¿Qué has
hecho? Mi subconsciente me grita. Mi diosa interior está dando volteretas hacia atrás en
una rutina digna de un gimnasta olímpico ruso.
—¿Te gustaría unírtenos, Christian? —pregunta Ray.
¡Christian! Lo miro fijamente, implorándole que no acepte. Necesito espacio para
pensar... ¿qué mierda he hecho?
—Gracias, señor Steele, pero tengo planes. Ha sido un placer conocerlo, señor.
—Igualmente —responde Ray—. Cuida de mi niña.
—Oh, tengo toda la intención de hacerlo, señor Steele.
Se estrechan la mano. Me siento enferma. Ray no tiene idea de cuánta intención tiene
Christian de cuidarme. Christian toma mi mano, la lleva a sus labios y me besa los
nudillos con ternura, sus ardientes ojos atentos a los míos.
—Hasta más tarde, señorita Steele —susurra con su voz llena de promesas.
Mi vientre se contrae ante el pensamiento... Oh Dios mío. Espera... ¿más tarde?
Ray toma mi codo y me lleva hacia la entrada de la carpa.
—Parece un joven formal. Adinerado, también. Podrías haberlo hecho mucho peor,
Annie. A pesar de eso, tuve que enterarme de él por Katherine —me regaña.
Me encojo de hombros disculpándome.
—Bueno, cualquier hombre al que le gustes y sepa pescar con mosca está bien para mí.
Santo cielo, Ray lo aprueba. Si sólo supiera.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Ray me deja en casa al anochecer.
—Llama a tu mamá —dice.
—Lo haré. Gracias por venir, papá.
—No me lo habría perdido por nada del mundo, Annie. Me haces sentir muy
Oh, no. No voy a ponerme sentimental. Un enorme bulto se forma en mi garganta y lo
abrazo con fuerza. Pone sus brazos a mí alrededor, desconcertado y no puedo
evitarlo... lágrimas se juntan en mis ojos.
—Oye, Annie, cariño —canturrea Ray—. Gran día... ¿eh? ¿Quieres que entre y te haga
un poco de té?
Me río, a pesar de las lágrimas. El té siempre es la respuesta adecuada para Ray.
Recuerdo a mi madre quejándose de él, diciendo que cuando se trataba de té y
comprensión, siempre era bueno con el té, no tan bueno con la comprensión.
—No, papá, estoy bien. Ha sido tan bueno verte. Te visitaré muy pronto, una vez que
esté asentada en Seattle.
—Buena suerte con las entrevistas. Hazme saber cómo van.
—Seguro, papá.
—Te quiero, Annie.
—También te quiero, papá.
Sonríe, sus ojos marrones cálidos y brillantes y se sube de nuevo a su automóvil. Lo
despido con la mano mientras conduce hacia el anochecer y entro sin energía al
Lo primero que hago es revisar mi teléfono celular. Es necesario recargar la batería, así
que tengo que buscar hasta dar con el cargador y lo enchufo antes de poder revisar mis
mensajes. Cuatro llamadas perdidas, un mensaje de voz y dos mensajes de textos. Tres
llamadas perdidas de Christian... sin mensajes. Una llamada perdida de José y un
correo de voz de él deseándome lo mejor para la graduación.
Abro los mensajes de texto.
Fifty Shades of Grey E.L. James
¿Llegaste bien a casa?
Ambos son de Christian, ¿por qué no llamó a la casa? Me dirijo a mi habitación y
enciendo la máquina.
De: Christian Grey
Asunto: Esta noche
Fecha: 25 Mayo 2011 23:58
Para: Anastasia Steele
Espero que llegues a casa en ese coche tuyo.
Hazme saber si estás bien.
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
Por Dios... por qué está tan preocupado por mi Beetle. Me ha dado tres años de
servicio leal y José ha estado siempre disponible para darle mantenimiento por mí. El
siguiente correo electrónico de Christian, es de hoy.
De: Christian Grey
Fifty Shades of Grey E.L. James
Asunto: Límites Suaves
Fecha: 26 Mayo 2011 17:22
Para: Anastasia Steele
¿Qué puedo decir que no haya dicho ya?
Estaré encantado de hablar de estos en cualquier momento.
Te veías hermosa hoy.
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
Quiero verlo. Tecleo la respuesta.
De: Anastasia Steele
Asunto: Límites Suaves
Fecha: 26 Mayo 2011 19:23
Para: Christian Grey
Puedo ir esta noche para hablar de ello si lo deseas.
Fifty Shades of Grey E.L. James
De: Christian Grey
Asunto: Límites Suaves
Fecha: 26 Mayo 2011 19:27
Para: Anastasia Steele
Iré yo. Hablaba en serio cuando dije que no estaba satisfecho con que condujeras ese coche.
Estaré contigo dentro de poco.
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
Mierda... va a venir, ahora. Tengo que preparar algo para él, los libros de primera
edición de Thomas Hardy todavía están en las estanterías de la sala de estar. No puedo
quedármelos. Los envuelvo en papel madera y garabateo en el envoltorio una cita
textual de Tess en el libro:
“… Acepto las condiciones, Ángel, puesto que tú sabes mejor que yo el castigo que merezco.
Sólo... sólo... ¡no lo hagas más duro de lo que pueda soportar!”
Fifty Shades of Grey E.L. James
Capítulo 15
ola. —Me siento insoportablemente tímida cuando abro la
puerta. Christian está de pie en el porche en sus pantalones y una
chaqueta de cuero.
—Hola —dice y su rostro se ilumina con su radiante sonrisa. Me toma un momento
para admirar la belleza. Oh Dios mío, se ve atractivo en cuero.
—Si me permites —dice divertido. Levanta una botella de champán mientras entra—.
Pensé que podríamos celebrar tu graduación. Nada le gana a un buen Bollinger.
—Interesante elección de palabras —comento secamente.
Él sonríe.
—Oh, me gusta tu ingenio constante, Anastasia.
—Solo tenemos tazas. Hemos empaquetado todas las copas.
—¿Tazas? Suena bien para mí.
Me dirijo a la cocina. Nerviosa, mariposas volando en mi estómago, es como tener a
una pantera o a un león de montaña completamente impredecible y predador en mi
sala de estar.
—¿Quieres un plato también?
—Las tazas están bien, Anastasia —dice Christian distraídamente desde la sala.
Cuando regreso, él está mirando el paquete café de libros. Pongo las tazas sobre la
—Eso es para ti —murmuro con ansiedad.
Mierda… esta probablemente va a ser una pelea.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Hmmm, me lo había imaginado. Una cita muy acertada. —Su dedo índice largo
traza la escritura de forma ausente—. Pensé que yo era D’Uberville, no Angel. Elegiste
la degradación. —Me da una breve sonrisa lobuna—. Confío en ti para encontrar algo
que resuene apropiadamente.
—También es una súplica —susurro. ¿Por qué estoy tan nerviosa? Mi boca está seca.
—¿Una súplica? ¿Para que me lo tome más despacio contigo?
—Compré estos para ti —dice en voz baja con mirada impasible—. Lo tomaré más
despacio contigo si los aceptas.
Trago saliva con dificultad.
—Christian, no puedo aceptarlos, son demasiado.
—Ves, esto es de lo que te estaba hablando, me desafías. Quiero que los tengas y ese es
el final de la discusión. Es muy simple. No tienes que pensar en esto. Como una
sumisa deberías simplemente estar agradecida por ellos. Aceptas lo que te compro
porque me complace hacerlo.
—No era una sumisa cuando los compraste para mí —susurro.
—No… pero has aceptado, Anastasia. —Sus ojos se vuelven cautelosos.
Suspiro. No voy a ganar esta, así que paso al plan B.
—Entonces, ¿son míos para hacer lo que quiera?
Me mira de forma interrogante, pero lo confirma.
—En ese caso, me gustaría donarlos a caridad, a una que trabaja en Darfur ya que
pareces estar comprometido con ello. Ellos pueden subastarlos.
—Si eso es lo que deseas. —Su boca se establece en una línea dura. Está decepcionado.
Me sonrojo.
—Pensaré en ello —murmuro, no quiero decepcionarlo y sus palabras regresan a mí.
Quiero que quieras complacerme.
—No pienses, Anastasia. No sobre esto. —Su tono es bajo y serio.
Fifty Shades of Grey E.L. James
¿Cómo puedo no pensar? Puedes pretender ser un automóvil, como sus otras posesiones, mi
subconsciente hace la desagradable declaración mordaz. La ignoro. Oh, ¿no podemos
retroceder? La atmósfera entre nosotros ahora es tensa. No sé qué hacer. Bajo la
mirada a mis dedos. ¿Cómo arreglo esta situación?
Deja la botella de champan sobre la mesa y se queda de pie frente a mí. Poniendo su
mano bajo mi barbilla, levanta mi cabeza. Me mira con expresión grave.
—Voy a comprarte un montón de cosas, Anastasia. Acostúmbrate a ello. Puedo
permitírmelo. Soy un hombre muy rico. —Se inclina hacia abajo y planta un beso
casto y rápido sobre mis labios—. Por favor. —Me suelta.
Vaya, me dice mi subconsciente.
—Me hace sentir barata —murmuro.
Christian pasa las manos por su cabello, exasperado.
—No debería. Estás pensándolo demasiado, Anastasia. No hagas juicios morales
vagos sobre ti basada en lo que otros puedan pensar. No desperdicies tu energía. Sólo
es porque tienes reservas sobre nuestro acuerdo, eso es perfectamente natural. No sabes
en lo que te estás metiendo.
Frunzo el ceño, procesando sus palabras.
—Oye, detén esto —ordena suavemente, ahuecando mi barbilla nuevamente y tirando
de ella con cuidado para liberar mi labio inferior de mis dientes—. No hay nada en ti
que sea barato, Anastasia. No te tendré pensando eso, solo compré algunos libros
viejos que pensé que significarían algo para ti, eso es todo. Tomemos algo de
champan. —Sus ojos son cálidos, suaves y le sonrío tentativamente en respuesta—.
Eso está mejor —murmura. Toma la champan, quita la parte superior de aluminio,
tuerce la botella más que el corcho y la abre con un suave “pop” y una practicada
floritura que no derrama siquiera una gota. Llena las tazas hasta la mitad.
—Es rosa —murmuro, sorprendida.
—Bollinger Grade Année Rosé 1999, un año excelente —dice con entusiasmo.
—En tazas de té.
Él sonríe.
—En tazas de té. Felicitaciones por tu título, Anastasia. —Chocamos nuestras tazas y
él toma un trago, pero no puedo evitar pensar que esto en realidad es por mi decisión.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Gracias —murmuro y tomo un sorbo. Por supuesto, es delicioso—. ¿Deberíamos
repasar los límites suaves?
Él sonríe y me sonrojo.
—Siempre tan ansiosa. —Christian toma mi mano y me dirige al sofá donde se sienta
y me jala hasta su lado.
—Tu padrastro es un hombre muy taciturno.
Oh… nada de límites suaves para él. Solo quiero sacar esto del camino; la ansiedad me está
—Lograste tenerlo comiendo de tu mano —digo.
Christian se ríe suavemente.
—Solo porque sé como pescar.
—¿Cómo supiste que le gustaba pescar?
—Tú me lo dijiste, cuando fuimos por un café.
—Oh… ¿lo hice? —Tomé otro sorbo. Vaya, él tiene memoria para los detalles.
Hmm… esta champan es realmente buena—. ¿Probaste el vino en la recepción?
Christian hace una mueca.
—Sí. Era asqueroso.
—Pensé en ti cuando lo probé. ¿Cómo lograste ser tan entendido sobre el vino?
—No soy entendido, Anastasia. Solo sé lo que me gusta. —Sus ojos grises brillan, casi
plateados y me hace sonrojar—. ¿Un poco más? —pregunta, refiriéndose a la
—Por favor.
Christian se levanta con gracia y recoge la botella. Llena mi taza. ¿Me está
emborrachando? Lo miro con recelo.
—Este lugar se ve bastante desnudo, ¿están listas para la mudanza?
—Más o menos.
—¿Trabajarás mañana?
—Sí, mi último día en Clayton’s.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Te ayudaría a mudarte, pero prometí encontrarme con mi hermana en el aeropuerto.
Oh… estas son noticias.
—Mia llega de Paris muy temprano la mañana del sábado. Me dirigiré de regreso a
Seattle mañana, pero escuché que Elliot les está ayudando.
—Sí, Kate está muy emocionada sobre eso.
Christian frunce el ceño.
—Sí, Kate y Elliot, ¿quién lo hubiese pensado? —murmura y por alguna razón, no
parece complacido.
—Entonces, ¿qué harás sobre el trabajo en Seattle?
¿Cuándo vamos a hablar sobre los límites? ¿Cuál es su juego?
—Tengo un par de entrevistas para lugares de práctica.
—E ibas a decirme eso, ¿cuándo? —Arquea una ceja.
—Err… te lo estoy diciendo ahora.
Él entrecierra los ojos.
Por alguna razón, posiblemente porque tal vez utilizaría su influencia, no quiero
—Un par de editoriales.
—¿Eso es lo que quieres hacer, algo en el mundo editorial?
Asiento con cautela.
—¿Bien? —Me mira pacientemente, esperando más información.
—¿Bien qué?
—No seas obtusa, Anastasia, ¿qué editoriales? —pregunta.
—Solo las pequeñas —murmuro.
—¿Por qué no quieres que sepa?
—Influencia indebida. —Frunce el ceño—. Oh, ahora tú estás siendo obtuso.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—¿Obtuso? ¿Yo? Dios, eres un reto. Bebe, hablaremos sobre los límites. —Toma otra
copia de mi correo electrónico y la lista. ¿Llevará estas listas en sus bolsillos? Creo que
hay una en la chaqueta de él que yo tengo. Mierda, mejor no olvido eso. Bebo de mi
Me da un vistazo rápido.
—Por favor.
Me sonríe con esa petulante sonrisa privada suya, levanta la botella de champan y se
—¿Has comido algo?
Oh, no… no esto de nuevo.
—Sí, estuve en una cena de tres platos con Ray. —Pongo mis ojos en blanco hacia él.
La champan me hace audaz.
Se inclina hacia adelante y sostiene mi barbilla, mirándome intensamente a los ojos.
—La próxima vez que me pongas los ojos en blanco, te pondré sobre mi rodilla.
—Oh. —Suspiro, puedo ver la excitación en sus ojos.
—Oh —responde imitando mi tono—. Así comienza, Anastasia.
Mi corazón golpea contra mi pecho y las mariposas vuelan desde mi estómago hasta
mi atragantada garganta. ¿Por qué me excita eso?
Llena mi copa y me tomo prácticamente todo. Escarmentada, levanto la mirada hacia
—Tengo tu atención ahora, ¿verdad?
—Sí, tienes mi atención.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Bien. —Sonríe con una sonrisa de conocimiento—. Entonces, actos sexuales.
Hemos hecho la mayoría de esto.
Me muevo más cerca de él en el sofá y miro la lista.
Límites suaves.
Para ser discutidos y acordados por ambas partes:
¿Cuál de los siguientes actos sexuales son aceptados por la Sumisa?
 Masturbación
 Felación.
 Cunnilingus
 Penetración vaginal
 Penetración vaginal con mano.
 Penetración Anal.
 Penetración anal con mano.
—Sin manos, dijiste. ¿Alguna otra cosa que quieras objetar? —dice suavemente.
—La penetración anal no es exactamente de mi tipo.
—Estoy de acuerdo con lo de las manos, pero realmente me gustaría probar tu trasero,
Anastasia. Pero esperaremos para eso. Además, no es algo en lo que simplemente
podamos sumergirnos. —Me sonríe—. Tu trasero necesita entrenamiento.
—¿Entrenamiento? —susurro.
—Oh, sí. Necesitará una preparación cuidadosa. La penetración anal puede ser muy
placentera, confía en mí. Pero si la probamos y no te gusta, no tenemos que volver a
hacerlo. —Me sonríe.
Parpadeo. ¿Cree que lo voy a disfrutar?
—¿Ya lo has hecho? —susurro
Fifty Shades of Grey E.L. James
Demonios. Jadeo.
—¿Con un hombre?
—No. Nunca he tenido sexo con un hombre. No es mi escenario.
—¿La Sra. Robinson?
¿Demonios… cómo? Frunzo el ceño. Continúa con la lista.
—De acuerdo… tragar semen. Bueno, tienes una A en eso.
Me sonrojo y mi diosa interior frunce sus labios brillando con orgullo.
—Entonces —me mira sonriéndome—, ¿tragar semen está bien?
Asiento, incapaz de mirarlo a los ojos y vuelvo a tomar un trago.
—¿Más? —pregunta.
—Más. —Y de pronto, mientras, llena mi copa, recuerdo la conversación que tuvimos
más temprano. ¿Se está refiriendo a eso o a la champan? ¿Es todo este asunto de la
champan algo más?
—¿Juguetes sexuales? —pregunta.
Me encojo de hombros, mirando la lista.
¿Es el uso de juguetes sexuales aceptable para la Sumisa?
 Vibradores.
 Consoladores.
 Tapón Anal.
 Otros.
—¿Tapón anal? ¿Hace lo que creo que hace? —Arrugo mi nariz en disgusto.
—Sí. —Sonríe—. Y sirve para la penetración anal. Entrenamiento.
—Oh… ¿Qué hay en los “otros”?
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Bolas, huevos… ese tipo de cosas.
—¿Huevos? —Me alarmo.
—No huevos reales. —Se ríe en voz alta sacudiendo su cabeza.
Frunzo mis labios.
—Me alegra que me encuentres divertida. —No puedo evitar sonar dolida. Él deja de
—Me disculpo. Señorita Steele, lo siento. —Trata de sonar arrepentido, pero sus ojos
todavía bailan con humor—. ¿Algún problema con los juguetes?
—No —espeto.
—Anastasia. —Me engatusa—. Lo siento, créeme. No me quería reír. Nunca he tenido
esta conversación tan detallada. Es solo que eres tan inexperta. Lo siento. —Sus ojos
son grandes, grises y sinceros.
Me descongelo un poco y bebo otro sorbo de champan.
—Bien… bondage —dice, regresando a la lista. Examino la lista y mi diosa interior
brinca arriba y abajo como una niña pequeña esperando por helado.
¿El Bondage es aceptable para la Sumisa?
 Manos al frente
 Manos detrás
 Tobillos
 Rodillas
 Codos
 Muñecas a los tobillos
 Barras separadoras
 Atar al mobiliario
 Ojos vendados
 Amordazar
Fifty Shades of Grey E.L. James
 Sujeción con Soga
 Sujeción con Cinta
 Sujeción con puños de cuero
 Suspensión
 Sujeción con esposas/restricciones de metal
—Hemos hablado sobre la suspensión. Y está bien si quieres ponerlo como un límite
duro. Toma una gran cantidad de tiempo y de todas formas, sólo te tengo por cortos
periodos de tiempo. ¿Algo más?
—No te rías de mí pero, ¿qué es una barra separadora?
—Prometí no reírme. Me he disculpado dos veces. —Me mira—. No me hagas hacerlo
de nuevo —advierte. Y creo que me encojo visiblemente… oh, él es tan mandón—. Un
separador es una barra con puños de cuero para tobillos y/o muñecas. Son divertidos.
—Está bien… Sobre amordazarme. He estado preocupada por si no seré capaz de
—Me preocuparía si no pudieras respirar. No quiero asfixiarte.
—¿Y cómo utilizaré las palabras de seguridad si voy a estar amordazada?
Hace una pausa.
—Primero que todo, espero que nunca tengas que usarlas. Pero si estás amordazada,
utilizaremos señales con las manos —dice simplemente.
Parpadeo hacia él. Pero si estoy atada, ¿cómo iba a funcionar eso? Mi cerebro está
empezando a oscurecerse… hmm, alcohol.
—Estoy nerviosa acerca del amordazamiento.
—Está bien. Tomaré nota.
Lo miro fijamente, comprendiendo.
—¿Te gusta atar a tus sumisas para que así no puedan tocarte?
Me mira, sus ojos ampliándose.
—Esa es una de las razones —dice en voz baja.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—¿Es por eso que has atado mis manos?
—No te gusta hablar sobre eso —murmuro.
—No, no me gusta. ¿Te gustaría otro trago? Te está haciendo valiente y necesito saber
cómo te sientes acerca del dolor.
Maldición… esta es la parte difícil. Vuelve a llenar mi taza y tomo un sorbo.
—Entonces, ¿cuál es tu actitud general de recibir dolor? —Christian me mira
expectante—. Estás mordiendo tu labio —dice sombríamente.
Me detengo de inmediato, pero no sé que decir. Me sonrojo y bajo la mirada a mis
—¿Fuiste castigada físicamente de niña?
—Entonces, ¿no tienes ningún campo de referencia?
—No es tan malo como crees. Tu imaginación es tu peor enemiga en esto —susurra.
—¿Tienes que hacerlo?
—¿Por qué?
—Va con el territorio, Anastasia. Es lo que hago. Puedo ver que estás nerviosa. Vamos
a ver los métodos.
Él me muestra la lista. Mi subconsciente corre, gritando y se esconde detrás del sofá.
 Nalgadas
 Palmadas
 Azotes
 Palmetazo
 Mordidas
Fifty Shades of Grey E.L. James
 Abrazaderas de pezones
 Abrazaderas genitales
 Hielo
 Cera caliente
 Otros tipos/métodos de dolor
—Bueno, dijiste no a las abrazaderas genitales. Eso está bien. Es el castigo que más
Me pongo blanca.
—Podemos trabajar en eso.
—O no hacerlo para nada —susurro.
—Esto es parte del trato, nena, pero trabajaremos en todo esto. Anastasia, no te llevaré
demasiado lejos.
—Esta cosa del castigo es lo que más me preocupa. —Mi voz es muy pequeña.
—Bueno, me alegro de que me lo dijeras. Dejaremos los castigos por ahora. Y cuando
te sientas más cómoda con el asunto, aumentaremos la intensidad. Lo tomaremos con
Trago, él se inclina hacia adelante y besa mis labios.
—Listo, no fue tan malo ¿no?
Me encojo, mi corazón en mi boca de nuevo.
—Mira, quiero hablar de una cosa más, después te llevaré a la cama.
—¿Cama? —Parpadeo rápidamente y mi sangre palpita alrededor de mi cuerpo,
calentando lugares que no sabía que existían hasta hace poco.
—Vamos, Anastasia, hablar de esto me hace querer follarte hasta la próxima semana,
ahora mismo. Debe estar teniendo algún efecto en ti también.
Me retuerzo. Mi diosa interior está jadeando.
—¿Ves? Además, hay algo que quiero probar.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—¿Algo doloroso?
—No, deja de ver dolor en todos lados. Principalmente es placer. ¿Te he hecho daño
hasta ahora?
Me sonrojo.
—Bien, entonces. Mira, hoy temprano estábamos hablando sobre querer más. —Se
detiene, inseguro de repente.
Dios... ¿hacia dónde va esto?
Aprieta mi mano.
—Fuera del tiempo en que eres mi sub, tal vez podamos probar. No sé si funcionará.
No sé si podremos separarlo todo. Podría no funcionar. Pero estoy dispuesto a
intentarlo. Tal vez una noche a la semana. No sé.
Santa mierda... mi boca se abre, mi subconsciente está sorprendido, ¡Christian Grey
quiere ir por más! ¡Está dispuesto a intentarlo! Mi subconsciente se asoma desde atrás del
sofá, aun notándose la sorpresa en su cara de arpía.
—Tengo una condición. —Mira con cautela mi expresión atontada.
—¿Qué? —Suspiro. Lo que sea. Te daré lo que sea.
—Acepta gentilmente mi regalo de graduación.
—Oh. —Y en el fondo, sé lo que es. El temor se extiende en mi vientre.
Mira hacia mí, juzgando mi reacción.
—Vamos —murmura y se levanta, arrastrándome. Quitándose su chaqueta, la pone
sobre mis hombros y se dirige hacia la puerta.
Aparcado fuera, hay un Audi rojo con tres puertas.
—Es para ti. Feliz graduación —murmura, estrechándome en sus brazos y besando mi
Me ha comprado un maldito automóvil nuevo, según veo. Caray... he tenido
suficientes problemas con los libros. Lo miro inexpresivamente, tratando
desesperadamente de determinar cómo me siento respecto a eso. Por un lado, estoy
horrorizada y agradecida por el otro, sorprendida de que realmente haya hecho eso,
pero la emoción principal es enfado. Sí, estoy enojada especialmente después de lo que
Fifty Shades of Grey E.L. James
le dije sobre los libros... pero él ya ha comprado esto. Tomando mi mano, me conduce
hacia abajo por el camino a la nueva adquisición.
—Anastasia, tu Beetle es viejo y francamente peligroso. Nunca me perdonaría si algo
te pasara cuando es tan fácil para mí arreglarlo —dice hasta detenerse.
Sus ojos están sobre mí, pero por el momento no me atrevo a mirarlo. Me quedo en
silencio mirando fijamente su impresionante novedad de color rojo brillante.
—Se lo comenté a tu padrastro. Él estuvo de acuerdo en esto —murmura.
Dándome la vuelta lo miro, mi boca abierta con horror.
—Le hablaste de esto a Ray. ¿Cómo pudiste? —Apenas puedo escupir las palabras.
¿Cómo se atreve? Pobre Ray. Me siento mal, mortificada por mi papá.
—Es un regalo, Anastasia. ¿No puedes decir simplemente gracias?
—Pero sabes que es demasiado.
—No, para mí no lo es, no para la paz de mi mente.
Le frunzo el ceño, sin saber qué decir. ¡Simplemente no lo entiende! Ha tenido dinero
durante toda su vida. Bueno, no toda su vida —no cuando fue un niño— y mi visión
del mundo cambia. La idea es muy aleccionadora y me debilita respecto al automóvil,
haciéndome sentir culpable por mi ataque de resentimiento. Sus intenciones son
buenas, equivocadas, pero no de mal modo.
—Estoy feliz de que me prestes esto, al igual que el computador portátil.
Él suspira profundamente.
—Está bien. Un préstamo. Por tiempo indefinido. —Me mira con recelo.
—No, no es por tiempo indefinido, sólo por el momento. Gracias.
Frunce el ceño. Me estiro y le beso brevemente en la mejilla.
—Gracias por el auto, señor —digo con tanta dulzura como puedo manejar.
Me sujeta de repente y me tira contra él, una mano en mi espalda, sosteniéndome y la
otra empuñando mi cabello.
—Eres una mujer desafiante, Ana Steele. —Me besa apasionadamente, obligando a
mis labios a abrirse con su lengua, sin tomar prisioneros.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Mi sangre se calienta de inmediato y estoy devolviendo su beso con mi propia pasión.
Lo quiero mucho, a pesar del auto, los libros, los límites suaves... los azotes... lo
—Está tomando de todo mi autocontrol no follarte en el capó de este auto ahora
mismo, sólo para mostrarte que eres mía y si quiero comprarte un automóvil de
mierda, te voy a comprar un automóvil de mierda —gruñe—. Ahora, ve adentro y
desnúdate. —Planta un beso rápido y duro sobre mí.
Dios, está enojado. Toma mi mano y me lleva de vuelta al apartamento, directamente
a mi habitación... sin parar. Mi subconsciente está detrás del sofá de nuevo, la cabeza
oculta bajo sus manos. Enciende la luz lateral y se detiene, mirándome.
—Por favor, no te enfades conmigo —susurro.
Su mirada es impasible; sus ojos grises fríos fragmentos de vidrio ahumado.
—Lo siento por el automóvil y los libros… —me detengo. Él se queda callado y
pensativo—. Me asustas cuando estás enojado —suspiro, mirándolo fijamente.
Cierra los ojos y sacude su cabeza. Cuando los abre, su expresión se ha suavizado un
poco. Toma una respiración profunda y traga.
—Date la vuelta —susurra—. Quiero sacarte de ese vestido.
Otro cambio de humor voluble, es tan difícil seguirlo. Obedientemente me doy vuelta y
mi corazón está latiendo, el deseo de inmediato reemplaza al malestar, corriendo por
mi sangre y asentándose oscuro y anhelante abajo en mi vientre. Aparta mi cabello de
mi espalda por lo que cuelga de mi lado derecho, encrespándose en mi pecho. Coloca
su dedo índice en mi nuca y lo arrastra dolorosamente lento por mi espalda. Su uña
bien cuidada roza suavemente mi espalda.
—Me gusta este vestido —murmura—. Me gusta ver tu piel sin defectos.
Su dedo llega a la parte de atrás de mi vestido halter a mitad de camino de mi espalda,
y engancha su dedo por debajo de la parte superior, jalándome más cerca por lo que
doy un paso atrás contra él. Lo siento nivelarse contra mi cuerpo. Inclinándose, inhala
mi pelo.
—Hueles tan bien, Anastasia. Tan dulce. —Su nariz pasa rozando mi oído bajando
hacia mi cuello, y deja besos suaves y ligeros como una pluma a lo largo de mi
Mi respiración cambia, volviéndose poco profunda, apresurada, llena de expectativa.
Sus dedos están en mi cremallera. La baja mientras sus labios se mueven, lamiendo,
Fifty Shades of Grey E.L. James
besando y chupando su camino a través de mi otro hombro. Es tan tentadoramente
bueno en esto. Mi cuerpo resuena y comienzo a retorcerme lánguidamente bajo su
—Tú. Vas. A. Tener. Que. Aprender. A. Quedarte. Quieta —susurra, besándome
alrededor de mi nuca, entre cada palabra.
Tira del amarre del cuello halter y el vestido se desliza y se derrama a mis pies.
—Sin sostén, Srta. Steele. Me gusta eso.
Sus manos alcanzan, rodean y ahuecan mis pechos y mis pezones se arrugan ante su
—Levanta tus brazos y ponlos alrededor de mi cabeza —murmura contra mi cuello.
Obedezco inmediatamente y mis pechos suben y empujan sus manos, mis pezones
endureciéndose aún más. Mis dedos se tejen en su pelo y muy suavemente tiro de su
suave y sexy cabello. Ruedo mi cabeza hacia un lado para darle un acceso más fácil a
mi cuello.
— Mmm... —murmura en el espacio detrás de mi oreja, mientras empieza a extender
mis pezones con sus dedos largos, reflejando lo que hacen mis manos en su pelo.
Gimo mientras la sensación se registra nítida y clara en mi ingle.
—¿Debería hacerte llegar de esta forma? —susurra.
Yo arqueo la espalda para forzar mis senos en sus expertas manos.
—Te gusta esto, ¿verdad, señorita Steele?
—Dime. —Continúa la lenta y sensual tortura, tirando suavemente.
—Sí, qué.
—Sí... Señor.
—Buena chica. —Me aprieta duro y mi cuerpo se retuerce convulsivamente contra su
Grito ante el exquisito y agudo placer/dolor. Lo siento contra mí. Gimo y mis manos
se aprietan en su pelo tirando más fuerte.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—No creo que estés lista para correrte todavía —susurra, dejando quieta sus manos y
amablemente muerde el lóbulo de mi oreja y lo tira—. Además, me has disgustado.
Oh... no, ¿qué significa esto? Mi cerebro lo registra a través de la niebla del deseo
necesitado mientras gimo.
—Así que tal vez no dejaré que te corras, después de todo. —Regresa la atención de
sus dedos a mis pezones, tirando, girando, amasando. Oprimo mi trasero contra él...
moviéndome de lado a lado.
Siento su sonrisa contra mi cuello mientras sus manos se mueven abajo hacia mis
caderas. Sus dedos se enganchan en la parte posterior de mis bragas, estirándolas y
empuja los pulgares a través del material, rompiéndolas y tirándolas frente a mí para
que yo pueda ver... Mierda. Sus manos se mueven abajo hacia mi sexo... y desde atrás,
lentamente su dedo.
—Oh, sí. Mi dulce chica ya está lista —susurra mientras me gira, así que estoy frente a
él. Su respiración se ha acelerado. Pone su dedo en su boca—. Sabes tan bien, señorita
Steele —suspira—. Desnúdame —ordena en voz baja, mirándome, con los ojos
Todo lo que estoy usando son mis zapatos, bueno, los zapatos de tacón alto de Kate.
Estoy desconcertada. Nunca he desnudado a un hombre.
—Puedes hacerlo —me engatusa suavemente.
Oh, Dios mío. Parpadeo rápidamente. ¿Dónde empiezo? Llevo mis manos a su camiseta
y él toma mis manos y niega con la cabeza, sonriéndome maliciosamente.
—Oh, no. —Niega con la cabeza, sonriendo—. No por la camiseta, es posible que
necesites tocarme para lo que he planeado. —Sus ojos están vivos de emoción.
Oh... esto es nuevo... puedo tocar con la ropa. Toma una de mis manos y la coloca en contra
de su erección.
—Este es el efecto que tiene sobre mí, señorita Steele.
Jadeo, flexiono los dedos alrededor de su circunferencia y sonríe.
—Quiero estar dentro de ti. Saca mis pantalones. Tú estás a cargo.
Santa mierda... yo a cargo. Mi boca cae abierta.
—¿Qué vas a hacer conmigo? —bromea.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Oh, las posibilidades... mi diosa interior ruge y desde algún lugar nacido de la
frustración, la necesidad y pura valentía Steele, lo empujo sobre la cama. Se ríe
mientras cae y lo miro, sintiéndome victoriosa. Mi diosa interior va a explotar. Tiro de
sus zapatos y de sus calcetines de forma rápida, con torpeza. Está mirándome, sus ojos
luminosos con diversión y deseo. Se ve... glorioso... mío. Me arrastro hasta la cama y
me siento a horcajadas sobre él para quitarle sus pantalones, deslizando mis dedos por
debajo de la cintura, sintiendo el cabello en su camino feliz. Cierra los ojos y flexiona
sus caderas.
—Vas a tener que aprender a quedarte quieto —lo regaño y tiro del pelo debajo de su
Su respiración se corta y me sonríe.
—Sí, señorita Steele —murmura, sus ojos brillan con intensidad—. El condón, en mi
bolsillo —dice en voz baja.
Busco en el bolsillo lentamente, observando su rostro mientras voy buscando. Su boca
está abierta. Tomo los dos paquetes de aluminio que encuentro y los pongo sobre la
cama junto a sus caderas. ¡Dos! Mis dedos demasiado ansiosos alcanzan el botón de la
cintura y lo desabotonan, tanteando un poco. Estoy más que emocionada.
—Tan ansiosa, señorita Steele —murmura, su voz mezclada con humor. Bajo la
cremallera y ahora me enfrento con el problema de remover sus pantalones... hmm.
Arrastro y tiro. Apenas se mueven. Frunzo el ceño. ¿Cómo puede ser tan difícil?
—No puedo mantenerme quieto si vas a morderte el labio —advierte y a continuación,
arquea la pelvis hacia arriba de la cama, así que soy capaz de tirar abajo los pantalones
y los calzoncillos al mismo tiempo, vaya... liberándolo. Patea su ropa hacia el suelo.
Santo cielo, es todo mío para jugar y de pronto, es como Navidad.
—Y ahora, ¿qué vas a hacer? —dice en voz baja, todo rastro de humor se ha ido. Me
estiro y lo toco, viendo su expresión mientras lo hago. Su boca forma una especie de
letra O mientras toma una bocanada de aire. Su piel es tan tersa, suave... y dura...
hmm, que deliciosa combinación. Me inclino hacia delante, con el pelo cayendo a mí
alrededor y él está en mi boca. Chupo, duro. Cierra los ojos, sus caderas sacudiéndose
debajo de mí.
—Por Dios, Ana, con calma —gime.
Me siento tan poderosa, es una sensación tan embriagadora, provocarlo y probándolo
con mi boca y lengua. Se tensa por debajo de mí, mientras corro mi boca arriba y abajo
Fifty Shades of Grey E.L. James
de él, empujándolo hasta el fondo de mi garganta, los labios apretados... una y otra
—Para, Ana, para. No quiero correrme.
Me incorporo, parpadeando hacia él y estoy jadeando, pero confusa. ¿Pensé que estaba a
cargo? A mi diosa interior parece que alguien le arrebató el helado.
— Tú inocencia y entusiasmo son muy encantadores —jadea—. Tú, encima... eso es lo
que tenemos que hacer.
—Toma, pon esto. —Me entrega un paquete de aluminio.
Santa mierda. ¿Cómo? Rasgo el paquete abriéndolo y el condón de goma está todo
pegajoso en mis dedos.
—Aprieta la parte superior y luego ruédalo hacia abajo. No quieres nada de aire al
final de esa mierda —jadea.
Y muy lentamente, concentrándome bastante, hago lo que me ha dicho.
—Cristo, me estás matando aquí, Anastasia —se queja.
Admiro mi obra y a él. Es realmente un hermoso ejemplar de hombre, mirarlo es muy,
muy excitante.
—Ahora. Quiero estar enterrado dentro de ti —murmura. Lo miro, intimidada y de
pronto se sienta, así que estamos cara a cara.
—De esta manera —dice en voz suave, serpentea una mano alrededor de mis caderas,
levantándome un poco, con la otra se posiciona debajo de mí y muy lentamente, me
pone sobre él.
Gimo mientras me estira, abriéndome, llenándome, mi boca abierta por la sorpresa
ante el sentimiento dulce, sublime, angustioso, sobrecargado. Oh... por favor.
—Así es, cariño, siénteme —gruñe y brevemente cierra los ojos.
Y está dentro de mí, envainado hasta la empuñadura y me mantiene en el lugar
durante unos segundos... minutos... no tengo ni idea, mirándome fijamente a los ojos.
—Es profundo de esta manera —murmura. Se flexiona y gira sus caderas en el mismo
movimiento y yo gimo... oh cielos, la sensación irradia a través de mi vientre... en
todas direcciones. ¡Mierda!
Fifty Shades of Grey E.L. James
—De nuevo —susurro. Sonríe con una sonrisa perezosa y complacida.
Gimo, echo la cabeza hacia atrás, mi pelo cayendo por mi espalda y muy lentamente,
él se hunde sobre la cama.
—Muévete, Anastasia, arriba y abajo, como tú quieras. Toma mis manos —dice
suavemente, su voz ronca y baja y oh, tan sexy.
Sujeto sus manos, aferrándome a la vida. Suavemente me impulso fuera de él y hacia
abajo, oh Dios. Sus ojos están ardiendo con anticipación salvaje. Su respiración es
irregular, igualando la mía y levanta su pelvis mientras bajo, haciéndome rebotar.
Mantenemos el ritmo... arriba, abajo, arriba, abajo... una y otra... y se siente tan...
bien. Entre mis jadeos, la profundidad, la sensación vehemente que me recorre y que
crece dentro de mí, lo miro, nuestras miradas se encuentran... y veo asombro ahí,
admiración hacia mí.
Lo estoy follando. Yo estoy a cargo. Él es mío y yo soy suya. El pensamiento me
empuja, aplastándome con claridad sobre el borde y llego al clímax rodeándolo...
gritando incoherencias. Él sujeta mis caderas y cerrando los ojos, inclina la cabeza
hacia atrás, con la mandíbula tensa, se corre en silencio. Me derrumbo sobre su pecho,
abrumada, en algún lugar entre la fantasía y la realidad, un lugar donde no hay límites
duros o suaves.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Capítulo 16
entamente el mundo exterior invade mis sentidos y ay mi Dios, que invasión.
Estoy flotando, mis extremidades suaves y lánguidas, absolutamente gastadas.
Estoy recostada sobre él, mi cabeza está en su pecho y huele divino: fresco,
limpio y a alguna clase de gel de baño costoso y la mejor y más seductora esencia en el
planeta… Christian. No quiero moverme, quiero oler este elixir por toda la eternidad.
Lo huelo, deseando no tener como barrera su camiseta. Y mientras el entendimiento y
la razón regresan al resto de mi cuerpo, extiendo mi mano sobre su pecho. Esta es la
primera vez que lo he tocado ahí. Es firme… fuerte. Su mano se extiende y toma la
mía, pero suaviza el golpe llevándola hacia su boca, besando dulcemente mis nudillos.
Se da la vuelta, por lo que me está mirando fijamente.
—No —murmura, luego me besa suavemente.
—¿Por qué no te gusta que te toquen? —susurro, mirando directamente a sus suaves
ojos grises.
—Porque soy cincuenta sombras de mierda, Anastasia.
Oh, su honestidad me desarme por completo. Lo miro, parpadeando.
—Tuve una dura introducción a la vida. No quiero agobiarte con los detalles.
Simplemente no me gusta. —Frota su nariz contra la mía, luego me aleja y se sienta.
—Creo que eso cubre todos los conceptos básicos. ¿Cómo fue?
Se ve completamente satisfecho de sí mismo y suena muy realista a la vez, como si
acabara de marcar otra casilla en una lista de verificación. Todavía me estoy
recuperando del comentario de la dura introducción a la vida. Es tan frustrante… estoy
desesperada por saber más. Pero no me lo dirá. Ladeo mi cabeza a un lado, como él y
hago un enorme esfuerzo para sonreírle.
—Si por un minuto imaginaste que pensé me cediste el control, bueno, nos has tomado
en cuenta mi puntaje promedio de notas. —Le sonreí tímidamente—. Pero gracias por
la ilusión.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Señorita Steele, usted no es simplemente una cara bonita. Ha tenido seis orgasmos
hasta ahora y todos me pertenecen. —Se jacta, juguetón de nuevo.
Me ruborizo y parpadeo al mismo tiempo, mientras él me mira fijamente. ¡Está llevando
la cuenta! Frunce su ceño.
—¿Tienes algo que decirme? —Su voz es repentinamente severa.
Frunzo el ceño. Mierda.
—Tuve un sueño esta mañana.
—¿Ah? —Me mira.
Doble mierda. ¿Estoy en problemas?
—Me vine en mi sueño. —Lanzo mi brazo por sobre mis ojos. Él no dice nada. Lo
miro por debajo de mi brazo, luce entretenido.
—¿En tu sueño?
—Me despertó.
—Estoy seguro que lo hizo. ¿En qué estabas soñando?
—¿Qué estaba haciendo?
Lanzo mi brazo sobre mis ojos otra vez. Y, al igual que una niña pequeña, brevemente
mantengo la idea de que si no puedo verlo, él no me puede ver.
—Anastasia, ¿qué estaba haciendo? No preguntaré de nuevo.
—Tenías un látigo.
Él mueve mi brazo.
—¿En serio?
—Sí. —Estoy de color carmesí.
—Todavía hay esperanza para ti —murmura—. Tengo muchos látigos.
—¿Uno de cuero trenzado?
Fifty Shades of Grey E.L. James
—No, pero estoy seguro de que puedo conseguir uno. —Sus ojos grises se encienden
con emoción.
Inclinándose, me da un breve beso, luego se levanta y toma sus bóxer. Oh no, se está
yendo. Miro rápidamente la hora y son sólo las nueve y cuarenta, me deslizo también
de la cama, tomo mis pantalones y mi camisola, luego me siento otra vez en la cama,
piernas cruzadas, mirándolo. No quiero que se vaya. ¿Qué puedo hacer?
—¿Cuándo es tu periodo? —Interrumpe mis pensamientos.
—Odio usar estás cosas —se queja. Alza el condón, luego lo pone en el piso y se
desliza en sus vaqueros.
—¿Entonces? —dice cuando no hay respuesta, me mira como si estuviese esperando el
reporte del clima. Mierda… esto es algo personal.
—La próxima semana. —Bajo mi mirada hasta mis manos.
—Es necesario resolver algunos métodos anticonceptivos.
Él es muy mandón. Lo miro fijamente. Se sienta en la cama mientras se pone sus
medias y zapatos.
—¿Tienes un doctor?
Niego con la cabeza. Estamos de vuelta en las fusiones y adquisiciones, otro cambio
emocional de 180 grados.
Frunce el ceño.
—Puedo traer al mío y que te vea en tu apartamento, domingo por la mañana antes de
que vengas a verme. O puede verte en la mía. ¿Qué preferirías?
Sin presión entonces. Algo más por lo que está pagando… pero en realidad esto es para
su beneficio.
—En la tuya. —Eso significa que tengo garantizado verlo el domingo.
—De acuerdo. Te haré saber la hora.
—¿Te vas?
No te vayas… quédate conmigo por favor.
Fifty Shades of Grey E.L. James
¿Por qué?
—¿Cómo regresarás a tu casa? —susurro.
—Taylor me recogerá.
—Puedo llevarte. Tengo un encantador auto nuevo.
Me mira, su expresión cálida.
—Eso me gusta más. Pero creo que has bebido mucho.
—¿Me emborrachaste a propósito?
—¿Por qué?
—Porque sobre piensas todo y eres reservada como tu padrastro. Una gota de vino en
ti y empiezas a hablar y necesito que seas honesta conmigo. De otra manera, te cierras
y no tengo ni idea en lo que estás pensando. In vino veritas, Anastasia.
—¿Y tú crees que siempre eres honesto conmigo?
—Me esfuerzo por serlo. —Me mira con cautela—. Esto sólo funcionará si somos
honestos el uno con el otro.
—Quiero que te quedes y uses esto. —Sostengo el segundo condón.
Sonríe y sus ojos se llenan de humor.
—Anastasia, he cruzado muchas líneas esta noche. Tengo que irme. Te veré el
domingo. Tendré el contrato de revisión listo para ti y luego podremos empezar a jugar
en serio.
—¿Jugar? —Mierda. Mi corazón salta hacia mi boca.
—Me gustaría hacer una escena contigo. Pero no lo haré hasta que hayas firmado, así
sabré que estás lista.
—Oh. Así que, ¿podría extender esto sino firmo?
Me mira evaluándome y luego sus labios tiemblan en una sonrisa.
—Bueno, supongo que podrías, pero podría romperme bajo la tensión.
—¿Romperte? ¿Cómo? —Mi Diosa interna se ha despertado y está prestando atención.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Él asiente lentamente y luego sonríe, burlón.
—Podría ponerse realmente feo.
Su sonrisa es contagiosa.
—Feo, ¿Cómo?
—Oh, tú sabes, explosiones, choques de autos, secuestro, encarcelamiento.
—¿Me secuestrarias?
—Oh sí. —Sonríe.
—¿Me retendrás contra mis deseos? —Dios esto es excitante.
—Oh sí. —Asiente—. Y entonces estamos hablando IET 24/7.
—Me has perdido. —Respiro, mi corazón está palpitando… ¿está hablando en serio?
—Intercambio de Energía Total, durante todo el tiempo. —Sus ojos están brillando, y
puedo sentir su excitación desde donde estoy sentada.
—Así que no tienes elección —dice sardónicamente.
—Es evidente. —No puedo mantener el sarcasmo en mi voz mientras mis ojos
alcanzan los cielos.
—Oh, Anastasia Steele, ¿Acabas de poner los ojos en blanco ante mi?
—No —rechino.
—Creo que lo hiciste. ¿Qué dije que te haría si ponías tus ojos en blanco de nuevo?
Mierda. Se sienta en la punta de la cama.
—Ven aquí —dice suavemente.
Palidezco. Dios mío… está serio. Me siento, mirándolo fijamente completamente
—No he firmado —susurro.
—Te dije que haría. Soy un hombre de palabra. Voy a azotarte y luego voy a follarte
muy rápido y muy fuerte. Parece que necesitaremos el condón después de todo.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Su voz es muy suave, amenazante y es condenadamente caliente. Mis entrañas
prácticamente se retuercen con potencia, necesidad, líquidos, deseo. Me mira,
esperando, con los ojos ardiendo. Tentativamente, bajo mis piernas. ¿Debería correr?
Esto es todo, nuestra relación cuelga en el balance, justo aquí, justo ahora. ¿Lo dejo
hacer esto o no y luego eso es todo? Porque sé que se terminará si digo que no. ¡Hazlo!
Mi Diosa interna me ruega, mi subconsciente está tan paralizado como yo.
—Estoy esperando —dice—. No soy un hombre paciente.
Oh, por el amor de todo lo que es santo. Estoy jadeando, asustada, caliente. Sangre
palpitando a través de mi cuerpo, mis piernas son como jalea. Lentamente, me arrastro
hacia él hasta que quedo a su lado.
—Buena chica —murmura—. Ahora párate.
Oh mierda… ¿Simplemente no puede acabar con esto? No estoy segura de que me
pueda levantar. Dudosa, me pongo sobre mis pies. Él extiende su mano y pongo el
condón en su palma. De pronto me toma, poniéndome sobre su regazo. Con un suave
movimiento, angula su cuerpo de manera que mi torso está descansando en la cama
junto a él. Lanza su pierna derecha sobre las mías y pone su antebrazo izquierdo en la
parte baja de mi espalda, afirmándome de manera que no me puedo mover. Mierda.
—Pon tus manos en cada lado de tu cabeza —ordena.
Obedezco inmediatamente.
—¿Por qué estoy haciendo esto, Anastasia? —pregunta.
—Porque puse mis ojos en blanco. —Apenas puedo hablar.
—¿Crees que eso es educado?
—¿Volverás a hacerlo de nuevo?
—Yo te zurraré cada vez que lo hagas, ¿entiendes?
Muy despacio, tira hacia abajo mis pantalones deportivos. Oh, cuan denigrante es esto,
denigrante, tenebroso y excitante. Él se está tomando su tiempo. Tengo el corazón en
la boca. Apenas puedo respirar. Mierda, ¿esto va a doler?
Coloca su mano sobre mi trasero desnudo, me toca suavemente, acariciando, dando
vueltas y vueltas con su palma. Y entonces su mano se levanta de allí… y me golpea,
Fifty Shades of Grey E.L. James
fuerte. ¡Ay! Mis ojos se abren de golpe en respuesta al dolor y trato de levantarme, pero
su mano se mueve entre mis hombros, controlándome. Me acaricia de nuevo en donde
me golpeó y su respiración cambia, es más fuerte, más áspera. Me golpea una y otra
vez, rápidamente en sucesión. Mierda santa esto duele. No hago ningún sonido, mi rostro
se contrae por el dolor. Intento escabullirme de los golpes, impulsada por la adrenalina
que corre a través de mi cuerpo.
—Quédate quieta —gruñe— o te pegaré durante más tiempo.
Está frotándome ahora y sigue palmoteando. Surge un patrón rítmico, acaricia, frota,
golpea fuerte. Tengo que concentrarme para controlar este dolor. Mi mente queda en
blanco cuando me esfuerzo por absorber la agotadora sensación. No me pega dos
veces seguidas en el mismo lugar, está extendiendo el dolor.
—¡Arrggg! —grito en la décima palmada y soy consciente de que mentalmente he ido
contando los golpes.
—Simplemente estoy calentando.
Me golpea de nuevo y luego me acaricia suavemente. La combinación de la palmada y
la suave caricia adormece la mente. Me golpea de nuevo… esto es cada vez más difícil
de aguantar. Mi rostro duele, al estar sujeta tan firmemente. Él me acaricia suavemente
y luego viene el golpe. Y grito nuevamente
—Nadie te oirá, cariño, sólo yo.
Y me pega una y otra vez. En alguna parte, en lo más profundo de mí, quiero pedirle
que se detenga. Pero no lo hago. No quiero darle esa satisfacción. Él continúa el ritmo
tenaz. Y grito seis veces más. Dieciocho palmadas en total. Mi cuerpo está ardiendo,
escociendo por su ataque despiadado.
—Suficiente —respira roncamente—. Bien hecho, Anastasia. Ahora voy a follarte.
Acaricia mi trasero suavemente y arde cuando lo acaricia en circulas, descendiendo.
De pronto, inserta dos dedos dentro de mí, tomándome completamente por sorpresa.
Jadeo entrecortadamente, rompiendo con este nuevo asalto el entumecimiento
alrededor de mi cerebro.
—Siente esto. Mira cuánto le gusta esto a tu cuerpo, Anastasia. Estás empapándote
sólo para mí. —Hay emoción en su voz. Mueve sus dedos, dentro y fuera en rápida
Gimo, sin duda y entonces sus dedos desaparecen… y me quedo queriendo más.
—La próxima vez, conseguiré que cuentes. Ahora, ¿en dónde está ese preservativo?
Fifty Shades of Grey E.L. James
Alcanza el condón, me levanta suavemente y me empuja boca abajo hacia la cama.
Oigo el sonido de su cremallera y la rasgadura de la lámina. Saca mis pantalones
deportivos y luego me pone de rodillas, acariciando suavemente mi trasero, ahora muy
—Voy a tomarte ahora. Puedes venirte —murmura.
¿Qué? Como si tuviera una opción.
Y él está dentro de mí, llenándome rápidamente, mientras gimo fuerte. Moviéndose,
golpeando en mí, con un ritmo rápido e intenso contra mi trasero irritado. La
sensación es mucho más que exquisita, salvaje, degradante y mi mente alucina. Mis
sentidos son devastados, desconectados, concentrándose solamente en lo que me está
haciendo. Cómo me está haciendo sentir, ese familiar tirón profundo en mi vientre,
tensándose, acelerándose. NO… y mi cuerpo traicionero explota en un orgasmo
—¡Oh, Ana! —grita fuertemente cuando encuentra su clímax, manteniéndome quieta
mientras se descarga a raudales dentro de mí. Se derrumba, jadeando fuertemente
junto a mí y me tira sobre él, enterrando su rostro en mi pelo, sosteniéndome cerca.
—¡Oh, pequeña! —respira—. Bienvenida a mi mundo.
Nos quedamos allí, jadeando juntos, esperando lentamente recuperar el aliento. Él
acaricia mi cabello suavemente. Estoy de nuevo en su pecho. Pero esta vez, no tengo la
fuerza para levantar mi mano y sentirlo. Hombre… sobreviví. Esto no era tan malo. Soy
más tolerante de lo que pensé. Mi diosa interna está postrada… bueno, por lo menos
ella está callada. Christian huele mi cabello de nuevo, inhalando profundamente.
—Bien hecho, cariño —susurra, con tranquila alegría en su voz. Sus palabras se curvan
alrededor de mí como una suave toalla mullida del Hotel Heathman y estoy muy
contenta de que él esté feliz.
Toma el tirante de mi camisola.
—¿Esto es con lo que duermes? —pregunta suavemente.
—Sí —respiro adormecida.
—Deberías estar entre sedas y rasos, hermosa chica. Te llevaré de compras.
—Me gustan mis sudaderas —murmuro, intentando y fallando en parecer irritada.
Él besa mi cabeza de nuevo.
—Ya veremos —dice.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Nos quedamos durante unos minutos más, horas, quién sabe y creo que me adormecí.
—Tengo que irme —dice e inclinándose hacia abajo, besa mi frente suavemente—.
¿Estás bien? —Su voz es suave.
Pienso sobre su pregunta. Mi trasero está dolorido. Bueno, ardiendo ahora y
sorprendentemente me siento, además de agotada, radiante. La comprensión es
humillante, inesperada. No entiendo. Mierda.
—Estoy bien —susurro. No quiero decir nada más que eso.
Se levanta.
—¿Dónde está el baño?
—En el pasillo a la izquierda.
Levanta el otro condón y sale de la habitación. Me incorporo y vuelvo a ponerme mis
pantalones deportivos. Rozan un poco contra mi trasero que todavía escoce. Estoy
muy desconcertada por mi reacción. Lo recuerdo diciendo —no puedo recordar
cuándo— que me sentiría mucho mejor después de una buena paliza. ¿Cómo puede
ser así? Realmente no lo entiendo. Pero extrañamente, lo hago. No puedo decir que
haya disfrutado de la experiencia, de hecho, me gustaría hasta cierto punto haberlo
evitado, pero ahora… tengo esta sensación de seguridad, rareza, de resplandor y
satisfacción. Pongo la cabeza entre mis manos. Simplemente no lo entiendo.
Christian entra a la habitación. No puedo mirarlo a los ojos. Miro fijamente hacia
abajo, a mis manos.
—Encontré un poco de aceite de bebé. Déjame frotarlo en tu trasero.
—No. Voy a estar bien.
—Anastasia —advierte y quiero poner mis ojos en blanco pero rápidamente me
detengo. Me pongo de pie frente a la cama. Sentado junto a mí, vuelve a tirar hacia
abajo mis pantalones deportivos. De arriba abajo al igual que la ropa interior de una
prostituta comenta amargamente mi subconsciente. En mi cabeza, le digo a dónde ir.
Siento como Christian echa un chorro de aceite de bebé en su mano y luego frota mi
trasero con extrema ternura: de limpiador de maquillaje a bálsamo para suavizar un
trasero golpeado, quién habría pensado que un líquido fuera tan versátil.
—Me gustan mis manos en ti —murmura y tengo que estar de acuerdo, a mí también.
—Ahí —dice cuando ha acabado y vuelve a subir mis pantalones.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Echo un vistazo a mi reloj. Las diez treinta.
—Me voy ahora.
—Te dejaré afuera. —Aún no puedo mirarlo.
Tomando mi mano, me lleva a la puerta principal. Afortunadamente, Kate aún no está
en casa. Todavía debe estar cenando con su familia y Ethan. Me alegro realmente que
ella no haya estado aquí para oír mi castigo.
—¿No tienes que llamar Taylor? —pregunto, evitando el contacto visual.
—Taylor ha estado aquí desde las nueve. Mírame —respira.
Me esfuerzo en encontrar sus ojos, pero cuando lo hago, él está mirándome fijamente
de arriba a bajo, asombrado.
—No lloraste —murmura, luego me toma de repente y me besa fervientemente—. El
domingo —susurra contra mis labios y eso es una promesa y una amenaza.
Lo observo caminar por el sendero y subir en el gran Audi negro. No mira hacia atrás.
Cierro la puerta y permanezco indefensa en la sala de un apartamento en el que sólo
voy a pasar otro par de noches. Un lugar en el que he vivido felizmente durante casi
cuatro años… aun así hoy, por primera vez, me siento sola e incómoda aquí, conmigo
misma. ¿Tanto me he desviado de quien soy? Sé que escondido, no muy lejos, bajo mi
exterior entumecido, hay un torrente de lágrimas. ¿Qué estoy haciendo? La ironía es
que ni siquiera puedo sentarme y disfrutar un buen llanto. Tendré que estar de pie. Sé
que es tarde, pero decido llamar a mi madre.
—Cariño, ¿cómo estás? ¿Cómo fue tu graduación? —Ella se entusiasma por teléfono.
Su voz es un bálsamo consolador.
—Lo siento, es tan tarde —susurro.
Ella hace una pausa.
—¿Ana? ¿Qué va mal? —Ahora esta muy seria.
—Nada, mamá, sólo quería oír tu voz.
Está callada durante un momento.
—Ana, ¿qué es? Por favor, dímelo. —Su voz es suave, confortante y sé que le importa
Sin que las invite, mis lágrimas empiezan a fluir. He llorado tan a menudo en los
últimos días.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Por favor, Ana —dice ella y su angustia refleja la mía.
—¡Oh, mamá, es un hombre!
—¿Qué te ha hecho? —Su alarma es palpable.
—No es así. —Aunque sí lo es… Oh, mierda. No quiero preocuparla. Sólo quiero a
alguien que sea fuerte por mí en este momento.
—Ana, por favor, estás preocupándome.
Tomo una profunda respiración.
—Estoy enamorada de este chico y él es tan diferente a mí, que no sé si deberíamos
estar juntos.
—Oh, querida. Me gustaría poder estar contigo. Lo siento mucho, me perdí tu
graduación. Así que, finalmente, te has enamorado de alguien. ¡Oh, cariño! Los
hombres, ellos son tan complicados. Son una especie diferente, cariño. ¿Cuánto tiempo
hace que lo conoces?
Christian es definitivamente una especie diferente… un planeta diferente.
—Oh, casi tres semanas, más o menos.
—Ana, querida, eso no es para nada mucho tiempo. ¿Cómo puedes conocer a alguien
en ese intervalo de tiempo? Simplemente tómatelo con calma y mantenlo a una
distancia segura hasta que decidas si él es digno de ti.
Estupendo… es enervante cuando mi madre es tan perspicaz, pero llega demasiado
tarde para esto. ¿Es él digno de mí? Ese es un concepto interesante. Siempre me
pregunto si yo soy digna de él.
—Cariño, pareces tan infeliz. Ven a casa, visítanos. Te extraño, querida. A Bob
también le encantaría verte. Puedes conseguir un poco de distancia y quizá un poco de
perspectiva. Necesitas un descanso. Has estado trabajando muy duro.
¡Oh, hombre! Eso es tentador. Huir a Georgia. Tomar el sol, algunos cócteles. El buen
humor de mi madre... sus amorosos abrazos.
—Tengo dos entrevistas de trabajo en Seattle el lunes.
—¡Oh, eso es una noticia maravillosa!
La puerta abre y Kate aparece, sonriéndome abiertamente. Su rostro cae cuando ve
que he estado llorando.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Mamá, tengo que irme. Pensaré en la visita. Gracias.
—Cariño, por favor, no dejes que un hombre consiga meterse bajo tu piel. Eres
demasiado joven. Ve y disfruta.
—Sí, mamá, te quiero.
—¡Oh, Ana, te quiero mucho, también! Cuídate, cariño. —Cuelgo y enfrento a Kate
que me mira fijamente.
—¿Te ha molestado de nuevo se capullo obscenamente rico?
—No… mas o menos… hum… sí.
—Simplemente envíalo de paseo, Ana. Has estado dando tumbos de arriba abajo
desde que lo conociste. Nunca te había visto así.
El mundo de Katherine Kavanagh es muy claro, muy blanco y negro. No tiene los
intangibles, misteriosos e imprecisos tonos de gris que colorean mi mundo. Bienvenida a
mi mundo.
—Siéntate, hablemos. Tomemos algo de vino. Oh, tienes champán. —Ve la botella—.
Algunas cosas buenas.
Sonrío ineficazmente, mirando aprensivamente el sofá. Me acerco a él con cuidado.
Hmm… sentarse.
—¿Estás bien?
—Me caí y aterricé con mi parte trasera.
No piensa cuestionar mi explicación, porque soy una de las personas más faltas de
coordinación del estado de Washington. Nunca pensé que lo vería como una
bendición. Me siento con cautela, gratamente sorprendida de estar bien y vuelvo mi
atención a Kate, pero mi mente se absorbe y me empuja de vuelta al Heathman: “Bien,
si fueses mía, no podrías sentarte durante una semana después de la broma que
gastaste ayer.” Lo dijo entonces y todo en lo que me podía concentrar en ese
momento, era en ser suya. Todas las señales de advertencia estaban ahí, era demasiado
despistada y estaba demasiado enamorada para darme cuenta.
Kate vuelve al salón con una botella de vino tinto y copas limpias.
—Aquí vamos. —Me pasa una copa de vino. No sabrá tan bien como el Bolly—. Ana,
si es un idiota acerca de los asuntos de compromiso, déjalo. A pesar de que no
comprendo realmente sus problemas de compromiso. No podía quitarte los ojos de
Fifty Shades of Grey E.L. James
encima en la marquesina, te miraba como un halcón. Dije que estaba completamente
loco por ti, pero puede que tenga una forma graciosa de demostrarlo.
¿Loco por mí? ¿Christian? ¿Forma graciosa de demostrarlo? Diré.
—Kate, es complicado. ¿Cómo ha ido tu tarde? —pregunto.
No puedo discutir esto con Kate sin revelar demasiado, pero una pregunta sobre su día
y Kate se apaga. Es tan tranquilizador sentarse y escuchar su parloteo habitual. La
noticia caliente es que puede que Ethan venga a vivir con nosotras después de sus
vacaciones. Eso será divertido, Ethan es para morirse de risa. Frunzo el ceño. No creo
que Christian lo acepte. Bueno... que pena. Tendrá que aguantarse. He bebido un par de
copas de vino y decido llamarlo en la noche. Ha sido un día muy largo. Kate me
abraza y luego toma el teléfono para llamar a Elliot.
Reviso la máquina malvada tras lavarme los dientes. Hay un correo de Christian.
De: Christian Grey
Asunto: Tú
Fecha: 26 mayo 2011 23:14
Para: Anastasia Steele
Querida señorita Steele:
Eres simplemente exquisita. La mujer más bella, inteligente, ingeniosa y valiente que haya
conocido. Toma un poco de Ibuprofeno, esto no es una solicitud. Y no conduzcas tu Escarabajo de
nuevo. Lo sabré.
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
Oh, ¡que no conduzca mi coche de nuevo! Tecleo la respuesta.
Fifty Shades of Grey E.L. James
De: Anastasia Steele
Asunto: Adulación
Fecha: 26 mayo 2011 23:20
Para: Christian Grey
Estimado señor Grey:
La adulación no te llevará a ningún lado, pero como has estado en todas partes, el punto es
Necesitaré conducir mi Escarabajo a un garaje para poder venderlo, por lo que no aceptaré
ninguno de tus sinsentidos sobre eso. El vino tinto es siempre preferible al Ibuprofeno.
P.D: El azotamiento es un límite DURO para mí.
Presiono enviar.
De: Christian Grey
Asunto: Mujeres frustrantes que no pueden aceptar cumplidos.
Fecha: 26 mayo 2011 23:26
Para: Anastasia Steele
Estimada señorita Steele:
No te estoy adulando. Deberías irte a la cama.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Acepto tu adición a los límites duros.
No bebas mucho.
Taylor se deshará de tu coche y también conseguirá un buen precio por él.
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
De: Anastasia Steele
Asunto: Taylor, ¿es el hombre adecuado para el trabajo?
Fecha: 26 mayo 2011 23:40
Para: Christian Grey
Querido señor:
Estoy intrigada de que estés feliz de arriesgarte, dejando a tu mano derecha conducir mi coche,
pero no a uno mujer a la que te follas ocasionalmente. ¿Cómo puedo estar segura de que Taylor es
el hombre que me conseguirá el mejor precio por dicho coche? He sido conocido, en el pasado,
probablemente antes de conocerte, por ser una dura negociadora.
De: Christian Grey
Asunto: ¡Cuidado!
Fecha: 26 mayo 2011 23:44
Para: Anastasia Steele
Fifty Shades of Grey E.L. James
Estimada señorita Steele:
Estoy suponiendo que eso es el VINO TINTO hablando y que has tenido un día muy largo.
A pesar de que estoy tentado de conducir de vuelta hasta ahí para asegurarme de que no te sientes
durante toda una semana, en vez de sólo una tarde.
Taylor es un ex-soldado del ejército y es capaz de conducir cualquier cosa desde una motocicleta
hasta un Tanque Sherman. Tu coche no representa una hazaña para él.
Ahora, por favor, no te refieras a ti misma como “alguna mujer a la que me follo ocasionalmente”
porque, francamente, me vuelve LOCO y la verdad, es que no me querrías cuando estoy enfadado.
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
De: Anastasia Steele
Asunto: Ten cuidado tú
Fecha: 26 mayo 2011 23:57
Para: Christian Grey
Querido señor Grey:
No estoy segura de que te quiera de ninguna forma, especialmente ahora.
Señorita Steele
De: Christian Grey
Fifty Shades of Grey E.L. James
Asunto: Ten cuidado tú
Fecha: 27 mayo 2011 00:03
Para: Anastasia Steele
¿Por qué no te gusto?
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
De: Anastasia Steele
Asunto: Ten cuidado tú
Fecha: 27 mayo 2011 00:09
Para: Christian Grey
Porque nunca te quedas conmigo.
Ahí, le he dado algo en lo que pensar. Apago la máquina con un movimiento que en
verdad no siento y gateo hacia mi cama. Apago la luz de la mesilla y miro hacia el
techo. Ha sido un día largo, un dolor emocional tras otro. Fue reconfortante pasar algo
de tiempo con Ray. Lucía bien y extrañamente tenía una buena opinión de Christian.
Jesús, Kate y su gigantesca boca. Escuchar a Christian hablar sobre estar hambriento.
¿De qué demonios va todo eso? Dios y el coche. Ni siquiera le he dicho a Kate sobre el
coche nuevo. ¿En qué estaba pensando Christian?
Y luego esta tarde, realmente me pegó. Nunca me habían pegado en mi vida. ¿En qué
me he metido? Muy lentamente, mis lágrimas, interrumpidas por la llegada de Kate,
empiezan a deslizarse hacia abajo por un lado de mi rostro y en mis oídos. Me he
enamorado de alguien que está emocionalmente cerrado, solo saldré herida —en mi
interior lo sé— por alguien que admite estar completamente jodido. ¿Por qué está tan
Fifty Shades of Grey E.L. James
jodido? Tiene que ser horrible estar tan afectado como él lo está y el pensamiento de
que de niño sufrió algunas crueldades insoportables me hace llorar más fuerte. Puede
que si fuera más normal no te quisiera, mi subconsciente contribuye sarcásticamente a mis
meditaciones… y aunque no lo haya admitido, sé que es verdad. Me giro hacia mi
almohada y las compuertas se abren… y por primera vez en años, estoy sollozando
incontrolablemente en mi almohada.
Me distraigo momentáneamente de mi oscura noche del alma al escuchar a Kat gritar.
—¿Qué coño crees que estás haciendo aquí?
—¡Bien, pues no puedes!
—¿Qué mierda le has hecho ahora?
—Desde que te conoció llora todo el tiempo.
—¡No puedes entrar!
Christian irrumpe en mi habitación y bruscamente enciende la luz, haciéndome entre
cerrar los ojos.
—Jesús, Ana —murmura. Apaga la luz otra vez y está a mi lado en un momento.
—¿Qué estás haciendo aquí? —jadeo entre sollozos. Mierda. No puedo parar de llorar.
Enciende la luz de la mesilla haciéndome entrecerrar los ojos otra vez. Kate viene y se
queda de pie en la puerta.
—¿Quieres que eche a este imbécil? —pregunta, radiando hostilidad termonuclear.
Christian levanta las cejas hacia ella, sin duda sorprendido por su halagador epíteto y
su salvaje antagonismo. Niego con la cabeza y ella pone los ojos en blanco. Oh… No
haría eso cerca del Señor G.
—Sólo grita si me necesitas —dice ella gentilmente—. Grey, tus tarjetas están
marcadas —sisea. Él asiente con la cabeza, ella se da vuelta y tira de la puerta pero no
se cierra. Christian me mira, su expresión grave, su rostro lívido. Usa su chaqueta a
rayas y de su bolsillo interno, saca un pañuelo y me lo entrega. Creo que aún tengo el
otro en algún lado.
—¿Que esta pasando? —pregunta en voz baja.
—¿Por qué estas aquí? —pregunto, ignorando su pregunta. Mis lágrimas
milagrosamente han cesado, pero me quedo con temblores sacudiendo mi cuerpo.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Parte de mi rol es anteponer tus necesidades. Dijiste que querías que me quedara, así
que aquí estoy. Y sin embargo, te encuentro así. —Parpadea en mi dirección,
realmente desconcertado—. Estoy seguro de que soy el responsable, pero no tengo idea
de por qué. ¿Es porque te golpeé?
Me levanto, haciendo una mueca de dolor por mi trasero. Me siento y lo enfrento.
—¿Tomaste un ibuprofeno?
Niego con la cabeza. Pone los ojos en blanco, se levanta y abandona la habitación. Lo
oigo hablar con Kate pero no lo que están diciendo. Él esta de vuelta unos momentos
después con píldoras y una taza de agua.
—Toma esto —ordena gentilmente mientras se sienta a mi lado en la cama.
Hago lo que dice.
—Háblame —susurra—. Me dijiste que estabas bien. Nunca te hubiese dejado si pensé
que estarías así.
Me quedo mirando mis manos. ¿Qué puedo decir que no haya dicho ya? Quiero más.
Quiero que se quede porque él quiera quedarse conmigo, no porque estoy llorando y
hecha un lio y no quiero que me golpee, ¿es eso tan irracional?
—Considero entonces que cuando dijiste que estabas bien, no lo estabas.
Me sonrojo.
—Pensé que estaba bien.
—Anastasia, no puedes decirme lo que piensas que quiero oír. Eso no es muy honesto
—me reprende—. ¿Como puedo confiar en algo de lo que me hayas dicho?
Lo miro de reojo y está con el ceño fruncido, con una expresión sombría en sus ojos.
Pasa ambas manos por su cabello.
—¿Cómo te sentiste mientras estaba pegándote y después de eso?
—No me gustó. Preferiría que no lo hicieras otra vez.
—No estaba destinado a que te gustara.
—¿Por qué te gusta? —Me quedo mirándolo.
Mi pregunta lo sorprende.
—¿Realmente quieres saber?
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Oh, créeme, estoy intrigada. —No puedo evitar el sarcasmo en mi voz.
Frunce el ceño otra vez.
—Cuidado —advierte.
Me pongo pálida.
—¿Vas a pegarme otra vez? —lo reto.
—No, no esta noche.
Uf... mi subconsciente y yo damos en silencio un suspiro de alivio.
—Así que —empiezo.
—Me gusta el control que me da, Anastasia. Quiero que te comportes de cierta forma
y si no lo haces, debo castigarte y aprenderás a comportarte de la forma que deseo.
Disfruto castigándote. He querido darte nalgadas desde que me preguntaste si era gay.
Me sonrojo ante el recuerdo. Vaya, yo misma quería golpearme después de esa pregunta. Así
que Katherine Kavanagh es la responsable de todo esto y si ella hubiese ido a esa
entrevista y preguntado si era gay, estaría sentada aquí con dolor en el trasero. No me
gusta ese pensamiento. ¿Cuán confuso es esto?
—A si que, no te gusta como soy.
Él me mira de nuevo, desconcertado.
—Creo que eres preciosa como eres.
—Entonces, ¿por qué estás tratando de cambiarme?
—No estoy tratando de cambiarte. Me gustaría que fueras cortés, que sigas el conjunto
de reglas que te he dado y no me desafíes. Simple —dice el.
—Pero, ¿quieres castigarme?
—Si, quiero.
—Eso es lo que no entiendo.
Suspira y pasa sus manos por su cabello otra vez.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Es la forma en la que estoy hecho, Anastasia. Necesito controlarte. Necesito que te
comportes de cierta manera, Anastasia y si no lo haces… me encanta ver que tu
hermosa piel se ponga rosa alabastro y se caliente en mis manos. Me excita.
Mierda. Ahora estamos llegando a algo.
—Entonces, ¿no es el dolor por el que me haces pasar?
Él traga.
—Un poco, para ver si puedes soportarlo, pero esa no es toda la razón. Es el hecho de
que tú eres mía para hacer lo que considere oportuno, el máximo control sobre otra
persona. Y me excita. Muchísimo, Anastasia. Mira, no me estoy explicando muy
bien… nunca antes tuve que hacerlo. Realmente no he pensado en esto en
profundidad. Siempre he estado con personas con ideas afines —dice, encogiéndose de
hombros como disculpándose—. Y todavía no respondes mi pregunta: ¿Cómo te
sentiste después?
—Estabas excitada por eso, Anastasia. —Cierra sus ojos un instante y cuando vuelve
abrirlos y me mira, están ardiendo.
Su expresión saca esa parte oscura en mí, enterrada en las profundidades de mi vientre:
mi libido, despertado y dominado por él, incluso ahora insaciable.
—No me mires así —murmura.
Frunzo el ceño. Dios, ¿qué he hecho ahora?
—No tengo ningún condón, Anastasia y sabes que estas molesta. Contrario a lo que tu
compañera cree, no soy un monstruo fálico. Por lo tanto, ¿te sientes confundida?
Me retuerzo bajo su intensa mirada.
—No tienes ningún problema en ser honesta conmigo por correo. Tus correos siempre
me dicen exactamente como te sientes. ¿Por qué no puedes hacer eso en una
conversación? ¿Tanto te intimido?
Elijo un punto imaginario en la manta azul crema de mi madre.
—Me seduces, Christian. Me abrumas completamente. Me siento como Ícaro volando
demasiado cerca del Sol —le susurro.
Él jadea.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Bueno, creo que lo entiendes al revés —susurra.
—Oh, Anastasia, me has hechizado, ¿no es obvio?
No, yo no. Hechizado... mi diosa interior está mirando con la boca abierta. Incluso ella
no cree esto.
—Todavía no has respondido mi pregunta. Escríbeme un correo, por favor. Pero
ahora, realmente me gustaría dormir. ¿Me puedo quedar?
—¿Te quieres quedar? —No puedo ocultar la esperanza en mi voz.
—Tú me querías aquí.
—No has respondido a mi pregunta.
—Te voy a escribir un correo electrónico —murmura con petulancia.
De pie, saca de los bolsillos de sus pantalones vaqueros su BlackBerry, sus llaves, su
billetera y dinero. Santo cielo, los hombres llevan un montón de basura en sus
bolsillos. Se despoja de su reloj, sus zapatos, los calcetines, los pantalones, su chaqueta
y los coloca sobre mi silla. Camina hacia el otro lado de la cama y se mete en ella.
—Acuéstate —ordena.
Me deslizo lentamente bajo las sábanas, haciendo una mueca, mirándolo fijamente.
Dios... va a quedarse. Creo que estoy entumecida de la sorpresa. Se apoya en un codo,
—Si vas a llora, llora frente a mí. Necesito saber.
—¿Quieres que llore?
—No particularmente. Solo quiero saber cómo te estás sintiendo. No te quiero
escapando de mis manos. Apaga la luz. Es tarde y los dos tenemos que trabajar
Está aquí… y todavía tan mandón, pero no me puedo quejar, está en mi cama. Aún no
entiendo por qué… tal vez debería llorar más a menudo frente a él. Apago la luz de la
—Recuéstate de lado, de espaldas a mí —murmura en la oscuridad.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Pongo mis ojos en blanco, con el completo conocimiento de que no puede verme, pero
hago lo que me ha dicho. Con cautela, se acerca, pone sus brazos a mí alrededor y me
acerca a su pecho… Oh mi Dios.
—Duerme, nena —susurra y siento su nariz en mi cabello mientras inhala
Santo cielos. Christian Grey esta durmiendo conmigo y en la comodidad y el consuelo
de sus brazos, voy a la deriva en un sueño pacífico.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Capítulo 17
a llama de la vela está demasiado caliente. Parpadea y danza en una brisa
demasiado cálida, una brisa que no trae ningún respiro del calor. Suaves y
delicadas alas aletean hacia adelante y atrás en la oscuridad, salpicando
escamas de polvo en el haz de luz. Estoy luchando por resistir, pero me siento atraída.
Y entonces, es tan brillante y estoy volando tan cerca del sol, deslumbrada por la luz,
hervida y derritiéndome por el calor, cansada de mis esfuerzos por permanecer en el
aire. Estoy tan caliente. El calor… es sofocante, opresivo. Me despierta.
Abro los ojos y me encuentro cubierta por Christian Grey. Se ha envuelto alrededor de
mí como una bandera de victoria. Está dormido con su cabeza en mi pecho, su brazo
sobre mí, sosteniéndome cerca, una de sus piernas enganchada alrededor de las mías.
Me está sofocando con el calor de su cuerpo y es pesado. Me tomo un momento para
absorber que todavía se encuentra en mi cama y se ha quedado dormido, hay luz en el
exterior, es de mañana. Ha pasado toda la noche conmigo.
Mi brazo derecho se estira, sin dudarlo buscando un lugar fresco y mientras proceso el
hecho de que todavía está conmigo, se me ocurre la idea de que puedo tocarlo. Está
dormido. Tentativamente, levanto mi mano y paso las puntas de mis dedos por su
espalda. En lo profundo de su garganta escucho un leve gemido angustiado y se
remueve. Acaricia mi pecho, inhalando profundamente mientras despierta. Unos
somnolientos y parpadeantes ojos grises se encuentran con los míos bajo una mata de
cabello revuelto.
—Buenos días —masculla y frunce el ceño—. Jesús, incluso en mis sueños me siento
atraído por ti. —Se mueve lentamente, despegando sus extremidades de mí mientras se
espabila. Soy consciente de su erección contra mi cadera. Nota mi reacción de sorpresa
y sonríe de una manera lenta, sexy.
—Hmm… esto tiene posibilidades, pero creo que deberíamos esperar hasta el
domingo. —Se inclina hacia abajo y acaricia mi oreja con la nariz.
Me ruborizo, pero luego me siento de siete tonos de escarlata debido a su calor.
—Estás muy caliente —murmuro.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—Tú tampoco estás tan mal —murmura y se presiona contra mí, sugestivamente.
Me ruborizo aún más. Eso no es lo que quise decir. Se apoya sobre su codo mirándome,
divertido. Se agacha y para mi sorpresa, planta un suave beso sobre mis labios.
—¿Dormiste bien? —pregunta.
Asiento con la cabeza, mirándolo fijamente y me doy cuenta de que he dormido muy
bien, excepto quizás por esa última media hora cuando tuve demasiado calor.
—Yo también. —Frunce el ceño—. Sí, muy bien. —Levanta sus cejas con confundida
sorpresa—. ¿Qué hora es?
Miro mi alarma.
—Las 7:30.
—7:30… mierda. —Se pone de pie saliendo de la cama y se arrastra en sus jeans.
Es mi turno de mirarlo divertida mientras me siento. Christian Grey llega tarde y está
nervioso. Esto es algo que nunca antes he visto. Tardíamente me doy cuenta que mi
trasero ya no duele más.
—Eres una mala influencia para mí. Tengo una reunión. Tengo que irme, tengo que
estar en Portland a las ocho. ¿Te estás riendo?
—Llego tarde. Nunca llego tarde. Otra primera vez, señorita Steele. —Saca su
chaqueta, se agacha y toma mi cabeza, sus manos a ambos lados—. Domingo —dice y
la palabra está impregnada con una promesa tácita. Todo dentro de mí se repliega y
entonces se aprieta con una deliciosa previsión, la sensación es exquisita.
Santo infierno, si mi mente pudiera mantenerse a ritmo con mi cuerpo. Se inclina
hacia adelante y me besa rápidamente. Tom sus cosas de mi mesa de noche y sus
zapatos, los que no se pone.
—Taylor vendrá y se encargará de tu Beetle. Lo dije en serio. No manejes. Te veré en
mi casa el domingo. Te mandaré un correo dentro de un rato. —Y como un torbellino,
se ha ido.
Oh Dios mío, Christian Grey ha pasado la noche conmigo y me siento descansada. Y
no hubo sexo, solo caricias. Me dijo que nunca había dormido con nadie, pero ha
dormido tres veces conmigo. Sonrío y lentamente salgo de la cama. Me siento más
Fifty Shades of Grey E.L. James
optimista de lo que he sido en el último día más o menos. Me dirijo a la cocina,
necesitando una taza de té.
Luego del desayuno, me ducho y me visto rápidamente para mi último día en Clayton.
Es el fin de un ciclo, adiós al Sr. y a la Sra. Clayton, WSU, Vancouver, el
apartamento, mi Beetle. Miro el malvado artefacto: son las 7:52. Tengo tiempo.
De: Anastasia Steele
Tema: Asalto con lesiones: las secuelas
Día: 27 Mayo 2011 08:05
Para: Christian Grey
Querido señor Grey
Querías saber por qué me sentí confundida luego de que tú, ¿qué eufemismo deberíamos utilizar?,
me azotaras, castigaras, golpearas, agredieras. Bueno, durante todo el alarmante proceso, me
sentí cercenada, degradada y maltratada. Y para mi mortificación, tienes razón, estaba excitada y
eso fue inesperado. Como bien sabes, todos los asuntos sexuales son nuevos para mí, sólo deseo
haber sido más experimentada y por lo tanto, más preparada. Me sorprendió sentirme excitada.
Lo que realmente me preocupó fue cómo me sentí después. Y eso fue más difícil de expresar. Me
sentí feliz de que estuvieras contento. Me sentí aliviada de que no fuera tan doloroso como pensé
que sería. Y cuando estaba yaciendo en tus brazos, me sentí… saciada. Pero me sentí muy
incómoda, culpable incluso, sintiéndome de esa manera. No me sentó bien y como resultado,
estoy confundida. ¿Eso responde tu pregunta?
Espero que el mundo de las Fusiones y Adquisiciones sea tan estimulante como siempre… y que
no llegaras muy tarde. Gracias por quedarte conmigo.
De: Christian Grey
Fifty Shades of Grey E.L. James
Tema: Libera tu mente
Día: 27 Mayo 2011 08:24
Para: Anastasia Steele
Interesante… aunque ligeramente exagerado el título, señorita Steele.
Para responder a sus puntos:
• Iré con palmadas, ya que eso es lo que fueron.
• Así que te sentiste degradada, devaluada, maltratada y agredida, muy Tess Durbeyfield para ti.
Creo que fuiste tú quien decidió sobre la degradación, si recuerdo correctamente. ¿Te sientes
realmente así o crees que deberías sentirte así? Dos cosas muy diferentes. Si así es como te sientes,
¿crees que podrías intentar abrazar esos sentimientos, enfrentarlos por mí? Eso es lo que una
sumisa haría.
• Estoy agradecido de tu inexperiencia. La valoro mucho y apenas estoy empezando a entender lo
que significa. En pocas palabras… significa que eres mía en todos los sentidos.
• Sí, estabas excitada, lo cual fue muy excitante, no hay nada malo con ello.
• Contento ni siquiera empieza por cubrir cómo me sentí. El gozo extático se le acerca.
• Las nalgadas de castigo duelen mucho más que los azotes sensuales, así que jamás dolerá más
que eso, a menos por supuesto, que cometas una transgresión importante, en cuyo caso usaré
algunos implementos para castigarte. Mi mano estaba muy dolorida. Pero me gustó eso.
• También me sentí excitado, más de lo que puedas imaginarte.
• No pierdas tu energía en la culpabilidad, sentimientos equivocados, etc. Somos adultos con
mutuo consentimiento y lo que hacemos a puertas cerradas es entre nosotros. Necesito que liberes
tu mente y escuches a tu cuerpo.
• El mundo de las F&A es casi tan estimulante como tú lo eres, señorita Steele.
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Mierda… mía en todos los sentidos. Mi respiración se detiene.
De: Anastasia Steele
Tema: ¡Adultos con consentimiento!
Día: 27 Mayo 2011 08:26
Para: Christian Grey
¿No estás en una reunión?
Me alegra mucho que tu mano estuviera dolorida.
Y si escuchara a mi cuerpo, estaría en Alaska en este momento.
PD: Pensaré en abrazar esos sentimientos.
De: Christian Grey
Tema: No llamaste a los policías
Día: 27 Mayo 2011 08:35
Para: Anastasia Steele
Señorita Steele:
Estoy en una reunión discutiendo sobre futuros mercados, por si te interesa.
Para el registro: estabas junto a mí sabiendo lo que iba hacer.
En ningún momento me dijiste que me detuviera, no usaste la palabra de seguridad.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Eres una adulta, tienes opciones.
Francamente, estoy esperando la próxima vez que mi palma esté latiendo de dolor.
Obviamente no estás escuchando la parte correcta de tu cuerpo.
Alaska es muy fría y no hay lugar para escapar. Te encontraría. Puedo rastrear tu celular,
Ve a trabajar.
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
Frunzo el ceño hacia la pantalla. Por supuesto que tiene razón. Es mi elección. Hmm.
¿Está hablando en serio respecto a encontrarme, debería decidir escapar por un
tiempo? Mi mente revolotea brevemente hacia la oferta de mi madre. Contesto.
De: Anastasia Steele
Tema: Acosador
Día: 27 Mayo 2011 08:36
Para: Christian Grey
¿Has buscado terapia para tus tendencias acosadoras?
De: Christian Grey
Fifty Shades of Grey E.L. James
Tema: ¿Acosador? ¿Yo?
Día: 27 Mayo 2011 08:38
Para: Anastasia Steele
Le pago al eminente Dr. Flynn una pequeña fortuna con respecto a mis tendencias, entre ellas, las
Ve a trabajar.
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
De: Anastasia Steele
Asunto: Charlatanes Caros
Fecha: 27 Mayo 2011 08:40
Para: Christian Grey
¿Puedo, humildemente, sugerir que busques una segunda opinión?
No estoy segura de que el Dr. Flynn sea muy efectivo.
Señorita Steele.
De: Christian Grey
Tema: Segundas opiniones
Día: 27 Mayo 2011 08:43
Fifty Shades of Grey E.L. James
Para: Anastasia Steele
No es que sea de tu incumbencia, pero el Dr. Flynn es la segunda opinión.
Deberás acelerar en tu auto nuevo, exponiéndote a un riesgo innecesario… creo que eso va contra
las reglas.
¡Ve a trabajar!
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
De: Anastasia Steele
Asunto: Mayúsculas Chillonas
Fecha: 27 Mayo 2011 08:47
Para: Christian Grey
Como el objeto de tus tendencias de acosador, creo que es asunto mío, en realidad. No he firmado
todavía. Así que, olvida las reglas. Y no comienzo hasta las nueve y media
Señorita Steele.
De: Christian Grey
Asunto: Lingüística descriptiva
Fecha: 27 Mayo 2011 08:49
Para: Anastasia Steele
Fifty Shades of Grey E.L. James
¿Olvidar? No estoy seguro si eso aparece en el Diccionario Webster.
Christian Grey
Gerente General, Enterprises Grey Holdings Inc.
De: Anastasia Steele
Asunto: Lingüística descriptiva
Fecha: 27 Mayo 2011 08:52
Para: Christian Grey
Está entre obseso del control y acosador. Y la lingüística descriptiva es un límite duro para mí.
¿Dejarás de molestarme ahora? Me gustaría ir a trabajar en mi coche nuevo.
De: Christian Grey
Asunto: Mujeres jóvenes, desafiantes pero divertidas
Fecha: 27 Mayo 2011, 08:56
Para: Anastasia Steele
Mi mano está temblando.
Conduce con cuidado, señorita. Steele.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Christian Grey
Gerente General, Enterprises Grey Holdings Inc.
Es un placer conducir el Audi. Tiene dirección hidráulica. Wanda, mi Beetle, no tiene
dirección en absoluto… como sea, así que mi ejercicio diario, que era conducir mi
Beetle, se acabará. Ah, pero tendré un entrenador personal con el que lidiar, según las
normas de Christian. Frunzo el ceño. Odio hacer ejercicio.
Mientras conduzco, intento analizar nuestro intercambio de correos electrónicos. Es
un condescendiente hijo de puta a veces. Y entonces, pienso en Grace y me siento
culpable. Pero, por supuesto, ella no es su madre biológica. Hmm, eso es todo un
mundo de dolor desconocido. Bueno, condescendiente hijo de puta funciona bien
entonces. Sí. Soy un adulto, gracias por recordármelo, Christian Grey y es mi decisión.
El problema es que sólo quiero a Christian, no todo su… equipaje y ahora tiene como
equipaje la bodega de un 747. ¿Puedo simplemente recostarme y aceptarlo? ¿Como
una sumisa? He dicho que iba a tratar. Es una gran, gran incógnita.
Me detengo en el estacionamiento de Clayton. Mientras entro, me cuesta creer que es
mi último día. Afortunadamente, la tienda está ocupada y el tiempo pasa rápidamente.
A la hora del almuerzo, el señor Clayton me llama desde el almacén. Está de pie junto
a un mensajero en motocicleta.
—¿Señorita Steele? —pregunta el mensajero. Frunzo el ceño interrogativamente al
señor Clayton, quien se encoge de hombros, tan sorprendido como yo. Mi corazón se
hunde. ¿Que me ha enviado Christian ahora? Firmo por el pequeño paquete y lo abro
de inmediato. Es un BlackBerry. Mi corazón se hunde aún más. La enciendo.
De: Christian Grey
Asunto: BlackBerry en préstamo
Fecha: 27 Mayo 2011 11:15
Para: Anastasia Steele
Tengo que ser capaz de contactarte en todo momento y ya que esta es la forma en que te
comunicas más honestamente, me di cuenta que necesitas un BlackBerry.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Christian Grey
Gerente General, Enterprises Grey Holdings Inc.
De: Anastasia Steele
Asunto: Consumismo enloquecido
Fecha: 27 Mayo 2011 13:22
Para: Christian Grey
Creo que debes llamar al Dr. Flynn en este momento.
Tus tendencias de acoso están desenfrenadas.
Estoy en el trabajo. Te enviaré un correo electrónico cuando llegue a casa.
Gracias por otro aparato.
No me equivoqué cuando dije que eras el consumidor final.
¿Por qué haces esto?
De: Christian Grey
Asunto: La perspicacia de alguien tan joven
Fecha: 27 Mayo 2011 13:24
Para: Anastasia Steele
Un punto justo, bien dicho, como siempre señorita Steele.
Fifty Shades of Grey E.L. James
El Dr. Flynn está de vacaciones.
Y hago esto porque puedo.
Christian Grey
Gerente General, Enterprises Grey Holdings Inc.
Guardo la cosa en mi bolsillo trasero, ya odiándolo. Enviarle correos a Christian es
adictivo, pero se supone que debo estar trabajando. Vibra una vez contra mi trasero...
Que adecuado, pienso irónicamente, pero convocando toda mi fuerza de voluntad, lo
A las cuatro, el señor y la señora Clayton reúnen a todos los demás empleados en la
tienda y durante un discurso vergonzoso, me entregan un cheque por trescientos
dólares. En ese momento, tres semanas de exámenes, graduación, locos e intensos
multimillonarios, perder mi virginidad, límites duros y suaves, habitaciones de juego
sin consolas de juego, viajes en helicóptero y el hecho de que me mudaré mañana,
todo se desborda dentro de mí. Sorprendentemente, me mantengo impasible. Mi
subconsciente teme. Abrazo fuerte a los Clayton. Han sido empleadores amables,
generosos y les echaré de menos.
Kate está saliendo de su coche cuando llego a casa.
—¿Qué es eso? —dice en tono acusador, apuntando hacia el Audi. No puedo resistirlo.
—Es un coche —digo en broma. Entrecierra los ojos y por un breve momento, me
pregunto si ella también quiere ponerme sobre sus rodillas—. Mi regalo de graduación.
—Trato de actuar indiferente. Sí, recibo automóviles caros todos los días. Su boca se
—Generoso y que hijo de puta, ¿no?
Asentí con la cabeza.
—Traté de no aceptarlo, pero, francamente, no vale la pena luchar.
Kate frunce los labios.
—No es de extrañar que estés tan abrumada. Me di cuenta que se quedó.
—Sí. —Sonrío con tristeza.
Fifty Shades of Grey E.L. James
—¿Vamos a terminar de empacar?
Asiento con la cabeza y la sigo adentro. Reviso el correo electrónico de Christian.
De: Christian Grey
Asunto: Domingo
Fecha: 27 Mayo 2011 13:40
Para: Anastasia Steele
¿Te veo a la una de la tarde del domingo?
El médico estará en Escala para verte a la una y media.
Me voy a Seattle ahora.
Espero que tu mudanza vaya bien y espero con ansias el domingo.
Christian Grey
Gerente General, Enterprises Grey Holdings Inc.
Dios, él podría estar hablando del clima. Decido que le enviaré un correo electrónico
una vez que haya terminado de empacar, él puede ser tan divertido un minuto y luego
puede ser tan formal. Es difícil mantener el ritmo. Honestamente, es como enviarle un
correo electrónico a un empleado. Pongo los ojos en blanco, desafiante y me uno a
Kate para hacer las maletas.
Kate y yo estamos en la cocina cuando hay un golpe en la puerta. Taylor se encuentra
en el porche, viéndose impecable en su traje. Noto la huella del ejército en su corte de
cabello, su físico y en su fría mirada.
—Señorita Steele —dice—, he venido por su coche.
—Oh, sí, por supuesto. Venga, voy a recoger las llaves.
Fifty Shades of Grey E.L. James
Seguramente esto está por encima y más allá del llamado del deber. Me pregunto de
nuevo cuál es la descripción del trabajo de Taylor. Le doy las llaves y caminamos en
un silencio incómodo para mí, hacia el Beetle de color azul claro. Abro la puerta y
retiro la linterna de la guantera. Eso es todo. No tengo nada más que sea personal en
Wanda. Adiós, Wanda. Gracias. Acaricio su techo mientras cierro la puerta del pasajero.
—¿Cuánto tiempo ha trabajado para el señor Grey? —pregunto.
—Cuatro años, señorita Steele.
De repente, tengo la imperiosa necesidad de bombardearlo con preguntas. Lo que este
hombre debe saber acerca de Christian, todos sus secretos. Pero entonces, él
probablemente firmó un acuerdo de confidencialidad. Lo miro nerviosamente. Tiene la
misma expresión taciturna que Ray y es caliente como él.
—Es un buen hombre, señorita Steele —dice y sonríe ligeramente. Con eso, me da una
leve inclinación de cabeza, se sube a mi coche y se aleja.
Apartamento, Bettle, Clayton, todo es distinto ahora. Sacudo la cabeza mientras vuelvo
adentro. Y el cambio más importante de todo es Christian Grey. Taylor piensa que es
un buen hombre. ¿Puedo creerle?
José se une a nosotros con comida china para llevar a las ocho. Ya hemos terminado.
Hemos empacado y estamos listas para irnos. Él trae varias botellas de cerveza y Kate
y yo nos sentamos en el sofá mientras él está con las piernas cruzadas en el suelo entre
nosotras. Vemos televisión basura, bebemos cerveza y mientras transcurre la noche,
recordamos con cariño y en voz alta mientras la cerveza hace efecto. Han sido unos
buenos cuatro años.
El ambiente entre José y yo ha vuelto a la normalidad, el intento de beso olvidado.
Bueno, ha sido barrido bajo la alfombra en la que mi Diosa interior esta recostada,
comiendo uvas y moviendo los dedos, esperando no tan pacientemente el domingo.
Hay un golpe en la puerta y mi corazón salta en mi garganta. ¿Es él?
Kate abre la puerta y casi cae al suelo gracias a Elliot. Él la toma al más puro estilo de
Hollywood, que cambia rápidamente a un abrazo. Honestamente... consíganse una
habitación. José y yo nos miramos el uno al otro. Estoy consternada por su falta de
—¿Deberíamos caminar hacia el bar? —le pregunto a José, quien asiente con la cabeza
frenéticamente. Estamos demasiado incómodos con la determinación del sexo sin
límites que se desarrolla en frente de nosotros. Kate me mira, sonrojada y con los ojos
Fifty Shades of Grey E.L. James
—José y yo nos vamos a tomar una copa rápida. —Pongo los ojos en blanco ¡Ja!
Todavía puedo poner los ojos en blanco cuando quiera.
—Está bien —sonríe.
—Hola Elliot, adiós Elliot.
Me hace un guiño con un gran ojo azul y José y yo estamos fuera de la puerta, riendo
como adolescentes.
Mientras caminamos hacia el bar, uno mi brazo al de José. Dios, él es tan sencillo. No
había apreciado realmente esto antes.
—Todavía vienes a la apertura de mi exhibición, ¿no?
—Por supuesto, José, ¿cuándo es?
—El 9 de Junio.
—¿Qué día es ese? —Repentinamente, entro en pánico.
—Es un jueves.
—Sí, debería poder llegar… ¿Y nos visitarás en Seattle?
—Intenta detenerme. —Sonríe.
Es tarde cuando vuelvo del bar. Kate y Elliot no están donde pueda verlos, pero Dios,
se les puede escuchar. Mierda. Espero no ser tan bullosa. Sé que Christian no lo es. Me
sonrojo con el pensamiento y escapo a mi habitación. Después de un corto abrazo no-
tan-incómodo-gracias-a-Dios, José se ha ido. No sé cuándo lo veré de nuevo,
probablemente en su exhibición fotográfica y una vez más, estoy sorprendida de que
finalmente tenga una. Lo extraño a él y su encanto juvenil. No pude decirle sobre mi
Beetle, sé que enloquecerá cuando se entere y sólo puedo lidiar con un hombre al
tiempo enloqueciéndose ante mí. Una vez que estoy en mi habitación, reviso la
computadora y, por supuesto, hay un e-mail de Christian.
De: Christian Grey
Asunto: ¿En dónde estás?
Fecha: 27 Mayo 2011 22:14
Fifty Shades of Grey E.L. James
Para: Anastasia Steele
“Estoy en el trabajo. Te enviaré un mail cuando llegue a casa”.
¿Todavía estás en el trabajo o has empacado tu teléfono, Blackberry y MacBook? Llámame o
puede que me vea forzado a llamar a Elliot.
Christian Grey
Gerente General, Grey Enterprises Holdings Inc.
Mierda… José… mierda.
Tomo mi teléfono. Cinco llamadas pérdidas y un mensaje de voz. Tentativamente,
escucho el mensaje. Es Christian.
“Creo que necesitas aprender a manejar mis expectativas. No soy un hombre
paciente. Si dices que vas a contactarme cuando termines de trabajar, entonces
deberías tener la decencia de hacerlo. De lo contrario, me preocupo, no es una
emoción con la que estoy familiarizado y no la tolero muy bien. Llámame.”
Doble mierda. ¿Alguna vez me dejará descansar? Frunzo el ceño al teléfono. Me está
sofocándo. Con un profundo miedo de